¿Tienes Un Enfermo De Alcoholismo En Casa Y No Sabes Qué Hacer?


¿Tienes Un Enfermo De Alcoholismo En Casa Y No Sabes Qué H

INFORMACIÓN PARA LA PERSONA NO ALCOHÓLICA

Te has preguntado por qué bebe, por qué ese ser humano se encuentra atrapado en su manera de ingerir bebidas alcohólicas? Me imagino que se lo has preguntado muchas veces y las respuestas han sido:

Bebo porque me gusta. Porque a mí me cuesta. Porque tengo derecho a beber lo que a mí se me antoje. Porque a nadie le pido fiado. Porque a nadie le importa lo que yo haga o deje de hacer. Porque el dinero que gasto es mío, a mí me cuesta ganarlo. Porque de algo vamos a morir todos. Porque me siento bien tranquilo y sin beber me entra la ansiedad. Porque así tomado no me duele nada, trabajo mejor. Porque se me agiliza la mente, pienso mejor. La lista de respuestas son muchas y variadas, pero no vale la pena mencionarlas todas, sólo basta decir que son pretextos para seguir tomando, ya que defiende a capa y espada su manera de beber para embriagarse.

Te digo que es un enfermo alcohólico, porque la Organización Mundial de la Salud, después de una gran investigación, determinó que el Alcoholismo es una Enfermedad. Investigaron a fondo este problema de salud pública, realizaron experimentos, observaron a las personas que borrachos eran capaces de hacer miles de cosas que normalmente nadie hace, como quedarse dormidos en la banqueta de la calle, o en la calle misma, arriba de un árbol, frente al volante de un auto en marcha, gritarle sus verdades a la gente, golpear a la esposa, a los hijos, etc.

taringa

Existen en el mundo cuatro tipos de bebedores:

1. BEBEDOR SOCIAL. Es aquella persona que es capaz de tomarse una copa o dos, antes o después de la comida, durante la noche, o por la mañana, pero ya no ingerir más durante el resto del día, sigue sus actividades normales sin pensar en tomarse otra copa más. Tiene la posibilidad de que algún día puede decidir tomarse más de dos copas o acortar el tiempo de ingestión, por ejemplo, si se las toma cada ocho días, puede tomárselas cada tres, o bien, a diario. Es posible que pase al siguiente tipo de bebedor. Una persona no alcohólica, que jámás ha probado el alcohol de ninguna forma, no tendrá jamás este riesgo de convertirse en un adicto al alcohol.

2. BEBEDOR FUERTE. Existe una barrera invisible entre el bebedor social y el bebedor fuerte, en la que el primero pasa a ser del segundo tipo de bebedor. Con la diferencia que éste se toma las dos copas, se acaba la botella de a litro y sigue queriendo más y más vino o bebida alcohólica preferida. No le importa dejar a la familia sin comer, con tal de tener a la mano su botella. No le importa dejar el trabajo. Se convierte en un irresponsable. En un mujeriego, parrandero y hasta jugador o apostador. De aquí al siguiente tipo de bebedor existe otra barrera invisible por la cual pasa este bebedor fuerte para convertirse en:

3. BEBEDOR PROBLEMA. Toda aquella persona que toma en exceso, hasta perder los estribos, hasta quedarse dormido en la banqueta, detrás del volante, que es capaz de robar, de fraudear, de abusar de la confianza, de asaltar vinaterías, con el propósito de seguir alcoholizándose, se llama Bebedor Problema.

4. BEBEDOR PERIÓDICO. Se le llama así a la persona, hombre o mujer, que ingiere bebidas alcohólicas por períodos. No se sabe cuándo empieza ni cuándo termina. Pero durante sus días de borrachera puede ser de los bebedores fuertes o de los bebedores problema; ya que su comportamiento en estos periodos son de los mismos rasgos que los ya mencionados enfermos alcohólicos.

Así pues, la Enfermedad del Alcoholismo no respeta sexo, edad, color, ni posición social, ni profesión, etc. Agarra parejo, contagiándose medio mundo fácilmente, ya sea por invitación, por imitación o por gusto propio.

¿Ya regresó de su descanso, de su baño? ¿Ya está consciente, con su mente bien clara? Pues ahora vuelva a empezar a leer desde el principio y hasta terminar esta información, por favor, gracias.

Si hizo caso a esta sugerencia, es porque verdaderamente tiene interés en su problema. Porque ha detectado que no puede sólo encontrar una solución. Que quiere dejar de beber pero no puede. Supongo que se ha servido nuevamente otro vaso de su bebida alcohólica preferida para estar más agusto leyendo esto, verdad? Si es así, deje a un lado el vaso, es más, si realmente quiere dejar la bebida de hoy y para siempre, vacíe el vaso al resumidero, tire la botella, despídase de ella con firmeza de carácter, con la buena voluntad de querer dejar de beber. Es una decisión de la cual jamás se va a arrepentir.

¿No quiere dejar de beber? Pues entonces sígale, cómprese cuatro a cinco botellas más, al fin y al cabo que el perjudicado va a ser indudablemente usted. Tome hasta que se llene, hasta que diga: ya no más. Todo esto para que se dé cuenta de los estragos y daños físicos y mentales que ocasiona el alcohol en su organismo. Al día siguiente, si es que amanece con vida, repita lo que ya le dije antes, descanse, duerma hasta que se despeje su memoria, hasta que recuerde bien lo que hizo horas antes, analice lo que le pasó, lo que hizo, pero ya no se vuelva a servir más vino, al menos por un días, por 24 horas, para que tenga la lucidez mental suficiente como para volver a leer este informe. Vea la siguiente información:

¿Es el alcoholismo una enfermedad?



Sí, el alcoholismo es una enfermedad progresiva, crónica y degenerativa; con síntomas que incluyen una fuerte necesidad de tomar a pesar de las consecuencias negativas.

La enfermedad está caracterizada por daños físicos en todos los sistemas del organismo, siendo los más complicados los que se relacionan con el sistema cardiovascular, el sistema nervioso y el hígado.

Cuando el consumo de bebidas alcohólicas es exagerado o recurrente se produce tolerancia. Es decir, el organismo requiere una mayor dosis de alcohol para obtener las mismas sensaciones. Esta situación facilita la adicción, la cual es acompañada de grandes dificultades por detener el consumo cuando se empieza a beber. Al suspender la utilización de alcohol, se desarrollan síntomas como náuseas, temblores y ansiedad.

Por otra parte, el alcohólico pierde el interés por lo que le rodea, lo cual puede ocasionar la pérdida de su empleo y de su familia.

¿Cuáles son los efectos inmediatos del consumo de las bebidas alcohólicas?

Los efectos se presentan en una secuencia de etapas, siempre que el individuo continúe bebiendo y de acuerdo con la cantidad y el tipo de bebida ingerida. Influye también el volumen de alimentos que se encuentran en el estómago, el peso corporal de la persona y las circunstancias en que se bebe:

Primera: El sujeto se ve relajado, se torna comunicativo, sociable y desinhibido, debido a que el alcohol primero deprime los centros nerviosos que controlan la inhibición de los impulsos, por lo que la conducta se libera, el individuo parece excitado.

Segunda: La conducta es esencialmente emocional, errática, se presentan problemas de juicio y existe dificultad para la coordinación muscular; así como trastornos de la visión y del equilibrio.

Tercera: El individuo presenta confusión mental, se tambalea al caminar, tiene visión doble, así como reacciones variables del comportamiento: pánico, agresividad y llanto. Por otra parte tiene serias dificultades para pronunciar adecuadamente las palabras y para comprender lo que se le dice.

Cuarta: Incapacidad para sostenerse en pie, vómitos, incontinencia de la orina, estupor, aproximación a la inconsciencia.

Quinta: inconsciencia, ausencia de reflejos. Estado de coma que puede llevar a la muerte por parálisis respiratoria.

Lo que sucede es que cuando una persona ingiere una copa, el 20% del alcohol presente en esa bebida es absorbido en forma inmediata a través de las paredes del estómago y pasa a la sangre.

El otro 80% es procesado un poco más lentamente y también se absorbe, desde el intestino delgado, para circular en la sangre. Si la ingestión de bebidas alcohólicas se detiene o continúa en forma moderada, los niveles de alcohol en la sangre se mantendrán bajos, pues el hígado sano podrá metabolizarlas, con la ayuda de la eliminación del alcohol en la orina y el aliento. Sin embargo, cuando la velocidad de ingestión y la cantidad ingerida rebasan la posibilidad de eliminarlo, se dificultan la coordinación muscular y el equilibrio, se obstaculizan la memoria y el juicio; además se puede llegar a estados de intoxicación que ponen en peligro la vida.

Post

¿Cuáles son las consecuencias del consumo exagerado?

Ø Después de un tiempo de abusar del consumo de bebidas alcohólicas, se presenta un deterioro en diversos órganos como el estómago, el hígado, los riñones y el corazón, así como en el sistema nervioso.
Ø Existen una serie de enfermedades que se relacionan con el consumo reiterado de bebidas alcohólicas, como la cirrosis hepática y las enfermedades cardiacas.
Ø Algunos estudios señalan que quienes se inician en el abuso de las bebidas alcohólicas desde jóvenes, tienen una expectativa de vida 5 a 10 años menor que los que no experimentan esta situación.
Ø El alcohol es una de las drogas más peligrosas para la mujer que esta embarazada, ya que en el cuerpo de la mujer el alcohol se transforma en sustancias dañinas para las células que son absorbidas por el feto. En cantidades abundantes aumenta el riesgo de nacer con defectos, como el "síndrome alcohólico fetal", que implica la formación de un cráneo pequeño, facciones anormales, retardo físico y mental. Consumir bebidas alcohólicas al final del embarazo, puede también afectar al feto.
Ø En el sistema cardiovascular, incrementa el riesgo de enfermedades al corazón , el bebedor incrementa sus niveles de lípidos ( grasa en al sangre) que puede resultar en arteriosclerosis , incrementa el riesgo de una muerte temprana y un ataque al corazón, y el desarrollo de cardiomopatia.
Ø En el sistema nervioso, daño en el sistema nervioso central se reconoce luego de muchos años.
Ø Pueden aparecer problemas neurológicos desarrollados por falta de vitamina B.
Ø El sistema gastrointestinal es probablemente el sistema más dañado por efecto del consumo de alcohol. Podemos ver úlceras faciales (úlceras sangrantes y perforantes), problemas en el páncreas e incremento de la incidencia de desarrollo de cáncer al esófago.
Ø Los alcohólicos podrían desarrollar cirrosis. En la primera etapa de la cirrosis, las células del hígado se perjudican y acumulan gotas de grasa; cuanto más células sufren esta infiltración, el hígado se dilata más. Si el consumo de alcohol continúa, se forman cicatrices hasta que esto se vuelve irreversible.

¿Qué es el abuso de alcohol?

El abuso del alcohol se presenta cuando el bebedor llega a sentirse intoxicado y no puede cumplir con sus obligaciones o pone en peligro su vida y la de los demás al manejar, toma riesgos excesivos o presenta conductas violentas bajo los efectos del alcohol. Si estos episodios en los que se bebe en exceso se repiten con frecuencia, puede desarrollarse dependencia o alcoholismo.

¿Puede el alcoholismo ser curado?

Aun no. El alcoholismo es una enfermedad tratable y la medicación ha llegado a estar disponible para prevenir las recaídas, pero la cura aun no ha sido encontrada. Ello significa que es posible sostener la abstinencia por un periodo largo de tiempo, con lo cual la salud del alcohólico mejora; sin embargo la recaída es un riesgo permanente.

Con toda esta información, usted mismo puede determinar si es un Enfermo Alcohólico, si llega a la conclusión de que efectivamente lo es, ya tiene la mitad del camino recorrido hacia su recuperación.