Cuidados de limpieza de la cara
Lavamos la cara con agua bien caliente y terminamos con paños fríos. Esto refresca la cara y le da un fulgor de salud. Después de esto, hacemos toda clase de muecas con la cara recordando siempre que los ejercicios faciales ayudan a la perfección. De esa forma rebajamos mejillas fláccidas y llenamos las hundidas.

FRENTE LISA
Ejercicio 1 Coloca la cara anterior de los dedos meñique, anular y medio en la parte superior de la frente. Contrae los músculos de esta zona y para saber que lo haces bien notarás que los dedos suben y bajan. Repite el ejercicio 20 veces.
Ejercicio 2 Para evitar el ceño fruncido pon las yemas de los dedos de cada mano sobre cada una de las cejas (la mano derecha sobre la ceja derecha, la mano izquierda sobre la ceja izquierda) cubriéndolas completamente. Presiona hacia abajo sin estirar la piel e intenta, al mismo tiempo, subir y bajar las cejas. Repite 10 veces.

PATAS DE GALLO Y PÁRPADOS HINCHADOS
Ejercicio 1:Cierra los ojos y coloca los dedos índice sobre el final de las cejas derecha e izquierda respectivamente mientras apoyas los pulgares en el exterior de los pómulos. Abre los ojos y con los dedos estira bien la piel hacia atrás. Inspira aire y al soltarlo intenta cerrar los ojos; ya verás como no podrás porque estás sujetando los párpados. Repite 10 veces.
Ejercicio 2: Rotamos los ojos hacia arriba, abajo, izquierda y derecha. Realizamos unas 20 repeticiones. Descansamos y repetimos la serie cuatro veces más.

TONIFICACION DE LOS OJOS
La gimnasia localizada que renueva su mirada. Este ejercicio permite disminuir las bolsas que se encuentran debajo de los ojos; corregir las ojeras; fortalecer los párpados; aumentar la circulación; descongestionar y dar brillo a la mirada.
Se realiza colocando los dedos mayores en el entrecejo y el índice en el lado exterior de los ojos. Luego hay que cerrar los ojos y levantar los párpados.
La serie debe repetirse 10 veces hasta sentir cómo laten los músculos externos de los ojos. Una variante consiste en cerrar los ojos con fuerza y sentir cómo laten los músculos, contando hasta treinta. Esta tonificación es muy útil para que el párpado superior no caiga y el ojo parezca más pequeño.

SIN BOLSAS NI OJERAS Con los ojos abiertos, apoya los dedos índice derecho sobre el párpado inferior derecho e índice izquierdo sobre el párpado inferior izquierdo. Inspira aire y al soltarlo intenta cerrar los ojos mientras los dedos se oponen al movimiento sujetando la piel hacia abajo. Haz 10 repeticiones.

PÓMULOS DEFINIDOS
Ejercicio 1: Pon las palmas de las manos sobre las mejillas para que puedas notar cómo aprietas las mandíbulas. Inspira aire y al soltarlo lleva los labios hacia adelante lo máximo que puedas mientras que las manos presionan los músculos de las mandíbulas hacia atrás. Mantén el gesto unos segundos, relaja y repite 5 veces.
Ejercicio 2 :estos son unos ejercicios faciales ideales para moldear las mejillas y los pómulos. Cerramos bien la boca, soplamos, y llenamos la cara cuanto podemos con aire de manera que las mejillas se inflen. Echamos la lengua hacia la mejilla derecha y luego hacia la izquierda. Durante 5 segundos Repetimos 15 veces.

LABIOS VOLUMINOSOS Y SIN ARRUGAS
Ejercicio 1 Coge con los pulgares el interior de las comisuras de los labios. Inspira aire y al soltarlo intenta pronunciar la letra O y cerrar los labios sin soltar los dedos. Repite 5 veces
Ejercicio 2 Pon los dos pulgares debajo del labio superior en la zona central (las uñas han de mirar hacia abajo pero sin tocar la encía). Inspira aire y al soltarlo presionas el labio contra los pulgares. Repite 10 veces.

PAPADA
Ejercicio 1 Con la mano derecha abierta, con los dedos pulgar e índice formando una L, estiramos la papada hacia atrás y hacia el cuello. Repetimos el movimiento varias veces.
Ejercicio 2 Para mantener un cuello estilizado, con la cabeza bien recta y mirando al frente, inspira aire y a medida que sueltas el aire, estira el cuello hacia arriba y luego lo giras hacia un lado tan atrás como puedas. Relaja y repite lo mismo hacia el otro lado. Repite el ejercicio 5 veces por lado.
Ejercicio 3 Pon los dedos de una mano en un lado de tu garganta y el pulgar en el otro lado. Haz movimientos circulares rápidos arriba y abajo de la garganta. Repite el ejercicio 10 veces con cada mano.
Ejercicio 4
1- Acuéstate boca arriba
2- Relájate y relaja los músculos del rostro
3- Despacio levanta la cabeza hasta que la barbilla toque el pecho
4- Poco a poco ve bajando la cabeza hasta regresar a la posición ideal
Repite 8 veces y ve aumentando el numero poco a poco hasta alcanzar 40 repeticiones.
Ejercicio 5
1- Siéntate en una silla con respaldo firme
2- Trata de relajar el rostro
3- Poco a poco inclina la cabeza hacia atrás hasta que puedas ver el cielo raso o hasta que sientas tensión en la barbilla.
4- En esta posición extiende la mandíbula inferior hacia el frente lo mas que puedas
Has 8 repeticiones y ve aumentando hasta alcanzar 40
Una variante de este ejercicio es en lugar de extender la mandíbula trata de enviarle besitos al techo.
Ejercicio 6
1- Siéntate cómoda en una silla con respaldo firme
2-Mueve la cabeza despacio hacia la derecha
3- Pon la punta de la lengua en el paladar y con esta (la lengua) presiónalo 10 veces
Repite al lado izquierdo
EJERCICIO 7: Comprimir nuestra lengua sobre el cielo del paladar por intervalos de seis a ocho segundos. La presión debemos hacerla con la punta de nuestra lengua. Realizaremos este ejercicio entre 10 y 15 veces al día.
EJERCICIO 8: Consiste en describir círculos con la lengua, dentro de la boca. Los círculos se efectuarán teniendo la boca cerrada y las dos mandíbulas juntas. Describiremos círculos como las agujas del reloj. Efectuar de 10 a 15 repeticiones en cada sentido, tres veces al día
Ejercicio 9: Estando en la posición indicada, inicia un movimiento de masticación. Sentirás los músculos que trabajan del área del cuello y de la garganta - los resultados te sorprenderán. Repite 20 veces.
Ejercicio 10 Manteniendo la posición forma ahora con tus labios juntos un beso y estira el beso, como si intentaras besar el techo. Mantén así los labios mientras cuentas hasta diez, a continuación relájalos y levanta de nuevo la cabeza hacia su posición normal. Repite el ejercicio 5 veces.
Ejercicio 11 En la posición anterior, saca ahora la lengua e intenta tocarte la barbilla con ella mientras cuentas hasta 10. Levanta ahora la cabeza y llévala a su posición normal. Repite 5 veces
Ejercicio 12 El movimiento siguiente consiste en poner tu labio inferior encima del superior todo lo arriba que puedas, cuentas hasta 5 y luego recupera la posición de natural de la cabeza. Repite el ejercicio 5 veces.
Ejercicio 13 En este ejercicio te has de echar sobre la cama con la cabeza colgando boca abajo sobre el borde. Levanta lentamente la cabeza hacia atrás y mantenla en esta posición mientras cuentas hasta diez. Relaja y baja ahora la cabeza. Repite 5 veces.
Ejercicio 14 Sentada y con la cabeza en posición normal, abre la boca, empuja el maxilar inferior hacia adelante y cuentas hasta diez. Relaja y repite el ejercicio 5 veces. Estos ejercicios son sólo unos ejemplos extraídos de distintas fuentes. Espero que te sean beneficiosos y los practiques a diario independientemente de tu edad.