“Si alguien trata de aprovecharse del 30 aniversario de la guerra de las islas, defenderemos robustamente nuestra posesión", dijo el embajador británico ante Naciones Unidas. Timerman formalizó la denuncia.

El embajador británico ante las Naciones Unidas, Lyall Grant, admitió hoy la presencia de armas nucleares en Malvinas, advirtió a la Argentina en caso de que pretenda "aprovecharse" del aniversario del próximo 2 de abril para una aventura militar y criticó al país por haber reformado la Constitución nacional en 1994 con un capítulo acerca de su soberanía sobre las islas.

"Nosotros no queremos agravar la retórica pero si alguien trata de aprovecharse del 30 aniversario de la guerra de las islas, obviamente defenderemos robustamente nuestra posesión", advirtió el diplomático británico, al salir al cruce de la denuncia ante la ONU hecha esta tarde por el canciller argentino, Héctor Timerman (ver Argentina presentó la denuncia y la ONU pide evitar la tensión).

Consultado sobre la denuncia argentina sobre la "militarización" del Atlántico Sur y la presencia de armas nucleares en la zona, el diplomático británico la admitió al explicar que "nada ha cambiado" en cuanto al poderío militar, de la presencia después de la guerra de 1982.

"Nosotros no comentamos sobre la disposición de armas nucleares" pero "es conocido que hay submarinos en patrulla en todo el mundo" de bandera británica, afirmó.

"Con respecto al tema nuclear nada ha cambiado en la postura de defensa británica de la islas", agregó el diplomático británico, quien salió al cruce de la denuncia realizada por el canciller argentino, Héctor Timerman, por la "militarización" de ese país en el Atlántico Sur.

El embajador británico señaló que "lo que cambió fue al política argentina" y sorprendió al criticar al país por "cambiar de manera hostil" la Constitución Nacional en 1994, cuando le dedicó un artículo a los derechos soberanos sobre las islas Malvinas.

"Cuando cambiaron la Constitución lo hicieron de una manera muy hostil, porque consideraron que es un deber de la Argentina conseguir la soberanía de las islas. Cambiaron la Constitución para incluir que es un deber obtener la soberanía sobre un territorio sobre el que nunca han tenido soberanía y donde hay varias generaciones de isleños", agregó.

No obstante, aclaró que "no estamos amenazando a nadie. La postura militar es defensiva. El único cambio se dio en 1982 en que las islas no estaban suficientemente defendidas. El despliegue militar es algo rutinario. No se puede saber donde se encuentran los submarinos nucleares. Por la disuasión hay submarinos en todas partes y yo no sé donde están", dijo el embajador al confirmar la presencia nuclear en el Atlántico Sur.

Acerca de la exploración de petróleo en el archipiélago, Grant aseguró que "los habitantes de las islas tiene derecho de explotar los recursos y no va a ser para beneficio de Gran Bretaña, sino para los de Falkland (Malvinas)".


Gran Bretaña admitió presencia de armas nucleares en Malvi