Quién puede quitarle a la gente las ganas de creer? ¿Quién puede decir si está bien o mal entregarse a una fe, sea del origen que sea?
Ayer, el centro de Puerto Madryn se vio conmocionado, cuando una versión ganó rápidamente la calle. La imagen de Santa Rita –la ‘abogada’ y santa de las causas imposibles- había aparecido en la pared de un local comercial. Pocas horas después, cientos de personas habían pasado por el local para ver la imagen, rezar, prenderle velas, algunos pidieron por sus propios sueños inalcanzables, rezaron… Hubo lágrimas. Y mucha devoción.


La imagen en cuestión era el reflejo de la luz que ingresaba por una claraboya, atravesaba un foco de bajo consumo, rebotaba en un espejo y proyectaba, en la pared de un baño, una “luz” que –a los ojos de los creyentes- tenía la forma de una virgen, en posición de rezar, como se puede ver en las fotos que ilustran esta página. “Es Santa Rita” “No… es la Virgen Niña” decían otros. Lo cierto es que el local –un negocio de venta de ropa llamado Simona- estaba repleto de fieles expectantes. La mayoría, mujeres de mediana edad. Pasadas las cuatro de la tarde, la cola afuera del local tenía más de media cuadra.

Pero, detrás de esta “aparición”, tal como dicen los fieles católicos, hay una historia para contar.
Lilian Vargas (47) es la dueña de Simona. Cuando su hija tenía 8 años estuvo a punto de morir. Y esta mendocina, que desde hace 25 años vive en Madryn, se hizo devota de Santa Rita, la santa de los imposibles, una mujer que vivió alrededor del 1.400 y fue beatificada por la Iglesia Católica. “Yo soy muy creyente… Muy católica… Traje la imagen de Santa Rita a Madryn y el padre Rafael le hizo un lugar. Siempre la tengo aquí en el negocio” contó Lilian, quien pasó un día con la sensibilidad a flor de piel, conmovida, y pidiendo “por favor” que un cura apareciera por el negocio.

Ayer, la Iglesia hizo silencio sobre este caso. Una consulta al obispado de Comodoro Rivadavia, máxima autoridad eclesiástica de la región, permitió saber que “La Iglesia se maneja con mucha prudencia en estos casos, y no emite opinión hasta establecer la veracidad de los relatos”. Por otro lado, ningún sacerdote católico madrynense había ido ayer al lugar, a pesar de la insistencia de los llamados. “Yo necesito que venga un cura, y me diga qué me está pidiendo la Santa que haga”, clamaba ayer Lilian, devota y practicante.

Lo cierto es que más allá de la autenticidad “religiosa” de la “aparición”, lo que demuestra la procesión de ayer es que la gente necesita creer en algo. “Es no de no creer… me tomé un taxi para venir a verla” contó una mujer que acababa de ver la imagen. “La madre te bendijo, hija”, le dijo otra a Lilian Vargas.
Al cierre de esta edición, la gente seguía la “procesión” entre los estantes de ropa del local Simona, para ver la imagen de la Santa en la pared de un baño. Muchos lloraban en silencio. Estaban conmovidos de verdad. Otros, obtuvieron sus propias fotos para llevarse de recuerdo.

¿Si es cierto…? Y… no somos los indicados para establecer nada al respecto. Sí podemos contar que ayer, en Madryn, mucha gente decidió creer. Y renovaron su propia fe. Para ellos, sin dudas que fue algo bueno.

Imagen de la virgen en Puerto Madryn


puerto madryn




religion.

Fuente: http://www.elchubut.com.ar/web2/index.php?option=com_content&view=article&id=984:conmocion-y-debate-por-aparicion-de-santa-rita-en-un-comercio-del-centro&catid=2:puerto-madryn&Itemid=36