El título de este escrito contiene las palabras de un viejo refrán, cuyo significado se refiere a aquellas personas que conservan hasta la muerte características que tienen que ver con su forma de ser y de actuar, se refiere también a aquellas personas que no son fáciles de cambiar su carácter.


Para muchos es obvio que la personalidad de Hugo Chávez Frías durante todos estos años en la función pública ha reflejado entre otras cosas terquedad, obstinación, autoritarismo, poca o ninguna flexibilidad política ante sus opositores o de cualquier otra persona que opine diferente a él, y lo que es peor, con el tiempo esta actitud se ha radicalizado en extremo. Ni la enfermedad que experimenta el presidente venezolano lo ha cambiado, su actitud y los aires de déspota siguen siendo los mismos.


El escritor y periodista Carlos Alberto Montaner escribió un artículo titulado “Chávez, la muerte, y la pequeña guerra fría” entre otras cosas dice “Al pie de la tumba, se supone que la mayor parte de los seres humanos pasan balance de su vida, perdonan enemigos, se disculpan con las personas agraviadas y tratan de rectificar errores. Menos Hugo Chávez. Ni siquiera la grave enfermedad que lo aqueja, y probablemente lo liquide a corto o medio plazo, ha logrado modificar su comportamiento.” Y añade “Esta vez no es una metáfora: “Genio y figura, hasta la sepultura”.


http://www.elnuevoherald.com/2011/12/18/1085446/carlos-alberto-montaner-chavez.html

Y qué mejor que la opinión de los expertos para comprender los problemas de la personalidad del presidente venezolano, la mayoría de ellos lo señala como un verdadero narcisista, otros lo han llamado psicópata, mitómano, megalómano, fabulador. Aquí un link donde se comenta algo al respecto.



link: http://www.youtube.com/watch?v=Co4rNC3kujc&feature=related

El Dr. Eloy Silvio Pomenta, profesor agregado de la Cátedra de Psiquiatría de la Escuela Vargas de Medicina (Universidad Central de Venezuela) y profesor de Psicoanálisis y Psicoterapia en los cursos de post-grado de Psiquiatría escribió un artículo hace ya algunos años, el escrito lo intituló “Hugo Chávez estudio psiquiátrico” entre el análisis de la personalidad del presidente nos decía lo siguiente: “sobre la base de su conducta y manifestaciones públicas y notorias, es posible ubicarlo en el nivel más bajo de las personalidades primitivas, llamadas así por un funcionamiento muy primario y una estructuración muy desorganizada.” Y agregaba que “Más específicamente, sus características encajan dentro del trastorno Narcisista de personalidad, cuyos rasgos más importantes son grandiosidad, exhibicionismo, omnipotencia, fragilidad a la autoestima, incapacidad de amar, juicio de realidad (incapaz de ver más allá de su propio ego), rabia narcisista, y envidia.


http://www.soberania.org/Articulos/articulo_3443.htm

Y como era de suponer, este tipo de manifestaciones comentadas por estos profesionales produjo posteriormente la prohibición por parte del Ministerio de Salud de hablar sobre la salud mental del presidente.


http://www.soberania.org/Articulos/articulo_3804.htm

¿Morirá Chávez sin arrepentimientos? No lo sabemos, lo que sí es cierto, al menos “por ahora” es que esa palabra no aparece en el vocabulario de Chávez por ninguna parte.


Hugo Chávez, genio y figura hasta la sepultura