Discurso de CFK [Primera Parte] 01/03/2012

Apertura del 130º periodo de sesiones ordinarias del Congreso Nacional: Discurso de la Presidenta de la Nación
DISCURSO DE LA PRESIDENTA CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHER EN LA APERTURA DEL 130° PERIODO ORDINARIO DE SESIONES DEL CONGRESO NACIONAL

Muchas gracias, muy buenos días a todos y a todas. Honorable Asamblea Legislativa; señores dirigentes sindicales y de otros partidos políticos que nos acompañan; Madres y Abuelas de Plaza de Mayo; señor juez Baltasar Garzón, que hoy nos honra con su presencia (aplausos): como todos estos últimos años en cumplimiento del artículo 99 de nuestra Constitución, inciso 8°, vengo no solamente a presidir la apertura de las sesiones, en la Asamblea Legislativa de este Parlamento año 2012, sino también a ofrecer, conforme obliga la Constitución Nacional, el estado de situación de la Nación Argentina.

La Nación Argentina sigue protagonizando desde el año 2003 uno de los más vigorosos crecimientos económicos con inclusión social que se tenga memoria, no ya solamente en nuestra propia historia sino también en el marco de una situación internacional donde de acuerdo a fuentes tales como el Fondo Monetario Internacional –en el que yo sé que algunos de ustedes confían más que en nuestras propias estadísticas, hay que darle a todo el mundo la tranquilidad de que estamos diciendo las cosas – se ubica a la Argentina, luego de India y China, en el tercer lugar en cuanto a crecimiento económico durante el último año 2011. (Aplausos)

Si nosotros pudiéramos comparar en un gráfico los crecimientos en el período 1970 a 1976, 1982 a 1988 y 1994 a 2000 y del 2006 al 2011, como promedio de crecimiento estaríamos, en el primero de los períodos, 1970 al 76, en un promedio de crecimiento del 3 por ciento; luego del 82 al 88 la Argentina fue para abajo, no sólo no creció sino que decreció, el promedio de la caída del Producto Bruto, del crecimiento económico de la Argentina, fue para esa década el 0,7. Luego, del año 1990 hasta el año 1998 el promedio de crecimiento fue del 4,1, pero con un crecimiento muy particular, porque al mismo tiempo que había crecimiento de la actividad económica avanzaba el proceso de desindustrialización del país, que había comenzado a desarrollarse en 1976 y tuvo su epicentro en la crisis que nos tocó vivir en el año 2001. El promedio de crecimiento de estos años ha sido del 7,8, lo que nos coloca, en cuanto a toda América Latina, en el proceso de expansión y crecimiento económico más importante de toda la región. (Aplausos)

El crecimiento del Producto Bruto medido en términos de paridad de poder adquisitivo, esto es una medida utilizada por el Fondo Monetario para comparar el poder de compra de un dólar en cada país considerando el tipo de cambio y los precios internos: en el año 2003 esa paridad de poder adquisitivo era de 8.797 dólares per cápita; hoy es de 17.376 dólares. (Aplausos) Como les decía, el PBI argentino fue el que más creció después de China y de India, tanto en la evolución del PBI como en la paridad adquisitiva que recién les estaba contando.

También sobre base elaborada por el Fondo Monetario Internacional, el PBI en paridad de poder adquisitivo fue de los primeros 25 puestos en todo el ranking mundial. Esto no fue viento de cola como algunos quieren afirmar, porque si bien los términos de intercambio han mejorado sustancialmente en los países emergentes y también en los países de la región, lo cierto es que por ejemplo Venezuela, Chile, Bolivia, Perú y Colombia tuvieron una magnitud de aumento que cuadruplicaron sus términos de intercambio mientras que la Argentina solamente lo duplicó en el 42 por ciento. Para que tengan una idea, la variación acumulada en los términos de intercambio fue para Venezuela en un 195, para Chile en un 119, para Bolivia en un 82, para Perú 61, Colombia 54, la Argentina 42, Brasil 38 y el promedio de la región 37. Ustedes dirán por qué, es muy simple, porque se cuadruplicaron los precios de commodities de minerales y petróleo que producen estos países y nuestros commodities solamente se duplicaron, con lo cual el crecimiento de la Argentina no se explica únicamente a través de condiciones macroeconómicas en las economías emergentes sino a partir de un modelo de desarrollo que ha hecho del mercado interno, del consumo popular y la distribución del ingreso sus banderas principales, que nos han permitido crecer en la forma que lo hemos hecho. (Aplausos)

Tampoco es por los capitales que ingresan. Ustedes saben que Argentina tiene a partir del año 2005 una legislación muy clara que impide la especulación financiera con capitales que ingresan y salen con absoluta volatilidad, generando una inestabilidad financiera y saltos monetarios, saltos en las paridades cambiarias que nosotros no hemos tenido merced al sistema (por Mercedes también) de flotación administrada que venimos desarrollando exitosamente también para mantener la estabilidad monetaria, pero al mismo tiempo darle un valor a nuestra moneda de moco que sea absolutamente competitivo en relación al dólar seguir exportando.

Pero lo que es importante recalcar es que si bien hemos crecido exponencialmente en nuestras exportaciones, esto es muy importante y vamos a seguir con una política muy agresiva en ese sentido, quiero decirles que el crecimiento económico del PIB desde el tercer trimestre del 2003 al tercer trimestre del 2011 alcanza el 91.9, y quiero desagregarlo para entender qué es lo que digo cuando hablo de mercado interno. De esos 91.9, 60.2 por ciento son de consumo privado; 35.6 inversión; consumo público, es decir inversión pública, 10 por ciento, y exportaciones netas, pese a haber superado los 80.000 millones de exportación, batiendo récords, para ser más exactos 84.000 millones de dólares de exportaciones, aún comparado con el resto de los componentes tenemos un 12,8 por ciento negativo respecto de aporte al crecimiento. ¿Se entiende? Necesitaríamos aún exportar mucho más para igualar a la fortaleza del mercado interno y del consumo popular la posibilidad de tener aún más crecimiento. Esto es muy importante porque nos obliga a seguir manteniendo, profundizando y transformando las políticas que sostengan la demanda agregada, en términos criollos sostener que la gente pueda tener poder adquisitivo, sobre todo los sectores de mayor vulnerabilidad que al no tener capacidad de ahorro, que al no poder viajar al exterior y al no poder comprar dólares son los que consumen hasta el último peso que les ingresa. (Aplausos) Esta es una de las claves también de este crecimiento, porque durante estos años, además del absoluto incremento por parte de los sectores registrados de la economía, de los trabajadores asalariados, que hoy superan los 7 millones y medio de trabajadores registrados -tenemos todavía un 34,6 que no está registrado, pero que obviamente tiene un ingreso- debemos tener en claro que ha sido por ejemplo la Asignación Universal por Hijo uno de los elementos más importantes junto al incremento salarial y junto al incremento de pensiones y jubilaciones. (Aplausos) Para que tengan una idea, en materia de Asignación Universal por hijo y en materia de jubilaciones y pensiones no contributivas, la Anses y su inversión representan el 10 por ciento del Producto Bruto Interno argentino. Inversión social, que como toda inversión social finalmente tiene un fuerte impacto en la economía y en el crecimiento de la actividad.

Las mejores condiciones laborales, como decía. También del lado de la oferta la industria fue el sector que más creció, y esto también es muy importante frente a una Argentina que en algunos años o en algunos siglos era solamente productora de materias primas, esta Argentina que hoy tengo el orgullo de presidir ha hecho un proceso de reindustrialización que ha colocado a las manufacturas de origen industrial en la porción más importante de las exportaciones, superando las de manufactura de origen agropecuario, superando a los productos primarios y superando por supuesto a combustibles y energía, de los cuales hablaremos más tarde seguramente. El efecto directo de la industria ha sido 25 puntos porcentuales en el crecimiento desde el 2003 al 2010, efecto directo del 12,3 e indirecto del 12,4. La construcción el 7 por ciento, hemos batido récords en materia de construcción, de producción de cemento, de producción de ladrillos y por supuesto también de asalariados. De unos 80.000 cotizantes en la UOCRA en el año 2003 hoy estamos en el medio millón de cotizantes, de trabajadores de la construcción que aportan 7 por ciento a ese crecimiento. El sector agropecuario 3,7 por ciento, un efecto directo del 2,4 e indirecto del 1,2. Esto es obviamente porque la industria con el valor agregado genera al mismo tiempo, pese a que si uno ve la cantidad de trabajadores de servicios productivos siempre es menor que la de servicios, pero si no hay trabajadores de industria y si no hay industria finalmente los servicios terminan cayendo porque no hay nada que transportar. Hay mucho camión, hay mucho transporte porque hay cosas que transportar, pero cosas que se construyen en Argentina, porque si las cosas se construyeran afuera y vinieran al puerto únicamente, tampoco tendríamos mucho que transportar y tampoco tendríamos mucho poder adquisitivo por parte de nuestro pueblo para poder comprarlo. Esto es claro señores. (Aplausos)

Y quiero en este punto dar una estadística elaborada por el propio G-20 en cuanto a la evolución de las importaciones de los países que lo integramos. De los países que integramos el G-20 el país que más hizo crecer sus importaciones entre el 2010 y el 2011 fue la India, que superó el 60 por ciento de aumento; pero el segundo país que más creció en importaciones entre el 2010 y el 2011 fue la Argentina, con más del 30 por ciento de crecimiento. (Aplausos) El resto de los países del G-20, nuestro socio Brasil un 25 por ciento aproximadamente, y la mayoría de los países proteccionistas, los países que son adalides del libre mercado de sus fronteras para afuera pero adentro son muy proteccionistas, ninguno superó los dos dígitos, solamente un 17 ó 18 por ciento de aumento de sus importaciones. Esta es una cuestión que seguramente abordaremos en la próxima reunión del G-20 que tengamos en México en junio. Esto para desmitificar y fundamentalmente para responderles a las voces acerca de que defender la industria nacional, establecer una administración del comercio exterior, es poco menos que un sacrilegio, aquí están los números, somos uno de los países que más hemos importado frente a los que nos dicen que ponemos barreras proteccionistas que ellos vienen sosteniendo desde hace siglos a rajatabla en sus propias economías. (Aplausos)

La industria además registró un crecimiento muy virtuoso, porque había un paradigma en los 90, el paradigma del Consenso de Washington, del neoliberalismo. El paradigma era que cuando nosotros veíamos productividad por obrero ocupado, índice de volumen físico de producción, el índice de obreros ocupados para que hubiera mayor productividad tenía que ser menor. En lo que hace al año 1991-1998 la productividad por obrero fue del 83.8, el índice de volumen físico de producción fue del 45.2 y el índice de obreros ocupados menos 21 por ciento. Esto tiene que ver con lo que decía anteriormente, de que no cualquier crecimiento de la actividad económica genera bienestar, crecimiento e inclusión social.

Veamos ahora 2004 - 2011: la productividad por obrero ocupado es del 46.1 por ciento, el índice de volumen físico de producción es del 104 por ciento, quiere decir que aumentó fundamentalmente la inversión en toda la matriz de la industria y el índice de obreros ocupados el 34,6. Esto marca claramente el valor de la industria y de la generación de valor agregado en la generación del empleo, en el crecimiento de la actividad económica, que luego veremos reflejados en otros números.

La industria creció además de una manera diversificada, siendo los sectores no tradicionales y con elevado contenido tecnológico los que exhibieron mayor aumento. Hubo instrumentos desde el Estado, hubo política activas del Estado para agregar valor y fundamentalmente leyes tales como la Ley del Software, el impulso que desde Ciencia y Tecnología hemos realizado, las industrias que se han radicado en Tierra del Fuego sustituyendo importaciones en este período por 10.000 millones de dólares, generando trabajo por más de 6.300, lo que significa en definitiva que no solamente hemos dejado de importar sino que además hemos conseguido que más argentinos tengan trabajo, a punto tal que hemos logrado perforar el índice de desocupación, que había tenido la marca más baja en el 7.2, al 6.7 en el último trimestre del año 2011. (Aplausos)

Las manufacturas que más crecieron. Hay manufacturas que podemos denominar de alta tecnología, de tecnología media, basadas en recursos naturales y de baja tecnología, las manufacturas que más han crecido son precisamente las de alta tecnología: maquinarias y aparatos electrónicos, aparatos de radio, TV, comunicación y fabricación de instrumentos médicos. Manufacturas de tecnología media: sustancias y productos químicos, industrias metálicas básicas, productos de metal, maquinaria y equipo, automotores y equipos de transporte. Manufacturas de baja tecnología: textiles, confección, calzado y cueros. Y por supuesto manufacturas basadas en recursos naturales como alimentos.

Pero las que más han crecido son la de alta calificación, destacándose entre ellas las de carácter informático, donde tenemos dos tipos de servicios: de producción de bienes y de servicios a partir del desarrollo de la industria del software que, de acuerdo con la Organización Mundial de Comercio, la Argentina se encuentra entre los primeros exportadores de servicios de informática, exactamente estamos ocupando el séptimo lugar en el mundo en exportadores de servicios de informática. Organización Mundial de Comercio. (Aplausos)
La política de intervención o de explotación administrada que hemos tenido, sumada al hecho puntual de políticas muy activas, préstamos del Bicentenario, tasas subsidiadas, parques industriales que cuando llegábamos había 80 en todo el país y hoy estamos superando los 300 parques industriales en todo el país, ha generado, precisamente, que Argentina sea el único país, de acuerdo con datos de la CEPAL, que no reprimarizó sus exportaciones. Esto significa lo que les decía al principio: la reprimarización de las exportaciones no es algo bueno para ningún país, porque implica menor valor agregado y destrucción de puestos de trabajo y por supuesto además menos crecimiento y desarrollo científico y tecnológico.

La Argentina tuvo y es hoy la única en un escenario de precios favorables, evitando la tendencia natural. Porque, además, ¿por qué también hay una tendencia en las regiones o en nuestra región, por ejemplo, en los emergentes a la reprimarización? Por los excelentes precios de las materias primas y por lo poco que cuesta sacar alguna de ellas, el rédito es muy grande, la diferencia, la renta es muy grande, y hay una fuerte tendencia, entonces, a dedicarse a eso y no a la industria. Por eso tenemos que evitar esta tendencia y seguir insistiendo en la política de la industrialización, de industrializar la ruralidad. Por eso también, junto al Plan 20/20 de industria, lanzamos el Plan Estratégico Agroalimentario 20/20 para precisamente terminar con esa dicotomía de industria o producción primaria para, en la sinergia de ambas, lograr mayores resultados para la Argentina y para sus 40 millones de habitantes. (Aplausos)

En materia de inversión internacional también Argentina, como economía emergente, registra una posición de inversión internacional acreedora en base a cómo hemos ido desendeudándonos y no hemos ido tomando nueva deuda. No se ha financiado el Gobierno como se comenzaron a financiar todos los gobiernos del mundo cuando se destruyeron los bancos centrales y las funciones que tenían los bancos centrales del mundo para que esas funciones pasaran a la banca privada y desde la banca privada dirigir el crédito y el ahorro y no hacerlo desde los Estados. Esto culminó aquí en la Argentina en el año 2001 y estamos viendo hoy un escenario internacional sumamente parecido, casi idéntico diría yo. Estaba leyendo la reducción del 22 por ciento de los sueldos y de las jubilaciones en Grecia, no llega al 13 por ciento la reducción que tuvimos en la República Argentina, pero es un número importante. También está sucediendo lo mismo en España, donde no solamente se reducen sueldos y jubilaciones sino también se reducen las indemnizaciones por despido, de modo tal de casi invitar a los empresarios a que puedan sostener rentabilidades en base al sacrificio de los trabajadores o de los empleados.

Por eso cuando hablamos no lo hacemos desde un marco teórico, lo hacemos desde un marco empírico, lo hacemos desde la experiencia, lo hacemos desde lo que nos pasó a los argentinos. A los argentinos, nos pasó a todos, en el año 2001 cuando el país se desplomó. No dependemos por eso del financiamiento externo para seguir creciendo y en la evolución de la inversión, yo escucho y leo a diario que nadie invierte, bueno, yo quiero decirles que de acuerdo con elaboración propia en base a datos del Fondo Monetario Internacional, la evolución de la inversión, como porcentaje del Producto Bruto Interno, en el año 2011, tenemos a China con 48,7; India con 37,6; México con 25,6 y Argentina con 25,3 por ciento de inversión. (Aplausos) Para nuestro socio principal en el MERCOSUR, en la región, Brasil, la inversión fue del 19,8. No menciono otros países que en la región siempre nos ponen como ejemplo porque ni siquiera están considerados en el informe.

Pero es bueno, por favor, y es necesario además de bueno, que todos aquellos que tenemos responsabilidades institucionales, desde la más alta como esta Presidenta, desde los gobernadores, muchos que me acompañan y de otros signos y partidos políticos inclusive, legisladores, intendentes, concejales, empresarios, dirigentes sindicales, dirigentes sociales, ciudadanos y ciudadanas en general, tengamos clara conciencia del mundo en el que estamos viviendo y del país que tenemos y hemos logrado construir con el esfuerzo de todos.

Por eso no me canso de apelar una y otra vez a la unidad, a la organización y, por favor, a la información correcta por parte de todos. Que además lo hemos podido ver, y en esto no quiero tampoco atiborrarlos de números, aunque tengo muchos más desgraciadamente y se los voy a tener que decir porque además me obliga la Constitución, lo pudimos ver este verano como nunca tal vez, lo vimos a lo largo del año, con los feriados que hemos modificado y que hemos logrado un crecimiento del turismo con respecto al año pasado del 10 por ciento y del 2003 a la fecha del 207 por ciento. (Aplausos). Más de 5 millones de turistas ingresaron el año pasado. Del puesto 36 en eventos internacionales que tenía la Argentina, como sede de eventos internacionales, pasamos al puesto número 18. Y la Ciudad de Buenos Aires es la primera sede de eventos de todo el continente a la hora de ser elegida, lo que reporta en ingentes incrementos de recursos tributarios y también, por supuesto, en el crecimiento general de la economía.

Ni qué hablar de la dinámica del sector automotriz: 324 por ciento de crecimiento. Uno de los crecimientos más importantes con un récord en el año 2011 de 828.711 vehículos, en mercado interno estamos hablando, no estamos hablando solamente de exportación. El sector ha sido uno de los que más ha crecido, en patentamientos, ni hablar; producción de electrodomésticos, línea blanca, en la Argentina récord en el año 2010 de 4.842.000, tengo otros datos más adelante.

Pero quiero decirles que fundamentalmente todo esto se ha debido a políticas activas y de orientación del crédito muy importantes que hemos hecho: 347 proyectos ha financiado el crédito del Bicentenario por más de 6 mil millones de pesos, que han ido a una tasa prácticamente inexistente en el mercado, que ha ido a pequeñas, a medianas y a grandes empresas y que tenemos que seguirle dando una vuelta de tuerca, ya lo charlamos con la ministra de Industria, a este préstamo del Bicentenario para identificar claramente a los sectores que aumenten, por un lado, capacidad de oferta, pero que también, al mismo tiempo, puedan generar mayor cantidad de puestos de trabajo.

La recuperación del mercado laboral, el empleo dinamizado por la construcción, la fuerte caída de la tasa del empleo no registrado, que todavía sigue alto pero convengamos que en el año 2003 alcanzaba prácticamente al 50 por ciento de los argentinos que trabajaban, que lo hacían ilegalmente, lo hacían en negro o trabajo ilegal. No digo en negro, en negro es casi despectivo y peyorativo, es trabajo ilegal. (Aplausos) Hoy hemos llegado al 34,3, el registro más bajo. Pero tenemos que seguir en el camino de lograrlo.

El repunte del consumo privado ha sido formidable, 77,3 por ciento, y la inversión acompañó al consumo en un 264 por ciento.

Podríamos seguir hablando de lo que significa también el desendeudamiento de la Argentina, que ha sido muy importante. Una de las claves que tuvo la década del 90 fue el fuerte endeudamiento que ya venía de antes. El fuerte endeudamiento en realidad comenzó el 24 de marzo de 1976, esta es la realidad. Yo no quiero venir a utilizar políticamente los números, quiero decir la verdad histórica. Lo cierto es que el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 marcó el inicio de la caída de la Argentina, que no se detuvo, que tuvo un interregno de crecimiento artificial durante la duración de la convertibilidad pero que la sostuvimos con la venta de las privatizaciones y más tarde con un endeudamiento formidable que explotó, no solamente hacia afuera porque no le podíamos pagar a nuestros acreedores externos, ni siquiera le podíamos pagar a nuestros acreedores internos. Este año recién este Gobierno va a terminar de pagar el BODEN 12. (Aplausos). El BODEN 12, para los que no saben, no fue a fondos de afuera, no fue a países soberanos extranjeros; el BODEN 12 se formuló para pagarles a los argentinos a los que los bancos de este país no les devolvieron sus ahorros. Fue el resto de los argentinos, argentinos que tal vez nunca vieron ni verán un dólar en toda su vida los que tuvieron que contribuir con 19.641 millones de dólares, que hemos pagado del año 2005 a este año, que vamos a pagar 2.211 la última cuota, y eran argentinos que tenían dólares aquí. Yo me imagino todas las cosas que podríamos haber hecho con esos 19.641 millones de dólares para las personas que menos tienen, para los que nunca tuvieron la suerte de tener un depósito en dólares. Pero un país se tiene hacer cargo y un gobierno se tiene que hacer cargo de todas las cosas, de las que hizo él y de las que hicieron los otros también, porque para eso se es gobierno y para eso se reclama el voto de las grandes mayorías populares .(Aplausos)

Hubiera sido fácil para el presidente Kirchner, que subió con tan pocos votos decir: “bueno, yo no tuve nada que ver con el corralito, no tuve nada que ver ni con esto ni con lo otro”. Pero no, se hizo cargo, inclusive las dos cuotas más altas que hubo que pagar por el corralito fueron pagadas durante su gobierno, fue en los años 2006 y 2007 donde casi tuvo que pagar 3.000 millones de dólares por ese bendito y famoso corralito. (Aplausos)
Cuando veo por allí rozagantes caminar y criticar con tanta facilidad a quienes provocaron tanto daño a nuestra economía y a nuestra gente, y lo recuerdo a él, créanme que muchas veces tengo dudas de si vale la pena seguir adelante. (Aplausos)

La ampliación de la cobertura en salud entre obras sociales, prepagas y PAMI, -aquí dejo de lado los hospitales públicos- aumentó en 12 puntos porcentuales, producto obviamente del crecimiento del trabajo y llega hoy casi al 64 por ciento de la población. Tenemos también Sistema de Salud Público, que no está contemplado dentro de esta cobertura y al que tienen acceso gratuito todos los ciudadanos. Parece una cuestión menor, pero todos saben que en numerosos países, no solamente en países desarrollados del Norte sino en algunos países vecinos nuestros, si no tenés plata no te curan en ningún hospital, ni aún en los públicos. Por eso también muchas veces en todos nuestros hospitales de frontera recibimos generosamente y lo seguiremos haciendo a todos, a todo ciudadano, porque somos ciudadanos universales y vamos a seguir atendiendo. (Aplausos)

La mejora en la distribución del ingreso, que se mide internacionalmente a través de un coeficiente, el coeficiente de GINI, bajó desde el tercer trimestre del 2003 al tercer trimestre del 2011 del 0,53 al 0,43. Todos saben lo que significa el esfuerzo para que este índice se mueva, se mueve muy lentamente. Haber disminuido el índice de GINI en un punto significa un crecimiento en materia de inclusión social sin precedentes en las últimas décadas en la República Argentina, que alcanza de esta manera la distribución del mejor ingreso en América latina. (Aplausos). Esto es base CEPAL, Argentina con el 0,43; Uruguay con el 0,44; Colombia con el 0,45: Paraguay con el 0,49; México con el 0,49; Brasil con el 0,52; Chile con el 0,56 y Bolivia con el 0,62. Estos son los números de la CEPAL en lo que hace a mejora de la vida y calidad de los argentinos y que nos colocan orgullosamente en la primera fila de nuestro querido continente de la América del Sur, que sin lugar a dudas ha tenido por parte de los otros gobiernos de nuestros países hermanos un gran esfuerzo, porque esos países también han crecido mucho y toda la región ha mejorado sustancialmente a través de gobiernos democráticos y populares, por lo menos en su gran mayoría. (Aplausos)

Las transferencias corrientes al sector privado han sido muy importantes, en Asignaciones Familiares, Fondo Nacional de Empleo, PAMI y otros subsidios sociales a los agentes de salud, estamos en la mitad de las transferencias del sector, 103.500 millones, y el total de transferencias, yo creo que aquí hay un resabio en la economía. ¿Dónde estás Hernán Delfino? Por allí, allá estás. Vamos a tener que cambiar, porque acá habla de transferencias al sector privado pero cuando uno habla de sustentabilidad del suministro de energía, en realidad está subsidiando a empresas, pero está subsidiando también las tarifas de todos los argentinos, que no tienen punto de comparación, los que veranean en el Uruguay o tienen la suerte de salir afuera pueden saber lo que cuesta la luz, la electricidad y el gas. No estoy hablando de Europa donde para encontrar un aire acondicionado tenés que ir a un hotel 5 estrellas, estoy hablando aquí de la región donde el combustible, donde la energía, donde el gas, la luz y los servicios tienen los precios más bajos de la región. Por eso el Fondo Monetario nos da paridad absoluta más alta que el resto, porque hace relación en lo que se puede comprar con un dólar y los propios precios internos. Por eso va a haber que corregir esta denominación.

En sostenimiento de tarifas del transporte automotor a cargo del Fondo Vial 14.660 millones de pesos. Esto importa transporte de cargas y transporte automotor de pasajeros. Tenemos que hacer también una reorientación de ciertos subsidios que hoy tenemos en la economía. No porque los subsidios no sirvan, al contrario, vengo hoy a decir que la política de subsidios mantenida desde el año 2003 a la fecha fue uno de los factores que permitió el crecimiento y el desarrollo no sólo de los argentinos sino de numerosas industrias. (Aplausos) En la siderúrgica más importante de nuestro país, una multinacional, la mitad de sus utilidades son suministro de energía subsidiado. Ustedes me dicen ¿y por qué no baja la rentabilidad? Porque seguramente si uno afecta determinadas rentabilidades va a impactar en la oferta de bienes y va a impactar en la mano de obra. Por eso al tomar decisiones hay que hacerlo como lo dije en el discurso de la Unión Industrial Argentina, con sintonía fina, de modo tal que los subsidios lleguen a las actividades que lo necesitan y a las personas que lo necesitan y no a los que pueden hacer frente. (Aplausos).

Un caso típico: compensación a productores agropecuarios y agro que en el año 2011 fue de 1.800 millones de pesos, subsistía el subsidio a la industria avícola y a la industria molinera, de la harina por el precio del pan. Precisamente la política de subsidios que llevamos a cabo desde el año 2003, yo era diputada y senadora como todos ustedes, y recordaba siempre a los diputados y senadores de Entre Ríos, que lloraban lágrimas de sangre con respecto a su industria avícola. Nosotros encontramos la industria avícola mal; comenzamos a darle subsidios, líneas de crédito y hoy tenemos una de las industrias avícolas más importantes, no solamente en desarrollo y crecimiento de la carne misma, sino que hasta hemos creado en este país y estamos exportando los galpones especiales por los cuales se crean este tipo de productos o de aves. Sin embargo a partir de este año también hemos decidido eliminar este subsidio, porque entendemos que esta industria ha alcanzado tal grado de desarrollo que debemos utilizar esos fondos para reorientarlos hacia otras actividades económicas o industriales que necesiten más apoyo.

De esto se trata, la gestión es cambio permanente, la vida es cambio permanente, lo que nunca se debe perder es la dirección que ese cambio tiene que tener y créanme que no solamente tengo un compromiso en la dirección de ese cambio con mis propias convicciones y con mi propia historia, como militante, como legisladora y como Presidenta, sino también por la persona que más he querido en toda mi vida y por todos los compañeros, por todos aquellos que dieron su vida para tener un país mejor. (Aplausos)
Nuestra economía tuvo recaudación récord además en el año 2011, 540.000 millones, 33 por ciento del PBI. Ventas declaradas, obsérvese que digo “declaradas”, ventas declaradas. En el 2010 fueron 2 billones 400 mil millones de ventas declaradas; en el 2011 batimos el récord con 3 billones, 200 mil millones de ventas declaradas, un aumento del 34 por ciento de ventas año a año. (Aplausos)
En esa contribución, en esa masa recaudada tuvieron una importante actuación las contribuciones patronales junto a los trabajadores de la seguridad social, ganancias y también derechos de exportación, pero fueron mucho más importantes las contribuciones de la seguridad social, 7,6 puntos porcentuales, ganancias 6,04 puntos porcentuales; derechos de exportación 3,2 puntos porcentuales. Esto para desmitificar realmente cómo se componen los recursos con los cuales el Estado administra y gestiona para la vida de los 40 millones de argentinos.

En exportaciones hemos dado también un salto muy importante. En el año 2010 estábamos exportando 68.134 millones -aquí sí voy a decirlo en dólares, porque se mide todavía en dólares-; este año llegamos a 84.269 millones de dólares de exportación, lo que significó en dólares un aumento del 24 por ciento. Pero en las importaciones –y otra vez para desmitificar- de 56.502 millones de dólares pasamos a importar 73.922 millones de dólares, 31 por ciento más. (Aplausos).

Recuerden que el superávit o no superávit sostiene la diferencia entre exportaciones e importaciones, y pese a que crecieron más las importaciones proporcionalmente que las exportaciones tuvimos un saldo exportable de 10.437 millones de dólares, en los cuales por primera vez las manufacturas industriales ocuparon el lugar preponderante, 35 por ciento frente a las manufacturas de origen agropecuario, 34 por ciento, productos primarios 24 por ciento, y combustibles y energía 7 por ciento.
Cómo estamos en enero del 2012, cómo viene este 2012. La balanza comercial para enero ha sido superior, enero y febrero siempre son históricamente, estacionalmente meses de baja exportación, la exportación viene más adelante, 550 millones de dólares este año contra 513 millones de dólares del año pasado, pero con una novedad. Yo les había dicho que el año pasado habíamos tenido en el global de toda la exportación una participación del 35 por ciento de las manufacturas de origen industrial, acá llegamos al 38 por ciento, en este mes de enero, las MOA bajaron del 34 al 31; los productos primarios en el 21 y combustibles y energía en el 10.
Hablamos de la desocupación, hablamos de datos, el último dato que hemos recibido – por ejemplo, en materia de construcción- y yo les decía hoy, la superficie a construir – registrada por permisos de edificación, tomado de 42 municipios altamente representativos – refleja un crecimiento en relación con el mismo enero del año 2011, permisos para construir, del 46,8 por ciento. Esto revela la potencialidad que está teniendo el propio mercado interno en generar crecimiento económico y sustentabilidad de la actividad económica.
Hablamos del Ministerio de Industria, ya hablé en materia de industria, hemos trabajado mucho y vamos a seguir trabajando, vamos a enviar leyes también importantes en materia de industria para seguir sosteniendo como lo hicimos hasta ahora políticas activas.

Quiero también venir a decir que quiero agradecer al Parlamento argentino que hayan sancionado la Ley de Tierras, que yo pidiera en mi anterior mensaje como Presidenta en marzo del año 2011. Quiero decirles también que ya la he reglamentado a través del Decreto 274. (Aplausos). Quiero agradecer al Parlamento que la haya sancionado y creo que estarán todos muy contentos de que esto haya sucedido. ¿No es así?
En el sector también muy dinámico que es el sector agrícola vamos a tener récord de granos, pero quiero comentarles algo, que tuvo siempre mucho lío, mucho ruido: el trigo. Si habremos discutido con Julián Domínguez de estos temas. Ante el pedido de los pequeños productores, que decían que eran estafados por las grandes cerealeras porque les compraban a un precio mucho más bajo el trigo o de la propia industria molinera, acordamos un sistema de anotación de físico para poder disponer y tener claramente los datos.
Ustedes saben que nosotros necesitamos para el sostenimiento de nuestro mercado interno aproximadamente con reaseguro unos 7 millones de toneladas para asegurarles el pan a los argentinos, lo que hemos dicho siempre. ¿Pero qué pasa? Como no declaraban no podíamos permitir la exportación porque teníamos temor a quedarnos sin trigo para los argentinos. El año pasado establecimos un Sistema de Inscripción de Físico, declaración de físico por cada uno de los productores y quiero comentarles que la cosecha récord de trigo del año 2008, que era de 16 millones de toneladas, ha sido superada por la inscripción que se ha hecho de lo que existe físicamente hoy y se ha superado el producido en la Argentina en trigo que este año va a alcanzar 16 millones 600 mil toneladas. (Aplausos). Lo digo para la tranquilidad de los productores y de todos los argentinos. (Aplausos)
Porque también, y no quiero recordar viejas frases para no pelear porque no he venido peleadora, he venido a informar, salvo en algún tema que sí por ahí vamos a enfatizar; no pelear, pero si vamos a decir las cosas como son. (Aplausos). En leche estoy orgullosa, porque la leche es un símbolo de la mesa de los argentinos, y no solamente hemos mejorado el consumo per cápita sino que hemos batido récord de producción de leche, nunca se había producido tanta leche en la Argentina: 11 mil millones 600 mil litros de leche, con exportaciones récord de 440 mil toneladas de leche. (Aplausos).

En pesca, para las provincias del litoral marítimo argentino, también récord de exportaciones: 1.493 millones de dólares hemos exportado en pesca en el año 2011, teniendo en cuenta, además, un mercado que estaba internacionalmente deprimido.

Han superado las exportaciones de carnes, pero guarda, hay una importante recomposición de vientres en materia de vacunos. Y todos saben, todo productor y todo aquel que tenga conocimiento de algún productor, que el precio del ternero nunca estuvo como está hoy en la República Argentina. Y ahí hay un diputado que sé que conoce de campo, que no es opositor, es oficialista, que asiente con la cabecita. Porque ustedes saben que jamás los productores han tenido el precio vivo como lo han tenido ahora, gracias también a las políticas que hemos desarrollado. (Aplausos).

Junto a ello, junto a este sector dinámico también vienen otros problemas y también otras soluciones. Hace unos días tuve el orgullo – a través de una videoconferencia en Tecnópolis – de comunicarme con la doctora Raquel Chan, una científica argentina, miembro del CONICET, que junto con otros investigadores de la Universidad del Litoral han descubierto un gen del girasol que lo pueden pasar a la soja y a otros cereales para suprimir el estrés hídrico sin afectar la productividad. (Aplausos). Porque el problema era que cuando le daban para el agua no les servía para lo otro. Bueno, ahora encontraron la forma, científicos argentinos que lo han patentado – patente argentina – asociados con una empresa argentina que acaba de firmar un joint venture con una empresa de origen estadounidense para la explotación a nivel mundial de este descubrimiento que puede reportarle al CONICET, en términos anuales, teniendo en cuenta únicamente el mercado interno, algo así como 95 millones de dólares de regalías, a partir de su explotación que se desarrollará en el año 2014 y 2015.

También hemos inaugurado en estos días un tramo muy importante de la hidrovía, que estaba solamente balizada y señalizada hasta la Ciudad de Santa Fe, en la primera etapa, hemos terminado la segunda etapa, que es Paraná superior y medio, llegando hasta la provincia de Corrientes, a su capital, y a Barranqueras, en la provincia de Chaco, por lo cual el 35 por ciento de la producción podrá salir por este medio, (aplausos), abaratando notablemente el costo de la producción y haciendo una reducción indirecta de los famosos derechos de exportación, que tanto hemos discutido.
Ha habido mucha inversión pública rural, 63.900 familias rurales han recibido asistencia técnica financiera, involucrando a 22 provincias, fundamentalmente todas aquellas vinculadas a lo que es agricultura familiar, que como ustedes saben tienen un gran desarrollo e importancia en la mesa diaria de los argentinos. 1.464 kilómetros de tendido eléctrico en áreas rurales, beneficiando a más de 5.500 productores. Esto es a través de los programas de electrificación del PROSAP y también 223 caminos rurales que andan por el mismo programa.
También lo que parecía una tragedia, porque si uno lee los diarios de hace tres o cuatro meses, parecía que la soja íbamos a tener que regalarla, que además ni la iban a poder regalar porque se les iba a secar. Y no estoy hablando de los productores, estoy hablando de los comunicadores, muchas veces también los productores obviamente, ya que viene dale que va, pero tengo aquí afortunadamente para todos los argentinos y para los productores, porque yo sé que a los productores les importa mucho. Siempre me acuerdo de una anécdota que un productor me dijo: “mirá, los derechos de exportación nos ponen de mal humor, pero de mucho peor humor nos pone la sequía”. Y yo sé que para un productor lo más terrible que hay es la sequía.
Yo tengo aquí el último Resumen Ejecutivo de la Influencia Climática sobre la Producción Agropecuaria en la campaña 2011-2012, elaborado y actualizado al 23 de febrero, que por supuesto este febrero ha venido muy lluvioso, debe ser porque cumplimos años los Kirchner en febrero que viene muy lluvioso, no sé. (Aplausos). Pero bueno, ha venido muy lluvioso. Hemos desplegado el INTA, y no solamente el INTA que ayuda a los productores, sino el INTA que por ejemplo también – hago un reconocimiento para ellos – que creó mediante clonación a la vaca Rosita Isa y que también muestra al INTA como un modelo mixto de gerenciamiento entre productores y el Estado para una actividad tan importante; hemos desplegado 400 técnicos en la zona núcleo y realmente los informes que nos han traído han sido muy buenos y muy someramente se los voy a leer.
La evolución del estado del cultivo del girasol siguió siendo buena sin mayores cambios, se estima una buena cosecha. El maíz es el cultivo que más sufrió las inclemencias climáticas de la presente campaña. De todos modos la situación mejoró a partir de las lluvias ocurridas a mediados de enero que hizo que los maíces sembrados temprano tuvieron en lluvia la importancia, el manejo y el componente genético en la expresión del rendimiento del cultivo.
Y dice: la heterogeneidad del estado del cultivo del maíz en una misma región no sólo obedece a la gran variabilidad de ocurrencia de precipitaciones. Por lo tanto, va a representar una mínima disminución de la producción. Estiman que la producción de maíz rondará en los 22 millones de toneladas y auguran un muy buen impacto, si bien la situación no fue muy dramática se esperaba un impacto sobre los rendimientos. Las mismas – se refiere a los rendimientos de ocurrencia de lluvias – fueron superiores a lo normal, en muchos casos, lo que permitió una recuperación de la soja de primera y una excelente implantación y arranque de la soja de segunda. La producción de soja será similar al promedio de las últimas cinco campañas, es decir valores cercanos a los 48 millones de toneladas. Estas son buenas noticias no solamente para los productores, son buenas noticias para los 40 millones de argentinos. (Aplausos). Porque a nosotros nos pone contentos cuando a los demás les va bien.
Pero también en este marco estamos trabajando - porque lo he dicho en otras oportunidades - no podemos dejarlo solamente a la mano de Dios en un país en donde el sector es tan importante por su volumen, por su dinamismo, por su inversión, por la investigación y tecnología que se le ha dado, necesitamos crear instrumentos que ayuden a que cuando el productor tenga problemas no sea el Estado, o sea los 40 millones de argentinos, los que tengan que subsidiarlo. Y lo digo porque de la misma manera que cuando a un industrial le va mal y nadie lo ayuda, o a un kiosquero o a un taxista, vamos a trabajar muy fuertemente en la instalación del seguro contra todo riesgo, multiriesgo. Porque actualmente el 60 por ciento de la superficie cultivable, 19 millones de hectáreas aproximadamente, está cubierto en un 60 por ciento por el seguro contra granizo, pero no es así contra la sequía. ¿Cuál es el problema? Que no quieren tomar contra la sequía porque el seguro del granizo es de desastre y por lo tanto es de reparación total; el seguro contra sequía es por la diferencial de pérdida en el rendimiento. Al no tomarlo la prima es muy cara porque no hay posibilidad de extender y diversificar el riesgo. Si podemos acordar entre todos que el seguro sea obligatorio como lo es – por ejemplo – para los que transportan personas, como lo es para un taxista, como lo es para un camionero, como lo es, por ejemplo, para un colectivero ese seguro, si podemos lograr esto va a servir también para que cada vez que haya un problema no tengan que recurrir al Estado sino que el productor esté cubierto. Tenemos que trabajar en esto, y en un plan de riego también que tenemos con tasas subsidiadas. Estamos dispuestos también a dar préstamos a los productores, a tasas subsidiadas, que quieran hacer sus programas de riego. Tenemos capacidad para poder hacerlo en una primera etapa para cien mil hectáreas. Tenemos que trabajar porque esto es darle previsibilidad a la economía, asegurar que llueva o no llueva vamos a tener riego o que el productor va a tener su cobertura securitizada, es también darle previsión a la economía y no transferir recursos de un sector que afortunadamente es muy exitoso y ha logrado una buena posición económica.
Voy a contar una anécdota que me va a certificar acá…no me mires. La voy a contar, ¿por qué no la puedo contar? Si vos sabés lo que voy a contar.

En una oportunidad fuimos juntos a visitar a una organización, a una asociación muy conocida de productores, no de los grandes, de pequeños y medianos productores, y me ofrecieron si el Estado necesitaba dinero que podían hacerme un préstamos de hasta 6.000 millones de dólares con la garantía de la soja que estaba acopiada. No estoy hablando de esta cosecha.

Bueno, cuando le pregunté un poco la tasa, porque yo, obviamente, como buena administradora o más o menos o regular o mala, como ustedes quieran, le pregunté a qué tasa. Bueno, me habló que podíamos hablar de los derechos de exportación, me pareció que 35 por ciento a dólar era un poquito cara así que lo dejé en la agenda.
Pero cuento la anécdota porque todos sabemos, todos absolutamente sabemos, más allá de los avatares de pequeños núcleos muy identificados de crisis, que hay en el sector, por su propia historia, por su propio trabajo, por su propio esfuerzo, una suerte de reserva permanente en torno a lo que es el grano, lo que es el acopiamiento y que fundamentalmente también además los productores no solamente producen granos sino también que la mayoría produce carne, que es el verdadero cash flow del productor. Todos sabemos por eso que siempre hay tanta conflictividad con el precio de la carne, porque el verdadero cash flow, es decir el que mueve a diario la economía del productor, es precisamente la venta de la carne. La venta del grano es la que utiliza para la reserva, para la inversión o, simplemente, para el ahorro, lo cual está muy bien porque ahorrar también es bueno.
Lo que pasa es que no podemos ayudarlos a ahorrar con el dinero de todos los argentinos. (Aplausos) Queremos ayudarlos y lo vamos a hacer porque tenemos, hemos tenido un ministro de Agricultura y Ganadería y tenemos actualmente un ministro de Agricultura y Ganadería de muy buen diálogo con todos los sectores y yo creo sinceramente, que con todo lo que nos pasó hemos aprendido que enfrentados no hemos logrado nada, enfrentados los únicos que ganaron en aquella oportunidad fueron 5, 7, 10 grandes firmas que se quedaron con todo y se la llevaron toda. (Aplausos)

Por eso, tenemos que aprender que la unidad de los argentinos y la organización de los argentinos, de sus sectores productivos, de sus sectores dinámicos, en articulación con el Estado, lo privado, lo público, es lo básico. Cada vez que hemos logrado eso, no me voy a cansar de repetirlo, hemos avanzado positivamente los trabajadores, los empresarios, el Estado, teniendo en cuenta que además todos somos usuarios y consumidores, porque también tenemos que aprender que aquella Argentina en la cual solamente estaba el trabajador, el empresario y el Estado, hoy tiene una nueva categoría de ciudadanos que también son al mismo tiempo trabajadores, son al mismo tiempo productores, son al mismo tiempo empresarios y son usuarios y consumidores.

Por eso todo tiene que tener un equilibrio armónico para que el país pueda seguir funcionando como lo viene haciendo hasta ahora. Créanme que no es fácil, pero se puede hacer. Lo hemos demostrado en estos ocho años y medio, casi nueve, que llevamos administrando la República Argentina creo que con buenos resultados.
Quería agregar eso que decía de la hidrovía Paraná-Uruguay y del Ferrocarril Belgrano Cargas. Le explicaba el otro día al gobernador del Chaco, lo tengo acá con el nombre, me hablaba de que la tonelada transportada se reduce de 63 dólares a 43 dólares por tonelada cuando se hace vía acuática. Ustedes saben que pasados los 300 kilómetros el transporte de carga terrestre tiene una ecuación económica negativa en el impacto final del producto. Es muy bueno tener camiones, pero si tienen que ir más allá de 300 kilómetros es negativo por el costo del flete. Por eso era muy importante terminar esta primera etapa de la hidrovía que queremos que llegue hasta Brasil.
Para eso también ya que está balizada, señalizada y con seguridad, los grandes convoyes de barcazas de a 5 y 8 que la van a transitar, van a comenzar a tener que pagar peaje para que podamos seguir invirtiendo y poder ir haciendo cada vez más para llegar hasta el Brasil. Además porque obviamente se fijará una tarifa que no afecte la productividad ni la competitividad de nuestra economía.
En infraestructura, que ha sido una de las claves, 4 o 5 puntos de crecimiento del Producto Bruto Interno por año, se ha debido a la formidable inversión en materia de obra pública de servicios que se ha realizado y que les doy cifras para que tengan: en el año, sumado la Secretaría de Obras Públicas, que comprende obras viales, viviendas, saneamiento, obras cívicas, infraestructura, todo esto está en este detallado…y la cantidad de escuelas…Un aviso que quiero pasar porque es un tema que me apasiona.

Él lanzó, me acuerdo, el Plan 700 Escuelas y yo lancé después del Plan 1.000. Ya llevamos 1.318 escuelas que creo que con las 2 que se inauguraron el otro día en San Juan llegamos a las 1.320. (Aplausos)
Escuelas, universidades, emergencias, gasoductos, líneas de alta tensión, inversión aerocomercial, inversión ferroviaria, obras de puertos, transportes, inversión en minería, total, bueno: en la República Argentina esa cifra, en el año 2002, alcanzaba los 921 millones de pesos. Hoy en el proyecto de Presupuesto aprobado del 2012, es de 85.290 millones de pesos. Un crecimiento exponencial que se da en números tales como que hemos tenido un aumento en la capacidad de generación eléctrica de 8.122 megavatios. Esto significa haber aumentado el 45,4 por ciento de la generación eléctrica.
Aumentamos 46,7 por ciento la expansión de líneas de alta tensión de 500 kilovatios; 4.244 kilómetros que han conectado el país. Líneas de alta tensión, línea NEA-NOA, línea entre San Juan y Mendoza, línea Neuquén-Cuyo, el extendido que hemos comenzado en toda la Patagonia, comenzó en Choele-Choel, pasó por Puerto Madryn, llegó a Pico Truncado y está llegando a Río Gallegos, a la punta de la Argentina continental a sólo 760 kilómetros de nuestras Islas Malvinas, que no estábamos conectados con el Sistema Interconectado de Electricidad. (Aplausos)

Como hemos tenido estos incrementos, también hemos tenido un récord de demanda. El incremento de la demanda consumo gigas-día año 2003, era de 273; el 7 de febrero de este año hubo un consumo de 454,8 gigas-día que fue del 66,6 por ciento. Recuerden lo que fue el incremento de generación y lo que es el incremento de la demanda. Ha sido tal el crecimiento de la demanda residencial, industrial, comercial, que pese a haber invertido más de 20 mil millones de dólares en fierros, yo llamo fierros, para aclarar una vez más, a las usinas, a las terminales, a las centrales, a estas líneas de alta tensión, a los gasoductos que hemos realizado también, hay un aumento en la demanda también del 52 por ciento.

Puedo hablarles también de lo que son las autovías, hemos finalizado 1.250 kilómetros de autovías, algunas de ellas históricas como la de Capricornio, en el Norte, como la comunicación Rosario-Córdoba y estamos ejecutando 1.000 kilómetros más de vías.
En pavimentación de rutas, para darles una idea, pavimentamos 4.100 kilómetros de la red vial nacional, lo que representa el 40 por ciento de la red vial nacional no pavimentada. Un esfuerzo monumental en materia de obra pública que podríamos seguir en saneamiento con 4 millones de personas que les dimos servicio y no lo tenían, al igual que 3 millones de personas con cloacas, escuelas, 200 obras de infraestructura en universidades. Tuve el orgullo de inaugurar la nueva Universidad de Ciencias Económicas de la UBA. Digo orgullo porque es un orgullo hacer una facultad, pero es doble orgullo porque la primera la había inaugurado Perón y la segunda la inauguró esta Presidenta. Así que fue un doble orgullo para mí. (Aplausos)
Tenemos más de 50 obras de hospitales por 2.000 millones en ejecución y más de 2 millones de hectáreas productivas rescatadas, recuperadas para los productores, recuperadas para la economía producto de las inversiones que hemos realizado.
Estamos también trabajando en algunas obras que quiero nombrarlas porque son de mi corazón y creo que del de todos: el Museo del Bicentenario en la vieja Aduana Taylor que constituye hoy un orgullo de todos los argentinos porque hemos recuperado algo que estaba totalmente olvidado y abandonado. Es allí donde se fundó, en ese preciso lugar donde está el Museo del Bicentenario, para los que no lo visitaron todavía, se fundó allí la Ciudad de Buenos Aires. Ese es el lugar físico, exacto de la fundación de Buenos Aires, a esa altura y en ese lugar. Y realmente fue para mí un gran orgullo poder hacerlo, igual que el Museo del Libro y de la Lengua, el Estadio del Bicentenario en la provincia de San Juan, la remodelación del anfiteatro de Villa María y las imágenes de Eva Perón en el Ministerio de Obras Públicas…(Aplausos)…, que yo que a algunos no les gustó, sé que hubo comentarios periodísticos acerca. Pero creo que realmente ese ministerio de Obras Públicas, con sus dos imágenes, la Eva sonriente y la Eva enojada, porque alguien había hecho mal las cosas, simbolizan una parte de la historia de los argentinos. Definitivamente de todos los argentinos y, bueno, creo que es uno de nuestros íconos mundiales además. La otra vez me enteré que una modelo muy importante norteamericana, Cindy Crowford, cuando vino a la Argentina, me llamó la atención, porque lo primero que pidió ir a ver fue la tumba de Eva Perón en el Cementerio de la Recoleta. Me llamó la atención, lo pusieron en un diario, perdido, pero fue una noticia que realmente me impactó, lograr que personas que normalmente no tendrían por qué apreciar o estar interesadas en figuras históricas y otros que sí deberían agradecerle por lo menos haber construido conceptos como el de la justicia social y la equidad social…(Aplausos)…aunque sea nada más que por eso.
La recuperación nacional del carbón en Río Turbio. Y quiero dirigirme especialmente a este caso a Río Turbio, porque estamos haciendo una usina térmica. ¿Dónde estás De Petri que no te veo?
Él es uno de los activistas terribles de la mina. Nosotros queríamos reconvertir a Río Turbio, no la queríamos minera, no la queríamos carbonífera; queríamos que plantaran ajos y que hicieran turismo, porque además esta es una muy buena zona turística y es una muy buena zona de tierras. Tuvimos grandes peleas y grandes discusiones y me acuerdo las pintadas terribles diciendo: no al ajo, no al turismo, sí al carbón, como si fuera hoy las estoy mirando, porque ellos decían que se podía hacer una usina térmica y generar electricidad y hacerlo además con cero de impacto ambiental. Bueno, con esa resistencia que tienen los pueblos, lograron finalmente que desistieran del ajo y del turismo y comenzáramos, porque quiero decirles, sobre todo aquellos que hemos nacido en la Pampa Húmeda, que hay pueblos que tienen mucho orgullo de ser pueblos mineros y no pueden ser estigmatizados, lo cual (aplausos) no quiere decir que no debamos, por favor, tener cuidado ambiental. Además de cuidado ambiental yo desafío a todos a que digan si hubo un gobierno que haya hecho más obras de saneamiento ambiental. Porque cuando uno construye cloacas, cuando hace plantas de tratamiento de líquidos cloacales, cuando da agua potable, cuando comienza a sanear el Riachuelo, está haciendo obras del medio ambiente, de medio ambiente para la gente viva, la de dos patas, que es muy loable cuidar la fauna y la flora, pero primero hay que cuidar a la especie humana, que tenga trabajo, que tenga agua, que tenga casa sinceramente. (Aplausos)

Y lo digo porque me ha tocado por ejemplo escuchar que alguien que vive en Capital Federal le pide al gobierno que pare la obra de Río Turbio, porque eso va a perjudicar a los glaciares, a derretir los glaciares.Yo vivo a 80 kilómetros del glaciar, y además todos ustedes saben, inclusive muchos de ustedes fueron tenaces opositores cuando defendí los glaciares en el conflicto limítrofe con Chile casi en soledad. (Aplausos). Así que les puedo asegurar que esta Presidenta no solamente quiere cuidar el medio ambiente porque sea elegante o snob decirlo, lo quiero hacer por propia seguridad, porque si se derriten los glaciares mi casa desaparece. Estaba muy preocupada ahora porque está por romper el glaciar pero afortunadamente el nivel del brazo Rico todavía está aceptable.
Y también en otro lugar, en otro pueblo, si hay diputados de Santa Cruz de la oposición también van a decir que estoy contando exactamente la verdad. San Julián está en el otro punto de Río Turbio, está a mitad de la provincia, es un pueblo costero. Allí se celebró en el puerto de San Julián, dicen, la misa más antigua de todo el continente. Creo que fue Magallanes el que celebró la primera misa por el 1.500, por ahí. Puerto San Julián era un pueblo que como todos los costeros era prácticamente donde salía la lana, que era el único producto, o carne ovina, el único producto que se producía en la región patagónica. Cuando vino la erupción del volcán Hudson fue una de las poblaciones que más sufrió, porque estuvo durante 2 ó 3 años tapado prácticamente por las cenizas, durante la convertibilidad la lana valía nada. Yo me acuerdo que desde el gobierno provincial subsidiamos 30 centavos por kilo de lana a los productores de hasta 30.000 kilos por año, y me acuerdo que también había pintadas. Santa Cruz es una provincia muy pintadora y muy militante, muy politizada, y me acuerdo que cuando íbamos a festejar los aniversarios a ese pueblo que languidecía, también habían pintadas que decían: el último que se vaya que apague la luz. No me voy a olvidar nunca porque me la habían pintado frente al mástil donde teníamos que estar parados Kirchner y yo, él como gobernador y yo como senadora o diputada. Comenzó el emprendimiento de Cerro Vanguardia que es un emprendimiento de oro y plata, como ustedes saben, y asociados con la empresa testigo minera provincial pública, logramos que realmente se llevara a cabo una explotación en donde se cuidaran y se respetaran todos los cánones del medioambiente. Se hizo a cielo abierto y ahora se está haciendo en forma subterránea, porque han encontrado una veta. Si Cerro Vanguardia no existiera hoy San Julián sería un pueblo fantasma. Hay que aprender a conocer al país en su totalidad y hay también que exigir a las empresas el cuidado ambiental y la reinversión de las utilidades en las propias comunidades. (Aplausos). Lo vamos a hacer y vamos a trabajar pero sabemos que es una importante fuente de recursos para las provincias, para sus habitantes, para el país, pero además porque cuando uno ve a los países más desarrollados del mundo y que a diario te refriegan por la cara aquí en la Argentina que son mejores países que nosotros, desde los editoriales, desde la televisión nos comparan con Australia, nos comparan con Canadá, nos comparan con Estados Unidos, nos comparan con Chile, son países absolutamente mineros y donde por ejemplo en Chile un tercio de sus ingresos es minero.

Por eso, esta doble moral, esta doble vara para medir o esta forma de hacer oposición de cualquier manera..., hay derecho a ser opositor, hay obligación de ser opositor, pero hay que ser opositor en las cosas que se hacen mal, no en las cosas que le hacen bien al resto de los argentinos. Y debemos exigir en este caso que las empresas también dejen parte de sus inversiones en la Argentina, con el cuidado del medioambiente como lo hemos hecho en Santa Cruz. (Aplausos). Si hemos podido en Santa Cruz, se puede hacer en todo el país. (Aplausos)

Quiero referirme ahora a dos temas, uno que es una tragedia, fue una tragedia la semana pasada, exactamente no este miércoles sino el miércoles anterior, que fue la tragedia de Once. Y quiero referirme a otro que no fue una tragedia sino que fue un episodio bochornoso en el día de ayer. Referido el primero a los trenes y el otro referido a los subtes, porque también integran parte de la inversión argentina y de la historia argentina.

Segunda Parte