El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

[Megapost] Minusvalia

INTRODUCCION:

La lucha de los discapacitados se inicia al identificarse diferente, cuando el discapacitado comprende que deberá esforzase por encajar en la sociedad. Comienza entonces su largo peregrinar para determinar las causas de la discapacidad así como la posible rehabilitación para su condición especial, deberá someterse a innumerables chequeos, molestos exámenes y tratamientos que lo harán sentir como conejillo de indias, como un sujeto raro, como un ser defectuoso, incompleto o imperfecto.

La integración familiar constituye su primer enfrentamiento con la cruda realidad, pues es un miembro distinto en el hogar, que debe tener paciencia para solicitar se le comparta e integre a la conversación en turno, siendo el último en advertir las noticias de moda, convirtiéndose en dependiente de los demás familiares, siendo su opinión nula e inclusive en algunos casos sujeto de maltrato, lo cual lo convierte en una persona desconfiada y resentida, todo esto generalmente se traduce en manifestaciones de carácter agresivo o violento.

Existe también la posibilidad de que por el contrario, se le sobre proteja y se le otorguen demasiados privilegios y que más tarde, aunque sin ser culpable se convertirá en un ser inútil y demandante, con poca iniciativa, excesiva dependencia, escasa responsabilidad y nula autonomía.

La persona discapacitada deberá trabajar diariamente en un ambiente social hostil, en circunstancias adversas, generalmente basadas en la indiferencia y el menosprecio, se sentirá injustamente marginada y ofendida cuando la sociedad no se interese en conocerla e intentar un acercamiento, cuando se empeñen en manipularla y resolver el problema de la integración unilateralmente, cuando productivamente se le trate con matices de inferioridad.

El aspecto laboral es decepcionante, pues aún cuando existen algunos discapacitados preparados para ocupar puestos directivos, se deben conformar con realizar actividades muy por debajo de sus capacidades reales, generalmente se les limita el acceso a mejores oportunidades en el sector productivo, en cambio se admite a personas con menor rendimiento, por el hecho de ser "normales", las aspiraciones profesionales de los discapacitados también se ven frustradas al no contar con facilidades de acceso para acudir a las universidades y centros de estudios superiores.

La integración social debe ser un proceso que conceda a todos los individuos poder participar de los beneficios del desarrollo a través del ejercicio de sus derechos y capacidades. La principal arma para lograr la integración social y productiva es trabajar a favor de la justicia y la igualdad, elevando los niveles de bienestar y desarrollo e impulsando las personas discapacitadas cuando se le niegan las oportunidades de que dispone en general la comunidad y que son necesarias para los aspectos fundamentales de la vida como la educación, el empleo, la vivienda, la seguridad económica y personal, la participación en grupos sociales y políticos, las actividades religiosas, las relaciones afectivas, el acceso a las instalaciones públicas, la libertad de movimientos, así como las posibilidades para desarrollar un estilo y calidad de vida adecuados.

Al inicio del nuevo milenio, forzosamente, debemos admitir que las proyecciones que se hacían a futuro en relación con la discapacidad, pensando en el año 2000, ahora simplemente nos han alcanzado y es necesario darles cumplimiento. Nos corresponde ser los actores que hagamos realidad lo que ayer se soñó, este debe ser el milenio de la integración, el siglo del respeto a los derechos de los más desprotegidos, la era de una convivencia bondadosa, justa y de oportunidades para todos, la etapa del respeto a la dignidad de los discapacitados.

Hemos llegado al nuevo siglo, con muchos avances científicos y tecnológicos, las distancias entre los hombres se han acortado, comienza a observarse los inicios de una sociedad más incluyente, sin embargo, la construcción de la nueva sociedad aun se vislumbra lejos, sobre todo ahora que vivimos en tiempos de vertiginosos cambios sociales, que nos obligan a la redefinición de papeles, de tareas y metas por cumplir. El nuevo milenio, nos lanza el acertijo de lo incierto y el reto de soñar el mejor diseño de nuestra sociedad futura.

A nosotros nos toca hoy proponer, analizar, discutir y construir como queremos que sea la nueva sociedad del presente y futuro, para establecer como queremos avanzar en este siglo, como queremos que reconozca la sociedad a las personas que enfrentan la discapacidad, a las mujeres, a los niños, a los ancianos. Por ello debemos pensar en formas de organización creativas, en nuevos métodos y mejores estrategias que nos permitan continuar avanzando en el camino de los cambios necesarios para integrar a las personas discapacitadas a las dinámicas de desarrollo familiar y social.

Algunos Discapacitados Famosos:

Muchas son las personas discapacitadas que a lo largo de la historia de la humanidad han aportado su valiosa contribución heredándonos parte de su vida, como un ejemplo de perseverancia y de espíritu de lucha del ser humano, entre ellos destaca entre muchos otros, el celebre Ludwing Van Beethoven, quien representa un genio de todos los tiempos, pues a pesar de que empezó a perder su audición muy joven y posteriormente quedó completamente sordo. Esto no lo restringió para seguir creando sin límites, pues su talento era mucho más grande que su discapacidad, Beethoven también ha sido reconocido por su tenacidad, con su música nos ha transportado a millones de seres humanos dentro de ella, transmitiéndonos su valor, su vocación, su constancia y el espíritu de lucha que el hombre requiere para poder vencer la adversidad.

[Megapost] Minusvalia


Una persona de nuestra época que brilló con luz propia a pesar de tener un cuerpo limitado a una silla de ruedas, manifestando una creatividad, inteligencia y sensibilidad superior a la de muchas personas fue Gabriela Brimmer, quien realizó cambio muy importante en México, en favor de las personas con parálisis cerebral al describir el significado de "estar presos dentro de un cuerpo que no responde" y pese a ello escribir poesías, cuentos, ensayos, reunir escritores, formar círculo de intercambio de experiencias encabezando la lucha por los derechos de las personas con discapacidad. Realmente fue sobresaliente la actuación y la calidad de liderazgo de Gabriela Brimmer, quien con un tremendo esfuerzo personal y tan solo la movilidad de un dedo del pie izquierdo logró mover el corazón y la voluntad de millones de mexicanos y de otras personas de todo el mundo a favor del movimiento de discapacitados.

I. CONCEPTOS BÁSICOS

Las palabras "deficiencia", "minusvalía", "discapacidad" e "invalidez" representan comúnmente un cierto grado de confusión e imprecisión en su interpretación y uso entre la población general, motivo por el cual consideramos oportuno puntualizar con toda precisión su significado, lo mismo que el concepto de los términos "readaptación profesional".

DEFICIENCIA:
Se define como toda perdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica.

MINUSVALIA:
La Organización Internacional del Trabajo define la minusvalía como una situación desventajosa para una persona determinada, como consecuencia de una deficiencia o de una discapacidad que limita o impide el desempeño de un papel social que es normal en su caso según su edad, sexo y factores sociales y culturales.

Ocurre cuando las personas enfrentan barreras culturales, físicas o sociales, que les impiden el acceso a los diversos sistemas de la sociedad que están a disposición de los demás ciudadanos, constituyendo una situación de desigualdad.

DISCAPACIDAD:
Algunas Organizaciones Internacionales de Discapacitados definen a la discapacidad, como ese gran número de diferentes limitaciones funcionales de carácter temporal o permanente que se registra en la población mundial y que revisten la forma de deficiencias físicas, intelectuales o sensoriales, de una dolencia que requiera atención médica o incluso una enfermedad mental que limite la capacidad de ejercer una o más actividades esenciales de la vida diaria, que puede ser causada o agravada por el entorno económico y social.

Donde resulta importante señalar que este concepto, resulta más completo que el formulado por la Organización Mundial de la Salud, en virtud de que toma en consideración incluso las limitaciones que incorpora el entorno económico y social.

INVALIDEZ:
El termino designa a toda persona cuyas posibilidades de obtener, conservar y progresar en un empleo adecuado se encuentren reducidas debido a una disminución de su capacidad física o mental debidamente reconocida por una autoridad médica competente.

READAPTACIÓN PROFESIONAL:
Designa aquella parte del proceso continuo y coordinado que comprende el suministro de medios estructurados tales como servicios médicos, psicológicos, sociales, educativos, de orientación profesional, formación profesional y colocación selectiva para que los inválidos puedan obtener, conservar y progresar en un empleo adecuado; así como la promoción de la persona invalida para su integración o reintegración en la sociedad con una vida activa de participación laboral y cultural.

Estas definiciones de la Organización Mundial de la Salud, se producen dentro de la experiencia de la salud, en el contexto de la readaptación profesional. Deficiencia, discapacidad y minusvalía, deben relacionarse con las posibilidades de la persona para encontrar, conservar y progresar en un trabajo, es decir incorporarse socialmente a la vida productiva. En estas condiciones una discapacidad puede por lo tanto variar en cuanto al grado de minusvalía que representa según el tipo de actividad productiva del trabajador.

II. ANTECEDENTES HISTÓRICOS

En la prehistoria, a medida que las distintas tribus y agrupaciones humanas se movilizaban buscando mejores cotos de caza o después mejores tierras para realizar sus cultivos, decidían abandonar a su suerte a las personas discapacitadas, para no entorpecer los desplazamientos del resto de la tribu. Durante la época florecimiento las primeras civilizaciones, los espartanos de la antigua Grecia, arrojaban desde el Monte Taigeto a las personas con discapacidad, pues no querían que "en su bella y floreciente civilización" existieran personas diferentes .

La historia de los discapacitados no ha sido nunca estable ni segura, lo cierto es que las desviaciones de cualquier tipo siempre nos han parecido una amenaza, lo diferente nos molesta, pero al mismo tiempo tenemos una fuerte curiosidad por aquello que nos parece sobrenatural, desde considerarlos demonios hasta dioses, de lo mítico a lo vulgar. En esa eterna búsqueda nos hemos encontrado con contrastes muy notables; así como entre los animales hay quienes destruyen a sus cachorros imperfectos o simplemente los dejan morir, existen animales que los protegen amorosamente.

Los hombres también a lo largo de la historia le han dado diferentes tratamientos a las personas con algún tipo de discapacidad.

En la Grecia del siglo IV a.C. El eminente filósofo Aristóteles trató de interpretar algunas desviaciones, existen registros de estudios de las diferencias físicas y mentales realizados por Diógenes, Hipócrates y Galeno quienes estudiaron la epilepsia, la demencia, entre otras formas atípicas.
Los Indios Masai asesinaban a sus niños discapacitados.
Los Chagga de Africa Oriental utilizaban a sus discapacitados para ahuyentar al demonio.
Los antiguos Hebreos creían que los defectos físicos eran una marca del pecado.
Los Jukun de Sudan consideraban que eran obra de los malos espíritus y los abandonaban para que murieran.
Los Semang de Malasia empleaban a sus lisiados como hombres sabios.
Para los Nórdicos los discapacitados eran verdaderos Dioses.

Durante la Edad Media, principalmente en Francia, se construyeron verdaderas fortalezas y ciudades amuralladas en donde se guardaban y escondían a centenares de personas con algún tipo de discapacidad.

En el siglo XIV, los nacidos con alguna deficiencia ya sea física, sensorial o mental, como la sordera, la ceguera, la parálisis, la cuadripléjia, entre otros, eran confinados a grandes encierros, en los que eran exhibidos los fines de semana a manera de espectáculo circense o de gran zoológico, para que las familias se divirtieran un poco o bien, manejando la consciencia social, rectificaran los actos cometidos en el pasado, por considerar a estos "monstruos" o "fenómenos" como la más grande señal de un castigo enviado por Dios.

Posteriormente, los "anormales", constituyeron un pretexto también de Dios para despertar la caridad, el fin: la promesa de salvación y vida eterna. Por lo menos, ya no eran considerados "fenómenos", ahora eran llamados "miserables"; su función ya no era la de divertir, ni la de solamente despertar el arrepentimiento, sino que su función sufrió un cambio aparentemente más "digno": el de ser los portadores del objetivo de Dios, liberar a los "normales" del pecado, por la caridad.

Esto fue lo que en terminos generales la sociedad obligó a creer durante mucho tiempo a las personas con alguna deficiencia: personas minusválidas, sin valor, incapaces de desarrollar una consciencia crítica, un sentimiento; seres por tanto, sin voz ni voto.

Como puede observarse, muchos han sido los papeles sociales y los conceptos que se han manejado alrededor de las personas discapacitadas en las diferentes sociedades y culturas, sin embargo en la gran mayoría de los casos, no han sido justas ni favorables e incluso la exclusión social se ha exacerbado durante algunas épocas.

Por ejemplo, durante el siglo XX se cometieron grandes crímenes en Alemania, por el ejército Nazi, durante la segunda guerra mundial, diversas atrocidades se realizaron, "en busca de la raza perfecta" en la cámara de gases o con la ingestión de sustancias letales que se proporcionaron en forma selectiva, antes que a nadie, a las personas con discapacidad mental para aniquilarlas tratando de construir un supuesto mundo de "seres perfectos".

El racismo, intolerancia y complejos de superioridad, imperaron en esa época no solo para exterminar a los judíos, mujeres y ancianos; sino también a las personas con discapacidad. En este mismo siglo, las personas con discapacidad dieron origen a una industria floreciente en los países ricos, en donde se construyeron enormes edificios , llenos de pseudo especialistas, algunas veces en condiciones precarias, otras veces con todo el lujo posible. En donde han reunido a personas con discapacidad mental para que vivan allí para siempre, olvidados de sus familias y de la sociedad. Considerando que no debían de molestar a las demás personas, ni tampoco constituir las manchas de las ciudades, etc.

Sin embargo desde hace muchos años, han surgido personas que iniciaron un camino de liderazgo para hacer que las personas con discapacidad puedan vivir mejor, Tomás Moro, su libro clásico "Utopía", describe las relaciones que se pueden establecer entre las personas con discapacidad y las personas aparentemente normales; así como los sentimientos y espíritu de fraternidad que surgen entre ellos. Considerando a las personas a cargo de los discapacitados como privilegiadas, que debían ser seleccionadas cuidadosamente, con las más altas condiciones morales, pues deberían de ser las más fuertes, las más nobles; ya que ellas tendrían la mejor tarea a desempeñar en esta ciudad utópica, estarían en contacto con los seres más nobles, puros y queridos, las personas con discapacidad.

En materia de discapacidad vivimos aún en una jungla al inicio del nuevo milenio en la que se cristaliza la máxima Darwiniana de la "supervivencia del más fuerte". En nuestra sociedad moderna, dos tercios del mundo no cuentan con facilidades especiales, ni médicas, ni educativas para los discapacitados, y otros continúan poniéndoles rótulos, los segregan física, educativa y emocionalmente del resto de la población, con abusos, exclusión, carencia de oportunidades, marginación, falta de valoración, discriminación, indiferencia, negligencia, olvido y hasta vergüenza. Este es el panorama real mundial en nuestros días, que nos muestran los reportes de las organizaciones internacionales de discapacitados.

Por ello, en todas partes del mundo han surgido padres líderes, que inconformes con la realidad que les ofrecen sus países, han tenido que crear los servicios para sus hijos, al principio, solo servicios educativos, con un solo maestro y después uniéndolos con otros y con otros padres inconformes, pero siempre con un gran espíritu de lucha.

Así se fueron desarrollando los primeros grupos de una manera informal, posteriormente estas organizaciones fueron creciendo y formando asociaciones legalmente constituidas con metas y objetivos derivados de una visión a largo plazo, a favor de los discapacitados.

Otras veces hemos conocido el liderazgo de padres de personas con discapacidad
con un compromiso permanente, que ni siquiera la muerte de su hijo discapacitado les ha sustraído de la lucha; que en nuestro país y en todo el mundo, diariamente están trabajando para conseguir un mundo mejor y más justo ..La historia del mundo nos proporciona diversos ejemplos de liderazgos de hombres y mujeres que en su lucha no solo lograron sobreponerse a la adversidad de su discapacidad, sino que además han contribuido notablemente a transformar al mundo, lo continúan haciendo y seguramente lo harán en el futuro.

Actualmente, en México la Organización de las Naciones Unidas trabaja junto con un grupo de expertos, formado por 10 personas con discapacidad o familiares de personas con discapacidad, en una red de las Organizaciones Internacionales más grandes del mundo. Constituyendo el panel de expertos en discapacidad, quienes difunden, implementan, y monitorean el máximo documento de derechos humanos, las: "Normas Uniformes para la Igualdad de Oportunidades" para las personas con discapacidad, documento elaborado por las agencias que constituyen la ONU, los Estados Miembros (como México) y los Organismos más grandes e importantes para las personas con discapacidad. Estas normas constituyen una guía escrita, que deberá de transformar en un futuro, la vida de los 600 millones de seres humanos discapacitados que existen dispersos en todo el mundo.

La Organización Mundial de la Salud que es una agencia de la ONU, está reformando toda su filosofía y forma de trabajo para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad y lograr un compromiso más fuerte entre los sectores de salud de los diferentes países y con las propias personas con discapacidad. La Comisión de Derechos Humanos, también agencia de la ONU, cada vez se integra más en todos los asuntos de las personas con discapacidad y promueve estos, en todo el mundo.

Por su parte, la UNESCO está trabajando no solo por la educación que debe de ser para todos, sin excluir a ningún ser humano por mayores limitaciones que tenga. Centrando su trabajo en aspectos como la genética y bioética, ya que necesitamos en este momento que intervenga para que se pueda impedir la selección de seres humanos y los experimentos con ellos , "el poder decir quien tiene derecho a la vida y quien no lo tiene".

La UNICEF está trabajando activamente para mejorar las condiciones de vida de millones de niños, muchos de ellos con discapacidad esparcidos en todo el planeta.

Otra Agencia de la ONU, la Organización Internacional del Trabajo, también está proporcionando un gran apoyo, prestando servicios muy importantes en lo concerniente a los aspectos laborales de las personas con discapacidad y sus familias.

Diferencias

III. TIPOS DE DISCAPACIDAD

Las estimaciones de las organizaciones mexicanas involucradas en el manejo de la discapacidad señalan que en nuestro país, los diferentes tipos de discapacidad se encuentran en los siguientes porcentajes:

Discapacidad de la movilidad o del aparato locomotor 53%
Discapacidad intelectual 20%
Discapacidad de la comunicación humana o Sordos 18%
Ciegos y débiles visuales 9%.

El Programa de Acción Mundial para las personas con discapacidad, fue publicado por las Naciones Unidas en 1983, dicho documento estimaba, en ese entonces, que en el mundo había 500 millones de personas con discapacidades. Según esta fuente, en la mayoría de los países, por lo menos una de cada diez personas tiene alguna deficiencia física, intelectual o sensorial, y por lo menos el 25% de toda la población sé adversamente afectada por la presencia de la discapacidad.

EI mismo programa indica que, según un estudio realizado por expertos, por lo menos el 70% de las personas con discapacidad vive en zonas donde no se dispone de los servicios necesarios para ayudarles a superar sus limitaciones.

Por ello, en 1994 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución relativa a las "Normas Uniformes sobre la Igualdad de oportunidades para las Personas con Discapacidad", en razón de que en todos los países hay obstáculos que limitan a este sector.

Las normas se constituyen así en un instrumento normativo y de acción, cuyo objetivo es asegurar que las personas con discapacidad tengan los mismos derechos y obligaciones que los demás. Asimismo, se considera que es responsabilidad de los estados tomar las medidas adecuadas para eliminar las barreras y que deben también participar las personas con discapacidad y sus representantes.

El gobierno de México, desde el inicio de la actual administración, determinó en el Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000 los lineamientos generales para la atención de las personas con discapacidad y la creación de una cultura de comprensión, aceptación y respeto de la discapacidad. Estableció que deberá proporcionarse atención integral a las personas con discapacidad, para lo cual es necesario promover medidas eficaces para prevenir, rehabilitar y lograr su participación plena en la vida social y en el desarrollo en igualdad de circunstancias.

IV. LA DISCAPACIDAD EN CIFRAS

Al nivel internacional la importancia de los problemas económicos y sociales de la discapacidad está dada si consideramos que en el mundo hay más de quinientos millones de personas discapacitadas, y que en todas partes se cometen abusos contra sus derechos derivados entre otras cosas de prejuicios seculares.

De acuerdo al análisis de la discapacidad en el mundo, conforme al Dossier Informativo sobre las Normas Uniformes de las Naciones Unidas sobre la Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad, señala que un 98% de las personas discapacitadas que viven en los países en vías de desarrollo no tienen acceso a los servicios de rehabilitación; que hay 20 millones de personas que necesitan sillas de ruedas; que 100 millones de personas padecen minusvalía causada por la mal nutrición; que en ningún país se cuenta con sistemas de transporte accesibles totalmente; que en algunos países el 90% de los niños discapacitados no vive más de 20 años, entre otros datos

En el caso de México, de acuerdo con los Resultados Definitivos Tabulados Complementarios de la Encuesta sobre Discapacidad realizada por el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), esta importancia se refleja en el hecho de que a nivel nacional, de un total de 19,848,319 hogares (100%), 1,915,137 hogares (9.65%) tienen al menos un miembro integrante con algún tipo de discapacidad.

De acuerdo con los informes elaborados por la Subcomisión de Rehabilitación Laboral, Capacitación y Trabajo señalada, del total de discapacitados que tiene registrados, el 53 % lo es de discapacidad locomotora, el 20 % de discapacidad intelectual, un 18 % del lenguaje o del habla, y un 9 % lo es de discapacidad visual. Asimismo, del total de hogares con algún miembro discapacitado el 9.03% percibe entre tres y cinco salarios mínimos, y el 13.78% no percibe ninguno.

Conforme al Sistema Nacional de Información sobre Población con Discapacidad, en el país existían al año pasado 741 asociaciones de personas con discapacidad de las cuales 628, el 85%, manifestaron tener algún registro oficial; 113 equivalente al 15% no lo manifestaron. Las entidades federativas con mayor número de asociaciones son: el Distrito Federal con 114, Coahuila con 78, Jalisco con 65 y Guanajuato con 49.

De las 741 asociaciones registradas en el Sistema, 91 (12.28%) tienen 20 o más años de fundadas, 166 (22.40%) tienen de 10 a 19 años, 143 (19.30%) tienen de.6 a 9 años, 148 (19.97%)d tienen de 3 a 5, y 171 (23.08%) que son la mayoría, tienen menos de 3 años; 22 (2.97%) no especificaron el dato.

Asimismo de las 741 asociaciones, 262 (35.36%) atienden el tipo de discapacidad
visual, 242 (32.66%) la auditiva, 298 (40,21%) la del habla o del lenguaje, 435 (58.70%) la discapacidad neuromotriz, 403 (54.38) la intelectual, y 69 (9.31%) atienden otro tipo de discapacidad, pudiendo atender una asociación varios tipos.

En igual forma los servicios que brindan estas asociaciones son: atención médica 191 (25.77%), rehabilitación física 401 (54.12%), educación especial 432 (58.29%), orientación psicológica 372 (50.20%), capacitación laboral 386 (52.09%), eventos deportivos y recreativos 460 (62.08%), eventos culturales y artísticos 345 (46.56%), y otro tipo de servicio 176 (23.75%), pudiendo una asociación incidir en varios servicios.

Así pues, el rango social de la discapacidad lo podemos valorar si tomamos en cuenta que en México se estima que existen al menos 10 millones de personas con alguna de sus manifestaciones, cifra que, por género, se distribuye 50% mujeres y 50% hombres. Algo muy delicado es que cerca de 2 millones 500 mil personas con discapacidad, son niñas y niños.

Detrás de ese impacto demográfico muy alarmante, tenemos que tomar en consideración que solamente el 24% del total de personas con discapacidad, cuentan con algún empleo e ingreso; el 76% restante es considerado como población inactiva. Lo que constituye una desigualdad profunda que debemos valorar.

En efecto, debemos mencionar que de las personas con discapacidad que no tienen empleo, el 52% no lo tienen debido a su condición, entiéndase por ello, que el mercado de trabajo y la sociedad no los considera aptos para emplearlos. Esto último debe contrastarse con el hecho de que sólo un 30% de las personas con discapacidad no empleadas, realmente está imposibilitada para trabajar, ya sea por problemas crónicos de salud, avanzada edad o incapacidad total; del mismo modo que un 15% vive de sus rentas, al amparo de pensiones o jubilaciones.

De fondo, cabe destacar que de los 10 millones, el 82% depende parcial o totalmente de sus familiares o amigos y el 2% de la caridad y aún de la limosna. Como puede apreciarse, 10 millones de mexicanos en esta condición, implican al 10% de nuestra población y sus efectos se multiplican si consideramos lo que representa en costo de sobrevivencia para las familias.

Ante esta realidad, consideramos que uno de los rasgos más positivos que podemos encontrar en los avances de nuestra cultura social hacia las personas con discapacidad, es existen sentimientos de pertenencia colectiva y auténtica preocupación pública y privada por nuestra población discapacitada

discapacidad

V. MARCO JURÍDICO

"Lo que constituye a un ser humano con limitaciones en un monstruo, no es
simplemente la excepción con relación a la forma de la naturaleza de la especie,
es la gran conmoción que provoca en las regularidades jurídicas"
"La vida de los hombres infames", Michel Foucaul

El desarrollo de la Legislación para personas con discapacidad en México, es un proceso que implica, no solo hablar sobre las Leyes y su contenido. representa, comentar sobre el desarrollo de las personas con discapacidad, sus problemas, sus necesidades y el porque se ha hecho necesario legislar a su favor.

A diferencia de otros países, donde las consecuencias de las guerras o la efectividad de las políticas públicas, han sido factor para un mejor desarrollo de la población con discapacidad, México ha sido testigo de un interesante proceso social. Desde los años 40´s, personas con discapacidad, familiares, profesionales y filántropos, al no encontrar respuestas y solución a sus problemas, empezaron a formar organizaciones sociales para todas las discapacidades con una amplia diversidad de objetivos Actualmente existen en el país cerca de 700 organizaciones sociales de y para personas con discapacidad.

Con varios intentos fallidos en los años 80´s, por unir a las personas y sus organizaciones, en 1990 se formó el Consejo Nacional Ciudadano de Personas con Discapacidad, donde confluyen hoy día una mayoría de las organizaciones sociales. El éxito de este proceso social, motivo un alto sentido de unidad, y la oportunidad para establecer objetivos comunes en beneficio de toda la población con discapacidad.

Hasta principios de ésta década, la atención de las personas con discapacidad, solo sé regia por lo establecido en la Ley General de Salud, la Ley General de Educación y la Ley sobre el Sistema Nacional de Asistencia Social, dirigida a los aspectos de salud, rehabilitación, educación y asistencia social. Sin embargo, quedaban al margen situaciones como la equidad de oportunidades, el empleo, la capacitación, la eliminación de barreras arquitectónicas, el desarrollo social, la obtención de servicios, la recreación, cultura, deporte y el libre tránsito y desplazamiento, entre otros.

Podemos afirmar que de 1990 a la fecha, las reformas jurídicas de carácter federal o estatal, se deben en gran medida, a la constante exigencia y participación de las personas con discapacidad a lo largo y ancho del país, haciéndose escuchar con propuestas muy concretas, sobre las diversas materias que la Legislación debe incorporar y actualizar.

Uno de los primeros logros, consecuencia de ese esfuerzo de unidad, fue la apertura de los Diputados en el Congreso de la Unión en el año de 1992 al presentarse y aprobarse la iniciativa de reforma al artículo 450 del Código Civil para el Distrito Federal en materia común y para toda la República en materia Federal.

Dicha iniciativa, desde 1981 fue promovida con gran intensidad por los padres de personas con discapacidad intelectual, en virtud de que tal artículo, definida inapropiadamente a las personas jurídicamente incapaces de gobernarse a si mismas o manifestar su voluntad por algún medio.

El desarrollo de reformas o promulgación de disposiciones legales, que tienen como finalidad consagrar los derechos de las personas con discapacidad, se han fundamentado en el orden jurídico positivo mexicano, considerando lo establecido por:

· la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos,
· la Declaración Universal de Derechos Humanos,
· la Convención de los Derechos del niño
· El Programa de Acción Mundial para las Personas con Discapacidad
· y las Normas Uniformes sobre la Igualdad de Oportunidades para las Personas con
Discapacidad, entre otros.

Estos instrumentos y acciones, reconocen que las personas con discapacidad no sólo tienen derecho a ejercer la totalidad de sus derechos civiles, políticos, económicos y sociales, consagrados en diversos instrumentos internacionales, sino que además establecen los derechos específicos y las medidas que el Estado debe tomar para que las personas con discapacidad puedan gozar en un plano de igualdad del conjunto de los Derechos Humanos que goza la población en general.

Si bien, la Constitución Política de México consagra por igual derechos a todos los mexicanos, los derechos anteriormente referidos, hoy se plasman en una amplia gama de ordenamientos que comprenden diversas problemáticas de la población con discapacidad y sus familiares. En el año de 1995, por vez primera en la historia contemporánea de México, la problemática de la población con discapacidad es elevada al Plan Nacional de Desarrollo 1995- 2000, con la puesta en marcha del "Programa Nacional para el Bienestar e Incorporación al Desarrollo de las Personas con Discapacidad", como el eje rector de las políticas públicas.

Lo anterior, ha permitido conocer a fondo los problemas, definir mejores programas o acciones y sensibilizarnos de que el marco jurídico nacional o local, necesita constantemente actualizarse a las realidades de la sociedad. Así, se han promulgado en todas las entidades de la República Leyes de Integración Social que comprenden los derechos de las personas con discapacidad, cuyo sentido es articular las responsabilidades del Gobierno y el conjunto de las Instituciones en cada entidad.

Para darnos cuenta de los ordenamientos jurídicos que de 1992 a 1999 se han reformado, mencionamos entre los más importantes los siguientes:

· Código Civil para el Distrito Federal en Materia Común y para toda la República en Materia
Federal.
· Código Civil de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal
· Ley del Seguro Social
· Ley General de Educación
· Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales
· Ley General de Asentamientos Humanos
· Ley de Adquisiciones y Obras Públicas
· Ley de Aeropuertos.
· Ley de Aviación Civil
· Ley Federal de Protección al Consumidor
· Ley Reglamentaria de Servicios Ferroviarios
· Ley General de Bibliotecas
· Ley Federal de Estímulo y Fomento al Deporte
· Ley Aduanera
· Código Penal para el Distrito Federal en Materia Común y para toda la República en materia
del fuero Federal

Además, entre 1995 y 1999 se han reformado para el Distrito Federal:

· Ley del Medio Ambiente
· Ley de Desarrollo Urbano
· Ley para el Funcionamiento de Establecimientos Mercantiles
· Ley de Fomento Económico
· Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos
· Ley de Salud
· Ley de Transporte
· Ley del Deporte

En noviembre de 1998, la Secretaria de Salud emitió la Norma Oficial Mexicana para la Atención Integral de las Personas con Discapacidad.

· En marzo de 1999, la Procuraduría Federal del Consumidor y el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia, firmaron con las organizaciones de y para personas con discapacidad nacionales y locales, el Convenio para la Defensa de los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Actualmente, se encuentran en proceso de estudio y análisis:

· La Iniciativa de reformas la Ley Federal del Trabajo
· La Iniciativa de Ley Federal para Personas con Discapacidad
· La Iniciativa para crear Comisiones de Personas con Discapacidad en los Congresos Locales.

Los retos para la población con discapacidad en México, todavía requieren de un mayor esfuerzo y trabajo, pero sintetizando las aspiraciones del presente y futuro inmediato, donde se vislumbra la posibilidad de lograr que la Comisión Nacional Coordinadora del Programa Nacional para el Bienestar e Incorporación al Desarrollo de las Personas con Discapacidad, sea dotada con personalidad jurídica y patrimonio propios.

A continuación exponemos brevemente las principales estructuras legales mexicanas que conforman el marco jurídico en relación con la discapacidad y sus principales características:

CONSTITUCION POLITICA MEXICANA:

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en el Artículo 5°. "A ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos" y en el Artículo 123 que "Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil, al efecto, se promoverán la creación de empleos y la organización social para el trabajo, conforme a la Ley".

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Ley Federal del Trabajo constituyen el marco jurídico que regula relación de trabajo, aunque, dentro de estas no existen disposiciones específicas que regulen el trabajo de personas con discapacidad o su incorporación a un empleo remunerado.

Todos los trabajadores son iguales ante la Ley, y aunque no se les mencione de manera expresa, las personas con discapacidad, poseen los mismos derechos y tienen las mismas obligaciones que todos los trabajadores. Nuestra Constitución Política en el artículo 123 determina los derechos que tienen los trabajadores que trabajan para un patrón, esto es, que son sujetos de una relación laboral. Con esto se busca darles protección en su empleo y en las condiciones de seguridad e higiene en que éste se desarrolle.

LEY FEDERAL DEL TRABAJO:

En México, la Ley Federal del Trabajo reglamenta el Artículo 123 al establecer los principios bajo los cuales debe regirse la relación laboral. A este respecto, la Ley Federal del Trabajo señala:

· El trabajo es un derecho y un deber social
· No es artículo de comercio.
· Quien trabaja merece respeto en sus derechos y dignidad.
· Debe efectuarse el trabajo en condiciones que aseguren la vida, la salud y un nivel
económico decoroso para el trabajador y su familia.
· No se puede discriminar a ningún trabajador con motivo de su raza, sexo, edad, religión,
doctrina política o condición social.
· Debe darse capacitación y adiestramiento a los trabajadores.

CONDICIONES GENERALES DEL TRABAJO

La Ley Federal del Trabajo dispone que en ningún caso las condiciones de trabajo de un empleado pueden ser inferiores a las fijadas en la propia Ley. La jornada de trabajo es el tiempo durante el cual el trabajador está a disposición del patrón para realizar su trabajo. La jornada de trabajo no puede ser mayor de 8 horas si es diurna; de 7 horas si es nocturna y de 7 % horas si es mixta. Por cada 6 días de trabajo se tiene derecho a disfrutar, por lo menos, de un día de descanso con goce de salario íntegro.

El trabajador que tenga un año de servicio deberá disfrutar de un período anual de vacaciones pagadas, de cuando menos 6 días laborables y que aumentará en 2 días laborables cada año subsecuente de servicio, hasta llegar a 12. Después del cuarto año, el período de vacaciones aumentará 2 días por cada cinco de servicio.

ALGUNAS DE LAS OBLIGACIONES DE LOS PATRONES Y DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

· Cumplir con las normas de trabajo
· Pagar los salarios conforme a la Ley
· Darles un lugar seguro para guardar sus herramientas de trabajo
· Dar buen trato a los trabajadores
· Proporcionar a las mujeres embarazadas la protección que establece la Ley
· Cumplir las disposiciones de seguridad e higiene para prevenir accidentes y enfermedades
en el centro de trabajo

TODO TRABAJADOR TIENE DERECHO A:

· Recibir un salario por su trabajo
· Recibir un aguinaldo anual
· Participar de las utilidades de la empresa
· Recibir capacitación para elevar su nivel de vida, productividad y prevenga riesgos de
trabajo
· Ser incorporado a la seguridad social, ya sea el IMSS o el ISSSTE, según sea el caso, para
obtener atención médica oportuna, así como medicamentos y servicios hospitalarios.
· Comparecer a juicio y ejercitar las acciones correspondientes, sin necesidad de autorización
alguna.

LEY GENERAL DE SALUD:

A su vez, la Ley General de Salud señala en relación con las personas discapacitadas, en su Titulo Noveno lo siguiente:

Articulo 172.- El Gobierno Federal contara con un organismo que tendrá entre sus objetivos la promoción de la asistencia social, la prestación de servicios en ese campo y la realización de las demás acciones que establezcan las disposiciones legales aplicables. Dicho organismo promoverá la interrelación sistemática de acciones que en el campo de la asistencia social lleven a cabo las instituciones públicas.

Artículo 173.- Para los efectos de esta Ley se entiende por invalidez la limitación en la capacidad de una persona para realizar por si misma actividades necesarias para su desempeño físico mental, social, ocupacional y económico como consecuencia de una insuficiencia somática, psicológica o social.

Artículo 174.- La atención en materia de prevención de invalidez y rehabilitación de inválidos comprende:

La investigación de las causas y factores condicionantes de la invalidez;
La promoción de la participación de la comunidad en la prevención y control de las causas y factores condicionantes de la invalidez
La identificación temprana y la atención oportuna de los procesos físicos, mentales o sociales que puedan causar invalidez;
La orientación educativa en materia de rehabilitación a la colectividad en general, y en particular a las familias que cuenten con algún invalido, promoviendo al efecto la solidaridad social;
La atención integral de los inválidos, incluyendo la adaptación de las prótesis, órtesis y ayudas funcionales que requieran, y
La promoción de la educación y la capacitación para el trabajo, así como la promoción del empleo de las personas en proceso de rehabilitación.

Articulo 175.- La Secretaria de Salud establecerá las normas técnicas de carácter nacional en materia de prevención de la invalidez y rehabilitación de inválidos y coordinará, supervisará y evaluará su cumplimiento por parte de las instituciones publicas, sociales y privadas que persigan estos fines

Articulo 177.- La Secretaría de Salud, a través del organismo a que alude el Articulo 172 de esta Ley, y los gobiernos de las entidades federativas coordinadamente y en sus respectivos ámbitos de competencia promoverán, el establecimiento de centros y servicios de rehabilitación somática, psicológica, social y ocupacional para las personas que sufran cualquier tipo de invalidez, así como acciones que faciliten la disponibilidad y adaptación de prótesis, órtesis y ayudas funcionales.

Articulo 178.- El organismo del Gobierno federal previsto en el Artículo 172, tendrá entre sus objetivos operar establecimientos de rehabilitación, realizar estudios e investigaciones en materia de invalidez y participar en programas de rehabilitación y educación especial.

Articulo 180.- La Secretaria de Salud y los gobiernos de las entidades federativas, en coordinación con otras instituciones publicas, promoverán que en los lugares en que se presten servicios públicos, se dispongan facilidades para las personas invalidas

LEY DEL SEGURO SOCIAL:

La Ley del Seguro Social Mexicano rige de igual manera a personas con o sin discapacidad y a patrones que tienen contratados a trabajadores con o sin esta característica. Por error, algunos empresarios creen que las cuotas del Seguro Social van a ser diferentes si tienen contratadas a personas con discapacidad, al respecto conviene comentar que el mismo Seguro Social aclaró esta situación en un documento dirigido a la Confederación Mexicana de Organizaciones a favor de la Persona con Discapacidad Intelectual, A. C. de fecha 7 de julio de 1999 y otro dirigido a los Señores Consejeros del Sector Patronal ante el H Consejo Técnico de fecha 10 de agosto de 1999, en los cuales señala:

"Existe desconocimiento por parte de los empresarios sobre los procedimientos señalados por el Seguro Social ante la incorporación de personal con discapacidad al empleo, persistiendo del temor de un incremento de cuotas por esta razón, sobre el particular, me permito informar a ustedes que de conformidad al artículo 71 de la Ley del Seguro Social, las cuotas que por Seguro de Riesgos de Trabajo deban pagar los patrones se determinan en relación con la cuantía del salario base dei salario base de cotización y con los riesgos inherentes a la actividad de la negociación de que se trate, en los términos que establece el Reglamento para la Clasificación de empresas y Determinación de la. Prima en el Seguro de Riesgos de Trabajo".

El citado dispositivo legal contiene dos elementos a tomarse en cuenta para los efectos señalados:

1) La cuantía del salario base de cotización, y
2) Los riesgos inherentes a la actividad de la negociación.

De lo anterior se desprende que la discapacidad de una persona que labora en una empresa, no tiene ninguna relación con la determinación de las cuotas que ésta cubre por el seguro que nos ocupa. Para evitar siniestros se necesita la organización de comisiones de seguridad e higiene en cada empresa o las medidas para prevenir riesgos de la Ley Federal del Trabajo y el Reglamento Federal de Seguridad, Higiene y Medio Ambiente de Trabajo, o bien la capacitación. Situaciones que nada tiene que ver con la discapacidad. "Por las razones anteriores, se concluye que la empresa que contrate a personas con discapacidad, no se ve en modo alguno afectada por ese hecho, con incrementos de sus cuotas por el Seguro de Riesgos de Trabajo.

Uno de los objetivos es dar a conocer a los empresarios estas disposiciones a fin de que con el espíritu de solidaridad compartido con la clase trabajadora, se dé acceso a ésta, a las personas con discapacidad que tengan aptitudes y preparación suficiente, para desempeñarse laboralmente.

LEY PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD DEL DISTRITO FEDERAL

La Ley para Personas con Discapacidad en el Distrito Federal, publicada en México, en agosto de 1999, representa un conjunto de reformas de las políticas públicas, a favor de la discapacidad, la manera como estas van adquiriendo el carácter de obligatorias y se garantiza la participación de las organizaciones de discapacitados a través de un Consejo Promotor.

Cuando se estructura una ley como la de Personas con Discapacidad en el Distrito Federal, tienen muchas y muy variadas disposiciones relativas que involucran otros ordenamientos jurídicos, citemos solamente un ejemplo: La ley de las Personas con Discapacidad en su Capítulo V, Artículo 15 señala que las construcciones o modificaciones que se realicen deberán contemplar facilidades urbanísticas y arquitectónicas, adecuadas a las personas con discapacidad, por ello, para el mejor cumplimiento de lo dispuesto en dicha ley se hicieron reformas a la "Ley del Desarrollo Urbano del Distrito Federal", en su artículo 3ero, fracción VI, que a la letra dice "La infraestructura y el equipamiento del entorno urbano, los servicios urbanos, así como las acciones de vivienda, construcciones e instalaciones a que tienen acceso el público, deberán cumplir con la normatividad necesaria que permita a las personas con discapacidad orientarse, desplazarse y utilizarlos sin peligro para la vida y la salud".

Debemos señalar que solamente gracias al nivel de presencia continua de las organizaciones de discapacitados ante las representaciones legislativas se han logrado avances importantes en la eliminación de barreras arquitectónicas, en la construcción de rampas, en la instalación de teléfonos pequeños y en la adecuación del sistema metropolitano de transporte para las personas invidentes.

invalidos

VI. DERECHOS HUMANOS DE LOS DISCAPACITADOS

La Declaración Universal de los Derechos Humanos considera "que todos los seres humanos nacen libres y en igualdad de condiciones. También considera que es un ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben de esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades y se esfuercen para que su aplicación sea universal y efectiva".

El logro de la igualdad de oportunidades para todas las personas con discapacidad, sin ningún tipo de discriminación es una contribución fundamental al esfuerzo mundial de movilización de recursos humanos es parte de la democracia e igualdad social por la que luchamos millones de personas en todo el mundo.

La preocupación de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos, se precipitó con el Holocausto y con los horrores de la Segunda Guerra Mundial. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, asevera que los respetos para los derechos humanos y la dignidad son "la base y cimientos de la justicia, de la libertad y de la paz en el mundo". Estos derechos se articulan posteriormente en dos convenios internacionales, uno sobre los derechos económicos, sociales y culturales; y el otro en los derechos civiles y políticos. Junto con la Declaración, estos convenios constituyen el Documento Internacional de los Derechos Humanos, el cual es legalmente obligatorio.

Sin embargo y a pesar de la fuerza legal de estos derechos, no describen la realidad. En muchos países, los derechos humanos han sido asimilados con la libertad de represión de los Estados. Estamos en la mitad de la Década de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en la Educación ( que durará hasta el año 2004), pero cuantos de nuestros Gobiernos llegan tan siquiera a atender sus compromisos internacionales en derechos humanos cuando se trata de políticas domésticas ..

Mientras que aumenta la retórica y el enfoque en asuntos relacionados con la igualdad, todavía existe una gran distancia que separa las palabras de la acción. En 1995, las Naciones Unidas convocaron a la Reunión Cumbre del Mundo para el Desarrollo Social para mejorar "la condición humana". Los temas medulares de la Cumbre, incluían la erradicación de la pobreza y la promoción de "sociedades seguras, estables y justas". Sin embargo una vista retrospectiva de los últimos cinco años, muestra un panorama desolador. Una copia reciente del reporte del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la implementación de los compromisos de la Cumbre, indica lo siguiente:

· El mundo se ha convertido en un lugar con mayores desigualdades, lo mismo dentro que
entre las naciones .
· La desigualdad aumenta en la pobreza, desempleo y en la exclusión social.
· Al centrarse los sistemas de seguridad social en los grupos más vulnerables de la sociedad,
está resultando en una reducción en la solidaridad social, lo cual a su vez está minando el
apoyo político y la asignación de recursos para esos servicios.
· La reducción de los gastos sociales ha traído como consecuencia una reducción en la
capacidad del gobierno para promover la integración social, en esfuerzos tales como:
promoción de la democratización, incluyendo promoción en la igualdad y de los derechos
humanos, así como fórmulas participativas del gobierno y protección social e inclusión de
los grupos vulnerables, tales como una persona con una discapacidad.

Nuestro objetivo en los derechos humanos, no debe ser garantizar derechos especiales para las personas solo en base a su discapacidad, sino más bien asegurar que todas las personas, sin importar su discapacidad o cualquier otro factor, puedan ejercitar plenamente sus derechos como ciudadanos. Para lograr esto, nuestras comunidades deben actuar de tal manera que permitan que todos los ciudadanos participen.

Muchos han argumentado que la promoción de los derechos humanos, especialmente para los grupos tan vulnerables como lo son las personas con una discapacidad, resulta muy costosa y que no puede sostenerse mientras el mundo esté enfrentando la demanda de otras prioridades. Sin embargo es indiscutible la importancia, trascendencia y gran relevancia histórica que guarda la promoción de los derechos humanos de las personas discapacitadas.

El derecho al trabajo.

Sin duda el derecho que más reclaman las personas con discapacidad es el derecho al trabajo, independientemente de la condición socioeconómica, son el grupo social con mayor desempleo. Pero el trabajo no sólo es un derecho, sino una obligación social, de su realización depende la consecución de un nivel digno de vida. Pero sobre todo, el tener un empleo y la posibilidad de progresar en él es el medio idóneo de realización de cualquier persona humana.

En México carecemos de medios legales de protección eficiente en contra de la discriminación. Las leyes laborales protegen fundamentalmente los derechos de quienes tienen trabajo, pero no existen mecanismos eficientes para proteger a los que se les niega trabajo por discriminación. El objetivo de legislar en esta materia es el de garantizar igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad, es decir, no se pretende crear una legislación que otorgue ventajas y consideraciones, ni que les considere a las personas con discapacidad como un sector que debe recibir ventajas y apoyos, sino igualdad de oportunidades.

Pero debemos estar claros que no se puede competir en condiciones similares entre desiguales, como lo ha definido la Organización Internacional del Trabajo "el principio de la igualdad de derechos significa que las necesidades de cada persona tienen igual importancia". Un gran logro ha sido la ratificación, el 11 de diciembre de 1998, del Convenio 159 de la Organización Internacional del Trabajo sobre readaptación Profesional y Empleo a las Personas con Discapacidad, el gran reto es trabajar y legislar lo más pronto posible para que esta ratificación este plasmada en nuestra legislación vigente.

Así, partiendo de la Declaración Universal de Derechos Humanos, producto de la era en que vivimos, muchos hemos emprendido el camino que nos lleva a comprender que tales derechos no son meramente políticos, sino que son esencialmente humanos.

La realidad se vive con la presencia de personas que tienen sus peculiaridades en cuanto a habilidad física o mental, capacidad para comprender idas o realizar tareas, pero nada de ello diferencia a los seres humanos entre sí. Ha sido fácil entender que personas de diferente raza, estatura o peso corporal no son distintas Entre sí; ahora es evidente que se comprenden que existen – entre humanos – otro tipo de características que distinguen a las personas y que se relacionan con la destreza, el intelecto o la apariencia física... pero en esencia, y así lo afirma el Artículo 7 de la Declaración Universal, todos somos iguales entre la ley y tenemos derecho a igual protección de la ley en todo lo relativo a discriminación.

Sin embargo, la historia de marginación hizo que el 7 de junio de 1999 la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) adoptara la "Convención Interamericana para la eliminación de todas las formas de discriminación contra las personas con discapacidad" la que aún debe ser ratificada por los Estados del Continente.

VII. DISCAPACIDAD Y CAPACITACION

El proceso de integración de las personas con discapacidad ha sido difícil y tortuoso por las barreras morales y prejuicios que deben abatirse para lograr su inserción a la sociedad. Sin embargo, mucho se ha avanzado en el campo de la integración laboral de las personas con discapacidad. En algunos países del mundo esto se hace por ley o políticas internas, y en otros por conciencia propia.

Estos avances también se pueden observar en México. Cada vez más empresas públicas y privadas abren sus puertas y contratan a personas con diferentes discapacidades. Sin embargo, el esfuerzo que muchos profesionales realizan por la integración laboral de las personas con necesidades especiales no debe quedar en tan sólo hablar con empresarios, proponerlos para una ubicación y orientarlos para que conserven un trabajo.

Si consideramos que la integración laboral es el fin último de una rehabilitación integral; con el que se logra la incorporación a la sociedad, hay que estar también en el hecho de que las personas que así lo deseen deben tener el derecho de poder desarrollarse y crecer también en este ámbito.

Es difícil pensar que toda persona que es diagnosticada con un estado de Invalidez, que pasa muchas veces por dolorosos procesos quirúrgicos, largas temporadas de rehabilitación, incorporación al sistema educativo o capacitación y finalmente al ámbito laboral, desee quedarse por siempre en un solo lugar.

Algunas de ellas, como muchas personas sin discapacidad sí se conforman con tan solo colocarse, pero otras no, desean seguir superándose profesional y económicamente; y si tienen la capacidad para ello, el hecho de tener una discapacidad no justifica que se le prive de nuevas oportunidades. Algunas empresas si conceden la oportunidad de trabajar y progresar a cualquier persona, con o sin discapacidad, tan solo reconociendo sus capacidades, pero muchas otras, desafortunadamente no actúan de la misma manera.

Definitivamente no estamos de acuerdo con acciones bárbaras, crueles e inhumanas de otras culturas como la griega o espartana que mataban a sus discapacitados por no ser estéticamente perfectos, pero es increíble que aún en el siglo en que vivimos, en el que presumimos de enormes avances culturales realmente no se han erradicado muchas actitudes reprobables que aún hoy en día se siguen practicando, tales como el abandono, el ocultamiento, la segregación, la discriminación, la inequidad, la exclusión y la desigualdad de oportunidades.

Tenemos que aceptar que aún a pesar de la apertura que en la actualidad estamos experimentando prevalecen muchas conductas discriminatorias en lo referente a las posibilidades de participación de las personas con discapacidad en el terreno social, escolar, laboral y otros, pues estas conductas se vinculan con una concepción del sujeto centrada en el déficit producido por causas orgánicas difícilmente modificables, innatas e incurables.

Esta concepción del sujeto con discapacidad ha tenido consecuencias importantes en su desarrollo integral. Desde el momento que los padres reciben el diagnóstico temprano del niño como discapacitado, con sus actitudes y acciones empiezan a tender un cerco que lo aísla de la integración social que todo sujeto necesita para construir las normas que aseguran su interacción a la sociedad.

Desafortunadamente se continúa aplicando el modelo tradicional, el cual se refiere a la actitud mantenida de manera tradicional por la sociedad que asigna un papel de marginación orgánico funcional y social a las personas con discapacidad ubicándolas en un sitio marcado, en un puesto asignado, con plaza permanente entre los atípicos y los pobres, con el denominador común de la dependencia y él sometimiento.

Un recurso muy importante es la misma comunidad que estimula y retroalimenta su comportamiento. La convivencia con un mundo del que ahora esta separado puede brindarle una rica gama de experiencias y oportunidades de reflexión en torno a los problemas propios de la interacción humana. Es en este mundo donde debe aprender a construir vías para satisfacer sus necesidades sin ponerse en conflicto con el orden social, como no van a ser segregados por una sociedad que sigue fielmente el ejemplo de muchos profesionales, médicos, maestros y hasta los propios familiares que practican las formas más finas y sutiles de exclusión.

Para solucionar esto hay que trabajar contra el desconocimiento, los mitos y el miedo, incluso la indiferencia de algunos sectores de la sociedad. Hay que tener en mente que la persona como tal, es un ser que necesita hacerse a sí mismo y operar su propia realización. La persona con discapacidad no es una excepción.

Es también capaz de desarrollar los dinamismos fundamentales del ser humano, actúa creativamente y al superar las condiciones dadas es capaz de tener un conocimiento objetivo de la realidad y llegar a ser libre.

Las personas con discapacidad tienen la dignidad inalienable de toda persona, son esencialmente sociales, su dignidad como la de cualquiera exige que no se les limite en el ejercicio de sus potenciales, pues son capaces de desarrollarse social y laboralmente.

Del adecuado proceso personal depende en gran medida el logro eficiente de su adaptación y superación. Dentro de este proceso las personas con discapacidad desarrollan sus propias capacidades y habilidades. No se puede descartar que una persona con alguna disminución, una enfermedad crónica o alguna discapacidad desarrolle complejos de inferioridad con respecto a las personas sanas. Pero si se cuenta con una meta en la vida, con un proyecto, cualquier persona puede seguir adelante y si se le reconoce como un ser humano, más allá de cualquier etiqueta o categoría permitirá una considerable mejoría en su calidad de vida.

El objetivo no debe ser tan solo el de propiciar oportunidades laborales para las personas con discapacidad. Es responsabilidad de ellas esforzarse por su crecimiento y superación profesional, de los empresarios el reconocer cuándo las habilidades y conocimientos de estas personas puedan llevarlos a un ascenso y también él permitirlo, y de la sociedad en general reconocerlo y apoyarlo.

Este desarrollo no beneficia evidentemente sólo a las personas con discapacidad sino que tiene repercusiones en sus familias, en las empresas, en la sociedad y en la economía nacional. Por ello, el próximo paso es garantizar que dentro de los sistemas de desarrollo laboral con los que cuentan las instituciones y las empresas permitan las mismas oportunidades a todas las personas, con y sin discapacidad. Tratar de alcanzar est

1 comentario - [Megapost] Minusvalia

@juanberd
Muy buena info.
Las empresas grandes tienen la obligación de contratar un cierto porcentaje de personal con capacidades disminuidas. Este porcentaje depende del país donde se encuentre, dependiendo de las normas vigentes del ambito donde desarrolla su actividad.