Viaje al Averno: la historia de Orfeo y Euridice

VIAJE AL AVERNO LA HISTORIA DE ORFEO Y EURÍDICE

Viaje al Averno: la historia de Orfeo y Euridice


Orfeo era el músico más extraordinario de todos los mortales y con su canto, deleitaba a todas las criaturas de la naturaleza. El día de su boda con Eurídice, la bella mujer de quien estaba enamorado, cantó mejor que nunca. Todos a su alrededor parecían festejar su amor con la misma alegría viendo a los amantes paseando felices por la verde pradera.

Después de la ceremonia, todos los seres de la naturaleza miraban a la pareja pasearse a través del campo abierto, cuando de pronto Eurídice lanzó un grito y luego cayó al suelo mientras una serpiente venenosa se escapaba por entre la hierba. Orfeo, gritando el nombre de su esposa, trató de abrazarla, pero ya era demasiado tarde. El veneno de la serpiente le había inundado las venas, y su dulce alma había descendido al Averno.

Después de la muerte de Eurídice, Orfeo quedó anonadado por la pena, e incluso los árboles y las fieras salvajes
se lamentaban con él cuando, con cantos, recordaba su pérdida. Así llegó el día en que, no pudiendo soportar más tanta tristeza, decidió partir hacia el Averno en busca de Eurídice.

Un barquero transportó a Orfeo a través del lóbrego pantano del Estigio, ese oscuro río que separa el reino de los
vivos del de los muertos. Luego Orfeo, con una antorcha en la mano, se adentró por regiones profundamente oscuras, plagadas de los ecos de horrendas voces que resonaban a través de paisajes cavernosos en donde flotaban los espectros de los muertos y los fantasmas que allí habitaban.

orfeo


A tientas, por un camino oscuro e inclinado, fue descendiendo Orfeo. A su paso encontró a las Furias de rostros
ajados y enormes cuerpos. Al Cancerbero, el perro de tres cabezas, guardián del palacio de Plutón y Proserpina, quienes son los señores de los muertos.

Cuando Orfeo llegó al brumoso salón del trono y se encontró ante el rey y la reina, se postró de rodillas.

- Bienvenido, Orfeo –dijo Plutón-. Levántate y cántanos las razones de tu presencia.
Orfeo comenzó a tañer la lira, y con su más bella voz, entonó el canto de su perdido amor:

Permitidle volver conmigo.
Tal vez regrese a vosotros.
No me la deis;
Tan sólo prestádmela, os lo ruego.


Mito


Mientras Orfeo cantaba con su dulce voz, lágrimas de hierro corrían por las mejillas de Plutón. Las lágrimas también brotaban de los ojos vacíos de los pálidos espectros y fantasmas. Y las Furias, inclinando sus torturadas frentes, lloraron por primera vez en su vida. Hasta el can de tres cabezas lloró; y lloró también el barquero del río Estigio. Todos dejaron de hacer lo que estaban haciendo para sollozar por Orfeo y Eurídice.
Después de enjugar sus lágrimas, Plutón y Proserpina hicieron llamar a la esposa de Orfeo; pero de nuevo se
humedecieron sus rostros cuando, una vez llegada al salón del trono, y agotada por su fatal herida, exclamó:

- ¡Orfeo, has venido por mí!

Mientras la acercaba a él y escondía su rostro contra ella, Orfeo pudo percibir el perfume dulce de las flores que
aún tenía entretejidas en sus cabellos.

- Eurídice puede volver contigo –dijo Plutón-, pero sólo con una condición: que no voltees a mirarla durante tu viaje de regreso. Debes confiar en que te estará siguiendo. Hasta que ambos no se encuentren de nuevo en la Tierra, no debes mirar hacia atrás, o tu viaje habrá sido en vano.

Orfeo aceptó satisfecho una condición que parecía muy sencilla, y luego de agradecer a los amos del país de los
muertos, comenzó su incursión hacia la tierra a lo largo del escarpado y oscuro camino, mientras Eurídice lo seguía.

viaje


Con la determinación de no mirar hacia atrás, dejó que su esposa pasara al lado del perro guardián de tres cabezas, de las Furias con sus cabelleras se serpientes, y que luego tomara los lúgubres pasajes poblados de espectros y fantasmas.

Cuando el humo de su antorcha penetró el aire profundamente oscuro, y cuando la caverna se llenó de horribles gritos, Orfeo anheló poder mirar hacia atrás para confirmar que Eurídice se encontraba bien; pero, recordando la advertencia de Plutón, contuvo su deseo.

Por último, después de que el barquero lo hubo conducido a través del lóbrego río Estigio, Orfeo divisó un raudal
de luz que penetraba por la puerta del Averno. Esperó hasta haber salido de la oscura caverna de la muerte, y luego se dio vuelta para mirar a Eurídice. Sin embargo, Orfeo había olvidado que, para obedecer la advertencia de Plutón, ambos debían estar fuera del Averno antes de que él pudiera mirarla de nuevo; entonces, en cuanto sus ojos se posaron en el dulce y hermoso rostro de Eurídice, ésta profirió un “Adiós”, y luego desapareció en el negro abismo.

averno


Orfeo corrió en pos de Eurídice, pero espectrales fantasmas le impidieron el paso. Le suplicó al barquero que lo
llevara de nuevo al país de los muertos, pero éste lo hizo a un lado. No hubo nada que hacer; no pudo regresar, ni Eurídice pudo volver a él. Se había internado en el más allá de nuevo, y esta vez para siempre.

Orfeo dejó la orilla del río Estigio y se arrastró hasta lo más alto de una verde colina azotada por los vientos, y allí
lloró y se lamentó.

Pero sus lamentos pronto se fueron convirtiendo en bellos y lastimeros cantos. Y he aquí que, a medida que iba
cantando, los árboles se le iban acercando: un roble de robustas ramas cargadas de bellotas, un sauce que crecía junto al río, un resplandeciente abeto plateado, un arce rojo, un limonero, un laurel y un tilo. Todos estos árboles protegieron a Orfeo del áspero viento y de los rayos ardientes del sol, mientras oían su triste y hermoso cantar.


-

1 comentario - Viaje al Averno: la historia de Orfeo y Euridice