La importancia geopolítica de las Islas Malvinas

Las Islas Malvinas no son importantes por su extensión de 11.780 km. cuadrados aproximadamente, ni por la explotación primaria de su suelo fundada en la explotación de exclusiva del ganado lanar; ni por ni por el clima riguroso de 6º de promedio anual de temperatura; sus 60 días promedio anual de sol; sus fuertes y constantes vientos, lluvias persistentes y frecuentes neblinas. La importancia de las islas radica en su posición geopolítica y en las riquezas potenciales del mar que las circundan.

La importancia geopolítica de las Islas Malvinas


Es posible que las motivaciones geopolíticas de cada participante principal o secundario durante la guerra encontremos respuestas a interrogantes tales como: ¿por qué Gran Bretaña tuvo una reacción tan desmedida reconociendo, hasta su actual gobierno, que es imposible desarrollar cualquier proyecto a largo plazo sin la intervención de la Argentina? ¿Por qué los Estados Unidos pasaron de la categoría de mediador a beligerante contra la Argentina? ¿Por qué la Unión Soviética mantuvo invariable su apoyo económico y tecnológico y lo amplió en una constante oferta de armas y equipos? ¿Por qué América Latina brindó una ayuda sin precedentes en la historia de sus relaciones con la Argentina enfrentándose a los Estados Unidos? y ¿Por qué la Argentina encontró la unidad tan esperada y nunca alcanzada en tanto tiempo?

Es la posición geopolítica de las islas, es decir, el interés político que despierta su posición geográfica lo primero que hay que destacar y, en segundo lugar, que esa posición geopolítica varía de significado según el Estado interesado.

Desde el punto de vista de su posición geopolítica las islas controlan uno de los ocho pasajes marítimos más importantes del mundo: el Pasaje de Drake. La historia naval ha demostrado con harta frecuencia que por el control de estos pasajes lucharon las potencias marítimas o procedieron al fraccionamiento del litoral marítimo. En el actual conflicto entre la Unión Soviética y los Estados Unidos, el Pasaje Drake aumentará su importancia por las limitaciones actuales del tráfico marítimo del Canal de Panamá a los buques de gran tonelaje y las posibilidades de obstrucción demasiado manifiestas, incluso por una operación comando. El conflicto desatado en Centroamérica entre las guerrillas de izquierda y los gobiernos de El Salvador y Guatemala, por un lado, y la base militar y política que tiene la Unión Soviética en Nicaragua a través de Cuba, indican el grado de vulnerabilidad del Canal de Panamá y las posibilidades de que el tráfico marítimo vuelva a la situación anterior al año 1914, fecha de su inauguración. En tal sentido, los buques deberían desplazarse por el Pasaje de Drake.

Desde las Malvinas se vigila el tráfico marítimo por el Pasaje de Drake porque el camino hacia el Pacífico o la circulación hacia el Atlántico por el mencionado pasaje, pasa cerca de sus costas.

Las Islas Malvinas son un punto importante de apoyo para las operaciones antárticas, siempre que se las dote de una infraestructura conveniente.

Las Malvinas sirven además como base de una importante actividad pesquera en el Mar Argentino y en el amplio espacio marítimo formado por el Arco Antillano Sur, la Península Antártica y el Cabo de Hornos para la pesca de krill.

Entre las Malvinas y la cota argentina, por un lado, y en el triángulo formado por las Malvinas, las Islas Georgias y Tierra del Fuego, por otro lado, se ha comprobado la existencia de cuencas sedimentarias de petróleo y gas de grandes volúmenes y extensión y, también, la de nódulos polimetálicos de alto valor industrial.


LA IMPORTANCIA GEOPOLITICA DE LAS ISLAS MALVINAS A NIVEL MUNDIAL.


La importancia geopolítica de las Islas Malvinas a nivel mundial reside en su proximidad geográfica con la Antártida, la vigilancia del tráfico marítimo en el Mar Argentino y el Pasaje de Drake, la existencia de grandes cuencas sedimentarias petroleras y gasíferas y de nódulos polimetálicos en la plataforma marítima que la rodea hasta 200 millas marinas.

El conflicto armado de las Malvinas fue para la Unión Soviética un regalo político excepcional que le ofrecieran los Estados Unidos al permitir la confrontación violenta por las armas entre dos países occidentales, es decir, no alineados con la Unión Soviética.

Durante el conflicto de la Unión Soviética apoyó los derechos argentinos sobre las islas, se apresuró a incrementar el intercambio comercial con nuestro país hasta 1985, a ampliar nuevos contratos pesqueros y a proveer de material atómico crítico para acelerar nuestro proceso de desarrollo nuclear independiente.

El significado geopolítico y lo que representa en el sentimiento del pueblo argentino la recuperación de las Islas Malvinas, nunca ha sido comprendido ni evaluado en su justa medida por la diplomacia norteamericana.

En el contexto geoestratégico mundial las Islas Malvinas constituyen un eslabón importante en la cadena mundial de bases de los Estados Unidos y la Organización del Atlántico Norte articulados con la Isla Ascensión y de Tristán Da Cunha para vigilar el movimiento marítimo en el Atlántico Sur. La plena soberanía argentina en su jurisdicción marítima en el Atlántico Sur duplicaría su extensión territorial y la pondría en la inevitable necesidad de desarrollar un poder naval acorde con sus intereses y extensión a proteger, con lo que complica y altera el statu quo del poder mundial actual en un área en la que de Organización del Atlántico Norte ha tenido la bien demostrada intención de extender su zona de influencia. El Atlántico Sur es el oleoducto del Medio Oriente a Europa y los Estados Unidos.

Los Estados Unidos aparecieron como traidores a la causa de América al apoyar a una potencia imperialista y colonista extracontinental a recuperar una colonia en tierras americanas formadas por las Islas Malvinas, que fueran usurpadas por Inglaterra por la fuerza a la República Argentina en 1833, despreciando la doctrina de Monroe y el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca de Río de Janeiro de 1945, que ellos gestaron y asociaron al resto de los estados latinoamericanos en nombre de la seguridad del hemisferio contra cualquier ataque de cualquier potencia extranjera.

El conflicto de las Malvinas sirvió para que América Latina reverdeciera el ideal de los Liberadores: “unidad e independencia”, tomara conciencia de ser sujeto de la historia al enfrentarse a su cuestionado socio mayor y que puede, si se anima, bastarse a sí misma organizándose y viviendo políticamente sin los Estados Unidos.

Pese a todo Inglaterra ha confesado al mundo que nunca quiso devolver las islas y, si estaba dispuesta a poner en marcha el proceso de independencia del archipiélago, sólo era para preservar un status colonial encubierto. Durante el conflicto se vio sorprendida por la eficacia de la aviación argentina y favorecida por el apoyo norteamericano, la avanzada tecnología empleada por el bloqueo naval que, en última instancia pudo imponer.

CUMBRE IBEROAMERICANA.

DECLARACION DE LOS JEFES DE ESTADO.

APOYO AL RECLAMO POR MALVINAS.


EN EL DOCUMENTO FINAL DE LA CUMBRE SE PIDE QUE LA ARGENTINA Y GRAN BRETAÑA REANUDEN LAS NEGOCIACIONES POR LA SOBERANIA - ES LA PRIMERA VEZ QUE EN ESTE TIPO DE ENCUENTROS SE INCLUYE EL TEMA.

Aunque muy devaluada en su contenido, la declaración de la VII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado tuvo un motivo de celebración para el gobierno argentino. Por primera vez para estos encuentros iniciados en 1990, se incluyó el reclamo argentino por la soberanía de las islas Malvinas.

El párrafo, agregado entre los asuntos de “especial interés” del documento, reafirma “la necesidad de que la Argentina y Gran Bretaña reanuden, a la brevedad posible, las negociaciones tendientes a encontrar una pronta solución a la disputa de soberanía, de conformidad con las resoluciones de las Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos, incluyendo el principio de integridad territorial”.

CONCLUSIONES.


La historia de Malvinas, tan trágica y amarga para la República Argentina ha sufrido, por el valor de sus hijos, un vuelco de esperanza. El dos de abril de 1982 un pueblo harto ya, como hemos visto de ser avasallado, resolvió acabar con esa frustración de casi siglo y medio.

Las islas fueron recuperadas, con gran sorpresa del antiguo invasor, el cual creía que seguiría saliéndose con la suya.

Nuestras fuerzas en una operación impecable ocuparon Malvinas y Georgias, sin causar una sola baja al adversario y sufriendo cuatro muertos y tres heridos.

La reacción ha sido desmesurada y cruel. El potente adversario desplegó todo su equipo de guerra moderna y de nuevo la sorpresa, este país al que subestimó una vez, respondió y devolvió golpe a golpe. Hoy en medio de un intermedio de negociaciones diplomáticas que nos dará lo que es nuestro o algo menos, pienso que tarde o temprano, por esta generación o las siguientes, toda nuestra herencia insular, será nuestra.

Los tres archipiélagos son como lo hemos dicho estratégicamente importantes, lo fueron, lo son y lo serán cada vez más.

Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur, tienen importancia económica, y la pesca actual, más el krill, el petróleo y los minerales del fondo del mar, nos muestran una enorme zona marítima virgen y rica que se explotará en el futuro.

Ginebra en 1958 otorgó derechos costeros hasta las 200 millas de profundidad sobre el suelo marítimo, o hasta donde se pudiera explotar el mar. a hoy las 200 millas han sido superadas con holgura. Las aguas sobre esos mares epicontinentaless también se otorgarán a la nación costera.

A partir de 1947, los países del Pacífico sudamericano, Chile, Perú y Ecuador desarrollan la tesis de las 200 millas de mar patrimonial o zona económica exclusiva, con o sin plataforma submarina.

No pasará medio siglo sin que todo el mar, las tres cuartas partes de la tierra, o gran parte de él, estará cuadriculado en soberanías, nacionales. binacionales, multinacionales o de explotación común.

Para ese entonces nuestros tres archipiélagos australes habrán desarrollado su máxima capacidad como bases que nos darán el vasto mar Argentino económico y aún soberano, que corresponde a la Argentina. Sin conquistar tierra de nadie, sino lo suyo por proximidad, históricamente y por derechos legales.

Este gesto de Argentina es el primero de la Independencia total de Latinoamérica, la cual ha comprendido el valor de su acción, para conseguir sacudir las cadenas de su opresión, sea ella política y económica.

Finalmente, el limpio manejo de la reivindicación argentina ha mostrado frente al duro, violento y cruel opresor, que un pueblo joven se ha levantado buscando un mundo mejor de justicia, razón y libertad y una nueva esperanza ha surgido para nuestra sufrida generación y la que nos siguen.

6 comentarios - La importancia geopolítica de las Islas Malvinas

@Chadjdrummer +2
Muy buen post!, Informacion muy cierta, Recomendado y mañana +10
@dHAROS_
no me interesa la lana ni la extensión me importa por que son nuestras y no las quitaron
@Madrin_b4 +1
Los tres archipiélagos son como lo hemos dicho estratégicamente importantes, lo fueron, lo son y lo serán cada vez más.


Sobre todo en caso de conflicto militar a gran escala
como el que se esta anunciando.
Buen post