El tebeo español se presenta en el país del manga

El tebeo español se presenta en el país del manga

El tebeo español se presenta en el país del manga
España es el país invitado en la Feria Internacional del Libro de Tokio.
Allí se están dando cita autores nacionales de renombre y se están mostrando las últimas novedades del mundo editorial.
Sin duda, está destacando el cada vez más laureado cómic español.
España aterrizó como país invitado en la Feria Internacional del Libro de Tokio, donde se dieron cita autores nacionales de renombre y se mostraron las últimas novedades del mundo editorial, en el que destaca el cada vez más laureado cómic español.
El príncipe Akishino, hijo del emperador de Japón, junto con su esposa y los escritores Carmen Alborch, Julio Llamazares, Fernando Sánchez Dragó, Alfredo Gómez Cerdá, Isabel Coixet y Santiago Pajares estuvieron en la inauguración del 'estand' español, uno de los mayores de una feria que también pone acento en el e-book.

Los autores, que ofrecerán conferencias en el 'Día de España' que se celebrará este sábado, son la gran apuesta española junto con la colección exhibida en el pabellón, que va desde los últimos Premios Cervantes y Premios Nacionales hasta volúmenes de arte o libros infantiles y juveniles.

La mayor feria de Asia

Esta es la primera vez que España acude como el país invitado en la Feria Internacional del Libro de Tokio, la mayor de Asia y que este año llega a su décimo octava edición con la presencia de más de 985 expositores y unos 85.000 profesionales del sector.

El director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Rogelio Blanco, explicó que la presencia de la industria editorial española, la cuarta del mundo, en la feria de Tokio es "una apuesta necesaria en un mercado de la calidad y la envergadura del japonés".

El cómic español saca pecho

Dentro del nutrido catálogo que la caseta española exhibirá en el certamen, hasta el próximo día 10 de julio, destaca el cómic español, cada vez más apreciado y traducido en todo el mundo.

En el último año el área que más ha crecido es claramente la del cómic"En el último año el área que más ha crecido es claramente la del cómic", explicó Blanco, que alabó también el talento que muestran los autores "jóvenes y no tan jóvenes" en España, muchos de los cuales tienen sus obras en la estanterías de la feria.

Recordó además que esta "explosión" de la historieta española ha supuesto que en 2012 España sea el invitado de honor en el Salón de Angulema (Francia), la feria de cómic más importante del mundo.

El pabellón presenta además la exposición Héroes del Cómic Europeo, que introduce a los lectores nipones creaciones populares del viejo continente publicadas con éxito en España y que van desde Modesty Blaise, de los británicos Peter O'Donnell y Jim Holdaway, hasta Lucky Luke, del francés Morris.

También se incluyen clásicos del tebeo español como El capitán Trueno, Mortadelo y Filemón o Makinavaja, y personajes de creación más reciente como Titán, el tragicómico superhéroe que protagoniza El vecino, aplaudido cómic de Santiago García y Pepo Pérez.

El director general del Libro se mostró convencido de que el tebeo español es capaz de penetrar en un mercado tan duro como el japonés, dominado casi exclusivamente por el manga de producción nipona.

En ese sentido, puso como ejemplo la medalla de plata del Premio Internacional de Manga que recibió en Tokio el barcelonés Enrique Fernández en 2010 o el éxito de la obra Arrugas, de Paco Roca, traducido a una veintena de idiomas, incluido el japonés, y ahora adaptado al cine.
Info Extra
La historieta, tebeo o cómic español es una de las tradiciones de historieta más importantes a nivel europeo, gozando de sus años dorados en los años cuarenta y cincuenta, además de un boom entre finales de los 70 y mediados de los 80.1 Por lo demás, ha sufrido la estrechez e incluso crisis de su mercado, como en la actualidad, donde su facturación no llega al 6% de la producción editorial del país, y sólo alrededor de un 10% de ella cuentan con autoría y producción autóctona.2
Históricamente, sus mayores centros de producción han sido Barcelona, Valencia y Madrid, por este orden,3 aunque muchos de sus dibujantes han tenido que trabajar para el extranjero.4 5 Carente de las ayudas públicas de que gozan otras artes icónicas como el cine,6 se puede decir, como el crítico Jesús Cuadrado, que "lo casual es condición sine qua non para que la Historieta, la Historieta española, se manifieste y sobreviva".7
En su trayectoria se inscriben revistas tan emblemáticas como Cairo, Chicos, En Patufet, Jaimito, El Jueves, Madriz, Pulgarcito, TBO, El Víbora o Trinca; series como El Capitán Trueno, Cuto, Makinavaja, Makoki, Mortadelo y Filemón, Pumby, Torpedo 1936 o Zipi y Zape, y autores como Josep Coll, Mauro Entrialgo, Carlos Giménez, Miguel Ángel Martín, Max, Miguelanxo Prado, Daniel Torres o Manuel Vázquez, incluyendo a pioneros como Apel·les Mestres. Cuenta con un Premio Nacional del Cómic y su evento más importante es el Salón Internacional del Cómic de Barcelona.
Denominaciones

En España, a la historieta se la ha llamado también tebeo. Dicho término, puramente local, tiene su origen en la revista TBO, y designa sobre todo a la publicación que contiene historietas,8 siendo consagrado su uso en la edición de 1968 del Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española.9 Además de historietas, el tebeo de la postguerra española recogía "material diverso destinado genéricamente a la infancia" como concursos, juegos recortables, pasatiempos, secciones instructivas, etc.10
A mediados de los años 70, una parte del medio empezó a defender el uso del término de origen anglosajón comic (escrito al principio sin tilde) para potenciar una historieta de grafismo más realista, pretensiones esteticistas o experimentales y temas considerados más adultos, con abundantes dosis de erotismo, en detrimento de la más habitual en la postguerra, que se dirigía preferentemente a un público infantil.11 Como explica el historietista Carlos Giménez:
Por aquellos días, el término cómic, recién acuñado por los snobs, empezaba a desbancar la palabra tebeo acuñada por el uso, la historia y los lectores. Mucha gente en nuestro mundillo editorial repetía la palabra cómic sin saber muy bien lo que exactamente quería decir.12
El nuevo término se extendió con rapidez, llegando a aparecer en la denominación de los eventos de historieta que surgían por el país. A pesar de ello, las últimas revistas del boom del cómic adulto en España (Cairo y Madriz) y otras más recientes, como Viñetas intentaron recuperar el término tebeo, o variaciones del mismo, como neotebeo, puesto que como afirma Joan Navarro en el editorial del primer número de esta última revista: "Nosotros no estamos dispuestos a renunciar a nuestras palabras siguiendo el papanatismo vergonzante que ha imperado en las décadas precedentes".13
ndustria

Desde la aparición del primer tebeo, "Dominguín", en 1915, Barcelona ha sido la principal productora de los mismos. Esto se atribuye a causas económicas, así como a su mayor disponibilidad de artistas (los cuales trabajaban ya para otros semanarios) y a su carácter más "europeo" en comparación con otras ciudades.14 Bien es cierto que Madrid produce tebeos de calidad, como "Chiquilín" (1924), "Pinocho" (1925) o "Macaco" (1928), pero también más minoritarios.15
Durante las dos primeras décadas del siglo pasado, sin embargo, la distribución se limitaba a la región de procedencia, siendo bajas las tiradas:16
Año Revista Nº ejemplares
1917 TBO 9000
1922 La Alegría Infantil 5000
1927 Crispín 5000
Es en los años 30 cuando se populariza por fin el medio,16 logrando "TBO" una tirada de 220.000 ejemplares en 1935. Muchas de las empresas, sin embargo, nunca dejaron de ser familiares, como testimonian sus propios nombres: Bruguera, Calleja, Marco, Parent, Vives.17
Durante la Guerra Civil, muchas editoriales desaparecieron, mientras que otras se subordinaron a los intereses partidistas en lugar de los comerciales.18 Hubo sin embargo una relativa abundancia de papel, merced a las importación desde Alemania, lo que permitió tiradas de más de cien mil ejemplares.19
Entre 1940 y 1950, la precaria situación económica obligó a recurrir a cupos de papel, llegándose a usar el original como "el cliché directo que iba a la imprenta".20 Además, la mayoría de los tebeos no consiguieron autorización como publicación periódica, lo que les obligaba a renovar continuamente su permiso de edición y a no incluir la numeración, la fecha ni idéntico título en la portada.21 Sólo a partir de 1946, los tebeos comerciales empezaron a mejorar su periodicidad,22 desarrollándose un auténtico mercado nacional, en el que vuelven a dominar los productos barceloneses, más comerciales.23 Durante los años cincuenta sus editoriales más importantes fueron Bruguera, Cliper, Hispano Americana de Ediciones y Toray.24
A finales de los años 50, el aumento de la capacidad adquisitiva permitió que las editoriales pudiesen empezar a desdoblar sus publicaciones, lanzando varias revistas dirigidas a un mismo público con la garantía de que lograrían compradores.25
Según el padre Jesús M. Vázquez, Secretario General de la Comisión de Información y Publicaciones Infantiles y Juveniles, a mediados de los años 60 se vendían anualmente más de 85 millones de ejemplares (78 de autoría nacional) de unos 100 títulos de revistas infantiles.26 Entre 1969 y 1970, la difusión media de una revista femenina como "Lily", alcanzaba los 42.430 ejemplares por número.27
En 1973, las principales revistas tenían las siguientes tiradas: 35.000 ejemplares, Jaimito; 40.000, Pumby; 150.000, TBO, y 240.000, Pulgarcito.28 Un año después, la tirada conjunta de los 76 tebeos editados al mes en el país era de, aproximadamente 7.030.000 ejemplares mensuales.29
En 1976, se editaban ya 80 tebeos, de los cuales sólo "veinticuatro publican material español específicamente producido para ellas, y aun así, en una proporción del 40% del total de la revista, dejando el resto o bien para material extranjero o bien para material español antiguo".29 Debido a ello, la mayoría de profesionales españoles, unos 250, trabajaban para el extranjero.30 31
En 1981, el sector del cómic produjo ocho millones de ejemplares, exportando cuatrocientos millones de pesetas en derechos de autor.32
A partir de la década de los 90, pueden consultarse los sucesivos informes del Comercio Interior del Libro en España, de los que se ha extraído la siguiente información:33
1990 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007
Títulos editados 752 500 457 581 334 574 1.070 1.139 1.220 1.582
% de títulos (respecto al sector editorial español) 1,4 0,9 0,8 1 0,5 0,9 1,6 1,6 1,8 2,2
Ejemplares producidos 8.529.000 4.955.301 4.177.269 4.011.893 2.495.909 5.424.539 13.883.540 12.016.000 21,11
% de ejemplares (respecto al total del sector editorial) 3,2 1,7 1,6 1,5 0,9 2 2,9 4,3 3,6 5,9
Tirada media 11.340 9.911 9.139 6.901 7.484 9.448 8.347 12.187 9.849 13.344
Índice tirada media (Total=100) 196,3 205,8 159,7 169,2 223,6 182,3 263,8 200,9 243,7
Nº Títulos en catálogo 3.596 3.500 2.741 1.908 1.998 2.550 2.771 3.212 3.233 4.417
% Títulos en catálogo (resp. total sect. editorial) 1,6 1,6 1,5 1,1 0,7 0,7 0,9 0,9 1,0 0,9 1,2
Cifras de facturación (mill. €) 80 104 138,18 124,15 111,47 94,06 88,278 96,653 98.785 83,03 77,05
% de facturación (respecto al total del sector editorial) 3,2 3,4 4,4 5,7 4,9 4,3 3,5 3,2 3,4 3,4 2,8 2,5
Ejemplares vendidos 8.439.782 11.644.900 9.257.660 6.158.344 7.881.700 6.543.000 6,16
Precio medio 9,58 11,40 13,20 8,08 9,54 15,69 12,53 12,69 12,51
Según apuntaba en 2009 Julio Martínez 'Mart', vicepresidente de la Asociación de Autores de Cómic de España (AACE), las tiradas serían todavía menores: "Una media de 2.000 el de tapa dura y de 5.000 si viene de fuera o ya tiene un éxito detrás", volviéndose "ridículas si las comparas con Francia u otros países".34 34 La mayor cantidad de novedades se concentra en torno a las Navidades y el Salón Internacional de Barcelona.34
Según el tamaño de las empresas, los títulos editados se reparten de la siguiente forma:
PyME 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Grande (Más de 18.000 mill. €) 367 201 148 211 129 362 402 581
Mediana (De 2.401 a 18.000 mil €) 20 6 77 532 455 516 773
Pequeña (hasta 2.400.000 euros) 70 374 186 286 409 323 302 228
Sigue ahora un gráfico con los porcentajes de venta en sus diferentes canales de comercialización, basada en las mismas fuentes:
1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Cadenas de librerías 3,4 3,8 7,4 9,6 5,9 5,2 7,3 10,2 10,4
Correo + Club del Libro + Internet + Suscripción 22,1 22,1 9,7 10,0 15,4 22,1 17,3 13,2 5,3
Crédito + Venta telefónica 22,3 19,9 19,1 17,1 18,3 14,3 12,5 7,6 2,7
Hipermercados 3,4 3,1 7,4 14,9 4,9 4,6 8,5 4,7 5,0
Librerías 4,7 4,0 10,0 23,7 8,9 7,6 9,1 21,1 21,2
Quioscos 38,2 36,7 43,2 24,0 37,4 35,4 41,8 43,2 54,5
Resto canales 5,9 10,5 3,2 0,7 9,0 10,7 0,7 0,1 0,8
Hay que sumar, a este respecto, el número de ejemplares prestados en las bibliotecas. En una red de bibliotecas como la de Barcelona se pasó de 264.305 e 2004 a 288.679 en 2005, "lo que supone un incremento del 8,4 por ciento."35
Sigue ahora un gráfico con el número de títulos producidos por Comunidad Autónoma:
1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Andalucía 1 1 11
Cataluña 416 535 261 462 962 1.035 1.142 1.359
Galicia 2 4 7
Madrid 15 26 47 88 89 81 23 146
País Vasco 12
Valencia 24 20 26 25 19 17 54 47
Según su procedencia y atendiendo a los datos de Breixo Harguindey para AACE, el material editado se distribuye de acuerdo a los siguientes porcentajes:
1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Española 9,7 12
Resto de Europa 15
Estadounidense 59 53 45 46 39 47
Japonesa 31,8
Según los datos del Anuario de Glénat, en 1993 se publicaron 116 títulos (libros o álbumes) de autores españoles.36
El soporte más habitual es el libro en papel (95,0% en 2007).

1 comentario - El tebeo español se presenta en el país del manga

@Death-carioca +1
¡Y cómo no!¡Francisco Ibáñez en la primera imágen,creador de Mortadelo y Filemón,uno de los cómics más vendidos y famosos de la historia!