En la lista figuran una maleta con cómics antiguos de Marvel, un vestido de novia, una urna con cenizas y hasta un bebe de 18 meses

Lo más extraño que los huéspedes olvidaron en hoteles


A todos nos ha pasado que hemos olvidado algo cuando nos hospedamos en un hotel. Unas llaves, un cargador de celular, tal vez alguna prenda de vestir. Pero hay huéspedes a los que la cabeza –o la premura- les juega una mala pasada y terminan dejando artículos curiosos o de gran valor económico y sentimental.

La cadena de hoteles británica Travelodge elaboró una relación de los objetos más curiosos que olvidaron sus huéspedes en sus casi 500 hoteles en el Reino Unido a lo largo del 2011.

La relación incluye, entre otras rarezas, una maleta con cómics antiguos de Marvel, una réplica de la antorcha olímpica de un metro de altura que se enciende, las llaves de un Ferrari 458, una caja con los artículos de magia, cien máscaras de la duquesa de Cambridge, una maleta de un diseñador de ropa para perros con collares, y una caja con siete relojes lujosos que valen 50.000 euros.

En esta lista de objetos curiosos también figuran un hámster llamado Fredrick, una urna con cenizas, un gran Papá Noel decorado con luces y un reno, un vestido de novia y un disfraz completo de un personaje infantil llamado “Sr. Blobby”.

Sin embargo, lo más increíble que un huésped se ha olvidado en esta cadena hotelera es nada menos que un bebe de 18 meses.

LO MÁS OLVIDADO
Más allá de la sorpresa que puede causar que despistados clientes dejen en las habitaciones ciertos artículos, hay olvidos que son muy comunes.

“El inventario de objetos olvidados durante el 2011 ha puesto de manifiesto que realmente estamos viviendo en un mundo digital (…). Los artículos más olvidados han sido iPhones, iTouches, teléfonos con Android y libros digitales”, dice Jon Hendry-Pickup, Director de operaciones de Travelodge, según la página travelodge.es.

Según el ránking, los artículos más olvidados son cargadores de celulares, ropa, osos de peluche, bolsos con artículos de aseo, libros y iPads o kindles.

Los artículos olvidados y no reclamados en tres meses son donados a la asociación Cancer Research UK.