La filosofía antigua, medieval, moderna, contemporanea

Filosofía antigua
Si hubiera que buscar un rasgo distintivo de la filosofía antigua tendríamos que señalar, probablemente, la preeminencia del objeto. En el punto de partida de la reflexión filosófica se encuentra, desde Tales de Mileto, la aceptación de que existe algún tipo de realidad "objetiva" a la cual ha de ceñirse el conocimiento. Dicha realidad puede consistir en un elemento físico, material, como ocurre en la Escuela de Mileto y, en general, entre todos los filósofos presocráticos, (incluyendo el "número" de los pitagóricos, quienes al parecer lo concebían como una entidad material); o puede consistir en un elemento inmaterial, como las Ideas de Platón.

En efecto, pero sea como fuere, la búsqueda del "arjé", de la primera causa objetiva de la realidad, determinará las subsiguientes interpretaciones de lo real. Todos los demás problemas filosóficos estarán, de alguna manera, subordinados a este. El cambio de orientación en la investigación filosófica que impondrán los sofistas, dirigiendo sus investigaciones hacia al lenguaje, el ser humano y la sociedad, no altera la predisposición a aceptar "ingenuamente", como se ha señalado en numerosas ocasiones, la existencia de una realidad objetiva, independiente del ser humano que la piensa, y a la que ha de ceñirse todo lo existente, incluido el pensamiento mismo. Sin duda alguna, la historia de la Filosofía comienza con el filósofo y matemático griego Tales de Mileto, en el siglo VI a.C.

La primera etapa (Filosofía Antigua) abarca desde el siglo VI a.C. hasta la irrupción del cristianismo en el Imperio Romano —la cual, dado que fue gradual y progresiva, no puede ser fechada de modo preciso, pero se ubica entre los siglos II y IV—. Esta etapa se caracterizó por la actitud de asombro de los pensadores ante la Naturaleza. Los antiguos creían que el mundo existía desde siempre y que tanto los dioses (inmortales) como los hombres (mortales) formaban parte de él. Los dos filósofos más destacados de esta época fueron: Platón (427-347 a.C.) y Aristóteles (384-322 a.C.). A ellos deben sumarse los presocráticos (Heráclito, Parménides, Pitágoras, etc.), el propio Sócrates, los sofistas (Protágoras, Gorgias, etc.), los epicúreos y los estoicos, entre otros.

Se puede decir, que la Filosofía, existían influencias y relaciones de aprendizaje entre los pensadores, se constituye así una tradición filosófica, la primera fase se conoce como Pensadores Presocráticos, se divide en tres periodos:

Período innovador: se proponen tesis brillantes y audaces, no siempre sometidas a crítica sobria.

Período de puesta a prueba: las aspiraciones audaces se encuentran amenazadas por un enemigo penetrante y afecto a la pura razón.

Período de consolidación: los pensadores, sensibles a la fecundidad de las hipótesis y al poder de la razón probaron edificar sistemas de pensamiento apoyados en la imaginación y la experiencia. Cabe decir, que estos pensadores buscaban describir y explicar el mundo natural. Comprenden investigaciones como la astronomía, meteorología, mineralogía, botánica, zoología y antropología (explicación de los aspectos sociales, culturales y políticos de la vida humana). También estudian problemas generales muy filosóficos, como la explicación del comienzo del universo y su desarrollo, su constitución fundamental, elementos y principios.

Además, los presocráticos descubrieron la idea misma de la ciencia y de la filosofía. Consideraron al universo y la naturaleza de una manera racional, como un todo ordenado y sistematizado cuya historia podía describirse y explicarse y cuyas partes constitutivas podían estar comprendidas en teorías sintéticas y sometidas a ellas.

En esta filosofía, el universo no son caos: bajo la pluralidad y capricho aparente de su estructura se oculta una unidad fundamental. Además, la unidad de su estructura y su regularidad no se explican por medio de una voluntad divina: los physikoi no negaron la existencia de dioses pero los transformaron, las funciones de las divinidades se naturalizaron concebidas como acontecimientos internos de la naturaleza y no como intervenciones externas de una fuerza divina. Al ser la naturaleza una totalidad que manifiesta los caracteres de un sistema, sus principios deben estar organizados de manera sistemática e integrada. La naturaleza se nos muestra en toda su pluralidad, pero sus elementos son poco numerosos; más allá de la multiplicidad de acontecimientos se hallan un pequeño número de principios de movimiento y de modalidades de transformación. Asimismo, los presocráticos crearon conceptos claves: concepto de universo (kosmos), todo lo que existe. Kosmos: ordenar, clasificar y también ornamento, decoración; el universo debe ser una estructura ordenada (y como tal, explicable) y decorada (elegante). En ese sentido, si la filosofía antigua había tomado la realidad objetiva como punto de partida de su reflexión filosófica, y la medieval había tomado a Dios como referencia, la filosofía moderna se asentará en el terreno de la subjetividad. Las dudas planteadas sobre la posibilidad de un conocimiento objetivo de la realidad, material o divina, harán del problema del conocimiento el punto de partida de la reflexión filosófica. Son muchos los acontecimientos que tienen lugar al final de la Edad Media, tanto de tipo social y político, como culturales y filosóficos, que abrirán las puertas a la modernidad, y que han sido profusamente estudiados.

En lo filosófico, el desarrollo del humanismo y de la filosofía renacentista, junto con la revolución copernicana, asociada al desarrollo de la Nueva Ciencia, provocarán el derrumbe de una Escolástica ya en crisis e impondrán nuevos esquemas conceptuales, alejados de las viejas e infructuosas disputas terminológicas que solían dirimirse a la luz de algún argumento de autoridad, fuera platónica o aristotélica. De las abadías y monasterios la filosofía volverá a la ciudad; de la glosa y el comentario, a la investigación; de la tutela de la fe, a la independencia de la razón.

Filosofía Medieval
Correspondiente a la segunda etapa (Filosofía Medieval); se extiende desde que la cosmovisión cristiana se impone en el ámbito cultural griego y romano hasta la crisis de la humanidad europea en el siglo XVI. Se caracteriza por la fe que, siendo compartida de modo casi unánime, genera una nueva unidad en torno a la temática y a los criterios desde los cuales abordarla. En esta etapa se entiende que el único que existe por derecho propio es Dios y que el mundo y los hombres somos porque Dios nos da el ser. Hace su aparición (en la Filosofía) el concepto de Creación. Los dos filósofos más destacados de este período fueron: Agustín de Hipona (354-430) y Tomás de Aquino (1225-1274). A ellos se suman Boecio, Juan Escoto Eriúgena, Anselmo de Canterbury, Buenaventura, Juan Duns Escoto y Guillermo de Ockam. Sin embargo, a diferencia de lo que había ocurrido con la filosofía griega, que había centrado su reflexión en torno a la determinación del objeto, la filosofía medieval centrará su interés en Dios. La filosofía helenística había dado una orientación práctica al saber, dirigiéndolo hacia la felicidad del hombre. Es el caso del estoicismo y del epicureísmo, que habían colocado a la ética en el vértice del saber. A lo largo de los primeros siglos de nuestra era, la progresiva expansión del cristianismo y otras religiones mistéricas irá provocando la aparición de otros modelos de felicidad o "salvación individual", que competirán con los modelos filosóficos. Frente a la inicial hostilidad hacia la filosofía manifestada por algunos de los primeros padres apologistas cristianos, sus continuadores encontrarán en la filosofia, especialmente a partir del desarrollo del neoplatonismo de Plotino, un instrumento útil, no sólo para combatir otras religiones o sistemas filosóficos, sino también para comprender, o intentar comprender, los misterios revelados.

Surge de ahí, una asociación entre filosofía y cristianismo o, más en general, entre filosofía y religión, que pondrá las bases de la futura filosofía medieval, entre los cristianos, los musulmanes y los judíos. El tema fundamental de reflexión pasará a ser la divinidad, quedando subordinada la comprensión e interpretación del mundo, del hombre, de la sociedad, etc al conocimiento que se pueda obtener de lo divino. La fe, que suministra las creencias a las que no se puede renunciar, tratará de entrar en diálogo con la razón. La inicial sumisión de la razón exigida por la fe, dejará paso a una mayor autonomía propugnada, entre otros, por Santo Tomás de Aquino, que conducirá, tras la crisis de la Escolástica, a la reclamación de la independencia de la razón con la que se iniciará la filosofía moderna.

En cuanto a la filosofía Medieval, según Carpio (1987), abarca desde El cristianismo se originó en una remota provincia del Imperio Romano. Pero su vocación misionera lo llevó a extenderse en poco tiempo por todo el Imperio y más allá de él. Si bien en un comienzo la mayor parte de los paganos que se convertían al cristianismo era de nivel social bajo (muchos de ellos esclavos), con el tiempo la nueva fe fue ganando seguidores también entre la clase culta. De este modo se sentaron las bases para el surgimiento una "Filosofía Cristiana", o mejor, de un movimiento filosófico de raíz cristiana que cobijaría distintas corrientes filosóficas en su seno. Si bien muchos filósofos modernos y contemporáneos fueron cristianos, la Filosofía Moderna presenta diferencias tan importantes con la Medieval que bien merece ser distinguida para su estudio. Se suele señalar al Renacimiento como el momento en que concluyó el período Medieval de la historia de la Filosofía y comenzó la transición hacia la Modernidad.

Filosofía Moderna
Esta filosofía se corresponde a la tercera etapa (Filosofía Moderna) comienza con el intento de superación de la crisis de la cultura europea del siglo XVI, llevada a cabo por Descartes, y culmina con la muerte de Hegel, acaecida en 1831. La caracteriza la duda como actitud desconfiada y exigente del filósofo que busca la certeza. El centro de la atención lo ocupa el hombre, y todos los demás temas pasan a ser secundarios respecto de éste, ya que nada puede decirse de Dios o del mundo si no se define antes con claridad qué es capaz de conocer el hombre con seguridad. Sus figuras más destacadas fueron: Kant (1724-1804) y Hegel (1770-1831). Además merecen ser mencionados Descartes, Leibnitz, Hume, Spinoza, Fichte y Schelling. Sin duda alguna, la filosofía moderna se asentará en el terreno de la subjetividad. Las dudas planteadas sobre la posibilidad de un conocimiento objetivo de la realidad, material o divina, harán del problema del conocimiento el punto de partida de la reflexión filosófica.

Sin embargo, son muchos los acontecimientos que tienen lugar al final de la Edad Media, tanto de tipo social y político, como culturales y filosóficos, que abrirán las puertas a la modernidad, y que han sido profusamente estudiados. En lo filosófico, el desarrollo del humanismo y de la filosofía renacentista, junto con la revolución copernicana, asociada al desarrollo de la Nueva Ciencia, provocarán el derrumbe de una Escolástica ya en crisis e impondrán nuevos esquemas conceptuales, alejados de las viejas e infructuosas disputas terminológicas que solían dirimirse a la luz de algún argumento de autoridad, fuera platónica o aristotélica.

Se le atribuye a Descartes el padre de la filosofía moderna. Descartes es un matemático francés que vivió en la primera mitad del siglo XVII, durante este siglo y el siglo XVIII se desarrolla en la Europa continental un movimiento filosófico: el racionalismo. Una de sus características es que enfatiza sobre el problema del conocimiento: Razón y Método. Descartes afirma que "todas las diversas ciencias no son otra cosa que la sabiduría humana, la cual permanece una e idéntica, aunque se aplique a diversos objetos". Las distintas ciencias y los distintos saberes son, por tanto, manifestaciones de un saber único. Esta concepción unitaria del saber proviene, en ultimo termino, de una concepción unitaria de la Razón, pues la Razón, que es la fuente de todo conocimiento, es siempre una y la misma. Descartes distingue dos operaciones de la razón, q son otros tantos modos de conocimiento:

La intuición, que es una operación puramente intelectual, mediante la cual captamos las "naturalezas simples" o conceptos q surgen en la propia Razón de un modo tan claro y tan "distinto", q no dejan lugar alguno para la duda. Intuiciones son q existo, q pienso, q un triangulo esta limitado solo por tres lados, etc.

La deducción, q es la "operación por la cual comprendemos todas las cosas q son consecuencia de otras, conocidas por nosotros con toda certeza".

El uso correcto de la razón es imprescindible para alcanzar la verdad; de ahí la necesidad de un método q posibilite el ejercicio de la intuición y señale la manera adecuada de efectuar deducciones, así como el orden a seguir en ellas. En el Discurso Descartes sintetiza estas reglas en cuatro preceptos:

1. La evidencia como criterio de verdad: "no admitir como verdadera cosa alguna, como no supiese con evidencia q lo es; es decir, evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención (prejuicios).

2. El análisis: "dividir cada una de las dificultades (problemas) q examinase en cuantas partes fuese posible y necesario para resolverlas mejor".

3. La síntesis: "conducir ordenadamente mi pensamiento, comenzando por los objetos mas simples y fáciles de conocer, para ir ascendiendo gradualmente hasta el conocimiento de los mas complejos".

5. La enumeración: "hacer en todos los casos unos recuentos y revisiones tan generales q estuviese seguro de no omitir nada".

De allí pues, que Descartes comience ejercitando la duda metódica, exigida por la primera de las reglas del método, proponiéndose "rechazar como absolutamente falso todo aquello q pudiera imaginar la menor duda". En primer lugar, se debe dudar de todo lo q se ha aprendido por los sentidos, ya q todos hemos comprobado q en ocasiones son engañosos y "es prudente no confiar en nada q nos haya engañado alguna vez".

Además, Descartes añade una segunda razón más radical para dudar: la imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño, pues no se puede aportar ninguna razón poderosa e incontestable q nos permita saber con toda certeza si estamos dormidos o despiertos. Según esto, podemos poner en duda todos los conocimientos que provienen de la experiencia sensible, es decir podemos dudar de la existencia del mundo y de las cosas (incluyendo nuestro propio cuerpo).

Una vez establecida su propia existencia, Descartes se dedica ahora a investigar cual es su naturaleza o esencia. Mi existencia como sujeto pensante no es solamente la primera verdad sino q es además el prototipo de toda verdad y certeza. Para Descartes esta intuición es indudable por su claridad y distinción. Por ello concluye: "todo cuanto perciba con igual claridad y distinción será verdadero y cierto".

En este mismo contexto, decía este filósofo que las ideas son el objeto del pensamiento: el yo q piensa, no piensa directamente sobre las cosas, cuya existencia no nos consta en principio, sino sobre las ideas. Pero si bien todas las ideas tienen en común ser actos mentales y en cuanto a tales no hay diferencia entre ellas, se puede distinguir diferentes tipos de ideas en función: (a) de su origen y (b) de su contenido: Las diferencias entre las ideas respecto a su origen permiten clasificarlas en tres tipos:

1. Ideas adventicias: Son aquellas ideas q se forman en la mente al conocer un objeto exterior, como la idea de "hombre" o de "árbol". No son ideas claras y distintas, porque parecen venir de la realidad exterior, cuya existencia aun no nos consta.

2. Ideas facticias: Son aquellas ideas que la mente elabora, por medio de la imaginación, a partir de otras ideas, sin q haya en la realidad objeto alguno que corresponda a ellas, como es el caso de la idea de centauro, por ejemplo.

3. Ideas innatas: Son aquellas q el pensamiento posee en si mismo, que están implantadas en la mente por naturaleza, ya q no proceden de la experiencia externa, ni son hechas por mi. Estas ideas son claras y distintas y se pueden conocer intuitivamente. Entre estas ideas innatas están las de Dios, de la mente (pensamiento) y de la materia (extensión).

Descartes demuestra la existencia de este dios en formas distintas:

Primero, causalmente, según el esquema causa-efecto: Para Descartes es indudable q el hombre encuentra en si mismo la idea de un ser perfecto e infinito. Ahora bien, lo imperfecto y finitono puede ser causa adecuada de lo perfecto e infinito; por tanto, tiene que tener su causa real en un ser proporcionado, también real, un ser verdaderamente infinito y perfecto: Dios. Así pues, la idea de Dios no es facticia (no la hemos elaborado nosotros) ni adventicia (pues ningún objeto exterior posee las cualidades de infinitud y perfección); por tanto, se trata de una idea innata, sembrada por Dios en nuestra mente.

Obviamente, la Filosofía Moderna corresponde a ese período que llamamos Edad Moderna en la Historia Universal y que comienza en el Renacimiento y la Reforma Protestante. Es verdaderamente una época nueva con un espíritu nuevo, tan distinto del espíritu escolástico, que se le puede considerar como una revolución antiescolástica.

La Filosofía Medieval había conjugado en gran síntesis el pensamiento pagano platónico - aristotélico con el pensamiento cristiano, armonizando la razón y la fe.

La nueva filosofía exaltaba el método matemático científico en detrimento del espíritu metafísico que había dominado, no sólo a la Edad Media, sino también entre los pensadores paganos.

En esta línea de ideas, hay que reconocer que en los tiempos modernos, el espíritu humano se ha mostrado tremendamente inquieto y dinámico, que se han profundizado muchos temas como el conocimiento, que se ha agudizado el espíritu crítico, que se han hecho esfuerzos colosales por dar respuestas adecuadas a antiguos y nuevos interrogantes. Sin embargo, el subrayar las nuevas tendencias y los nuevos métodos de la Filosofía Moderna, el registrar una problemática diferente, no debe hacernos pensar que los cambios se hicieron de repente y que se puede poner una muralla divisoria entre el pensamiento medieval y el moderno. Los cambios culturales no suelen sobrevenir tan bruscamente: los estratos de la cultura y del pensar humanos suelen encajar unos con otros y mezclarse entre sí, de ordinario hay que buscar las raíces de los cambio en capas más profundas de lo que parece a primera vista.

En consecuencia, esta filosofía está en contra del humanismo, la aparición de la nueva ciencia, y el desafío del escepticismo, los filósofos modernos se preocuparon de temas filosóficos relacionados con muchas áreas:

Epistemología: ¿Puede el ser humano alcanzar algún conocimiento cierto del mundo? De ser así, ¿cuales son las fuentes de que depende el conocimiento genuino? En particular, ¿cómo opera la percepción de los sentidos al servicio del conocimiento humano?

Metafísica: ¿Qué tipo de cosas conforman en última instancia el universo? En particular, ¿cuáles son las características distintivas de la naturaleza humana, y como funcionan en relación con las demás y el mundo en general? ¿Existe Dios?

Ética: ¿Mediante qué estándares se debe evaluar la conducta humana? ¿Qué acciones son moralmente correctas, y que nos motiva a realizarlas? ¿Es posible una vida moral sin el apoyo de una creencia religiosa?

Metafilosofía: ¿Tiene la filosofía un lugar distintivo en la vida humana en general? ¿Cuáles son los propósitos y los métodos de la investigación filosófica?

Filosofía contemporánea
Se corresponde esta filosofía, a la La cuarta etapa (Filosofía Contemporánea) abarca el período que va desde la muerte de Hegel (1831) hasta nuestros días. Es un tiempo de incertidumbre y ambigüedad. Mientras Nietzsche hablaba en el siglo XIX de la "muerte de Dios", hoy los estructuralistas hablan de la "muerte del hombre". Se extiende el concenso respecto de la imposibilidad de arribar a conocimientos absolutos ya sea respecto de Dios, del hombre o del mundo. Sus principales exponentes han sido: Nietzsche (1844-1900) y Heidegger (1889-1876). Junto a ellos se destacan Schopenhauer, Kierkegaard, Marx, Dilthey, Husserl, Scheler, los existencialistas (Sartre, Jaspers, Marcel), la Escuela de Frankfurt (Marcuse, Habermas), Gadamer, Ricoeur y Foucault, entre otros.

En efecto, tras la filosofía crítica de Kant el Idealismo alemán se convertirá en la corriente predominante en la Europa continental, a través de Hegel. El existencialismo de Kierkegaard, tanto como el marxismo y el vitalismo de Nietzsche serán, en buena medida, una reacción al Idealismo hegeliano que, en cierto modo, consagra la identificación del yo trascendental kantiano con el Dios del cristianismo. En Gran Bretaña, el desarrollo del positivismo utilitarista con Bentham y J.S. Mill se inspira en los principios del empirismo, distinguiéndose del positivismo "idealista" del francés A. Comte; en ambos casos, no obstante, se da una preocupación por los temas sociales y por el bienestar de la humanidad que, aunque en una dirección distinta, compartirán con el marxismo.

Por lo demás, el desarrollo de las ciencias y sus continuos éxitos hacen tambalear los cimientos de la filosofia, que se ve sometida a fuertes críticas por parte de los defensores del pensamiento científico, que encuentran en la ciencia el paradigma del conocimiento verdadero. Hacia finales del siglo XIX, al desarrollo del historicismo en Alemania, con Dilthey, y del pragmatismo en los Estados Unidos, con Pierce y W. James, hemos de sumar el desarrollo de la fenomenología con Husserl. En el siglo XX destacarán además los representantes del Filosofía Analítica, como Russell y Witgenstein, del Estructuralismo, como Lévi-Strauss, del Existencialismo, como Sartre, o los de la Escuela de Frankfurt, como Adorno, Horkheimer y Habermas. Hacia finales de siglo, destaca la actividad de los filósofos posmodernos y posestructuralistas, como Jacques Derrida, que renuevan la crítica a las tradiciones filosóficas desde posiciones muy alejadas de las llamadas metafísicas de la presencia.

De ahí pues, la filosofía contemporánea se extiende desde fines del siglo XVIII hasta nuestros días. La revolución industrial a partir de 1789, con el descubrimiento de la máquina a vapor en Inglaterra, produce una revolución tecnológica que modifica totalmente la antigua forma manual de producir que reemplaza al hombre por las máquinas y la manufactura individual por la producción en serie. Este hecho histórico y las guerras ponen de relieve las contradicciones de la sociedad inspirando a movimientos filosóficos, como el de Hegel.

La filosofía de Hegel tuvo amplia repercusión en el pensamiento de casi todos los países, que reflejan en general un tipo de actitud idealista frente a los diversos problemas; como la dialéctica existencialista de Kierkegaard, en abierta oposición a Hegel, que defendía la imposibilidad de la conciliación de los contrarios. No existe una continuidad entre tesis y antítesis a través de la síntesis, porque la diferencia cualitativa entre los contrarios es infinita y porque el pensamiento que tiene por objeto lo universal y abstracto, se da en una existencia finita. La unidad entre pensar y ser sólo se da en Dios. Kierkegaard es un pensador subjetivo que reconoce como único conocimiento esencial la relación del hombre con la realidad, que como totalidad le es inalcanzable. Hegel, filósofo alemán que sigue a Kant, Fichte y Schelling, marca la cúspide del idealismo y se caracteriza por un sistema racionalista absoluto. La base de su pensamiento es el concepto de dialéctica como modo de alcanzar el conocimiento, como un proceso histórico que tiende al absoluto que se identifica con el Ser real. La dialéctica es el método filosófico que procura definir y resolver las contradicciones del pensamiento y de la realidad histórica.

La filosofía Hegeliana se considera un método y una teoría de toda la realidad. Un aspecto de esta doctrina pone el énfasis en la historia y otro aspecto en la dialéctica y su aplicación a los problemas de la realidad cultural, política y económica de su tiempo. El indiscutible aporte del hegelianismo es la de destacar la historicidad de los hechos y la posibilidad de racionalizarlos. El sistema de Hegel obligó a la cultura a ocuparse de los problemas de la historia y Marx fue el encargado más relevante, de llevar el idealismo dialéctico hegeliano a la realidad material. Karl Marx, filósofo político, economista y revolucionario alemán, traslada la filosofía de Hegel a la historia y la transforma en el Materialismo Dialéctico. Puede considerarse a Heráclito como precursor de la dialéctica al concebir la realidad como un devenir por la fuerzas de los contrarios. La dialéctica idealista hegeliana supone un proceso de tesis y antítesis y como superación de ambas la síntesis más alta y elaborada que a su vez se puede convertir en una nueva tesis.

Según esta doctrina, toda persona tiene derecho a disfrutar del producto de su trabajo. Pero en un sistema capitalista la sociedad está dividida en dos clases, el proletariado, que vende su fuerza de trabajo sin ver su producto y los dueños de los medios de producción que no trabajan. Este estado de alienación de la clase proletaria podrá ser superado una vez que los trabajadores recuperen los medios de producción se termine la lucha de clases; y la revolución es la única forma de lograrlo. Posteriormente, la teoría de Marx y Engels se transforma en el Leninismo y el Maoísmo que son llevados a la práctica en Rusia y China. Otros rasgos importantes a tomar en cuenta en la filosofía contemporánea, es que el vitalismo (importancia de algo), marchará paralelo a otra corriente filosófica que coincide con él en estas características y en la crítica a las filosofías predominantes del siglo. XIX (idealismo y positivismo). Ésta es el historicismo, cuyo principal representante es Dilthey.

En efecto, el vitalismo tiene dos principales manifestaciones. La primera de carácter científico cuyo principal portavoz es Hans Driesch, según la cual es reacción contra el mecanicismo materialista que propugna la reductibilidad de lo vivo a los procesos físico-químicos de la materia inerte. Postula la existencia necesaria de un principio vital ajeno a la materia que explica los complicados fenómenos de lo viviente. La segunda manifestación es de carácter filosófico, y es la que propiamente se llama vitalismo o filosofía de la vida. A ésta se debe que la filosofía consiguiera alejarse de las "intromisiones científicas" sobre todo de las físicas; precisamente por remarcar el carácter diferenciado de las realidades vitales no susceptibles de un tratamiento sólo matemático. También se debe al vitalismo la reacción contra el racionalismo exagerado que supuso el idealismo alemán posterior a Kant. Por estas razones exaltan los vitalistas lo siguiente:

1. La vida como realidad radical.

2. Ontológicamente, la vida es lo sustancial del hombre.

3. Gnoseológicamente, conocer la realidad prescindiendo del razonamiento y utilizando la vivencia, la intuición que simpatiza con lo que quiere conocer (más que razonar sobre las cosas hay que tener experiencias vitales de ellas o con ellas).

4. Axiológicamente (filosofía de los valores) no hay otro criterio para jerarquizar los valores, que determinan qué es lo bueno y lo malo, más que la vida.

De allí pues, la teoría filosófica del filósofo alemán Hegel, considera como un principio único la idea con que se identifican la naturaleza y el espíritu. Ésta se desarrolla a través de un encadenamiento dialéctico cuyas frases consecutivas son tesis, antítesis y síntesis. Sus obras más destacadas dentro de la filosofía contemporánea son: Lógica, Filosofía del derecho, entre otros. Luego de la filosofía crítica de Kant el Idealismo alemán de Hegel se convertirá en la corriente fundamental de toda la Europa continental. El movimiento del existencialismo, el marxismo y el vitalismo, serán, una reacción al Idealismo de Hegel que de alguna manera avala la identificación del Yo trascendental de Kant con el Dios del cristianismo. Sin embargo, tras la muerte de Hegel la filosofía contemporánea entra en una gran crisis que no se puede comparar con ninguna otra sucedida a lo largo de la historia.

El desarrollo exitoso de las ciencias hace tambalear los cimientos empíricos de la filosofía contemporánea que se ve sometida a una gran cantidad de duras críticas por parte de los defensores del pensamiento científico. A pesar de que la filosofía contemporánea dicta mucho de la filosofía antigua, los libres pensadores de aquella época han sentado su opinión, la cual ha sido y es guía de muchos aún, fundamentalmente la que está basada en la filosofía de los griegos. En tal sentido, a finales del siglo XIX, al desarrollo del historicismo en Alemania y del pragmatismo en Estados Unidos, le hemos de agregar el desarrollo de la fenomenología. Continuando, por supuesto, el desarrollo de todas estas corrientes en el siglo XX. Actualmente en las universidades se estudia en filosofía contemporánea principalmente a Hegel, Marx y Sastre.

En síntesis, en la Edad Contemporánea comienza en la segunda del S. XIX hasta la actualidad. Aparece el tercer origen de la Filosofía: las situaciones límites (según Karl Jaspers). En el período entreguerras. Cuando el hombre se pregunta por la vida y por la muerte. La principal característica de la Filosofía Contemporánea es: Una crítica radical a la Filosofía de Hegel. La cosmovisión contemporánea se presenta como:

1. Antropocéntrica. Se desarrollan diversas ramas de la Filosofía: la Ética, la Política y la Filosofía del lenguaje.

2. Resurge la Metafísica. La Filosofía Contemporánea parte de los "giros antropológicos: (a) se pone como centro al hombre desde la crítica a Hegel (Giros Antropológicos); (b) Materialismo: Un antecedente del materialismo es Anaximandro (ápeiron). Lo encontramos en la segunda mitad del S. XIX. Concibe al hombre como pura materia.

3. Rechaza el alma.

4. Rechazan a la metafísica y a la religión.

Filosofía postmoderna
La ideología posmoderna ocupa así, marxianamente, el puesto de la religión, convirtiéndose en el verdadero opio del pueblo. La sublimación onírica es la fuga de las contradicciones reales que permanecen, a su nivel, sin conciliar. No es sorprendente, desde este punto de vista, el uso que la ideología posmoderna hace de la religión. Lejos de ser, como para el idealismo clásico, un símbolo de la razón, la religión se presenta ahora como el color; lo que da el tono al nuevo idealismo mágico-virtual. La religiosidad posmoderna está en función del cierre onírico del mundo; impide que la genuina pregunta religiosa emerja y se afirme con claridad. Esta pregunta, como nostalgia, grito, invocación, se impone, por el contrario, a partir de la condición posmoderna, esa condición que la visión estética del mundo, lejos de representar, tiende a sublimar y a ocultar.

De ahí el interés del cristianismo por dialogar y confrontarse con esa parte del pensamiento del siglo XX en el que la condición posmoderna emerge en toda su radicalidad. Una de las características de la época contemporánea fue la existencia de varios y opuestos sistemas filosóficos. La escasa valorización de la realidad trascendental (Dios y el mundo espiritual) es uno de los rasgos más comunes a los sistemas filosóficos posthegelianos. También es común la duda respecto a si que la filosofía puede lograr una descripción racional de la realidad, es decir, apelar a la razón como la herramienta para poder alcanzar el conocimiento absoluto y total.La crítica postmoderna va dirigida contra todo aquello que da sentido a la Modernidad, el modelo de razón utilizado, los valores, el tipo de hombre y sociedad que defiende. Pone en solfa los logros materiales alcanzados en esta época.

Obviamente, la posmodernidad es "la rosa de la cruz del presente" en un sentido totalmente distinto del hegeliano. Para ella, la aceptación del mundo no se efectúa mediante el dominio racional de la realidad, sino, siguiendo el patrón del Oriente, a través de la extenuación y rarefacción del ser. El mundo real, como mundo de las diferencias (hombre-mujer, espíritu-naturaleza, humano-divino), es ilusorio. La "dualidad" es la contradicción que debe resolverse en la Uni-totalidad carnal-espiritual. La elevación al Uno, como liberación del alma de la prisión del ego finito, no tiene lugar ahora mediante la razón sino, gracias a su superación, en dirección de un mundo onírico, de sueño. A través de las posibilidades que abre la tecnología los límites entre el mundo verdadero y el mundo aparente se vuelven tenues, la realidad tiende a hacerse virtual. De ahí el significado estético que asume la idealización posmoderna. "Estético aquí es el término para indicar un estado de la realidad en la que ésta pierde sus límites rígidos, colocándose en un plano que ya no se distingue netamente de la fantasía.

En otro contexto de ideas, la identificación del concepto posmodernidad en filosofía y cultura como una entidad distinta del modernismo, y el esclarecimiento de los vínculos entre ambos, es una cuestión aún abierta en la teoría contemporánea. La crítica de las nociones lineales de la historia ha llevado a sus partidarios a definir como posmodernos autores del siglo XIX —sobre todo Friedrich Wilhelm Nietzsche— y aún de la Antigüedad clásica —Protágoras, Gorgias, Isócrates y otros sofistas—. La idea de un pensamiento postmoderno ha sido fuente de arduas discusiones y aún lo continúa siendo. Una de las fuentes de esta discusión se encuentra en que no es capaz de definirse en términos precisos, pues son el resultado de diferentes ideas, pensamientos y percepciones en los distintos campos de la cultura occidental. Así en el campo científico, la teoría de la relatividad y posteriormente la física cuántica, revolucionaron la física gravitacional newtoniana y la forma de interpretar el universo. Del mismo modo, lo han hecho en el campo filosófico.

En la ciencia, ha sido muy importante la enunciación del Principio de incertidumbre de Heisenberg, nombre que define una de las mayores características del pensamiento postmoderno así como las consecuencias del teorema de Bell. Asimismo, aunque Freud ha sido siempre tratado como un autor moderno en el sentido que si bien critica algunos aspectos de la cultura moderna -especialmente en El malestar de la cultura- algunos de sus seguidores como Laing y Lacan se han deslizado hacia planteamientos posmodernos. El filósofo italiano Gianni Vattimo define el pensamiento postmoderno con claridad: en él lo importante no son los hechos sino sus interpretaciones. Así como el tiempo depende de la posición relativa del observador, la certeza de un hecho no es más que eso, una verdad relativamente interpretada y por lo mismo, incierta. El modelo determinista de la causalidad, de la verdad de un sujeto fuerte al estilo de Hegel, Kant e incluso Marx y el planteamiento del tiempo lineal como el de Leibniz son puestos en tela de juicio.

En la literatura el posmodernismo -no confundir con posmodernidad- provocó la fusión del espacio y del tiempo en la narración y la percepción difusa de la realidad, así como los distintos puntos de vista del o de los narradores, junto a la simultaneidad de los géneros, especialmente en la novela, llevó a la ruptura de las técnicas clásicas, abolidas por una absoluta libertad tanto en estilo, forma y fondo.

En ese sentido, la postmodernidad, por más polifácetica que parezca, no significa una ética de carencia de valores en el sentido moral, pues precisamente su mayor influencia se manifiesta en el actual relativismo cultural y en la creencia de que nada es totalmente malo ni absolutamente bueno. La moral postmoderna es una moral que cuestiona el cinismo religioso predominante en la cultura occidental y hace énfasis en una ética basada en la intencionalidad de los actos y la comprensión inter y transcultural de corte secular de los mismos. Es una nueva forma de ver la estética, un nuevo orden de interpretar valores, una nueva forma de relacionarse, intermediadas muchas veces por los factores postindustriales; todas éstas y muchas otras son características de este modo de pensar.

Uno de los síntomas sociales más significativos de la postmodernidad se encuentra en la saga de películas Matrix, donde el realce de la estética y la ausencia de culpa causal, unidos a la percepción de un futuro y una realidad incierta, se hacen evidentes. La posmodernidad no es sólo la edad estética de la fabulación del mundo; es también el tiempo de la pobreza que oscila entre la tentación de la nada y el deseo de redención.

Se plantea entonces, la postmodernidad como algo que rompe los esquemas para criticar la sociedad en la que estamos sumergidos.Esta etapa va a romper con el mito de la ilustracion o de la época ilustrada. La post modernidad sin duda mantiene algunos lazos con la modernidad que forjan su unión. El tránsito de modernidad a postmodernidad significa un proceso de secularización de las instituciones modernas. La postmodernidad nos plantea la parte crítica. La posición que adopta la postmodernidad frente a la modernidad no es de rechazo lo que pretende es recuperar los ideales de libertad, igualdad y justicia para que todos vivamos en un mundo mejor.

2 comentarios - La filosofía antigua, medieval, moderna, contemporanea

@Kurt_Godel4 +1
Que bueno muchachos, al fin sábado a la noche!!!

Hoy va a ser una gran noche!

La filosofía antigua, medieval, moderna, contemporanea
@-sdo- +1
+10 por aportar algo " importante"