Oficialmente, ni siquiera existe. Sin embargo, enormes letreros advierten a los visitantes que llegan a su perímetro que se encuentran en un zona militar de acceso restringido, y que podrá hacerse uso de fuerza letal en el caso de que se atrevan a traspasar los límites señalados. No se sabe lo que se realiza en su interior, pero muchas personas afirman haber visto extraños objetos sobrevolando su espacio aéreo. De hecho consideran que se trata de la punta del iceberg de un enorme complejo subterráneo que contendría naves alienigenas, e incluso a extraterrestres vivos.

La base más secreta y (paradójicamente) la más famosa.

El Área 51 debe su nombre a una demarcación administrativa de terrenos públicos que las autoridades del estado de Nevada realizaron a principios de los años 50. Se encuentra ubicado dentro del enorme complejo de la base aérea de Nellis, bajo administración militar, y comprende un total de 155 kilómetros cuadrados de zona desértica. El Área 51 está rodeada por una cordillera montañosa que permite mantener alejadas las miradas indiscretas de lo que se hace allí dentro.

ovnis

En éste mapa podéis observar la ubicación del Área 51, en amarillo. Se encuentra en medio del complejo aéreo de la base Nellis, y tiene como ilustre vecino al oeste el complejo de pruebas nucleares de Nevada, que cuenta con ciudades ficticias, carreteras e incluso 2 areródromos que permiten poder recrear la destrucción qué es capaz de provocar una bomba atómica. Como os podéis imaginar, todo el recinto esta enormemente vigilado.

cia

Durante muchos años, el Gobierno estadounidense negó la existencia de ninguna base militar en el Área 51. Sin embargo, y a diferencia del complejo Nellis, el acceso a la zona está completamente prohibido a los civiles y al tráfico aéreo. Enormes letreros advierten a los visitantes de que si violan el perímetro de la zona incurrirán en un delito federal y podrán ser disparados. Unos guardias de seguridad privados armados con fusiles de asalto vigilan los límites del Área 51, y detienen inmediatamente a cualquier incauto que pretenda traspasar los límites. La evidencia obligó finalmente a la Administración Federal a reconocer en 2003 la existencia de una "instalación militar" en el Área 51. Naturalmente, no entró en detalles.

secretos

Según los ufólogos, el Área 51 contendría naves de tecnología alienigena, entre ellas el supuesto OVNI que se estrelló en Roswell, Nuevo México, en 1947. Uno de los testimonios más famosos en éste mundillo es el de Bob Lazar, un físico que trabajó en el Área 51 con platillos volantes de procedencia extraterrestre, siempre según su versión. No hay ningún dato que avale su supuesto pasado, según el porque "el gobierno lo ha ocultado todo".

area51
Fotografía filtrada a la prensa en 1971, de la que el gobierno estadounidense dijo que se trataba del proyecto de un avión de observación.

La realidad parece sin embargo mucho más pragmática. Es cierto que son numerosos los testimonios que afirman hacer visto extrañas luces sobre el cielo del Área 51, pero ¿Por qué han de ser de procedencia extraterrestre? Muchos analistas consideran que el Área 51 es un campo de ensayo de la Fuerza Aérea, donde se llevan a cabo las pruebas de sus aviones más modernos y en consecuencias más secretos. Es lógico que si una persona viera una aeronave volando de noche a velocidades superiores a Macth 3 (3 veces la velocidad del sonido), pudiera pensar que está presenciando el vuelo de una nave alienigena, sobre todo si está predispuesta a creerlo. Recientemente, varios ex-militares que estuvieron destinados en el Área 51 han roto su silencio, y han confirmado que efectivamente el Área 51 es un campo de ensayo donde durante los años 60 y 70 se probaron multitud de aviones espía, como los OXCART, o el famoso U-2.

Confidencial La base más secreta y (paradójicamente) la más famosa.
OXCART A-12

El 24 de mayo de 1963, Kenneth Collins volaba fuera del espacio aéreo restringido del Área 51 en un avión espía secreto con el nombre clave de OXCART, construido por la Lockheed Aircraft Corporation. Estaba sobre Utah cuando la aeronave falló y tuvo que eyectarse sobre un campo de malezas. Collins recuerda ese día con claridad. “Tres muchachos vinieron hacia mí conduciendo una camioneta. Vieron el avión caído a mi espalda, y se ofrecieron a llevarme hasta él”. Hasta ese momento, y debido al alto secreto que rodeaba al aparato, ningún civil había puesto los ojos sobre el OXCART. “Les dije que no nos acercásemos a la aeronave, que tenía un arma nuclear a bordo.” La historia encajaba bien en el marco de la Guerra Fría, ya que muchas pruebas atómicas se llevaron a cabo en Nevada. La CIA se encargó de encubrir el accidente y, en los registros oficiales, se menciona que un avión F-105 de la Fuerza Aérea cayó en ese lugar.

La CIA también sometió a Collins al suero de la verdad, para ver si no había ocultado nada sobre los hechos relacionados con el accidente. Los muchachos de la camioneta fueron ubicados y obligados a firmar un acuerdo de confidencialidad sobre lo ocurrido. OXCART estaba a salvo. Durante ocho años la CIA había estado trabajando con aviones espía en el Área 51, con la expresa misión de proporcionar herramientas a los servicios de inteligencia para prevenir una guerra nuclear. El reconocimiento aéreo era una parte importante de esta labor preventiva y la base fue una de sus piedras fundamentales. “Pero no siempre se llamó Área 51", dice Edward Lovick, el físico que desarrolló la tecnología stealth. “Nos referíamos al lugar como Paradise Ranch (Rancho Paraíso), para convencer a los hombres que abandonaran a sus familias y fuesen a trabajar al lugar secreto”.

T.D. Barnes se caso a los 17 con Doris, de 16. Para llevar dinero a casa compraba aparatos de TV rotos, los reparaba y vendía a quienes no podían comprarse uno nuevo. Era muy bueno con la electrónica. Fue a la Guerra de Corea, y demostró sus habilidades con los aparatos de radar y la electrónica de los misiles. A los 30 años ya formaba parte de un selecto grupo que manejaba secretos nucleares de alto nivel. “La CIA tomaba un tío que se encontraba en la cumbre de cada campo, y lo llevaba al Área 51”, dice Barnes. “Como medida de seguridad, no podíamos revelar su nombre. Viajábamos en coches diferentes, y teníamos a disposición helicópteros y aeroplanos.” Al recordar esos años, T.D. asegura que eran el grupo más secreto desde el Manhattan Project, el encargado de desarrollar la primera bomba atómica.

En plena Guerra Fría, el secreto era fundamental. A la CIA le convenía que la gente imaginase las cosas más locas sobre Area 51, siempre que no se acercase a la verdad. El OXCART (o A-12), verdadero motivo de todo el secreto, fue un avión monoplaza que voló por primera vez en 1962. Se lo considera el precursor del interceptor YF-12 de la USAF y del avión de reconocimiento SR-71 Blackbird. El A-12 fue diseñado por Lockheed y fue elegido sobre una propuesta de Convair denominada KINGFISH. El programa, aunque fue exitoso, nunca entró en producción y el avión fue rediseñado para convertirse en el famoso SR-71 Blackbird. Aunque muy similar al A-12 original, el SR-71 era 1,5 metros más largo, tenía una carga útil de sensores más pesada y un segundo tripulante que manejaba el equipo de reconocimiento y las cámaras.

ovnis
SR-71 Blackbird

Se efectuaron casi 3000 vuelos de prueba sobre el desierto. Cuando alguien veía pasar uno de estos monstruos a velocidades de hasta MACH 3, casi siempre se convencía de haber visto una nave de otro planeta y la fantasía sobre el Área 51 se iba acrecentando. La CIA, por supuesto, estaba encantada de disponer de una cobertura como esa. Pero la Guerra Fría terminó, y un grupo de ancianos veteranos está comenzando, por fin, a revelar qué es lo que verdaderamente ocurría en ese lugar. Y, como ocurre muchas veces, la realidad es mucho menos excitante que el mito. Señoras y señores, ET no vive en Nevada. Y vaya paradoja: los fanáticos de las conspiraciones ayudaron al gobierno de USA a mantener en secreto lo que verdaderamente importaba.

Fuentes: El País.es, Ariel Palazzesi de Neo Teo.com

Si te gustó el post, tal vez te interese: Ciudad subterránea, de Estados Unidos en Groenlandia



cia