Orquídeas


Orquídeas


¿Qué son las Orquideas?


Las Orquídeas son plantas herbáceas perennes de la familia Orchidaceae, clase Liliopsida (monocotiledóneas), muy abundantes, con más de 600 géneros y 17.000 especies en el mundo. Aunque son más abundantes en los trópicos, también existen especies en ambientes templados, desde el nivel del mar a grandes altitudes. Se caracterizan por poseer flores muy vistosas, hermafroditas (ambos sexos en la misma flor), zigomorfas (con 1 solo plano de simetría), trímeras (3 sépalos y 3 pétalos) y una columna central que sustenta las estructuras reproductivas masculinas (anteras) y femeninas (pistilo) llamada ginostemo.

El pétalo inferior se llama labelo y su morfología define a los distintos géneros de orquídeas. Las flores pueden ser aisladas o en inflorescencia y son polinizadas por insectos. El polen se encuentra aglomerado, formando una masa llamada polinio el que tiene un extremo con un ensanchamiento glandular, pegajoso, que sirve para que el polinio se adhiera al cuerpo del insecto polinizador. El fruto es una cápsula seca con muchas semillas pequeñas, sin endosperma y con embrión no diferenciado.

Algunas viven en las ramas de los árboles (epifíticas), otras sobre rocas (litofíticas) y algunas en el suelo (terrestres). Las raíces de las epífiticas y litofílicas están adaptadas a vivir expuestas al aire o inmersas en materia orgánica, ya que tienen un tejido acumulador de agua llamado velo.

Tienen dos tipos básicos de crecimiento. Simpodial, en las que el nuevo crecimiento se produce en sentido horizontal, a partir de un tallo subterráneo o rizoma, generando una sub-unidad capaz de producir una flor o inflorescencia y de ser eventualmente separada de la planta (ej. Cattleya). Monopodial, en las que el nuevo crecimiento se produce en sentido vertical, con lo cual la planta crece constantemente en altura (ej. Phalaenopsis).

Descripción:


Hierbas terrestres o epífitas, ocasionalmente trepadoras, algunas veces saprófitas, ocasionalmente micoparásitas. Perennes (raramente anuales), se dice que las orquídeas pueden llegar a ser eternas, en la naturaleza, su vida está ligada a la vida del árbol que las alberga; se conocen plantas recolectadas a mediados del siglo pasado que todavía están creciendo y floreciendo saludables en muchas colecciones. No crecen más de 50 cm. Los tallos son rizomas o cormos en las especies terrestre, las especies epífitas muchas veces engrosadas en la base y formando pseudobulbos que sirven para almacenar agua y nutrientes y que por lo general están recubiertos por vainas o brácteas membranosas que se secan con la edad. A veces con raíces tuberosas en las especies terrestres o aéreas en las especies epífitas, donde las raíces típicamente poseen una epidermis esponjosa, absorbente de agua, compuesta por muchas capas de células muertas, llamada velamen. Las especies adaptadas a períodos de sequía tienen hojas carnosas que cumplen la función de reserva en épocas de escasez. Pelos variados.

En lo referente a su tallo, las orquídeas se dividen en dos grandes grupos, las de crecimiento "simpodial" (por ejemplo Cattleya, Dendrobium, Laelia, etc.), y las de crecimiento "monopodial" que producen nuevas hojas alternadamente sobre un tronco con un meristema común (por ejemplo Ascocentrum, Phalaenopsis, Vanda, etc.). Las plantas de crecimiento simpodial están formadas por un rizoma rastrero, que es en realidad el tallo de la planta, donde se producen las raíces. Las orquídeas de crecimiento monopodial poseen crecimiento erecto desde cada brote, se van añadiendo hojas en el ápice y el tallo se va desarrollando también en consonancia.

Las raíces, muy desarrolladas, en las epífitas cuelgan en el árbol verdes y gruesas. Siempre presentan micorrizas en sus raíces. Las raíces de las epífitas tienen una doble función, son las estructuras que se encargan de captar los nutrientes que la planta necesita y funcionan como elementos de fijación.

Del rizoma nacen las hojas, simples y de margen entero, generalmente alternas, espiraladas, dísticas o verticiladas, muchas veces plicadas, basales o a lo largo del tallo, a veces reducidas, usualmente con venación paralela, usualmente envainadoras en la base. Sin estípulas.

Las inflorescencias son indeterminadas, a veces reducidas a una única flor, terminal o axilar. Inflorescencias en espiga, o en racimo, o en panícula.

Ninguna familia de plantas tiene una gama de flores tan diferentes. Bien conocidas son las variaciones estructurales de las flores que facilitan la polinización por una determinada especie de insecto, pájaro o murciélago.

Las flores pueden surgir, dependiendo del género y la especie, de la base de la hoja, del rizoma o de algún entrenudo del pseudobulbo.

Las flores en general son hermafroditas (raramente unisexuales), en general cigomorfas (de simetría bilateral), usualmente resupinadas (es decir, las partes florales giran 180º durante el desarrollo), muchas veces conspicuas, epíginas.

En la gran mayoría de los géneros, las flores están formadas por tres elementos externos llamados sépalos, dos laterales y uno dorsal, y tres elementos internos llamados pétalos, el inferior modificado en un labio o "labelo" de tamaño mayor y color más intenso que los demás. A veces son interpretados como 6 tépalos en dos verticilos en lugar de 3 sépalos y 3 pétalos (Judd et al. 2007, Simpson 2005). Las piezas separadas o conadas en la base.

Los sépalos, o 3 tépalos externos, son separados a conados, usualmente petaloideos, imbricados. A veces los 2 sépalos laterales se encuentran fusionados en un solo elemento llamado "sinsépalo".

Los pétalos, o 3 tépalos internos, están siempre separados, a veces punteados o variadamente coloreados. El llamado "labelo" es el pétalo medio, es de tamaño mayor que los 2 pétalos laterales, a menudo es trilobulado o de una forma inusual, y con chichoncitos o crestas carnosos o un espolón basal, y muchas veces con un patrón de colores diferente que los demás.

El androceo usualmente con 1 o 2 estambres (a veces 3), si es uno solo es derivado del estambre medio del verticilo externo ancestral y usualmente con dos estaminodios vestigiales derivados de los estambres laterales de un verticilo interno ancestral, en Apostasioideae o Cypripedioideae, hay 2 o 3 estambres fértiles, cuando son dos, son derivados de los dos estambres laterales del verticilo interno ancestral, cuando tres, son derivados de éstos más el estambre medio del verticilo externo. El androceo es adnato al estilo y al estigma, formando una "columna" (también llamada "ginostemo" o "ginostegio". Las anteras son de dehiscencia longitudinal o modificada, bisporangiadas, ditecas. El conectivo de la antera muchas veces modificado en un "opérculo" que cubre la antera hasta la polinización.

Polen en tétradas en la mayoría de las especies, en másulas en algunas, en mónadas en Apostasioideae y Cypripedioideae. Usualmente (en todas salvo Apostasioideae y la mayoría de las Cypripedioideae) agrupado en 2 o 4 (o pueden ser 1-12) masas suaves a duras llamadas "polinias", que son derivadas del microsporangios individuales o de la fusión de productos o subdivisiones de los microsporangios. La polinia junto con un tallito pegajoso (derivado de la antera o del estigma) forman en conjunto el "polinario", la unidad de transporte durante la polinización.

Gineceo formado por 3 carpelos connados, ínfero, con el ovario unilocular a trilocular, placentación usualmente parietal, pero ocasionalmente de placentación axilar.

Estilo y estigma altamente modificados, el estilo es solitario y terminal y es el mayor componente de la "columna", con una porción del estigma formando un lóbulo alargado usualmente no receptivo, llamada "rostelo", posicionada sobre la región estigmática, y una porción del rostelo que puede formar una plataforma pegajosa, llamada "viscidio". El "viscidio" está adjuntado al tallito del "polinario".

Óvulos numerosos por carpelo (a veces del orden de millones), con una pared del megaesporangio delgada, anátropos, usualmente bitégmicos.

A veces no hay néctar, pero típicamente está presente, y cuando se produce, los nectarios son variables en posición y tipo. Por ejemplo, se encuentran en una espuela del labio, o en los ápices de los sépalos, o en los septos del gineceo.

El fruto es una cápsula loculicida, que se abre mediante 3 o 6 ranuras longitudinales (a veces 1 sola), raramente una baya.

Las semillas son diminutas y numerosas. El tegumento crustoso o membranoso, sin fitomelaninas, con sólo la capa externa persistente, los tejidos internos colapsados. Las semillas son muchas veces membranosas y aladas, posiblemente funcionando en dispersión por viento, y sin albúmina, el endosperma abortando muy temprano en el desarrollo. Embrión muy pequeño.

Ecología:


Las orquídeas conforman la familia más extensa del reino vegetal, con alrededor de 20.000 especies divididas en unos 800 géneros distribuidos por todo el mundo. Solamente existen dos ambientes en la tierra donde no prosperan estas plantas, los polos y los desiertos de arena. Son más diversas en las regiones tropicales, donde frecuentemente son epífitas.

Su capacidad para adaptarse es notable, ya que pueden crecer tanto a nivel del mar como en los páramos elevados. Muchas viven sobre los árboles (epífitas), otras lo hacen sobre las rocas (litófitas), otras sobre la tierra y algunas especies se desarrollan incluso en ambientes subterráneos. A pesar de lo que mucha gente cree, no son parásitas, ya que no se alimentan del árbol donde viven, sino que lo usan como medio de soporte y como vehículo para alcanzar la luz del sol. Algunas sólo miden unos pocos centímetros y otras pueden tener el porte de un árbol.

Sus flores pueden ser tan diminutas que resulta imposible observarlas a simple vista, mientras que otras llaman poderosamente la atención.

Por lo general, las especies florecen una sola vez al año, siempre por la misma fecha, determinada por factores ambientales como disminución o elevación de la temperatura, incremento de las horas de luz, cambios de estación, variaciones en la humedad ambiental, etc. Las flores pueden permanecer abiertas desde un día (Sobralia) hasta más de tres meses (Paphiopedilum, Phalaenopsis). Los híbridos producidos por el hombre pueden florecer dos o más veces al año.

Las flores de orquídea son de formas extremadamente variadas y atraen una amplia variedad de insectos (abejas, avispas, moscas, mariposas, polillas) así como a pájaros, murciélagos o sapos para la polinización. Algunas atraen visitantes generalistas, pero muchas están bastante especializadas, atrayendo sólo a una o unas pocas especies como polinizadores. Polen, néctar, o fragancias florales pueden ser empleadas como recompensadores de la polinización, mientras que algunas flores (por ejemplo Cypripedium) manipulan a sus polinizadores y no proveen ninguna recompensa, y algunas especies de Ophrys y Cryptostylis mimetizan la forma y el olor de las hembras de abeja, avispa, o mosca, y son polinizadas cuando los machos tratan de aparearse con la flor (fenómeno llamado "pseudocopulación". Generalmente, el labelum funciona como una plataforma de aterrizaje y provee señales visuales o táctiles que orientan al polinizador. La polinia se adjunta al cuerpo del polinizador, y muchas veces es depositada en el estigma (usualmente una depresión en la parte de abajo de la columna) de la siguiente flor visitada. El género Coryanthes tiene un labelo como un bolsillo que se llena con un fluido secretado por la columna, una abeja que cae en este fluido debe viajar a través de un túnel, forzando la deposición del polinario en su cuerpo. La transferencia de polen dentro de la polinia es una aparente adaptación para asegurar la fertilización de muchos del tremendo número de óvulos. En algunas especies la polinización es un evento bastante poco común, y las flores pueden permanecer funcionales y vistosas por muchos días, con el marchitamiento del perianto ocurriendo rápidamente después de la fertilización. Angraecum sesquepedale Thouars (de Madagascar) es conocida por tener un spur de 45 cm. de largo, esta orquídea es polinizada por una polilla con una proboscis de ese largo, un hecho que Charles Darwin había predicho antes del descubrimiento de la polilla.

La mayoría de las especies es de fecundación cruzada, pero se sabe que ocurre autofecundación.

Las pequeñas semillas, que son como polvo, son dispersadas por el viento y requieren nutrientes provistos por un hongo micorrícico para poder germinar.

Necesidades de luz:


En su hábitat original, las Orquídeas prefieren una luz brillante pero filtrada. Necesitan buena luz para desarrollar las flores, pero jamás deben ser expuestas directamente a la luz del sol, aunque sea a través del cristal de una ventana.

La solución consiste en protegerlas con cortinas claras y colocarlas, idealemtne, cerca de una vetana orientada correctamente.

En invierno, disponer de una buena luz es lo más importante para las plantas que están a punto de florecer. A menos que pueda proporcionarles unas 10 horas de luz por día (y preferiblemente 12), no tendrá garantías de obtener un buen arreglo.

Temperatura y humedad:


Para crecer y florecer con éxito, las Orquideas también necesitan suficiente (pero no exesivo) carlor y humedad. Aunque conseguir la tempreratura exacta hasta el último grado no es crucial.

Las Orquideas se incluyen dentro de categorias de temperatura, pero la mayoria de aquellas que presentamos disfrutan de condiciones de tempreratura que van desde frescas a intermedias. Y, aunque tambien disfrutan de un poco de aire fresco, son reacias a las corrientes de aire. Si están colocadas en el alféizar de una ventana, asegurese de que la ventana esté bien ajustada, y aparte las plantas de ese lugar en las heladas noches de invierno. Durante los meses de verano, cuando la temperautra exterior es regular, abra las ventanas o coloque las orquideas en el exterior durante algunas horas y en un lugar protegido del sol. Una atmósfera húmeda es vital siempre. Para conseguirla, llene un plato o una bandeja con guijarros,que deberán mantenerse cubiertos de agua, y luego instale las macetas en ellos.

Rociar la planta con un vaporizador también ayudará a mantener la atmósfera húmeda, y la mayoria de las Orquideas se beneficiará de tener sus hojas húmedas durante la estación de crecimiento, cuando la temperatura es más elevada.

Riego:


Las Orquídeas prefieren el agua de lluvia a la del grifo, ya que no les gusta la cal. Si no puede suministrarles agua de lluvia, añada una cucharada de vinagre por cada 5 litros de agua, y luedo riegue las plantas con esta mezcla.

Nunca permita que una Orquídea permanezca sumergida en el agua, ya que sus raíces se pudrirán irremisiblemente, La mezcla en la que están creciendo, y que permite un fácil drenaje, ayuda a impedir este problema. Cuando riegue una Orquídea epífita, empape bien la mezcla, asegurandose de que el agua drene bien. Luego deje la planta en su sitio hasta que la mezcla comience a secarse antes de volver a regarla, esto significa que, probablemente, no se deberá regar más de una vez por semana.

Durante el período de reposo riéguela poco, suministrándole sólo el agua suficiente para que el compost y los seudobulbos no se sequen.

Las plantas cultivadas en cestas o en trozos de corteza pueden regarse sumergiéndolas durante algunos minutos en un recipiente con agua. Asegúrese de que drenen bien hantes de volver a colocarlas en su posición habitual. No vuelva a regarlas hasta que la base del compost comience a secarse.

Reposo:


Algunas Orquídeas crecen durante todo el año, aunque se muestran menos activas en otoño e invierno. Otras tienen una fase de reposo en la que incluso pueden perder algunas hojas. Este período, que sigue a la floración, dura unas pocas semanas, y durante el mismo las plantas no deben ser abonadas.

Abono:


Durante la estación de crecimiento, es una buena idea proporcionar a la planta una alimentación suplementaria; pero tenga cuidado de no abonarlas en exceso, ya que ello resultaría muy perjudicial. Los abonos de hoja son ideales para las plantas aéreas.

Use cualquier fertilizante común, rebajado a una cuarta parte de su dosis, o compre un fertilizante especial.

Como regla general, abónelas con fertilizante líquido una vez cada dos semanas aproximadamtne.

Cuidado:


Las Orquídeas disfrutan de un ambiente limpio y ordenado. De modo que pase una esponja por las hojas de vez en cuando para mantenerlas limpias de polvo. Corte cualquier punta negra que pueda aparecer; es un signo de envejecimiento de la planta. No se alarme si la planta pierde ocasionalmente sus hojas. Sin embargo, conviene tener en cuenta que las hojas muertas deben ser eliminadas con rapidez, ya que pueden causar daño.

Quite siempre las flores muertas y, al finalizar la época de floración, corte por la base el tallo de las flores. Examine la planta en busca de plagas como las cochinillas, que pueden establecerse en la base de los tallos de las flores viejas, debajo de las hojas o en los seudobulbos. Si no mantiene la atmósfera lo bastante húmeda, la araña roja puede constituir un verdadero problema para la planta.

Si cuida sus plantas, puede estar seguro de que las Orquídeas serán un espectáculo permanente en la casa y que florecerán con éxito año tras año.

Clases de orquideas:


Nombre y tipo:

ODONTOGLOSSUM:

tipos


Plantas muy vistosas, principalmente epífitas, que producen seudobulbos, incluye algunos de los hibridos más modernos.

Descripción: Flores grandes y atractivas de 8-10 cm. A menudo de varios colores que forman diseños exóticos. Las plantas pueden producir hasta 30 flores en forma de ramitas en los extremos de numerosos tallos arqueados. La flores son a menudo fragantes y durán 8 o 10 semanas. Su producción es irregular, aproximadamente cada nueve meses, pero normalmente entre finales del otoño y la primavera.

Temperatura y húmedad: Fresca o intermedia, dependiendo de la planta. Elevada humedad; rocie diariamente cuando la temperatura sea superior a los 15ºC. Asegúrele ocasionalmente un poco de aire fresco.

Riego: Permita que el compost se seque a la mitad de su profundidad antes de volver a regarla.

Reposo: Los hibridos no tienen un periodo de reposo definido, pero su crecimiento se vuelve más lento en otoño/invierno. Algunas especies tienen un breve reposo.

Variedades: Las plantas disponibles son principalmente hibridos en una amplia gama de colores. Muchas son el resultado de cruzar las Odontoglossums con parientes más fuertes. Las más populares son las Odontiodas, Odontonias, Wilsonaras y Vuylstekearas. Las especies recomendadas incluyen: Odontoglossum bictoniense (amarilloverdosas manchadas de marrón, con un labio blanco o rosa); O. grande u Orquídea Tigre (amarillo brillante con cintas marrones y un labio amarillo cremoso); O. crispum (blanca o teñida de rosa o de rojo).



PHALAENOPSIS:

historia


Epifita con un solo tallo que produce raices aéreas que puede cubrir la superficie del compost. Puede cultivarse en cestas de alambre o madera.

Descripción: Las flores aparecen en tallos largos y arqueados y en un número de hasta 30. Oscilan entre 2,5 y 13 cm. y pueden aparecer en cualquier época del año, con una duración de hasta tres semanas. La planta sólo produce unas pocas hojas que son grandes y carnosas, pero no muy largas. Tiene raices aéreas muy fuertes.

Temperatura y Humedad: temperaturas intermedias. Elevada humedad; rociar diariamente.

Riego: Permita que se sequen unos 13 mm. de compost entre cada riego. Riegue por la mañana, si es posible, elimine las gotas que puedan caer en las hojas; estas plantas son particularmente vulnerables a los hogos y la putrefacción.

Reposo: El crecimiento se interrumpe en los meses de invierno.

Variedades: Las especies son naturalmente blancas o rosas. Los hibridos, que son superiores, vienen en una amplia gama de colores. Las especies más populares incluyen: Phalaenopsis amabilis (blanca con un labio moteado de rojo); P. schilleriana (rosa pálido con manchas marrón rojizo); P. stuartiana (blanca, profusamente moteada de púrpura; labio amarillo).



PAPHIOPEDILUM:

orquideas


Llamada también Zapatillas es una Orquidea terrestre en una enorme gama de tamaños, formas y colores. Las flores requieren habitualmente una estaca.

Descripción: Debe su nombre popular al labio en forma de zapatilla. Cada tallo sólo tiene una flor que puede durar hasta 10 semanas, apareciendo entre otoño y primavera. Las flores tienen un aspecto ceroso, casi artificial, y el sépalo superior tiene a menudo un color que contrasta con el resto. Las hojas gruesas y carnosas pueden estar atractivamente moteadas con púrpura y marrón, aunque las plantas de ese tipo tienden a necesitar temperaturas más elevadas.

Temperatura y Humedad: Son plantas que crecen con temperaturas frescas e intermedias. Rocielas diariamente si la temperatura es superior a 21º C.

Riego: Permita que se seque entre 2,5 - 5 cm. de compost entre cada riego.

Reposo: No tiene periodo de reposo, pero las plantas apenas crecen durante seis semanas después de la floración.

Variedades: Hay muchos colores y combinaciones disponibles; la mayoria de las plantas son hibridos. Es posible comprar especies a cultivadores especialistas. Las especies recomendadas son: Paphiopedilum fairieanum (blanca, con venas púrpura; labio verde con un tinte rojo púrpura); flores en verano y otoño; P. spiceanum (pétalos amarillo verdosos con rayas carmesi; sépalo superior blanco; labio carmesí); floración en primavera; P. villosum (color bronce, rico y brillante); flores en invierno y primavera.



LYCASTE:

Orquídeas


Incluye algunas de las especies más fáciles de cultivar. Las que se utilizan como plantas de interior son epifitas y producen seudobulbos.

Descripción: Tallos arqueados que producen una flor cerosa y chata de unos 8 cm. Pueden ser fragantes. Usualmente la floración se produce en primavera y verano, pero algunas variedades florecen en invierno. Las hojas verdes oscuro son estrechas en la base y en la punta pero muy anchas en la mitad.

Temperatura y Humedad: Plantas de crecimiento fresco.

Riego: Permita que el compost se seque casi por completo entre riegos.

Reposo: La mayoria reposa en invierno.

Variedades: Las especies disponibles incluyen; Lycaste aromatica (moteado amarillo y rojo); L. cruenta (maties de amarillo con los labios de color rojo intenso); L. deppei (verde y blanco con labio veteado de rojo). Exiten muhos hibridos, algunos de los cuales producen flores muy grandes.



CYMBIDIUM:

tipos


Es la Orquidea del principiante facil de cultivar. Mejor en miniatura, aunque también pueden conseguirse los tamaños estándares. Aquellas susceptibles de ser cultivadas en el hogar son todas epifitas y producen seudobulbos.

Descripción: Flores de 8 cm. Aparecen a lo largo de tallos, a menudo hasta 15 flores por tallo. Las plantas pueden florecer durante 12 semanas. Muchas variedades florecen en otoño e invierno. Los colores son muy variados; el labio en forma de bote puede armonizar o contrastar con el resto de la flor. Las hojas son correosas, en forma de cinta y de unos 40 cm. de longitud.

Temperatura y Humedad: Crecimiento con temperatura intermedia. Las plantas sobrevivirán con temperaturas de hasta 27º C. Les gusta la humedad elevada, de modo que rociela diarimante cuando la temperatura sea superior a 18º C.

Riego: Permita que se sequen 2,5 cm. del compost antes de volver a regar.

Reposo: Pueden descansar brevemente en otoño.

Variedades: Muchos hibridos y una o dos especies es lo que merece la pena cultivar. Las siguientes son las más recomendables: Cymbidium Annan <<Cooksbridge>> (rosa intenso); C. aviemore <<Lewes>> (amarilla); C. devonianum (verde oliva, carmesí y púrpura).





Para no hacer copy-paste de muchas de las fotos que eh encontrado, cito este post donde hay un monton de fotos sobre orquideas...

http://www.taringa.net/posts/imagenes/1212091/Orquideas.html





Fuentes:

http://www.google.com.ar
http://es.wikipedia.org/wiki/Apostasiaceae
http://www.centrodeconocimiento.com/centrodeinvestigacion/Pagina%20web%20Orquideas/orquidias/historia.htm




Este fue mi primer post luego de la suspención... esperoq eu les haya gustado...


Comentar es Agradecer









historiaorquideasOrquídeas