El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Manejar los fines de semana, y de madrugada, aumenta el ries

Manejar los fines de semana, y de madrugada, aumenta el riesgo de sufrir un accidente

Un estudio realizado por estudiantes de medicina de la UNS determinó que varias esquinas claves del microcentro se destacan por su peligrosidad.


Manejar los fines de semana, y de madrugada, aumenta el ries

Susana Wagner y Florencia Ochoa explicaron el informe elaborado por los alumnos de medicina de la UNS.


Los fines de semana, entre la medianoche y las seis, el tránsito bahiense llega a su pico de peligrosidad.
También existen esquinas claves del microcentro en las que se registran mayor cantidad de accidentes, al tiempo que la asistencia prehospitalaria no guarda un patrón de traslado, ya que muchas víctimas se llevan a centros asistenciales cuya ubicación dista más que otro del lugar en donde ocurrió el siniestro.
Esta realidad, siempre sospechada pero jamás corroborada en el plano estadístico, ahora se encuentra minuciosamente descripta en un trabajo realizado por estudiantes de tercer año de Medicina de la Universidad Nacional del Sur.
El trabajo, denominado "Aspectos epidemiológicos sobre accidentología en Bahía Blanca", les permitió el mes pasado obtener un premio en el Congreso Interamericano de Medicina de Emergencias que realizó en Buenos Aires la Sociedad Americana de Emergencias (SAE).
Además, el estudio --realizado entre el 1 de septiembre de 2006 y el 31 de agosto de 2007-- reveló que la distribución de los accidentes --que en total dejan cinco víctimas diarias, entre muertos y heridos-- no muestra diferencia en cuanto al promedio diario según sucedan de lunes a viernes o sábado y domingo: siendo de 4,63 y 4,56, respectivamente.
Aunque sí cambia cuando se evalúa la hora: el 20% de los accidentes del fin de semana son entre la 0 y las 6, mientras que en los demás días sólo el 6,6% se da en ese horario.
También se pudo registrar que, al realizar un polígono de 1.000 metros alrededor del Hospital Penna y del Hospital Municipal --lugares de mayor recepción de pacientes politraumatizados--, no existe una derivación acorde a las distancias entre el lugar del siniestro y el hospital más cercano.
Incluso ha habido casos en los que un accidentado a una cuadra del Penna fue llevado al Municipal.
El análisis de los datos obtenidos, permitió apreciar que en la asistencia prehospitalaria no existe un patrón de traslado y muchas víctimas se llevan a centros hospitalarios cuya ubicación dista del lugar donde ocurrió el evento, teniendo la posibilidad de una pronta atención en un centro asistencial más cercano.
"Podemos inferir una ausencia en la articulación entre los datos obtenidos por el teléfono de emergencias 911 y las medidas adoptadas por aquellos responsables de velar por la seguridad vial, sin cuya interacción se aplican medidas que no logran los objetivos buscados.
"El trabajo en conjunto --agrega el estudio--, guiaría la implementación de proyectos que fueran llevados a cabo teniendo en cuenta datos concretos para intervenciones de mayor precisión, con la finalidad de realizar un uso más racional de los recursos humanos y económicos", consta en la investigación".

Sectores peligrosos.
Se observó también que existe una mayor concentración de siniestros viales en distintas regiones de la ciudad, identificando, entre otras, las esquinas ubicadas a lo largo de una calle con elevado tráfico vehicular (Brown y su continuación en Vieytes, por ejemplo) que cruza una avenida principal como Colón, ambas de entrada a la ciudad.
En el lapso estudiado se dieron 12 accidentes en Brown y Donado; 3 en Brown y O'Higgins; 17 en Brown-Vieytes y Colón; 8 en Vieytes y Moreno y 5 en Vieytes y Rondeau.

* * *

La investigación está abierta para quienes quieran conocerla apuntando principalmente a las autoridades municipales y del Concejo Deliberante.
"El trabajo por ahora sirvió para hacer una descripción de los accidentes en los que se pidió la atención del 911. Lo importante es darle una utilidad a esos datos y brindar una herramienta para la vigilancia epidemiológica", dijo Florencia Ochoa, una de las integrantes del equipo que elaboró el estudio.
Entre otras de las metas que se especifican en el estudio figuran:
* Tener acceso a datos ordenados y sintetizados.
* Visualizar zonas donde hay mayor densidad de accidentes de tránsito, a fin de identificarlas como zonas de riesgos.
* Analizar datos relacionados al sistema médico prehospitalario de atención a las víctimas de siniestros de tránsito.

* * *

Ochoa dice que es fundamental que las entidades de control del tránsito crucen datos de tiempo y espacio para hacer un correcto diagnóstico.
"Y el diagnóstico es clave para saber actuar. Es como en la medicina, si te doy varios medicamentos alguno te va a curar, pero se desperdicia tiempo que puede ser clave".
Susana Wagner, compañera de Ochoa en el estudio, agrega que también es importante tener en cuenta que no se actúe "después de".
"Los accidentes ya son una epidemia y a los médicos o estudiantes de medicina ya nos corresponde hacer algo al respecto".
Ochoa dice que "en eso tenemos el apoyo de la carrera. Los profesores nos impulsan y nos ayudan".
En cuanto a la prevención, sostienen que es momento de que los inspectores empiecen a pararse en lugares y horarios claves.
Pero más allá de este informe inicial, el trabajo tendrá una segunda etapa en la que se buscarán las razones por las cuales se producen los accidentes.
Ambas responsable del informe coincidieron en que el tema todavía no es una preocupación en los jóvenes.
"Se habla cuando pasan hechos puntuales, pero no mucho más. Y muchas veces en los casos de los jóvenes la culpa es del uso de los celulares, un tema a tener en cuenta", dice Ocha.
"Otra pregunta para hacerse es por qué no funciona la enorme cantidad de campañas que se hacen sobre educación vial", señala Wagner.



El equipo

Además de Florencia Ochoa y Susana Wagner, el equipo que obtuvo el premio de SAE estuvo integrado por Xoana Bode, Mariana Di Maggio, Francisco Di Matteo, Nicolás Lizama y Vanesa Ledesma, con la supervisión de los profesionales Pedro Silberman y Gustavo Piñeiro.

Primera causa de muerte

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la Argentina los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte en menores de 35 años y la tercera sobre el total de la población.
Esta situación deja como consecuencia gran cantidad de muertes y discapacidades, perdida de años de vida y de productividad, como destrucción de bienes materiales.
Consecuencias menos difundidas son las rupturas de las familias, secuelas físicas y psicológicas a largo plazo, imposibilidad de llevar adelante el propio plan de vida, inversión de una enorme cantidad de fondos públicos y privados en la atención de las lesiones.
Los traumatismos causados por el tránsito son un serio problema en el mundo. Deben considerarse como un problema de salud y por tanto estudiarse de la misma forma que las cardiopatías, el cáncer y los accidentes cerebrovasculares, ya que se pueden prevenir y responden bien a las intervenciones diseñadas para ello.


Fuente:http://www.lanueva.com/edicion_impresa/nota/6/07/2008/876118.html

0 comentarios - Manejar los fines de semana, y de madrugada, aumenta el ries