Una de las invenciones tecnológicas que más penetración ha tenido en las últimas décadas es, sin dudas, Internet. Prácticamente cualquier cosa se puede conectar a esta intrincada y compleja red, y quizás esto tenga bastante que ver con muchas de las dudas que tiene la gente con respecto a la conectividad y de cómo sus dispositivos acceden a la red de redes. Existen muchos usuarios que confunden las diferentes tecnologías de conexión actualmente en uso, acarreándoles problemas que a veces pueden ser muy difíciles de solucionar. A continuación intentaremos echar un poco de luz sobre las diferencias entre Wi-Fi y 3G.

El hecho de que muchos usuarios no conozcan las diferencias entre las dos principales formas de conectarse a la red más utilizadas en la actualidad puede causar problemas, sobre todo para los usuarios de dispositivos portátiles como netbooks, chromebooks, tablets y otros aparatos que dependen mucho de una conexión a Internet.

Diferencias entre 3G y Wi-Fi
Seguramente en nuestro hogar u oficina disponemos de una fluida conexión a Internet a través de cable o DSL. Y seguramente también disponemos de un router con capacidades de transmisión inalámbrica Wi-Fi, que es lo que permite que podamos conectar nuestros dispositivos portátiles a la red y navegar por ella.
Hasta aquí vamos bien, pero que pasa si nos encontramos fuera de nuestro ámbito, es posible que no encontremos ningún punto de acceso Wi-Fi al cual conectarnos, y eso imposibilita cualquier intento de usar Internet.
En este punto es en el cual comienza a volverse imprescindible para cualquier persona que use un dispositivo portátil una de las llamadas conexiones 3G.

Básicamente la tecnología 3G puede proporcionarle al usuario una forma para mantenerse en línea aun cuando no exista ninguna conexión Wi-Fi a la cual conectarse.

Esto es debido a que 3G utiliza las mismas torres de radio que dan servicio a nuestro celular para darnos el acceso a la red de redes. Obviamente, allí donde no exista señal para un celular, tampoco existirá una forma de conectarse a Internet.

5
Lamentablemente, no todos los dispositivos que podemos comprar ofrecen ambos tipos de conectividad, siendo Wi-Fi el elegido por la mayoría de los fabricantes. Esto significa que podremos conectarnos sólo cuando estemos cerca de un punto de acceso Wi-Fi, el cual puede estar situado en un hotel o café, una biblioteca u otros tipos de comercios.

Si bien podemos también encontrar dispositivos que ofrezcan conectividad 3G, muchos de los usuarios ignoran que deben pagar un cargo extra a una compañía telefónica por la conexión. Es decir que deberemos evaluar concienzudamente si utilizar la tecnología  3G es rentable para nosotros.


2
En el caso de que realmente lo necesitemos, también podemos poner en práctica una interesante alternativa: adquirir un router inalámbrico portátil, que son capaces de utilizar las redes 3G para compartir la conexión a través de Wi-Fi, lo que nos permitirá utilizar la conexión 3G por hasta 5 aparatos tan sólo pagando por uno.
Este tipo de routers podemos encontrarlos en el mercado por un precio aproximado de u$s 70.