El ex presidente de la URSS reconoce públicamente que su cargo y su país han dejado de existir"No estoy de acuerdo con las tendencias desintegradoras del Estado", afirma Gorbachov

Un día como hoy Gorbachov entregaba el botón nuclear

SEBASTIÁN SERRANO - Moscú - 26/12/1991

"Dada la situación creada por la formación de la Comunidad de Estados Independientes, ceso en mi cargo de presidente". De esta forma tan simple comunicó ayer Mijail Gorbachov al pueblo soviético su salida del Kremlin. Ésas fueron las primeras palabras de un mensaje de 12 minutos en el que expresó su disconformidad con la CEI, pero al mismo tiempo anunció que haría "todo lo posible" para que esa nueva organización ayudara a aliviar los problemas del pueblo y a salir de la crisis. No hubo palabras amargas en la despedida. Inmediatamente después, Gorvachov firmó un decreto por el que traspasaba el botón nuclear al jefe de las fuerzas armadas de la CEI, mariscal Yevgueny Sháposhinikov, ex ministro de defensa de la URSS. El líder caído quiso infundir optimismo y esperanza en un futuro mejor, "Es vital conservar las conquistas democráticas. No podemos renunciar a ellas bajo ningún concepto".
Ayer, la Comunidad Europea reconoció a Rusia como heredera legítima de la URSS. Minutos después de que concluyera el discurso de Gorbachov, la bandera roja con la hoz y el martillo era arriada en el Kremlin e izada, en su lugar, la rusa.El hombre que ha gobernado la segunda superpotencia durante seis años, nueve meses y catorce días ha cumplido su promesa de que la transferencia de poderes se realizara de forma ordenada.

Rusia dice a la ONU que es heredera de la URSS

La entrega formal a Borís Yeltin, presidente ruso, del maletín con las claves nucleares, auténtico bastón de mando de la presidencia del país, se produjo ayer a los pocos minutos de que la televisión difundiera la despedida de Gorbachov y sólo después de que Yeltsin hubiera comunicado a la ONU que Rusia se declaraba heredera de la URSS y asumía sus compromisos internacionales. Así, el presidente de la URSS ha podido traspasar sus poderes al presidente de Rusia con normalidad.Dos horas antes de su discurso televisado, y todavía en calidad de presidente de la URSS, Gorbachov informó por teléfono al presidente norteamericano, George Bush, que cedía el botón nuclear a Borís YeltsIn.

"Baso mi decisión en razones de principio", dijo Gorbachov en su discurso tras anunciar su cese -en ningún momento pronunció la palabra dimisión-, y reiteró su posición favorable a la concesión de la máxima independencia a las repúblicas pero manteniendo un centro con poder real. "Han prevalecido las tendencias favorables a la desintegración del Estado y yo no podía estar de acuerdo con eso", precisó. Y, al decir que "el pueblo debería haber podido manifestar su opinión", recordó que era partidario de la celebración de un referéndum para ratificar la decisión de crear la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

Gorbachov se dirigió pausado y firme a los ciudadanos sin que apareciera en su rostro la mueca de crispación que había mostrado en algunas de sus intervenciones de los últimos días. Casi siempre enfocado en un plano medio, los televidentes pudieron ver durante toda la alocución la bandera roja de la URSS a la izquierda de la pantalla: el hombre que más decisivamente ha contribuido a desmontar el sistema comunista no ha querido prescindir ni en el último momento de ese símbolo del Estado centralizado ya desaparecido."No me arrepiento de no haber utilizado el cargo de secretario general para reinar algunos años", dijo al comenzar a hacer un repaso de su gestión. "Creo que hemos actuado de acuerdo con la razón histórica", subrayó antes de recordar que la reforma por él impulsada ha acabado con el sistema burocrático y ha llevado al país la libertad, el pluripartidismo y los derechos humanos. "Ahora", dijo en lo que parece que va a ser el eje de su futura actividad política, "se ha de hacer todo lo posible" en la defensa de los más desfavorecidos, "sobre todo los niños y los ancianos".Gorbachov no se olvidó de recordar que durante su mandato se ha acabado la guerra fría, ha terminado la carrera armamentista y ha desaparecido el peligro de guerra nuclear. También recordó que el país "se ha abierto al mundo" y que se ha puesto punto y final a "la injerencia en los asuntos de otros países".

A modo de justificación de los graves problemas por los que atraviesa el país, Gorbachov señaló que "el viejo sistema se ha derrumbado antes de que surgiera el nuevo". Consideró que el golpe de Estado de agosto llevó "la crisis al límite" e hizo hincapié en que lo realmente vital para el país "es conservar las conquistas democráticas" y que "bajo ningún concepto se puede renunciar a ellas".Esta convicción del ya ex presidente queda bien ilustrada por las muy distintas reacciones que ha tenido las dos veces en que ha sido instado a renunciar. El 18 de agosto, cuando lo intentaron por la fuerza los golpistas, prefirió perder la libertad a renunciar. Ahora, aunque tampoco está de acuerdo con la situación, se ha ido cuando quien se lo ha exigido son políticos, en su mayoría elegidos por los ciudadanos, que se han comprometido a impulsar sistemas democráticos. Y ha renunciado, aunque, eso sí, después de resistirse correosamente durante dos semanas, el tiempo transcurrido entre la creación de la CEI, el 8 de diciembre, y su decisiva reunión con Yeltsin del lunes pasado.A las 19.20 horas (18.2ó en España), inmediatamente después de que la televisión emitiera en diferido su mensaje, el ya ex presidente de la desaparecida URSS entregó formalmente al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de la CEI, mariscal Yevgueni Sháposhnikov, el maletín con las claves nucleares, tal y como había sido acordado en la larga reunión del lunes entre Gorbachov y Yeltsin. De hecho, fue entonces cuando se produjo realmente el relevo en la presidencia, que incluyó la entrega de los archivos más confidenciales. Según informó la televisión rusa, Yeltsin no estuvo presente en esa ceremonia.Yeltsin precisó ayer que entre ellos figuran los de la época de Stalin, que pueden "dar luz sobre los crímenes comentidos contra el pueblo de la URSS y de otros países".


nuclear