Voy a ser groseramente crudo... pero real...

Saber que es un mundo de mierda en el que vivimos... que día a día se pierden las ganas, la confianza, el querer.

Ver las injusticias con ese hediondo olor que te derrumba, el mal es literalmente, "mierda".

Cristo nació en un establo... donde los animales comen y defecan, nació el Hijo de Dios... la luz divina brilló en medio de los desechos de las bestias sirvientes del hombre... Dios, ha querido que el lugar de su nacimiento sea metáfora de la sociedad, del mundo, de la realidad, no tan diferente en la actualidad, de lo que era hace dos mil años.

Brilla la luz en la oscuridad, nace la esperanza, en medio de la desesperanza... precisamente cuando nos concentramos en la mierda que nos rodea... escuchamos el llanto de un recién nacido, volteamos la vista, lo contemplamos... la mierda sigue rondándonos, pero ya no la notamos. Sólo tenemos ojos para ese niño, miramos a la Madre, contemplamos su cansado rostro, su sonrisa, su confianza, miramos a José, siempre buscando que nada le falte... no hay nada más... el resto es la miseria... y ellos parecen no notarla, precisamente, porque han visto la luz, han comprendido el misterio de la figura de Dios... Dios que es esperanza, en medio de la desesperanza.

La Navidad finalmente, no es regalos, cena, incluso tampoco es con quién la pases, sino que el milagro ocurre realmente dentro... en nuestro interior, tan lleno de basura e inmundicia como el mundo que nos rodea, pensamientos tan oscuros y hediondos como la mierda... ahí nace el Niño, en medio de la podredumbre... Nacio nuestro Salvador.

Navidad es un tiempo, no es un día, navidad dura hasta el 6, tan largo plazo para intentar comprender el espíritu y poder llenarse de esperanza para todo el año.

Pido respeto a la opinión, si no crees, enhorabuena, pero respeta al que cree, no echemos mas podredumbre sobre el otro.

Feliz Navidad.