Libro Urantia

El Libro de Urantia (LU) es una obra espiritual, teológica y filosófica acerca de Dios, la ciencia, la religión, la filosofía y el destino. Fue escrita entre 1922 y 1939 y publicada por primera vez en Estados Unidos en 1955; se desconoce su autor o autores, aunque el texto dice haber sido escrito directamente por criaturas celestiales o sobrehumanas (que ocasionalmente hablan en primera persona al final de algunos documentos) empleando un ser humano dormido como modo de transmisión. El Libro de Urantia es muy controvertido en su contenido y en su interpretación: mientras para algunos es una obra filosófica, para otros no pasa de ser ciencia ficción
El Libro de Urantia
Origen del libro de Urantia

La palabra "Urantia" es originaria de El Libro de Urantia, y es el nombre que en él se da al planeta Tierra. "Urantiano" es así sinónimo de Terrícola. Algunas veces se utiliza este término para referirse a un lector del libro o a algún movimiento inspirado en él.

El Libro de Urantia fue publicado sin nombre de autor. Martin Gardner ha demostrado que el "recopilador" de la información plasmada en El Libro de Urantia fue el Dr. William Sadler y su familia, quien en 1923 coordinaba un grupo de ex-pacientes que se transformó en la comisión de contacto que recibió la revelación.

La "Fundación Urantia", formada a partir de este grupo de contacto, publicó El Libro de Urantia por primera vez en 1955 en Estados Unidos, en idioma inglés, y desde entonces el libro se ha traducido al alemán, coreano, español, estonio, finés, francés, holandés, húngaro, italiano, lituano, polaco, portugués, ruso y sueco y están en marcha las traducciones al chino, japonés y parsi (persa). En el 2001 la Fundación perdió los derechos de autor de la versión inglesa por una decisión judicial, por lo que el texto original de la versión inglesa es desde entonces de dominio público. Copias completas del libro se encuentran disponibles en Internet en formato digital, en todos los idiomas cuyas traducciones ya se han completado . La publicación, traducción y defensa del copyright de las traducciones corresponde aún a la Fundación Urantia con sede en Chicago (Illinois, Estados Unidos).

La traducción al español del año 1995 fue realizada (a diferencia de todas las otras traducciones) por una empresa de traducción de la ciudad de Nueva York que se dedicaba a traducciones comerciales. El producto de esa traducción es un texto difícil de leer, con una sintaxis no natural y con perlas negras como "diecicinco" en vez de "quince". En el año 1999 se reeditó con la parte IV retraducida por completo y con las otras tres partes retocadas para evitar errores de traducción notorios. En 2009 se publicó la edición en español europeo, totalmente retraducida del original en inglés.

En la actualidad existe una "Asociación Internacional Urantia" (AIU), una entidad destinada a coordinar los grupos de lectores alrededor del mundo. Existe además la "Fraternidad de Urantia" (Urantia Fellowship), una organización independiente de la Fundación Urantia que también fomenta el intercambio entre grupos de lectores.

Revelación

El Libro de Urantia declara ser una revelación celestial, más exactamente la quinta revelación que marca una época en la historia del planeta.

La primera revelación[2] fue hace medio millón de años, cuando aparecieron las seis razas de color y el Príncipe Planetario Caligastia fundó una ciudad en medio oriente -llamada Dalamatia- con el propósito de ayudar a convertir al hombre de cazador a labriego. Durante trescientos mil años funcionó perfectamente, pero con la rebelión de Lucifer y la adhesión de Caligastia a su causa el plan se interrumpió y muchos de los avances sociales logrados se revirtieron por la confusión posterior.
La segunda revelación[3] tuvo lugar hace treinta y siete mil años, cuando Adán y Eva llegaron a Urantia en una zona llamada Ehden (actualmente en el Norte del Líbano) con la misión de mejorar la calidad genética de las razas humanas a través del cruce de éstas con su progenie. Esto no llegó a concretarse porque pocos siglos después de su llegada (cuando su progenie aún no llegaba al millón de individuos) Eva cayó en el error de procrear con un humano, contraviniendo la indicación divina de que sólo su progenie podía proceder de esa manera. Este error de Eva y la decisión incondicional de Adán de acompañar a su consorte en cualquier destino que le correspondiera por su error hicieron que ambos perdieran su condición de inmortalidad y que poco más de un siglo a partir de la falta murieran de vejez.
La tercera revelación[4] fue realizada por Maquiventa Melkisedek, que se presentó en Palestina hace unos cuatro mil años con el propósito de mantener vivo el monoteísmo (que iba en franco retroceso en todo el planeta) y pactó con Abraham que si él y su descendencia mantenían la fe en un dios monoteísta, de su pueblo nacería un enviado de las alturas.
La cuarta revelación[5] la hizo Jesús de Nazareth con el doble propósito de revelar la personalidad de Dios al hombre actuando en cada ocasión como habría actuado Dios mismo de haber estado allí y de revelar al universo la personalidad de una criatura humana consagrada a cumplir la voluntad de Dios.
La quinta revelación es el Libro de Urantia

Contenido

Visión general

El libro se divide en un prólogo y cuatro partes:

Prólogo[6]

Descripción detallada de los términos y conceptos que se emplearán a lo largo del libro; algunos conceptos necesitan una definición completa por ser originarios del Libro de Urantia (p.ej.: absonito, trioidad, Majestón, etc.)

Parte I: El universo central y los superuniversos[7]

En esta primera parte se describe a Dios, la trinidad, las personalidades más elevadas de la administración universal, la isla del paraíso, el universo central de Havona y los superuniversos.

Parte II: El universo local

Se describe la formación y creación del universo local y de sus habitantes, la implantación de vida, los adanes y evas planetarios, la rebelión de Lucifer.

Parte III: La historia de Urantia

Describe la historia del planeta tierra desde antes de que se formara el sistema solar hasta la época de Jesús de Nazareth, incluye un análisis geológico, sociológico y cultural de la evolución.

Parte IV: La vida y las enseñanzas de Jesús[10]

Relato de la vida de Jesús de Nazareth desde antes de nacer hasta después de morir, año por año. Este relato ocupa un tercio del total de páginas del libro y es la razón central del relato; las tres partes anteriores conforman el marco conceptual donde debe ser interpretada la vida de Jesús

Contenido teológico y cosmológico

El Libro de Urantia declara la existencia de un Dios trino[11], personal, autoconsciente y volitivo que es creador y sostenedor del Universo y está motivado -en la relación con sus criaturas- primordialmente por el Amor (definido como "el deseo de hacer el bien a los demás". Por ello declara que en lo que respecta a las criaturas del universo, Dios es ante todo un Padre. Si bien tiene semejanzas con el cristianismo, no es una extensión ni una escisión de él. Presenta una nueva perspectiva de los dogmas de la trinidad y la divinidad de Jesús de Nazareth pero niega rotundamente otros como la virginidad de María, su inmaculada concepción, la doctrina de la expiación, el infierno, el purgatorio y la resurrección de la carne

Describe al universo como centrado en la "Isla Eterna del Paraíso"[12], punto focal y morada eterna de la deidad. Informa sobre la existencia de un universo central, llamado "Havona"[13], que envuelve a la Isla del Paraíso formado por mil millones de mundos organizados en siete niveles concéntricos. Tanto el Paraíso como Havona son co-eternos con la deidad, así como todos los habitantes nativos de ese universo central, los trascendentales.

En torno a este universo central giran siete supercreaciones del tiempo y el espacio, los siete superuniversos[14] en proceso de creación y evolución. Cada superuniverso se organiza en diez sectores mayores, cada sector mayor en cien sectores menores, cada sector menor en cien universos locales, cada universo local en cien constelaciones, cada constelación en mil sistemas locales y cada sistema a su vez es integrado por hasta mil planetas habitados. Urantia es el planeta 606 del sistema de Satania en la constelación de Norlatiadek del universo local de Nebadón. Nebadón es un universo local del sector menor de Ensa en el sector mayor Splandón en el séptimo superuniverso, Orvontón.

Los siete superuniversos son creados a imagen de una de las posibles combinaciones de la trinidad, Padre, Hijo, Espíritu, Padre-Hijo, Padre-Espíritu, Hijo-Espíritu y Padre-Hijo-Espíritu y en cada uno de ellos se desarrolla primordialmente uno de los siete propósitos de la deidad, de los cuales el libro únicamente revela el desarrollado en nuestro superuniverso: la elevación de las criaturas humanas desde el nivel material de existencia hasta el nivel espiritual. Más allá de los siete superuniversos existen los llamados niveles del espacio exterior, donde se está acumulando y organizando materia pero donde aún no hay vida. Cada nivel es notoriamente mayor que el anterior en extensión y potencialidad de materia contenida.

La elevación y espiritualización de la criatura material es el propósito primordial de nuestro superuniverso y es el tema central de la revelación de Urantia.

El Libro de Urantia sostiene que cada ser humano en este planeta cuya mente sea normal -esto es que sea capaz de decisión moral- y haya cumplido los seis años de edad, está habitado por un fragmento absoluto cualificado del Padre Universal[15]. Dios mismo reside en la mente de cada persona compartiendo todos sus pensamientos, sentimientos, alegrías, tristezas, temores y ansiedades como guía inspiradora de la personalidad, pero actúa únicamente cuando la criatura -haciendo uso de su libre albedrío- busca esa guía. Este fragmento residente realiza una copia de toda experiencia de la criatura que sea de valor espiritual y la mantiene para que sea parte integral de la criatura al despertar tras la muerte física.

Define el pecado como la oposición consciente y volitiva a la voluntad del padre[16] y "la voluntad del padre" es -tal como es capaz de percibirla el ser humano- la suma de los más altos ideales; por ello vivir buscando hacer la voluntad de Dios es equivalente a esforzarse por vivir cada vez más en armonía con los más altos ideales de cada uno. La remisión de los pecados debe entenderse como el restablecimiento de las relaciones leales entre la criatura y su creador.

El Libro de Urantia augura un camino muy largo de perfeccionamiento y espiritualización para transformar a la criatura material en un espíritu exaltado, más de quinientos niveles pre-espirituales y mil millones de escalas en el camino espiritual antes de alcanzar al Padre; pero una vez alcanzado la criatura material se habrá convertido en la única criatura del universo que conoce todos los posibles niveles de existencia por experiencia vivencial propia.

El libro incluye temas como historia, sociología, paleontología, arqueología, evolución y otros muchos que hacen al marco conceptual total del libro. Sostiene la existencia de una vastísima organización universal creada en gran parte para fomentar la evolución de las criaturas materiales hasta el nivel de perfección paradisíaca, basando fundamentalmente esa evolución en la experiencia personal de la criatura.

Críticas al libro de Urantia

Por diversos motivos, el Libro de Urantia ha tenido una limitada repercusión desde su primera publicación en los años 50. Además, ha recibido críticas desde diversos ámbitos, tanto teológicos como científicos.

Uno de sus críticos más conocidos es Martin Gardner quien publicó un libro sobre el tema: "Urantia, revelación divina o negocio editorial". Desde la perspectiva de algunos lectores, particularmente los creyentes en la revelación de Urantia, es una crítica poco seria realizada con un notorio desconocimiento del texto en su totalidad; hay un análisis de las debilidades de esta critica realizado por David Carrera Ibáñez, siguiendo la estructura del libro de Gardner capítulo a capítulo[18]. Otros lectores, sin embargo, encontraron en la obra de Gardner la explicación a lo que entienden son una gran cantidad de inexactitudes y falsedades contenidas en este libro, dando como resultado el abandono de su estudio y del movimiento urantia

Fracaso como libro «revelado»

Como obra teológica revelada, el Libro de Urantia ha tenido una influencia muy escasa. A diferencia de otros libros revelados contemporáneos, como el Libro de Mormón, sus lectores no son muy numerosos y no han formado instituciones religiosas estables. En 2006, la "Fundación Urantia" tenía tan sólo una oficina en Chicago y una plantilla de cinco personas.

Escépticos como Martin Gardner critican además que se presente como revelación celestial lo que es -a su entender- el resultado del trabajo humano. Desde distintas ramas del cristianismo, en cambio, se critica al Libro de Urantia por presentar rasgos de la vida de Jesucristo y defender ciertos principios cristianos mezclándolos con elementos no bíblicos. Por ello, el Libro de Urantia ha sido considerado por algunos como "gnóstico", aunque en él no se contiene ninguna referencia expresa al gnosticismo. Por último, otros lectores críticos lo han considerado, debido a sus más de 2.000 páginas, como un texto excesivamente largo y complejo, que contiene un pensamiento excesivamente burocratizado

Críticas científicas

Críticos escépticos como Martin Gardner y otros, ven en el Libro de Urantia un claro reflejo de los postulados científicos de la época en que fue escrito, algunos de los cuales han sido identificados como incorrectos por avances posteriores a su publicación. Estos errores son considerados una prueba incuestionable de que esta obra no puede ser obra de seres superiores, sino de seres humanos de los años 20-40.

Respecto a este tipo de críticas el Libro de Urantia declara lo siguiente:
Las leyes de la revelación nos frenan considerablemente debido a la prohibición de impartir conocimiento no ganado o prematuro. Toda cosmología presentada como parte de la religión revelada está destinada a ser superada en un período muy corto. Por lo tanto, los estudiantes futuros de tal revelación están tentados a descartar todo elemento de verdad religiosa genuina que pueda contener, debido a que descubren errores frente a las cosmologías asociadas que allí se presentan.
Fundación Urantia, El Libro de Urantia - (p.1109:3)

Estas son algunas de las afirmaciones científicas del Libro de Urantia que han sido demostradas falsas por la ciencia posterior.

(Las críticas científicas a un libro religioso no tienen gran peso dado que si, por ejemplo, se tomara la biblia como referencia se hallarían más contradicciones aún de las que aparecen en esta lista, por lo que si por ella se tomara este libro como falso, debería desecharse con mejor argumentación aún la Biblia).

La formación del Sistema Solar que describe el libro refleja la hipótesis planetesimal de Thomas Chamberlin y Forest Ray Moulton, popular a comienzos del siglo XX, pero que fue descartada ya en los años 40 por el argumento de Henry Russell de que era incompatible con el momento angular de planetas como Júpiter. La teoría científica actualmente aceptada para el origen del Sistema Solar se basa en la hipótesis de la nebulosa protosolar.
La cosmología urantiana expone un universo mucho más viejo que el definido por la ciencia actual (13.700 Ma). Según esta obra nuestra parte del universo, la nebulosa de Andronover, empezó a crearse hace 875.000 Ma. Además, el universo tendría unos ciclos alternativos de expansión y contracción de mil millones de años cada fase, conocido como respiración del espacio. Esta explicación es traída a colación por los defensores más acérrimos de la revelación que afirman que el corrimiento al rojo registrado por los astrofísicos se correspondería con la fase expansiva actual. Sin embargo no se tiene en cuenta que si esto fuera así, desde la Tierra se hallarían franjas de espacio con distinto comportamiento en función de la distancia, unas con corrimiento hacia el rojo y otras hacia el azul cada mil millones de años luz. Actualmente no se ha encontrado ningún resultado que sostenga esta teoría, solo se miden corrimientos hacia el rojo (con algunas excepciones como la Galaxia de Andrómeda).
Se propone la existencia de una partícula elemental llamada "ultimatón". Cada electrón estaría compuesto de 100 "ultimatones". Esta partícula no aparece mencionada en ningún texto científico, y entra en clara contradicción con los descubrimientos modernos de la física y con los principios éticos del mismo libro, pues no se permite revelar ciencia "no ganada".
Algunas especies, afirma el Libro, evolucionaron repentinamente como resultado de mutaciones, sin formas de transición. Una teoría de ese tipo fue propuesta por el botánico holandés Hugo de Vries, pero se basaba en interpretaciones equivocadas de los hechos, y pronto perdió toda credibilidad.
La idea de evolución que impregna el libro es manifiestamente no darwiniana y marcadamente teleológica, defendiendo la existencia de un "supercontrol de la evolución" por parte de seres espirituales. La evolución que defiende El Libro de Urantia está emparentada con la teoría del diseño inteligente, una forma de creacionismo defendida por cristianos fundamentalistas.
Los "Portadores de Vida", según el LU, implantaron la vida hace 550.000.000 años. Rocas encontradas en el cinturón supracortical de Isua demuestran la existencia de desequilibrios isotópicos causados por actividad fotosintética hace 3.850.000.000 años.
Según el Libro existen diez planetas en el Sistema Solar. En la actualidad el número de planetas según la International Astronomic Union (IAU) es de ocho, sin incluir al ex-planeta Plutón y demás planetas enanos.
El origen geográfico de las razas humanas. El Libro de Urantia afirma que los primeros seres humanos se originaron en el subcontinente indio, cuando las pruebas demuestran fehacientemente un origen africano.
Según el Libro, diversas razas humanas multicolores fueron creadas repentinamente en una generación y en una misma familia, dando lugar a hermanos y hermanas que cambiaban de color (azul, amarillo, rojo, verde, naranja e índigo) al exponerse al sol. Sus descendientes adoptaron el color paterno. Más tarde, Adán y Eva produjeron una raza violeta. Según este relato, las razas azul amarilla y roja son consideradas "primarias", mientras que la verde, naranja e índigo son secundarias. Las razas verdes y naranjas se extinguieron, y las demás se mezclaron con el tiempo. Evidentemente, la teoría de la evolución moderna y los conocimientos aportados por la arqueología y por la moderna técnica de análisis de ADN refutan esta narración. Además, el hecho de que la raza más oscura (los "índigos" sea considerada inferior (aunque "iguales a los ojos de la divinidad", puede interpretarse como un resto de racismo sureño.
Otro error puesto de manifiesto por las modernas técnicas de análisis del ADN es el descubrimiento de que los Homo neanderthalensis eran rubios y pelirrojos. El libro de Urantia asevera que los primeros seres humanos carecían de esta pigmentación, y que el pelo y los ojos claros fueron traídos por la raza violeta.
El Libro de Urantia se une a la idea dominante en su época de que el planeta Mercurio siempre ofrece una misma cara a la luz solar. En 1965, la radioastronomía permitió descubrir que Mercurio en realidad rota lentamente (tres veces cada dos años).
El Libro afirma que el eclipse solar de 1808 fue predicho por el profeta amerindio Tenskwatawa. En realidad, el profeta había predicho el eclipse para finales de abril de 1806, y tuvo lugar el 16 de junio de ese mismo año.

En respuesta a estas críticas, los seguidores del Libro de Urantia adoptan diversas actitudes. Sus lectores más fieles confían en que con el tiempo todas las afirmaciones contenidas en el Libro se demuestren como verdaderas, aún contradiciendo lo que el mismo libro dice; otros lectores aceptan muchos de estos errores y rechazan la utilización del Libro como fuente de saber científico.

Por otra parte, algunos avances científicos producidos entre 1925 (fecha supuesta de la primera redacción) y 1955 (fecha de la primera edición), y que sí tienen cabida en el Libro, son presentados por sus seguidores fieles como prueba de su carácter profético, mientras que los escépticos sostienen que se trata de fragmentos añadidos durante el largo proceso de revisión y edición. Actualmente, no hay nigun científico sério que valíde en alguna forma el contenido del libro.

Críticas por plagio

Aunque el propio Libro de Urantia reconoce que ha reutilizado más de un millar de "conceptos humanos que representan lo más elevado y avanzado del conocimiento planetario sobre valores espirituales y sentidos universales", lo cierto es que no cita las fuentes utilizadas, algunas de las cuales han sido posteriormente investigadas y reconocidas por diversos estudiosos. Así, por ejemplo, un lector del Libro, Matthew Block, publicó un artículo en el que rastreaba "fuentes humanas" de la obra,1 identificando más de 125 publicaciones científicas y académicas de la época, algunos de cuyos fragmentos habían sido reproducidos casi textualmente.

También Martin Gardner ha identificado las fuentes de algunos fragmentos del Libro. Así, tanto Block como Gardner citan como origen del Capítulo 85 la obra Origin and Evolution of Religion, de E. Washburn Hopkins, publicado en 1923. Asimismo, gran parte del contenido del Libro referente a la evolución humana parece estar tomado de la obra de Henry Fairfield Osborn, Man Rises to Parnassus: Critical Epochs in the Prehistory of Man, publicado en 1928.

Cabe señalar, sin embargo, que la utilización de estos materiales "humanos" casi nunca se realiza verbatim, por lo que no se han planteado acusaciones formales de plagio contra el Libro. Sus desconocidos autores casi siempre recurren a paráfrasis, amplificaciones o modificaciones de sus fuentes. Curiosamente, sin embargo, varios de sus lectores, entre ellos el propio Block, consideran que esta utilización de textos anteriores o contemporánes no niega el origen sobrehumano del Libro.

En sentido inverso, algunas de las obras del escritor navarro Juan José Benítez toman contenido e inspiración, entre otros, del Libro de Urantia. El plagio fue revelado en la revista Interviú en 1987 y dio pie a la publicación de un libro explicando los pormenores del asunto

ESCUCHA EL MONOGRAFICO DE LA ZONA CER TEMPORADA 2005-2006 EN EL LINK:http://perso.wanadoo.es/rosaventeros/