Una buena manera de comenzar el día o de tomarse un descanso en cualquier momento, es usar Reiki en ejercicios de pocos minutos que pueden hacerse en todos lados. Comenzamos poniendo las manos las posiciones gassho, frente al corazón durante cinco minutos; luego las desplazamos al frente del tercer ojo, por otros cinco minutos; finalizamos colocando las manos a la altura del hara (tres dedos por debajo del ombligo) por otros cinco minutos. Tiempo del ejercicio: de 5 a 20 minutos.

Los tres niveles de Reiki se basan en la trinidad de físico, mental/emocional y espiritual. Cuando cada uno de estos grados se integran, el practicante de Reiki experimentaría el plano cósmico del Reiki.
La idea de cada nivel es trabajar juntos todos los aspectos del grado a fin de que se vuelvan una sola actividad o sea: (canalizar energía, usar posturas manuales y pensar/pronunciar los 5 preceptos Reiki al mismo tiempo) a fin de que eventualmente todos los niveles del plano físico de Reiki se integren como uno solo. Esto indicaría que los tres
símbolos del 2o Nivel pueden ser usados juntos para crear un plano mental y emocional integrado y equilibrado.
Las Doce Posiciones de Manos Reiki

Cada símbolo Reiki debería trabajarse y utilizarse hasta que el practicante de Reiki sienta como si se hubiera vuelto “uno” con el símbolo – de modo que no exista sensación de separación entre él y el símbolo.
Dado que el plano espiritual se aplica a integrar los planos físico y mental/emocional, a fin de que estén en equlibrio y armonía entre sí, hay un solo símbolo en el nivel de Maestría. Este símbolo integra los planos yang y yin de la espiritualidad para que se vuelvan Tai Chi (Gran Energía) o una sola energía.

Símbolo OM

El primer semicírculo del símbolo OM representa el estar despierto y está conectado con el segundo semicírculo del dormir. Al otro lado de una pequeña brecha está el semicírculo que representa el estado del soñar. La brecha simboliza ese momento, así como cuando te acuestas para dormir, y sientes que te has volcado hacia la nada y tu pie se contrae, despertándote de repente con un sobresalto, y a eso tal vez se debe que, en antiguas historias para niños, el ir hacia la “Tierra de los Sueños” con frecuencia se describía como un navegar a través del espacio rumbo a alguna estrella distante. Los sueños son importantes para el descubrimiento de nuestro “yo”. Ellos procesan e integran la información que hemos juntado durante nuestros períodos de vigilia, borrando o reforzando la información necesaria para nuestra supervivencia. En el budismo se dice que el soñar es un modo activo para alcanzar la iluminación y que complementa la tarea efectuada durante la vigilia para lograrla. Se dice que los sueños se originan a partir del humano total que reside en la “luz radiante”. Ingresar en un estado de sueño luminoso durante un tratamiento Reiki nos ayuda a integrar la energía con mayor efectividad y permite que la energía alcance adecuadamente nuestra esencia o yo total.
El semicírculo al tope del símbolo denota que los tres estados en su totalidad, la vigilia, el dormir y el soñar, se han vuelto un solo estado, es decir: la persona los efectúa juntos al mismo tiempo, tal como sucede en el tratamiento Reiki. Tanto los hindúes como los budistas creen que cuando ingresas a este estado de conciencia eres capaz de conectarte con la energía del universo. Se afirma que el sonido del OM representa el sonido del universo. El pequeño punto en el símbolo representa ese momento de conexión con el inexplicable poder del universo al que a menudo le damos el nombre de Dios.

Volverse OM

manos

Durante un tratamiento Reiki, el receptor a menudo comienza a emitir ronquidos y su reacción es tratar de pararlos, especialmente si alguno de los que brinda el tratamiento hace un comentario o bromea sobre ese hecho.
Cuando una persona recibe Reiki, a menudo ingresa al mismo tiempo a tres tipos diferentes de conciencia. Primero, su cuerpo se pone a dormir, lo cual hace cambiar su respiración, lo cual induce el ronquido u otros sonidos, ya que empieza a respirar por la boca. Al mismo tiempo, su mente está por completo despierta y advierte que está roncando, puede escucharse a si misma. Asimismo, también puede escuchar todo lo que ocurre en la sala. Habitualmente, su oído se vuelve muy agudo, pero dado que su cuerpo está dormido, y por consiguiente su garganta está dormida, tiene poco o ningún deseo de responder a lo que se dice durante el tratamiento. Su atención está mas bien enfocada en lo que sucede en el ojo de su mente (tercer ojo) donde a menudo ve colores o imágenes, algo muy parecido a observar un sueño.

Este estado de conciencia en que el cuerpo duerme, la mente se halla despierta y sin embargo se sueña es ideal para el tratamiento Reiki. Este estado de conciencia es descrito en el símbolo para el sonido sagrado de OM.

Sensaciones en las Manos

Las diferentes sensaciones que los practicantes de Reiki pueden experimentar en sus manos durante un tratamiento son explicables mediante el Ba Gua precedente. Si cuando se da Reiki las manos están calientes, entonces el cuerpo que recibe la energía se halla fuera de equilibrio por estar demasiado yang, el problema es reciente y se refiere al crecimiento y el progreso de la persona. Si las manos están frías, entonces esa área del cuerpo se halla desequilibrada por estar demasiado yin, el problema ha estado ahí durante bastante tiempo y se refiere a algo bien hondo (o latente) en la persona.

tag

Reeducar las Células del Cuerpo

Cada célula de nuestro cuerpo es un ser viviente. Una célula es un microcosmos del cuerpo entero y contiene memoria, inteligencia y función propias. Una célula puede retener el recuerdo de cualquier daño o trauma que haya experimentado y utilizará ese recuerdo cuando responda a cualquier daño o trauma real o imaginado. Esta respuesta puede manifestarse en el cuerpo como una alergia, como un dolor o como una depresión. Si un daño o trauma es suficientemente dramático o habitual, las células del cuerpo responderán automáticamente, como los perros de Pavlov cuando oyen la campanilla. Por ejemplo, cuando alguien se enoja también puede sentir un dolor en la zona del pecho, o si está preocupado su cuerpo puede responder con una sensación de compresión o un retortijón en el bajo abdomen.
Según mi experiencia, creo que uno de los aspectos del primer nivel de Reiki consiste en reeducar al cuerpo y a todas sus células. Esto se hace canalizando Reiki a varias regiones del cuerpo. Esta reeducación también puede apoyarse con la entonación de los cinco preceptos Reiki para uno mismo, una y otra vez en cada postura manual, y comenzando cada tratamiento Reiki con intencionalidad (una declaración que indica qué deseas sanar).

Ciclo de la Energía

La filosofía oriental registra que la Energía Vital, conocida en Japón como Ki y en China como Ch’i, atraviesa ciclos. Uno de los ciclos utilizados para explicar el fluir de la Energía Vital es el ciclo de las estaciones. Los tratamientos comunes de Reiki te alinearán con las estaciones. Parece que estar a tono con las estaciones es importante para la salud y el bienestar. Si estudias las religiones antiguas, verás que este ciclo de las estaciones se consideraba importante y que también se consideraba como sagrado. Estar “en sintonía” con las estaciones significa que la Energía Vital puede fluir fácilmente en todos los aspectos de tu vida y tu progreso por el sendero vital se vuelve más natural y sencillo.

energía

Las Doce Posiciones de Manos

reiki

Hay cuatro posturas de manos sobre la cabeza, otras cuatro sobre el frente del cuerpo, y cuatro sobre su dorso. El número cuatro representa las cuatro partes de la Energía Vital. Éstas son representadas en el budismo como los cuatro portales y los budas de las cuatro direcciones: este, sur, oeste y norte. Los cuatro componentes de la Energía Vital son: paz; sabiduría o conocimiento; amor compasivo o amor incondicional; e introvisión (percepción) o energía psíquica. Las cuatro posturas de las manos simbolizan el traer todos los componentes de la Energía Vital Universal al tratamiento en la totalidad de los tres niveles.
Los budistas aplican las Diez Direcciones, que en un plano también significan “lugar” y en otro representan vínculos, en los diez dígitos de tus manos. Las doce posturas de las manos, que simbolizan a los doce generales Yaksha, representan el tiempo y también nuestra naturaleza animal y actitudes no domadas. Un tratamiento Reiki hará que el tiempo y el lugar, las relaciones y ‘as actitudes, entren en armonía, lo cual significa que nos hallaremos “en el lugar correcto a la hora adecuada”. Por lo tanto, produciie-mos mejoras en nuestras relaciones y en nuestras actitudes. Ello también nos ayudará a enfrentar y modificar nuestras relaciones con los demás haciéndonos conscientes de nuestras actitudes y permitiéndonos su modificación.
Pabongka Rinpoche en La liberación en la palma de tu mano, describe dos posturas de manos, similares a las posturas del Reiki, y sus significados —manos sobre la garganta para lograr el habla iluminado y sobre el corazón para adquirir una mente iluminada— indicando que los monjes del Buda de la Sanación tenían probablemente más razones “espirituales” para las posturas de las manos que apenas sanar los chakras o el sistema endocrino. También dice que mantener tus manos planas y los dedos juntos (lo cual se recomienda cuando das un tratamiento de Reiki) ayuda a lograr “tramas de luz entre los dedos”, una de las marcas de un Buda.

Las doce posturas de manos

doce

Las doce posturas de manos se enseñan durante las clases del 1er. Nivel. Dado que la comprensión del por qué hay doce posturas de manos se perdió en el devenir de los linajes, o nunca fue enseñada originariamente por la señora Takata, hubo muchas adiciones al número de posturas manuales. Algunos Maestros de Reíki enseñan hasta veintisiete o más posturas de manos. Mikao Usui no usaba ni enseñaba las doce posturas. Se cree que Chujiro Hayashi las agregó al sistema Reiki, lo cual significa que pueden haber surgido de otro sistema de sanación usado en Japón durante los años ‘20.
Como ya se mencionó, el número doce se refiere al tiempo y a los 12 generales Yaksha. Originalmente, se enseñaba que cada postura de las manos era mantenida durante cinco minutos. El número cinco se asocia con los cinco Budas de la meditación que representan el trayecto hacia el estado búdico (budidad). Las tres partes del cuerpo -cabeza, frente y dorso- forman una trinidad que remite a la necesidad que el cuerpo tiene de estar en equilibrio. Creo que la cabeza representa el futuro, el frente del cuerpo representa el presente, y el dorso representa el pasado.
Nuestra mano derecha simboliza la energía yang que también es conocida como activa, positiva o energía solar, y nuestra mano izquierda simboliza la energía yin conocida como pasiva, negativa o energía lunar. La colocación de nuestras manos de modo que se sitúen a través del cuerpo, una frente a la otra, indica que el equilibrio yin/yang es requerido durante un tratamiento Reiki.

Espero que les Haya gustado y Servido.

de