El estado argentino sigue asesinando, con prisa y sin pausa.

El estado argentino sigue asesinando, con prisa y sin pausa.
El estado argentino sigue asesinando, con prisa y sin pausa.
No esperábamos que febrero fuera una excepción en cuanto a las muertes provocadas por la política represiva estatal, pero la realidad supera nuestras especulaciones. En dos semanas, la represión preventiva, aquélla cuyo objetivo es aplicar el control social a los sectores objetivamente interesados en cambiar el injusto estado de las cosas, y que, por lo tanto, se descarga de manera indiscriminada sobre los más pobres y en particular los más jóvenes, se cobró varias víctimas.
mató
El 5 de febrero, Daniel Gonzalo Nieto, un procesado detenido en el penal de Miraflores, Catamarca, fue asesinado de dos puntazos, uno en el tórax y otro en la espalda. Las autoridades penitenciarias alegaron lo de siempre, que el preso tuvo una pelea y que lo encontraron casi muerto.

El 7 de febrero, encontraron a un detenido de apellido Almada, alojado en la Departamental de Rosario del Tala, colgado de los barrotes. El servicio se excusó diciendo que ya estaba sin vida y que no pudieron hacer nada para salvarlo. Lo mismo, dicen, le pasó a Yanina Hernández Painnenfil, que estaba alojada en la Unidad 3 de Ezeiza, y apareció “suicidada” el viernes 3 de febrero, lo que eleva el record de esa unidad, a 6 “suicidadas” en apenas dos años (junto a Silvia Nicodemo, Romina Leota, Noelia Randone, Vanesa Rodríguez y Natalia Alé).
en tiroteo a diez delincuentes
Ante tantos casos idénticos, que se repiten todas las semanas, vuelven una y otra vez a nuestra memoria las palabras de Rodolfo Walsh sobre estos recurrentes “suicidios”: “Como todo el mundo sabe, la melancolía que inspiran las altas paredes de una celda fomenta negras ideas en los jóvenes débiles de espíritu, los ebrios, los chilenos carteristas y, en general, la gente sin familia que pueda reclamar por ella”. (”La secta del gatillo, el enigma de La Matanza”).

Fuera de las cárceles, en la localidad de Pablo Podestá, partido de Tres de Febrero, un policía federal asesinó a un chico de 15 años, e hirió a su amiga, de 16. Como es costumbre, la fuente policial informó que el policía había sido sorprendido por cuatro motochorros, para luego decir que, cuando “se distrajeron”, el policía sacó su pistola 9 milímetros, se produjo un tiroteo, del que el policía salió indemne, y en el que murió el supuesto delincuente. No faltó el perro (arma plantada), un revólver calibre 38 largo.

A principios de mes, un policía bonaerense asesinó a un chico que, según la versión policial, había ingresado a un albergue transitorio en Quilmes, para asaltarlo, con un revólver de plástico.
o presuntos delincuentes
El miércoles 8 de febrero, en San Martín, un sargento primero del ejército, que presta servicios en Campo de Mayo, fusiló a un joven de 18 años que, según él, intentaba robarle el rodado. En una primera versión dijo que su hijo de dos años se encontraba dentro del automóvil. Luego, que su hijo estaba a resguardo con la madre que, a su vez, le había alcanzado el arma reglamentaria. Se informó un tiroteo de frente, en el que el pibe de 18 años recibió varios disparos en el pecho y del que el sargento salió ileso.

En Martínez, un policía de la bonaerense asesinó a un joven de 20 años que, minutos antes, había asaltado una tienda de ropa con otros cómplices. La versión de los medios fue la misma de siempre, el policía advirtió su condición, dio la voz de alto, y recibió como respuesta una andanada de disparos de parte de los delincuentes. Sin embargo, el muerto tiene un tiro en la espalda y el policía, que fue atacado por cinco delincuentes, no tiene un solo rasguño.

Se repiten a rabiar los casos de supuestos delincuentes con muy mala puntería en todo el país. Por ello, vuelve a nuestra memoria Rodolfo Walsh, que en la publicación citada también decía: “En los tres primeros meses de 1968, la Policía bonaerense mató en tiroteo a diez delincuentes, o presuntos delincuentes, sufriendo por su parte una sola baja. Este rendimiento de diez a uno es único en el mundo…”

Estas noticias, aparecidas en apenas dos semanas, ponen al descubierto la realidad represiva cotidiana.
sufriendo por su parte una sola
Como también decía Walsh, la secta del gatillo alegre es también la logia de los dedos en la lata.

8 comentarios - El estado argentino sigue asesinando, con prisa y sin pausa.

@glotos
cof cof esto viola la ley anti terrorismo cof cof
@srgaribaldi -2
pero no es el estado argentino, son los mafiosos de la policia que es otra cosa descontrolada, que vive del consumo de los vicios (sacando tajada) que el pueblo oprimido va gustoso a consumir, no consuman mierda y esos se quedan sin poderes
@Lex82 +1
alta fuente zurda chabon
@Romiiix +1
srgaribaldi dijo:pero no es el estado argentino, son los mafiosos de la policia que es otra cosa descontrolada, que vive del consumo de los vicios (sacando tajada) que el pueblo oprimido va gustoso a consumir, no consuman mierda y esos se quedan sin poderes


Vos sos un idiota, te lavaron el cerebro en la campora imbecil, si el estado nacional sanciona una ley para criminalizar la protesta social, es logico que despues salga a matar a todo aquel que le molesta, porque para eso criminalizaron la protesta, para que cada homicidio en el marco de algun reclamo sea impune, o en su defecto este justificado.
@Kadj09
las imagenes. GOOGLE imagenes, copiar, pegar, agregar...
@srgaribaldi
no, solo presos pero no dice porque estan presos, parece ajuste de cuentas entre tumberos. y despues gente en zonas marginales, apretada por estar rodeada de miseria, capangas, paco, y vino mas barato que el agua donde la policia es mas mafia que ley y cuando alguno levanta un poco la cabeza sus propios vecinos lo asesinan o lo hieren por envidia. y ni a palos voy a se de los pelotudos de la campora que levantan los deditos en V cada vez que se dan cuenta que los enfoca la camara con cara de panico de haber sido filmados en actitud tranqui pasiva y los dejen afuera de la tortita.