El episodio ocurrión en la casa de Los Angeles de Miley Cirus en la celebración de su cumpleaños número 18.