El Congreso de los Estados Unidos para la ley SOPA porque no hay suficientes ingredientes


En el día de hoy se han producido dos noticias casi sucesivas respecto a la controvertida ley SOPA (Stop Online Piracy Act). Por un lado, Lamar Smith, el congresista republicano promotor de la propuesta de ley, daba marcha atrás en su pretensión de bloquear páginas sobre las que hubiera sospecha de vulnerar derechos de autor.

Horas después, el Congreso norteamericano ha anunciado que congela la votación de la ley hasta que no se produzca un acuerdo con el Senado —que tiene otra propuesta de ley distinta para el mismo asunto— y se pongan de acuerdo, además, demócratas y republicanos.

Como explicación está bien y seguro que algo de verdad encierra, pero también es cierto que la presión de grandes empresas de Internet y su amenaza de apagón en señal de protesta, han tenido su propio peso. La Stop Online Piracy Act, de seguir adelante en los términos que está planteada, marcaría un antes y un después en la libertad de la Red.

Asistimos, con inquietud ciertamente, a un pulso extraordinario entre los productores de contenidos, que apoyan la ley (Hoolywood y las discográficas), sus detractores (los gigantes de la Red y los usuarios en su mayoría) y en el medio los políticos, cuyo interés suele ser complacer a quienes sufragan sus campañas. Aún quedan muchas páginas por escribir de este culebrón, pero de momento hay descanso en el ring.

Por ahora la sopa no tenia mas que un poco de zapallo y osobuco, asi que decidieron hacer un asado