Cosas raras e inexplicables

1. La Materia Oscura
Tomemos nuestra mejor teoría sobre la gravedad, apliquémosla sobre la forma en que rotan las galaxias, y rápidamente veremos el problema: las galaxias deberían estar desintegrándose. La materia galáctica orbita alrededor de un punto central porque su mutua atracción gravitatoria crea fuerzas centrípetas. Pero no hay suficiente masa en las galaxias para producir la rotación observada.

Vera Rubin, una astrónoma que trabaja en el departamento de magnetismo terrestre del Instituto Carnegie en Washington DC, detectó esta anomalía a fines de la década de 1970. La mejor respuesta de los físicos fue sugerir que hay más cosas allí que las que podemos ver. El problema era que nadie podía explicar esta “materia oscura”.

Y todavía no pueden hacerlo. Aunque los investigadores han presentado muchas sugerencias sobre qué clase de partículas podrían componer la materia oscura, no hay consenso. Es un agujero embarazoso en nuestros conocimientos. Las observaciones astronómicas sugieren que la materia oscura debe conformar aproximadamente el 90% de la masa del universo, sin embargo somos asombrosamente ignorantes de lo qué es ese 90%.

Quizás no podamos definir qué es la materia oscura simplemente porque en realidad no existe. Ciertamente, ésa es la forma en que Rubin preferiría que terminara el asunto. “Si pudiera hacer realidad mi elección, preferiría aprender que las leyes de Newton deberían ser modificadas para describir correctamente las interacciones gravitatorias en las grandes distancias”, dice. “Eso sería más atractivo que un universo lleno de una nueva clase de partícula sub-atómica”


Cosas raras e inexplicables

2. La Señal WOW ( Un mensaje producido por inteligencias desconocidas )
Duró 37 segundos y vino desde el espacio exterior. El 15 de agosto de 1977 hizo que el astrónomo Jerry Ehman, entonces en la Universidad Estatal de Ohio en Columbus, escribiera la palabra ¡Wow! en la hoja de impresión que salía de Big Ear (Gran Oreja, en español), el radiotelescopio de la universidad en Delaware. Y casi 32 años después, nadie sabe cual fue la causa de la señal. “Todavía estoy esperando una explicación que tenga sentido”, dice Ehman.

Procedente de la dirección de Sagitario, el pulso de radiación estuvo confinado a un angosto espectro de radiofrecuencias, alrededor de los 1420 megahercios. Esta frecuencia es parte del espectro radial en el cual todas las transmisiones están prohibidas por acuerdo internacional. Las fuentes naturales de radiación, tales como las trasmisiones termales de los planetas, cubren usualmente una extensión mucho más amplia de frecuencia. De modo que, ¿qué la causó?

La estrella más cercana en esa dirección está a 220 años luz de distancia. Si provino de allí, tuvo que haber sido un evento astronómico bastante poderoso, o una avanzada civilización extraterrestre utilizando un gran y poderoso trasmisor.

El hecho de que cientos de barridos sobre la misma porción del cielo no hayan encontrado nada parecido a la señal Wow, no significa que no haya extraterrestres. Cuando se considera el hecho de que el telescopio Big Ear cubre únicamente una millonésima del cielo cada vez, y que un trasmisor extraterrestre probablemente cubriría también la misma fracción del cielo, las oportunidades de detectar nuevamente la señal son remotas, por lo menos.

Otros piensan que debe haber una explicación más mundana. Dan Wertheimer, científico jefe del proyecto SETI@home, dice que casi seguramente la señal Wow fue contaminación, es decir, interferencia de radiofrecuencia proveniente de trasmisiones generadas en la Tierra. “Hemos visto muchas señales como esta, y siempre han resultado ser interferencia”, dice. El debate continúa.


paranormal

ciencia

3. La Energía Oscura
Es uno de los problemas más famosos, y de los más vergonzosos, de la física. En 1998, los astrónomos descubrieron que el universo se está expandiendo a velocidades cada vez más mayores. Es un efecto que todavía está en busca de causa. Hasta entonces, todos pensaban que la expansión del universo se estaba frenando, después del Big Bang. “Los teóricos todavía andan en la vuelta, buscando una explicación aceptable”, dice la cosmóloga Katherine Freese de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor. "Confiamos en que futuras observaciones de supernovas, de racimos de galaxias y de cosas así, nos den más claves”.

Una sugerencia es que sea responsable alguna propiedad del espacio vacío; los cosmólogos la llaman “energía oscura”. Pero todos los intentos de identificarla han fracasado lastimosamente. También es posible que la teoría de la relatividad general de Einstein deba ser modificada cuando se la aplica sobre escalas muy largas del universo. “El campo está totalmente abierto”, dice Freese.


oscuro

ovni

4. La Fusión Fría
Después de 16 años, está de vuelta. De hecho, la fusión fría nunca se fue realmente. A lo largo de un período de 10 años que comenzó en 1989, los laboratorios de la marina de los EE.UU. realizaron más de 200 experimentos para investigar si las reacciones nucleares que generan más energía que la que consumen pueden ocurrir a temperatura ambiente. Desde entonces, muchos investigadores se han confesado como creyentes.

Con la fusión fría controlable, desaparecerían muchos de los problemas energéticos del mundo. No es extraño que el Departamento de Energía de los EE.UU. esté interesado en el asunto. En diciembre de 2004, después de una prolongada revisión de la evidencia, dijo que estaba abierto a la recepción de propuestas para nuevos experimentos de fusión fría.

Es un cambio notable. El primer informe del DoE (Department of Energy = Departamento de Energía), publicado hace más de 15 años, concluía que los resultados originales sobre fusión fría, producidos por Martin Fleischmann y Stanley Pons de la Universidad de Utah y revelados en una conferencia de prensa en 1989, eran imposibles de reproducir, y que probablemente eran falsos.

La propuesta básica de la fusión fría es que la inmersión de electrodos de paladio en agua pesada (en la cual el oxígeno se encuentra combinado con el isótopo de hidrógeno conocido como deuterio) puede liberar una gran cantidad de energía. Al aplicarse un voltaje entre los electrodos, supuestamente se permitiría que los núcleos de deuterio se ubicaran entre las capas moleculares de paladio, lo que haría que superaran su repulsión natural y se fusionaran, liberando un estallido de energía. El problema es que esa fusión a temperatura ambiente es considerada como imposible por todas las teorías científicas aceptadas.

Eso no importa, según dice David Nagel, un ingeniero de la Universidad de Washington, en Washington D.C. Los superconductores necesitaron 40 años para ser explicados, hace notar, de modo que no hay razón para descartar la fusión fría. “El caso experimental es a prueba de balas”, dice. “No es posible ignorarlo”.

cosas

raras

5. El Efecto Placebo
Varias veces por día, durante varios días, se causan dolores a alguien. Se controla el dolor con morfina hasta el último día del experimento, cuando se reemplaza la morfina con una solución salina. ¿Qué sucede? La solución salina elimina el dolor.

Este es el efecto placebo. De alguna forma, algunas veces, todo un montón de nada puede resultar en algo muy poderoso. Excepto que esto no es exactamente nada. Cuando Fabrizio Benedetti de la Universidad de Turín en Italia realizó el experimento, agregó un toque final al añadirle naloxona, una droga que bloquea los efectos de la morfina, a la solución salina. ¿El resultado impactante? El poder eliminador del dolor de la solución salina desapareció.

Entonces, ¿qué es lo que está sucediendo? Por décadas, los doctores han sabido del efecto placebo, y el resultado de la naloxona parece demostrar que este efecto es, de alguna manera, bioquímico. Pero aparte de eso, simplemente no sabemos nada.

Desde entonces, Benedetti ha demostrado que un placebo salino puede también reducir temblores y rigideces musculares en personas que sufran el mal de Parkinson. Él y su equipo midieron la actividad de las neuronas en los cerebros de los pacientes mientras les administraban la solución salina. Descubrieron que las neuronas individuales en el núcleo sub-talámico (un blanco común para los intentos quirúrgicos de aliviar las síntomas del Parkinson) comienzan a dispararse menos cuando fue suministrada la solución salina, y con menos “estallidos” de disparos, otro rasgo asociado con el mal de Parkinson. La actividad neuronal disminuyó al mismo tiempo que los síntomas mejoraron: definitivamente, la solución salina estaba haciendo algo.

Tenemos mucho que aprender acerca de lo que está sucediendo aquí, dice Benedetti, pero una cosa queda clara: la mente puede afectar la bioquímica del cuerpo. “La relación entre las expectativas y el resultado terapéutico es un modelo magnífico para comprender la interacción mente-cuerpo”, dice.

Ahora, los investigadores necesitan identificar cuándo y dónde funciona el efecto placebo. Pudiera haber enfermedades sobre las que no tuviera efecto. Podría haber un mecanismo común en enfermedades diferentes. Y simplemente no lo sabemos.

inexplicable

6. El Problema del Horizonte
Nuestro universo parece ser completamente uniforme. Si miramos a través del espacio desde un extremo del universo visible hacia el otro, se verá que la radiación de fondo de microondas que llena el cosmos presenta la misma temperatura en todas partes. Esto podría no parecer muy sorprendente, hasta que se considera que los dos bordes están separados por casi 28 mil millones de años luz y que nuestro universo tiene apenas algo menos de 14 mil millones de años de edad.

Nada puede viajar más rápido que la velocidad de la luz, de modo que no hay forma en que la radiación pueda haber viajado entre los dos horizontes para igualar los puntos calientes y los fríos creados en el Big Bang y dejar así el equilibrio termal que hoy vemos.

Este “problema del horizonte” es un gran dolor de cabeza para los cosmólogos, tan grande en realidad que han pergeñado algunas soluciones bastante extrañas. La “inflación”, por ejemplo.

Se puede resolver el problema del horizonte haciendo que el universo se expanda ultra-rápidamente por un tiempo, justo después del Big Bang, estallando por un factor de 1050 en 1033 segundos. ¿Pero no es eso apenas un deseo? “La inflación sería una explicación, si hubiera ocurrido”, dice el astrónomo Martin Rees de la Universidad de Cambridge. El problema es que nadie sabe qué es lo que pudo hacer que ocurriera tal cosa.

De modo que, en efecto, la inflación resuelve un misterio invocando otro. Una variación de la velocidad de la luz pudiera también resolver el problema, pero también es impotente ante la pregunta de “¿por qué?”. En términos científicos, la temperatura uniforme de la radiación de fondo sigue siendo una anomalía.

taringa

7. El Acantilado Kuiper
Si viajamos hasta el límite lejano del sistema solar, hacia las heladas vastedades más allá de Plutón, veremos algo extraño. De pronto, luego de superar el cinturón de Kuiper, una región repleta de rocas heladas, no encontraremos nada.

Los astrónomos llaman a esta frontera “el acantilado Kuiper”, porque la densidad de las rocas espaciales cae muy verticalmente. ¿Cuál es la causa? La única respuesta parecería ser un décimo planeta. No estamos hablando sobre Quaoar o Sedna. Este sería un objeto masivo, tan grande como la Tierra o como Marte, que habría barrido totalmente los escombros del área.

La evidencia de la existencia del Planeta X es convincente, dice Alan Stern, un astrónomo del Instituto de Investigación del Sudoeste en Boulder, Colorado. Pero aunque los cálculos muestran que un cuerpo así podría explicar el acantilado Kuiper (Icarus, vol 160, p 32), nadie ha visto jamás a este fabuloso décimo planeta.

Hay una buena razón para ello. El cinturón de Kuiper está demasiado lejos como para que tengamos una buena vista. Necesitamos ir allí y dar un vistazo antes de que podamos decir algo sobre la región. Y eso no será posible por otra década, al menos. La sonda Nuevos Horizontes fue lanzada a fines de enero de 2006, de modo que si buscamos una explicación sobre el vasto golfo vacío más allá del acantilado Kuiper, deberemos esperar un poco.

raro

inexplicables

8. Tetraneutrones

En 2001, un acelerador de partículas en Francia detectó seis partículas que no deberían existir. Se las llama “tetraneutrones”, cuatro neutrones que están unidos en una forma que desafía las leyes de la física.

Francisco Miguel Marqués y sus colegas del acelerador Ganil en Caen están ahora intentando lograrlo nuevamente. Si tienen éxito, esos cúmulos pueden llegar a obligarnos a re-pensar las fuerzas que mantienen unidos a los núcleos atómicos.

El equipo disparó núcleos de berilio hacia un pequeño blanco de carbono y analizó los restos que fueron lanzados a los detectores de partículas que lo rodeaban. Esperaron a tener evidencia de cuatro neutrones separados que chocaran con sus detectores. En lugar de eso, el equipo Ganil observó un único destello de luz en un detector. Por supuesto, su hallazgo pudo haber sido un accidente: es posible que cuatro neutrones llegaran al mismo tiempo a un detector, por coincidencia. Pero es algo ridículamente improbable.

No tan improbable como los tetraneutrones, dirían algunos, porque en el modelo estándar de la física de partículas, los tetraneutrones simplemente no pueden existir. Según el principio de exclusión de De Pauli, ni siquiera dos protones o neutrones pueden tener propiedades cuánticas iguales en el mismo sistema. De hecho, la interacción nuclear fuerte que los mantendría juntos está sintonizada de tal forma que ni siquiera puede mantener juntos a dos neutrones, y mucho menos cuatro. Marqués y su equipo estaban tan asombrados por su resultado que enterraron sus datos en un artículo de investigación que trataba ostensiblemente sobre la posibilidad de descubrir tetraneutrones en el futuro (Physical Review C, vol. 65, p 44006).

Y aún hay más razones convincentes para dudar de la existencia de los tetraneutrones. Si se trastocan las leyes de la física para permitir que cuatro neutrones se unan, seguirá toda suerte de caos (Journal of Physics G, vol 29, L9). Eso significaría que la mezcla de elementos formados después del Big Bang sería inconsistente con lo que hoy observamos y, lo que sería peor, los elementos formados rápidamente se habrían vuelto más pesados como para que el cosmos los sostuviera. “Quizás el universo habría colapsado antes de que tuviera una oportunidad de expandirse”, dice Natalia Timofeuyk, una científica teórica de la Universidad de Surrey en Guildford, Reino Unido.

Existen, sin embargo, un par de agujeros en este razonamiento. La teoría establecida permite que los tetraneutrones existan, aunque solamente como una partícula con una vida ridículamente breve. “Esta podría ser una razón por la que los cuatro neutrones chocaran simultáneamente con los detectores Ganil”, dice Timofeyuk. Y hay otra evidencia que apoya la idea de materia compuesta por múltiples neutrones: las estrellas neutrónicas. Estos objetos, que contienen un número enorme de neutrones enlazados, sugieren que hay fuerzas todavía no explicadas que entran en juego cuando los neutrones se unen en masa

Cosas raras e inexplicables

paranormal

9. La Anomalía de las Pioneer
Esta es una historia de dos espacionaves. Pioneer 10 fue lanzada en 1972, Pioneer 11 un año después. En estas fechas las dos naves deberían estar derivando hacia el espacio profundo sin que nadie les prestara atención. Sin embargo, sus trayectorias han probado ser demasiado fascinantes como para ser ignoradas.

Esto es así porque algo ha estado tirando de ellas, o empujándolas, haciendo que aceleren. La aceleración resultante es muy pequeña, menos de un nanómetro por segundo por segundo. Esto equivale a apenas una diezmilmillonésima de la gravedad en la superficie terrestre, pero es suficiente como para haber desviado a la Pioneer 10 de su curso en unos 400 000 kilómetros. La NASA perdió contacto con la Pioneer 11 en 1995, pero hasta ese momento estaba experimentando la misma desviación que su sonda hermana. ¿Cuál es la causa?

Nadie lo sabe. Ya han sido descartadas algunas explicaciones, incluyendo errores de programas de computadora, el viento solar o un escape de combustible. Si la causa es algún efecto gravitatorio, es uno del que nadie sabe nada. De hecho, los físicos están tan desorientados que algunos han decidido a relacionar este misterio con otros fenómenos inexplicables.

Bruce Bassett de la Universidad de Porthsmouth, Reino Unido, ha sugerido que el problema de las Pioneer podría tener algo que ver con variaciones en Alfa, la constante de la estructura fina. Otros han propuesto que está relacionado con la materia oscura, pero como no sabemos qué es la materia oscura, eso tampoco ayuda mucho. “Esto es algo enloquecedoramente intrigante”, dice Michael Martin Nieto del Laboratorio Nacional de Los Álamos. “Únicamente tenemos propuestas, ninguna de las cuales ha sido demostrada”.

Nieto ha reclamado un nuevo análisis de los datos iniciales de la trayectoria de las naves, los que según él podrían ofrecer nuevas claves. Pero para llegar al fondo del problema, lo que los científicos necesitan realmente es una misión diseñada específicamente para estudiar efectos gravitatorios inusuales en los bordes externos del sistema solar. Una sonda de este tipo costaría entre 300 y 500 millones de dólares, y podría adosarse a una misión futura a los confines de nuestro sistema.

“Finalmente, se encontrará una explicación”, dice Nieto. “Por supuesto, espero que sea algo nuevo en física... ¡qué estupendo que sería eso!. Pero cuando un físico comienza a trabajar con la base de deseos, se encamina al desastre”. Por muy frustrante que pueda parecer, Nieto cree que la explicación de la anomalía de las Pioneer se encontrará en algún efecto mundano, tal como una fuente ignorada de calor a bordo de la nave.

ciencia


10. Rayos Cósmicos Ultra Energéticos
Durante más de una década, los físicos japoneses han estado observando rayos cósmicos que no deberían existir.

Los rayos cósmicos son partículas (en su mayoría protones, pero a veces también núcleos atómicos pesados) que viajan a través del universo a una velocidad cercana a la de la luz. Algunos rayos cósmicos detectados en la Tierra se producen en acontecimientos violentos, tales como las supernovas, pero todavía no conocemos el origen de las partículas de energía más alta, que son las partículas más energéticas que se puedan observar en la naturaleza. Pero ése no es el verdadero misterio.

Cuando las partículas de los rayos cósmicos viajan a través del espacio, pierden energía en colisiones con los fotones de baja energía que pululan por el universo, tales como los de la radiación cósmica del fondo de microondas. La teoría especial de la relatividad de Einstein dice que cualquier rayo cósmico que llegue a la Tierra desde una fuente exterior a nuestra galaxia habría sufrido tantas colisiones dispersadoras de energía que su máxima energía posible es de 5x1019 electronvoltios. Esto es lo que se conoce como límite Greisen-Zatsepin-Kuzmin.

Sin embargo, a lo largo de la década pasada, el Conjunto Gigante de Lluvia Aérea Akeno de la Universidad de Tokio (111 detectores de partículas diseminados a lo largo de 100 kilómetros cuadrados) ha detectado varios rayos cósmicos por encima del límite GZK. En teoría, pueden provenir únicamente desde el interior de nuestra galaxia, evitando así el viaje consumidor de energía por el cosmos. Pero los astrónomos no pueden encontrar ninguna fuente para esos rayos cósmicos en nuestra galaxia. Así que, ¿qué es lo que está sucediendo?

Una posibilidad es que haya algo erróneo con los resultados Akeno. Otra es que Einstein estuviera equivocado. Su teoría especial de la relatividad dice que el espacio es igual en todas direcciones. ¿Pero y si las partículas descubrieran que es más fácil moverse en ciertas direcciones? Entonces los rayos cósmicos podrían retener una porción mayor de energía, lo que les permitiría superar el límite GZK.

Físicos del experimento Pierre Auger en Mendoza, Argentina, están ahora trabajando en este problema. Utilizando 1 600 detectores diseminados en 3 000 kilómetros cuadrados, Auger podría determinar las energías de los rayos cósmicos entrantes y arrojar más luz sobre los resultados Akeno.

Alan Watson, un astrónomo de la Universidad de Leeds, Reino Unido, y vocero del proyecto Pierre Auger, ya está convencido de que aquí hay algo que vale la pena seguir. “No tengo dudas de que existen los eventos por encima de los 1020 electronvoltios. Hay suficientes ejemplos como para convencerme”, dice. La cuestión es, ¿qué es lo que son? ¿Cuántas de estas partículas están entrando, y desde qué dirección vienen? Hasta que consigamos esa información, no hay forma de decir cuán exótica puede llegar a ser la explicación.

oscuro

ovni

11. El Metano de las Viking
Julio 20, 1976. Gilbert Levin está sentado en el borde de su silla. A millones de kilómetros de distancia, en Marte, los vehículos exploradores Viking han recogido un poco del suelo marciano y lo han mezclado con nutrientes etiquetados con carbono-14. Todos los científicos de la misión están de acuerdo en que si los instrumentos de Levin a bordo de los vehículos detectan emisiones de carbono-14 conteniendo metano del suelo, entonces en Marte debe existir vida.

Los informes de Viking dan un resultado positivo. Algo está ingestando los nutrientes, los está metabolizando, y luego está eructando gas marcado con carbono-14.

Entonces, ¿por qué no hay festejos? Porque otro instrumento, diseñado para identificar moléculas orgánicas consideradas como signos esenciales de vida, no ha encontrado nada. Casi todos los científicos de la misión se inclinaron por la cautela y declararon que el descubrimiento de las Viking era un falso positivo. ¿Pero lo era en realidad?

Los argumentos continúan enfrentándose, pero los resultados de los últimos vehículos de exploración de la NASA muestran que la superficie de Marte fue casi seguramente húmeda en el pasado, y por lo tanto hospitalaria para la vida. Y hay mucha más evidencia del mismo lugar de donde llegó ésta, dice Levin. “Cada misión a Marte ha generado evidencia que apoya mi conclusión. Ninguna la ha contradicho”.

Levin mantiene su opinión, y ya no está más solo. Joe Miller, un biólogo celular de la Universidad de California del Sur en Los Ángeles, ha re-analizado los datos y cree que las emisiones muestran evidencia de un ciclo circadiano. Eso es algo muy sugerente de vida.

Levin está solicitando a ESA y a la NASA que envíen una versión modificada de su misión para buscar moléculas “quirales”. Estas ocurren en versiones diestras o zurdas, y son las imágenes espejo unas con respecto a las otras. Mientras que los procesos biológicos tienden a producir moléculas que favorecen una quiralidad sobre la otra, los procesos no-vivos crean versiones diestras y zurdas en números iguales. Si una futura misión a Marte descubriera que el “metabolismo” marciano prefiere también una forma quiral de molécula a otra, sería el mejor indicio hasta la fecha de vida sobre el planeta rojo.

cosas

12. Las Constantes no tan constantes
En 1997, el astrónomo John Webb y su equipo de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney analizaron la luz proveniente de quásares distantes. En su viaje de 12 mil millones de años, la luz había pasado a través de nubes interestelares de metales tales como el hierro, el níquel y el cromo, y los investigadores descubrieron que esos átomos habían absorbido algunos de los fotones de la luz quásar, pero no los que se esperaba que lo hicieran.

Si las observaciones son correctas, la única explicación vagamente razonable es que una constante física conocida como la “constante de estructura fina”, o alfa, tenía un valor diferente en el momento en que la luz atravesó esas nubes.

Pero eso es herejía. Alfa es una constante extremadamente importante que determina la forma en la luz interactúa con la materia, y no debería cambiar. Su valor depende de, entre otras cosas, la carga del electrón, de la velocidad de la luz y de la constante de Planck. ¿Podría haber cambiado alguna de ellas?

En el mundo de la física nadie deseaba creer en estas mediciones. Por años, Webb y su equipo han estado tratando de descubrir un error en sus resultados. Pero hasta ahora no lo han encontrado.

Los resultados de Webb no son los únicos que sugieren que falta algo en nuestro conocimiento de alfa. Un análisis reciente del único reactor nuclear natural conocido, que estuvo activo hace casi dos mil millones de años en lo que hoy es Oklo, en Gabón, sugiere también que algo ha cambiado en la interacción de la luz con la materia.

La cantidad de ciertos isótopos radiactivos producidos en un reactor de ese tipo depende de alfa, de modo que observar los productos de fisión que se encuentran en Oklo proporciona una forma de deducir el valor de la constante en la época de su formación. Utilizando este método, Steve Lamoreaux y sus colegas del Laboratorio Nacional de Los Álamos en Nuevo México sugieren que alfa pudo haber disminuido en más de un cuatro por ciento desde que Oklo se encendió (Physical Review, vol 69, p 121701).

Todavía hay quienes disputan cualquier cambio en alfa. Patrick Petitjean, un astrónomo del Instituto de Astrofísica de París, encabezó un equipo que analizó luz quásar detectada por el VLT en Chile y no encontró evidencia de que alfa hubiera cambiado. Pero Webb, que ahora está estudiando las mediciones VLT, dice que se requiere un análisis más complejo que el utilizado por Petitjean y su equipo. El equipo de Webb está trabajando en el asunto, y quizás pueda estar en posición de declarar que la anomalía ha sido resuelta, o no, este mismo año.

“Resulta difícil decir cuánto tiempo tomará”, dice el miembro del equipo Michael Murphy de la Universidad de Cambridge. “Cuanto más estudiamos estos nuevos datos, más dificultades vemos”. Pero cualquiera sea la respuesta, igual el trabajo será valioso. Un análisis de la forma en que la luz pasa a través de nubes moleculares distantes revelará más sobre la forma en que los elementos fueron producidos en la historia temprana del universo.

raras

13. Los Resultados Homeopáticos de Belfast
Madeleine Ennis, una farmacóloga de la Universidad de Queen, Belfast, era el azote de la homeopatía. Ella se levantó contra sus afirmaciones de que un remedio químico podía ser diluido hasta el punto en que fuera improbable que una muestra contuviera ni siquiera una simple molécula de algo que no fuera agua, y aún así tuviera un efecto curativo. Y así lo hizo hasta que se puso a la tarea de probar de una buena vez por todas que la homeopatía era una patraña.

En su artículo más reciente, Ennis describe como su equipo observó los efectos de soluciones ultra-diluidas de histamina sobre glóbulos blancos de sangre humana relacionados con una inflamación. Estos “basófilos” liberan histamina cuando las células están bajo ataque. Una vez liberada, la histamina impide que sigan liberando más. El estudio, replicado en cuatro laboratorios diferentes, descubrió que las soluciones homeopáticas (tan diluidas que probablemente no contenían ni una sola molécula de histamina) funcionaban exactamente igual que la histamina. Es posible que Ennis no se sienta muy feliz con las pretensiones de los homeópatas, pero admite que un efecto no puede ser descartado.

¿Qué es lo que pudo haber sucedido? Los homeópatas preparan sus remedios disolviendo cosas como carbón, la mortal belladona o veneno de araña en etanol, y luego diluyen esta “tintura madre” en agua una y otra vez. No importa cuál sea el nivel de la dilución, afirman los homeópatas, el remedio original deja alguna clase de impresión en las moléculas de agua. De esa forma, sin importar cuán diluida quede la solución, todavía está imbuida de las propiedades del remedio.

inexplicable

15.Las Criaturas Del Abismo

Las profundidades del océano están pobladas por numerosas criaturas que la ciencia todavía desconoce, y dichos relatos no pueden ser descartados tranquilamente como fruto de la imaginación.

Si tenemos en cuenta que más del 60 % de la superficie de la Tierra está cubierta por agua, difícilmente puede sorprendernos que la humanidad tenga noticia de la existencia de monstruos marinos desde la más remota antigüedad. E incluso en nuestros días, los biólogos marinos, que llevan mucho tiempo estudiando las profundidades de los océanos, están dispuestos a aceptar con cierta prudencia que los numerosos informes de observaciones de monstruos marinos parecen probar que muchas criaturas, por ahora desconocidas y no clasificadas, habitan en lo más oscuro y oculto de las aguas.

La bíblica bestia del mal, el Leviatán (la serpiente enroscada; el dragón que vive en el mar), es mencionada cinco veces en el Antiguo Testamento, y todas las mitologías nos hablan de gigantescas serpientes marinas.

Los eclesiásticos escandinavos recopilaron muchos de los primeros informes sobre monstruos marinos. El arzobispo Olaf Mansson, más conocido como Olaus Magnus, que vivió exiliado en Roma tras el triunfo de la Reforma en Suecia a mediados del siglo XVI, publicó en 1555 una historia natural de las tierras del Norte que contiene informes sobre serpientes marinas. Entre ellas describe una de 60 metros de longitud y 6 metros de grosor que era capaz de comer terneros, cerdos y corderos, y que incluso podía arrebatar a los hombres de la cubierta de los barcos. La descripción del arzobispo es muy interesante. Explica que la serpiente marina es de color negro, que de su cuello pende una melena, que sus ojos son resplandecientes y que yergue la cabeza como una columna. Pues bien, estas características aparecen también en informes recientes, lo que nos permite suponer que Olaus Magnus escribía basándose en testimonios directos de los hechos, que luego fueron distorsionados por los avatares de la transmisión oral.

Doscientos años después los historiadores seguían recogiendo testimonios de la existencia de las serpientes marinas. Un misionero noruego, Hans Egede, informó de la aparición de un monstruo marino en la costa de Groenlandia el 6 de julio de 1734. El misionero escribió que el cuerpo de la bestia era tan grueso como el de un barco y tres o cuatro veces mas largo, y que el monstruo surgía de las aguas con un salto ágil y volvía a sumergirse.
.

Otro escritor del siglo XVIII que afronto el misterio de las serpientes marinas fue el obispo de Bergen, Erik Pontoppidan. Tras una minuciosa investigación, comprobó que era raro el año en que no se hubiera visto alguna en las costas escandinavas, publicando el informe de sus descubrimientos en 1752.

Un año antes, el obispo había hecho leer ante el Tribunal de Justicia de Bergen una carta del capitán Lorenz Von Ferry en la que se describía con todo lujo de detalles una serpiente marina que él y su tripulación habían visto mientras se dirigían a tierra en un bote de remos, junto a la localidad de Molde (Noruega) en 1746. El capitán describía así a la serpiente: tenía una cabeza gris semejante a la de un caballo, grandes ojos negros, boca negra y larga melena blanca. Detrás de la cabeza del monstruo, pudieron apreciar hasta siete u ocho promontorios que salían del agua, y el cuerpo de la bestia se retorcía formando espirales. Cuando el capitán Von Ferry ordenó hacer fuego contra la serpiente, ésta se sumergió en el agua y no volvió a aparecer.

En el transcurso del siglo XVIII, el peso cada vez mayor de la crítica racionalista y del análisis científico determino que los informes de los marineros que habían divisado monstruosas bestias marinas fueran considerados exagerados y ridículos. Un científico noruego, Peter Ascanius, afirmó que la hilera de jorobas que habían visto los marineros no pertenecía a ningún descomunal monstruo marino, sino a una comitiva de delfines haciendo cabriolas. Y esta explicación tan endeble se convirtió desde entonces en el recurso favorito de quienes pretendían desacreditar los testimonios sobre la existencia de monstruos marinos.

Sin embargo, no deja de resultar sorprendente que los naturalistas que se tomaron la molestia de estudiar detenidamente los informes se pronunciaran casi invariablemente por la existencia de la serpiente marina. Entre otros podemos citar a Sir Joseph Banks, eminente científico británico que dio la vuelta al mundo con el capitán Cook, y a Thomas Huxley, quien en 1893 escribió que no había razón alguna para dudar de que en el fondo de los mares existiesen reptiles serpentiformes de 15 metros de longitud, o incluso más.

Los biólogos marinos americanos con mayor reputación de la época convinieron en que las profundas simas de los mares, aún inexploradas, podían albergar especies de criaturas monstruosas, y uno de los conservadores del London Zoological Garden, A. D. Bartlett, afirmó en 1877 que consideraba una temeridad no hacer caso de una evidencia que procedía de fuentes tan diversas.

Constantin Samuel Rafinesque fue un brillante y polémico naturalista que contribuyó de forma importantísima al conocimiento de la flora y de la fauna americanas. Nacido en Europa en 1783, en 1815 emigró a Estados Unidos, donde fue profesor de ciencias naturales en la Universidad de Transylvania, en Kentucky. La serpiente marina, de cuya existencia estaba firmemente convencido, formaba parte del vasto campo de sus intereses.

Durante la primera mitad del siglo XIX se registraron numerosas observaciones de serpientes marinas a lo largo de la costa nororiental de América. La zona donde abundaron más los testimonios fue en torno al puerto pesquero de Gloucester, en Massachusetts. Rafinesque examinó los informes y decidió dividirlos en cuatro grupos, denominando a las bestias Megophias, es decir, "serpientes gigantescas".


Pero los investigadores de fenómenos inexplicados sobre las apariciones de bestias marinas seguían encontrando una fuerte oposición entre los científicos. Uno de los más incrédulos era Sir Richard Owen, sabio prestigioso, aunque de mentalidad muy conservadora, a quien Darwin había considerado "uno de mis principales enemigos".

En 1848 Owen sostuvo un intercambio epistolar de cierta acritud, que tuvo como marco las columnas de "The Times", con el capitán Peter M'Quhae. El debate giraba en torno a una serpiente marina de 18 metros que el capitán y su tripulación afirmaban haber visto en aguas del Atlántico Sur, desde la cubierta del Daedalus, el 6 de agosto de aquel mismo año. Aunque Owen echó mano de la acostumbrada estratagema de los escépticos, que consistía en interpretar los informes de manera que se ajustasen a las propias preconcepciones (la identificación que dio era un león marino), el capitán M'Quhae se mantuvo firme en su convicción de que lo que había visto era una serpiente marina.

Como es natural, los monstruos marinos han ocupado siempre un lugar importante en las consejas de los marineros. Algunos informes son exagerados sin duda, pero muchos otros, que consiguieron figurar en los diarios de a bordo, resultan curiosamente consistentes.

En mayo de 1901, cuando los oficiales del vapor Grangense, que navegaba por el Atlántico Occidental, vieron desde el puente una criatura monstruosa semejante a un cocodrilo, con dientes de 15 cm, el capitán se negó a tomar nota del hecho en el diario de a bordo, objetando: "Van a decir que estábamos borrachos; y les agradeceré señores, que se abstengan de mencionar lo ocurrido a nuestros agentes de Pará y Manaus."

Pero no faltaron otros menos cuidadosos con su reputación, como el teniente de navío George Sandford, el cual, como capitán del navío mercante Lady Combermere, en 1820 informó haber visto en aguas del Atlántico una serpiente de 18 a 30 metros de longitud que arrojaba un chorro de agua como una ballena.

El 15 de mayo de 1833, cuatro oficiales del ejército británico y un intendente militar, que habían salido de pesca, vieron una serpiente de unos 24 metros de longitud que nadaba por el mar a no más de 180 metros de donde ellos estaban. La aparición se produjo en Mahone Bay, a unos 65 km. al oeste de Halifax, en Nueva Escocia, y los testigos quedaron tan convencidos de la importancia de lo que habían visto que firmaron todos una declaración a la que añadieron: No hubo posibilidad alguna de error, ninguna ilusión, y estamos muy satisfechos de haber tenido el privilegio de ver la "auténtica y genuina serpiente marina", que siempre ha sido considerada como producto de la imaginación de algunos capitanes de barco yanquis.


Otra aparición de un monstruo marino semejante a un cocodrilo tuvo por testigos al capitán y la tripulación del Eagle el 23 de marzo de 1830, pocas horas antes de que el barco atracara en Charleston, en Carolina del Sur. El capitán Deland acercó su goleta a menos de 22 m de la bestia y le disparó con un mosquete a la cabeza. Alcanzado por el proyectil, el monstruo se sumergió debajo del navío y lo golpeó repetidas veces con la cola, provocando serios desperfectos en el casco.

Otro de los militares que vio de cerca un monstruo marino de las profundidades fue el mayor H. W. J. Senior, de los Bengal Staff Corps. El 28 de enero de 1879, viajando en el City of Baltimore por aguas del golfo de Adén, pudo ver, a una distancia de 450 m del barco, una cabeza semejante a la de un bulldog, con un cuello de unos 60 cm de diámetro, que salía del agua hasta alcanzar una altura de seis a nueve metros. La criatura se movía con tal rapidez que le resultó imposible seguirla con los prismáticos. Su relato fue firmado también por otros testigos.

Ha pasado más de un siglo desde el episodio anterior, y durante este tiempo los monstruos marinos han continuado emergiendo ante sus asustados observadores. El intrépido capitán John Ridgway, que cruzaba el Atlántico en un bote de remos, vio un monstruo pocos minutos antes de la medianoche del 25 de julio de 1966. Su compañero, el sargento Chay Blyth, que más tarde se convertiría en un balandrista de fama mundial, estaba profundamente dormido. Mientras remaba, Ridgway oyó un ruido parecido a un silbido y, de pronto, vio una serpiente de unos 10 metros de longitud, con el cuerpo fosforescente -"era como si de su cuerpo colgara una hilera de luces de neón"-, que se acercaba a toda velocidad, se sumergía debajo del bote y no volvía a aparecer.


taringa

raro

16.Las Piedras Grabadas de Ica

Corría el mes de Mayo de 1966. Al consultorio del doctor Javier Cabrera, situado en la Plaza de Armas del pueblo de Ica, llegó su amigo Félix Llosa Romero, llevándole un regalo. Se trataba de una piedra ovalada, de color negruzco y aristas redondeadas; tenía grabada en una de sus caras la imagen de un extraño pez y su peso era mayor del que, a primera vista, correspondía a su tamaño. "Quedará muy bien como pisapapeles en tu escritorio", dijo Llosa, sin imaginar que su gesto amistoso sería el punto de partida de una larga investigación y de una polémica que iba a dividir a los estudiosos de la arqueología peruana.

No era ésta la primera piedra grabada que veía el doctor Cabrera. Treinta años antes, en la hacienda de su padre, una máquina que realizaba una perforación había extraído una piedra semejante de las profundidades de la tierra. Los obreros que realizaban el trabajo afirmaron que era una piedra inca; estaban habituados a desenterrar alfarería, metales y trozos de tela que daban testimonio de la orgullosa cultura que floreció en el Perú hasta la llegada de los españoles. El doctor Cabrera había olvidado el incidente, pero el gesto de su amigo hizo revivir su interés por las extrañas piedras y le preguntó dónde la había obtenido. Llosa le dijo que su hermano poseía una gran colección, proveniente del caserío de Ocucaje, donde un "huaquero" (campesino que realiza excavaciones arqueológicas clandestinas) las extraía por docenas.

Esto despertó la curiosidad del doctor Cabrera quien, a lo largo de los años, ha reunido una colección de miles de piedras grabadas. Y, lo que es más, ha realizado una interpretación, tan original como subjetiva, del posible significado de los grabados. Esta interpretación ha sido recibida con gran escepticismo por la arqueología y la antropología convencionales, pero, de ser cierta, revolucionaría todas las ideas actuales acerca de la antigüedad del hombre en la Tierra y también de sus orígenes.
Descifrando las piedras

El doctor Cabrera descarta con firmeza la posibilidad de que las piedras hayan sido grabadas por los incas. En primer lugar porque -según afirma- las piedras son muy anteriores al período en que los incas vivieron en Perú y, además, porque las piedras dan fe de conocimientos tecnológicos que los incas nunca poseyeron. En su enorme colección, el doctor Cabrera ha clasificado las piedras en diversos grupos, según los símbolos que presentan. Hay series que tratan de temas técnicos, otras de temas médicos, geográficos, antropológicos, zoológicos, etc. Esto no es tan fácil de apreciar para un lego; el doctor Cabrera ha atribuido significados a los símbolos que aparecen con cierta frecuencia en las piedras, y afirma que una pirámide -por ejemplo- simboliza una fuente de energía, mientras una hoja es símbolo de la vida, y una figura humana con determinados atributos representa a un hombre "reflexivo", mientras si esos atributos faltan se trata de un robot.


Hay series de piedras que describen con todo detalle la evolución de los dinosaurios, desde el huevo hasta la completa madurez; otras que relatan las incidencias de complejas intervenciones, y otras que explican con todo detalle cómo era el planeta Tierra antes de las grandes convulsiones geológicas que le imprimieron su conformación actual.

El doctor Cabrera ha bautizado a las piedras con el nombre de "gliptolitos" y califica a quienes las grabaron de "humanidad gliptolítica". A partir de sus interpretaciones de los dibujos grabados en las piedras afirma que esa humanidad gliptolítica fue creada por una raza superior que llegó a la Tierra desde algún lugar del cosmos. Al llegar a nuestro planeta, esa raza no halló vida inteligente, y decidió crearla a partir de un primate emparentado con el lemur, llamado notharcus, que se extinguió hace 50 millones de años. En su libro El mensaje de las piedras grabadas de Ica (Inti Sol editores, Lima, 1976), afirma: "Mediante el trasplante de códigos cognoscitivos a unos primates que pertenecían a un tipo de primate muy inteligente generaron hombres." Aparentemente, las piedras dicen que había varias categorías humanas: los de mayor poder cognoscitivo son los que el doctor Cabrera denomina "hombres reflexivos y científicos", por encima de los cuales se situaban, por supuesto, sus creadores, los hombres llegados del cosmos.

Esta humanidad gliptolítica decidió fijar sus conocimientos en piedra (y otros materiales como metales preciosos, destruidos por la avaricia humana) para evitar catástrofes a los hombres del futuro y ayudarles a regir su vida de acuerdo con normas sabias y racionales. Uno de los primeros pueblos que lo hicieron fue, según el doctor Cabrera, el pueblo inca.
Una acequia misteriosa

El descifrador de esta "enciclopedia lítica" afirma que los incas la conocieron y, aunque no estaban capacitados para entender su contenido a fondo a causa de sus rudimentarios conocimientos técnicos (pese a haber creado una compleja y eficaz organización social, los incas no conocían la rueda cuando llegaron los españoles a América) comprendieron que encerraba conocimientos de gran importancia, que no debían trascender al pueblo llano. Entonces, con el propósito de impedir que las inundaciones periódicas del río Ica erosionaran las piedras y arrastraran los yacimientos, el inca Pachacutec mandó construir una acequia que canalizó el exceso de aguas del río. Esa acequia se conoce en Perú como la acequia Achirana, y la leyenda cuenta que el inca la hizo construir porque se había enamorado de Achirana, la hija de un cacique de la zona, y deseaba favorecer a su tribu para conquistar su corazón. Sin embargo, el doctor Cabrera apunta que en esa zona jamás hubo cultivos, ya que durante siglos estuvo cubierta de bosques espinosos, de modo que la acequia sólo pudo servir para preservar las piedras, y la tradición del enamoramiento del inca puede haber sido una cortina de humo destinada a disimular la verdadera finalidad de la obra.

No obstante, resulta evidente que los gobernantes y sacerdotes incas prestaron mucha atención a la iconografía de las piedras, de las que habrían tomado el mito de Viracocha, antepasado mítico de los incas que había llegado por el mar y realizado grandes hazañas; Viracocha se correspondería así con imágenes que aparecen en los gliptolitos, de un hombre dando muerte a un dinosaurio (¿o dragón?), símbolo de valor y poderío.

Este contacto de las culturas preincaica e incaica con los gliptolitos explica, para el doctor Cabrera, la mezcla aparentemente arbitraria de objetos mortuorios hallados en las tumbas. En ellas, junto con objetos simples y toscos de la vida cotidiana (cerámica sencilla, mazorcas de maíz, telas rústicas) se encuentran objetos muy elaborados, que denotan una cultura y técnica superiores, como piezas de cerámica con complejos simbolismos, tallas en madera, objetos de oro delicadamente trabajados, telas finamente tejidas; esto significaría que los antiguos peruanos mezclaban los objetos que ellos mismos eran capaces de fabricar con otros, hallados, que habían sido fabricados por los hombres gliptolíticos durante el período terciario.

Por otra parte, Santiago Agurto, arquitecto y ex rector de la Universidad de Ingeniería de Lima, posee también una colección de piedras grabadas, extraídas, al parecer, de diversos enterramientos pertenecientes a las culturas Paracas, Ica, nazca y Tiahuanaco; esto confirmaría la sacralización de que fueron objeto las extrañas piedras por parte de aquellas sociedades.
Todo un manual de ciencia y tecnología

Existe un acuerdo bastante general entre arqueólogos y antropólogos en cuanto a la antigüedad de la especie humana: el hombre apareció en el cuaternario, después de la desaparición de los grandes reptiles, como consecuencia de los grandes cambios climáticos que favorecieron la evolución de los mamíferos en perjuicio de los ovíparos.


Pero el doctor Cabrera no comparte esta creencia. Basándose en que las piedras grabadas son, geológicamente, andesitas, o sea, piedras que se formaron en el período terciario, afirma que fue en ese período cuando los seres superiores que llegaron del espacio crearon a la humanidad. Hasta el momento, los análisis no han confirmado que los grabados sean estrictamente contemporáneos de las piedras; sin embargo, algunos microorganismos hallados en las ranuras de los grabados sí tienen una antigüedad de millones de años. Por otra parte, existen otros indicios, en la propia América Latina, que apuntan hacia una mayor antigüedad del hombre. En Argentina, en el siglo XIX, el paleontólogo Florentino Ameghino afirmó haber encontrado restos humanos en terrenos terciarios. En su momento, estos descubrimientos fueron considerados con escepticismo por el establishment científico. El mismo desinterés mereció un hallazgo, más reciente, del antropólogo Hernao Marín en Colombia: los restos fosilizados de un animal antediluviano (un Iguanodon) aparecieron misteriosamente asociados a un hombre de Neanderthal.

Uno de los elementos que confirman la creencia del doctor Cabrera es una piedra donde está labrado un mapa del mundo tal como era en el período terciario (esta piedra está representada en la portada de su libro, reproducida en página 461). Allí, la forma y la disposición de los continentes es completamente diferente de la actual -algunas zonas parecen coincidir con los desaparecidos continentes de Lemuria y de la Atlántida-, y considerando que la geología no supo hasta fines del siglo XIX y principios del XX que los grandes cataclismos de fines del terciario habían provocado cambios espectaculares en la forma y disposición de los continentes, el doctor Cabrera sostiene que esa piedra sólo pudo ser labrada por hombres que vivieron en un planeta con esa configuración y que, además, poseían los medios técnicos necesarios para recorrerlo y observarlo desde grandes alturas.

Las series de piedras que el doctor Cabrera considera dedicadas a reproducir complejas intervenciones quirúrgicas confirman, en su opinión, esa gran superioridad técnica. Hay gran cantidad de dibujos que representan, en su interpretación, trasplantes de órganos (¡en algún caso de los hemisferios cerebrales!). El doctor Cabrera asegura que las piedras muestran diversas formas de anestesia (gas, acupuntura) y explican las avanzadas técnicas quirúrgicas de los hombres gliptolíticos. También les atribuye la autoría de tumis (figuras de oro en forma de hacha ritual, con incrustaciones de piedras preciosas, que se han encontrado en tumbas precolombinas) que informan, por ejemplo, sobre el ciclo menstrual femenino. Hay un tumi que, según el doctor Cabrera, forma parte de una serie sobre la patología quirúrgica del ovario.

Por ahora, las teorías del doctor Cabrera no han encontrado demasiado eco en la comunidad científica. Algunos de sus adversarios han llegado a asegurar que Basilio Uchuya, el huaquero que ha proporcionado la mayor parte de las piedras al doctor Cabrera., es el único artífice de las mismas; según esta teoría, Basilio las graba, untándolas después con betún de los zapatos y quemándolas para darles una falsa pátina de antigüedad. Esta ingeniosa teoría no tiene en cuenta la edad de Basilio ni el tiempo que requiere fabricar una de estas piedras. El huaquero podría haber hecho, en toda su vida, unas 10.000; ¡pero son ya cerca de 40.000 las que se han catalogado hasta ahora, y cientos de miles las que se suponen aún enterradas!

También es cierto que la aparición de cualquier grupo de objetos misteriosos representa un negocio potencial. Pero el doctor Cabrera se ha limitado a publicar sin grandes alardes los resultados de sus investigaciones. Además, su pequeño museo de la Plaza de Armas de Ica no recibe ni mucho menos la avalancha de visitantes que parecería merecer...

Por otra parte, se diría que Basilio prefiere mantener un velo de misterio sobre su hallazgo; no es de extrañar que lo haga, teniendo en cuenta la durísima legislación que afecta a los hallazgos arqueológicos: el humilde huaquero se vería privado inmediatamente de su ya no muy lucrativo modus vivendi.

No obstante, el doctor Cabrera no carece por completo de apoyo. El francés Chanoux, en su obra Enigma de los Andes, aseguraba que las piedras de Ica podrían ser "la biblioteca de los Atlantes que han existido hace 50 millones de años". El periodista español J. J. Benítez, en su libro Existió otra humanidad (Plaza y Janés, Barcelona, 1977), hablaba del hallazgo de dos cerros artificiales que recubrían un pavimento de piedras grabadas, en un lugar cercano a Palpa (Perú) hacia el cual parecen apuntar nada menos que las líneas de nazca

De todos modos, hasta que no se demuestre de forma fehaciente la autenticidad -y la antigüedad- de las piedras grabadas de Ica, no se podrá dar una opinión definitiva sobre su supuesto mensaje y sobre la interpretación que de sus imágenes ha hecho el doctor Cabrera. El tiempo y una investigación más rigurosa le darán la razón a él o a los arqueólogos convencionales, que tanto desconfían de sus piedras grabadas de la era terciaria.

inexplicables

Cosas raras e inexplicables

Y mucho mas... si quieren saber mas sobre cosas inexplicables de este mundo como por ejemplo: porque el hombre no volvio nunca mas a la luna o el reino de las almas o las jugadas del destino visiten esta pagina:
http://www.lo-inexplicable.com.ar

Comenten y si les gusto mucho dejen puntos!
Dar puntos
38 Puntos
Votos: 6 - T!score: 6.5/10
  • 2 Seguidores
  • 2.623 Visitas
  • 5 Favoritos

14 comentarios - Cosas raras e inexplicables

@TutoFacil Hace más de 2 años -4
Buenas, cómo te va? Espero que bien..!

Te invito a que te unas a mi foro oficial ''American Webs''. Más que nada es sitio en donde podrás publicar
cualquier tipo de POST, dependiendo de sus respectivas secciones.

Estamos reclutando nuevos miembros al Staff. Buscamos por el momento 1 Administrador y 3 Moderadores. Si estás
interesado, regístrate y completá el formulario que dejamos en la sección ''Postulaciones''.

El LINK de la web es: http://american-webs.foroactivo.net/

Te espero !
@maideniron14 Hace más de 2 años
No es un mal post che . Pero ya es MUY visto esos temas. Agrega otros.
@Valen_Carp Hace más de 2 años
los puntos no se piden
@KiLL3R12 Hace más de 2 años
TutoFacil dijo:Buenas, cómo te va? Espero que bien..!

Te invito a que te unas a mi foro oficial ''American Webs''. Más que nada es sitio en donde podrás publicar
cualquier tipo de POST, dependiendo de sus respectivas secciones.

Estamos reclutando nuevos miembros al Staff. Buscamos por el momento 1 Administrador y 3 Moderadores. Si estás
interesado, regístrate y completá el formulario que dejamos en la sección ''Postulaciones''.

El LINK de la web es: http://american-webs.foroactivo.net/

Te espero !

SPAM, DENUNCIENLO.
APARTE NO CREO QUE NINGUNA WEB CASERA VAYA A SER COMO TARINGA..

Por el post, creo que deberias poner negritas, subrayar y cambiar colores porque se hace muy aburrido leer todo
@nhumsi Hace más de 2 años
paranormal
@TUPAPAUS Hace más de 2 años
Muy buien post y muy interesante+5
@pamm88 Hace más de 2 años
Muy buen post, muy interesante. Te recomiendo agregar mas imagenes, videos, cambiar colores del texto, es decir, hacerlo mas didactico, para que se luzca la info que estas dando. Saludos!
@barto2009 Hace más de 2 años +1
muy bueno+5
@dalmiro321 Hace más de 2 años +1
buena info amigo, no sabia lo de las piedras de ica... te dejo + 10
@Luciananaranjita Hace más de 2 años +1
+10 ...gran aporte !!!!!