epespad

Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

Humberto Pittamiglio

Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

Humberto Pittamiglio (n. 23 de noviembre de 1887, Montevideo - 28 de setiembre de 1966, idem.), arquitecto, empresario y político uruguayo.

Sus padres fueron Juan Domingo Pittamiglio, y Julia Bonifacio, de origen italiano, quienes se establecieron en Montevideo, a fines del 1800.

De este matrimonio nacieron cuatro hijos y dos hijas. El niño Humberto, fue bautizado, el 29 de setiembre de 1888, en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, en la zona del Cordón. El padre era zapatero y el joven Humberto, debió trabajar desde pequeño y se destacó por su inteligencia y dedicación, lo que le permitió obtener en 1918, el título de Arquitecto e Ingeniero, expedido por la Facultad de Matemáticas y Ramas Anexas de la Universidad de la República.

En 1910 adquirió los terrenos de Punta Trouville, en la rambla de Montevideo, donde poco después iniciaría la edificación del castillo que lo hizo famoso. Este edificio se encuentra hoy rodeado de torres residenciales, pero la proa de barco y la Victoria de Samotracia de su fachada resultan inconfundibles entre el vidrio y el cemento.

Se dedicó a la política, y entre marzo de 1915 y diciembre de 1918, ocupó el cargo de Edil de la Junta Económico Administrativa de Montevideo, durante el Gobierno de Feliciano Viera . En este período publicó un libro titulado "Estudio sobre la iluminación de Montevideo", destacándose además su interés por la figura deJosé Martí, y su contribución para designar una calle de Montevideo con su nombre.

A su gestión se debe también la actual ubicación de la Estatua de la Libertad, en la Plaza Cagancha, en la Avenida 18 de Julio. Entre otras cosas, bregó por la difusión de la cultura y el arte, proponiendo la creación de un Salón Municipal de Pintura y Escultura.

En 1916, fue elegido Presidente de la Comisión Departamental de Instrucción Primaria, y en 1919 ocupó el cargo de Ministro Interino de Obras Públicas, destacándose su humanismo por la presentación de un proyecto para la construcción de viviendas económicas en la zona de la Unión.

Fue un hábil empresario, y se asoció con el Ingeniero Adolfo Shaw, en una de las empresas constructoras más importantes de la época en el país (Adolfo Shaw S.A.). Dicha empresa intervino en obras como el Hospital de Clínicas, Instituto Alfredo Vásquez Acevedo, Palacio Municipal, Facultad de Agronomía, entre otras. Fue amigo del presidente Baltasar Brum, con el que había compartido aventuras en los tiempos de estudiante. A causa de esta amistad, había aceptado la responsabilidad de integrar la Junta Económica-Administrativa y hacerse cargo interinamente del Ministerio de Obras Públicas.

Otro personaje notorio, en la vida y obra de Pittamiglio, fue Francisco Piria, un visionario empresario que fundó la actual Piriápolis, en el cual hable sobre el en el post anterior y que fue su maestro en los misterios de la Alquimia. En esta época, cambió su nombre Umberto, agregándole una H, por el simbolismo que esa letra tiene para los alquimistas.

Mantuvo una fluida relación con el famoso músico de origen francés, André Giot de Badet, de quien fue su mecenas, y con quien compartió numerosas actividades en Montevideo.

Entre sus legados materiales se destaca, el castillo que dejó en la rambla de Montevideo, que hoy es un museo y espacio cultural, otro castillo en Las Flores (Maldonado, Uruguay), y la Quinta de la Villa Colón (Montevideo).

Humberto Pittamiglio falleció en Montevideo, el 28 de setiembre de 1966, soltero y sin hijos, víctima de una bronconeumonía. Legó sus bienes a instituciones filantrópicas y del Estado, dejando el castillo de la rambla a la Intendencia Municipal de Montevideo solicitando en su testamento que parte del edificio fuera destinada a museo de acuarelas, óleos, grabados y esculturas; hasta su retorno.


Castillo en la Rambla Gandhi Montevideo:

castillos

Según el Profesor Alberto Roca, especialista en temas espirituales a quien hemos consultado., el castillo da la impresión de que fue una construcción que implicaba un VIAJE.

Esta especie de nave que se proyecta hacia el mar, implicaría el viaje hacia la dimensión del espíritu.

Llama la atención en el interior del castillo las piezas de diferentes formas geométricas, circulares, octogonales, cuadradas. Estos son símbolos básicos en la ALQUIMIA.

El cuadrado significa lo terrenal, el soporte físico del hombre.

El octógono simboliza la cuadratura del círculo, es decir una etapa intermedia entre la vida terrenal y lo que los alquimistas llamaban lo celestial, la perfección.

El círculo representa la eternidad, la perfección, la trasmutación.

Este término TRASMUTACIÓN constituye la esencia de la alquimia, es la transformación.

Los ALQUIMISTAS buscaban la transformación, volverse hombres nuevos. Esto llevaba un largo proceso de trabajo espiritual, lograr transformase en un ser cada vez mejor. Estos eran los verdaderos alquimistas porque también estaban los llamados SOPLADORES, que buscaban la transformación de los metales burdos como el plomo, el cobre, en la plata y el oro. Los llamaban así porque trabajaban con el fuego, y para mantenerlo siempre encendido pasaban soplando el fuego con el fuelle.

La imagen de la VICTORIA DE SAMOTRACIA sostenida por una proa de barco que apunta hacia el mar es como un emblema del castillo. Esta escultura fue encontrada en Grecia, en la Isla de Samotracia ( siglo IV A.C) monumento glorificador a la Victoria de una pelea naval realizada en dicha isla.

La voz ALQUIMIA, aunque de origen árabe, deriva de CHEMYA, CHEME, Y KEME ("quemado": ennegrecido por el fuego) que significa "suelo negro" y es epíteto del Egipto que sería la patria del ARTE HERMÉTICO. Si bien muchos conocimientos alquímicos antiguos proceden de la China, también es verdad que el país de los faraones fue un terreno por demás favorable para el desarrollo del arte de las trasmutaciones.

Con los aportes de varias empresas, la mayoría socias de APPCU, se han reciclado ya varias áreas del edificio. Se ha reacondicionado el salón principal, donde se realizan actividades y eventos de diverso carácter.

Mucha gente ha pasado por la puerta del Castillo Pittamiglio , que está ubicado en la Rambla Gandhi a la altura de Trouville , pero pocos entran a ver la maravilla que es este castillo por dentro y las raras sensaciones que produce recorrerlo.
Se lo puede visitar martes y jueves a las 16 hs. que es cuando se realizan visitas guiadas , por el módico costo de 40 pesos por persona.
En esas visitas una guía te lleva a recorrer el castillo y te cuenta la historia de Humberto Pittamiglio , un hombre muy misterioso al que se lo considera como el mayor alquimista uruguayo. De su castillo se cuentan todo tipo de historias , la mas fabulosa es que se supone que en dicho castillo estuvo oculto "el Santo Grial" , hasta 1987 , año en que el Papa Juan Pablo II visitó Uruguay y volvió con el "cáliz sagrado" en su poder al Vaticano.

Como alquimista fue alumno de Francisco Piria y se dice que practicaba el arte de la espagiria. Tanto él como Piria proyectaban una imágen pública que estaba muy lejos de la tradicional imágen del alquimista -reservado, discreto y humilde, no obstante eso, dejaron un legado arquitectónico cargado de profundo simbolismo alquímico que ha trascendido el tiempo.

"Victoria de Samotracia"

Alquimia

Samotracia (isla al norte del Egeo)
Hacia 190 antes de C.
Mármol gris de Lartos para el barco, mármol de Paros para la estatua
Alto 3,28 m (con las alas)

Para los griegos, la diosa de la Victoria (Niké) es una bella joven alada. Este monumento, excepcional, construido en la isla de Samotracia, en un nicho sobre el santuario de los Grandes Dioses, celebra un triunfo en el mar: la diosa se ha posado en la proa de una galera, resistiendo al viento de la tempestad, la mano derecha, sin duda, levantada. Se trata de un exvoto de los habitantes de Rodas por una victoria obtenida a principios del siglo II antes de C. La actitud y el movimiento del drapeado anuncian los relieves del altar de Pérgamo.






Imágenes del castillo

Esoterismo

pittamiglio

piria

Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

castillos

Alquimia

Esoterismo

pittamiglio

piria

Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

castillos

Alquimia

Esoterismo

pittamiglio

piria

Castillo en el balneario Las Flores Departamento de Maldonado:

Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

castillos

Alquimia

Esoterismo

pittamiglio

piria

Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

Francisco Piria


castillos

Fernando Juan Santiago Francisco María Piria de Grossi mas conocido como Francisco Piria (Montevideo, 21 de agosto de 1847 - ídem, 11 de diciembre de 1933) empresario, rematador, fraccionario de tierras, militar, alquimista, escritor, Uruguayo famoso por crear el balneario denominado Piriápolis.

Hijo de los emigrantes genoveses Lorenzo Piria y Serafina de Grossi. Hizo la escuela en Italia. Después regresa a Uruguay, y a los 16 años se enrola en el ejército. Posteriormente comenzó a trabajar en múltiples oficios; se destacó especialmente como rematador. El 25 de diciembre de 1866 se casó con Magdalena Rodino, madre de sus cuatro hijos: Francisco José, Adela, Lorenzo y Arturo. En sus orígenes se proclamó blanco, y en la adolescencia luchó en el ejército contra Venancio Flores. Más adelante, tendría ideas asimilables a un socialismo utópico, y se opuso férreamente a José Batlle y Ordóñez. Inclusive imaginó la descentralización del Uruguay, el uso de energía solar y la construcción de diseños urbanísticos progresistas.Fundó el partido Unión Democrática, de cuño conservador. En 1919 se postuló a la Presidencia; pero apenas obtuvo 600 votos. Creó además el diario La Tribuna Popular.

En 1890 compra 2700 cuadras de campo, extensión que iba desde el Cerro Pan de Azúcar hasta el mar. Ese mismo año había realizado un viaje a Europa, en consecuencia de lo cual surgió su inspiración para la explotación turística de las costas uruguayas.


En 1897 se termina la construcción del Castillo, su residencia particular. Este Castillo contaba con un extenso parque con fuentes y numerosas estatuas, la vegetación estaba compuesta de una gran variedad de especies exóticas. La arquitectura de este edificio reúne una mezcla de estilos renacentistas; sus salones principales estaban delicadamente decorados con papeles importados en los cuales el dorado tenía gran predominio. Las molduras de yeso revestidas con dorado a la hoja, pisos de pinotea y muebles de estilo Luis XV, ponían de manifiesto los finos gustos de su morador.

En 1898 una invasión de langostas destruye todos sus plantíos. En esa oportunidad coloca como símbolo de fe y esperanza el Cristo Redentor, emplazado en un cerro ubicado entre el Castillo y el Cerro del Toro; lugar donde geológicamente se separan los granitos de los pórfidos. En 1905 construye el primer Gran Hotel, llamado Hotel Piriápolis, hoy Colonia Escolar de Vacaciones. En 1910 inicia la construcción de la rambla, donde se deja inspirar por sus viajes a Europa, más precisamente por la Costa Azul francesa. En 1912 se realizó el primer remate de solares en Piriápolis y, a partir de entonces, la ciudad comenzó a crecer con la construcción de numerosos chalets. En 1913 comienza a correr el pintoresco tren a vapor, que unía la estación de Pan de Azúcar y el puerto de Piriápolis que estaba en construcción y que se finalizaría en 1916, permitiendo el arribo de los vapores que traían a los primeros veraneantes desde Buenos Aires. El "trencito de Piria", como se lo conocía popularmente, fue una de las características típicas del balneario. Cada vez más emprendedor, Piria construyó finalmente, a un costo descomunal en la época de 5 millones de pesos, uno de los hoteles más gigantescos de América del Sur, el Argentino Hotel, cuya piedra fundamental fue colocada en 1920 por el presidente Baltasar Brum, siendo inaugurado el 24 de diciembre de 1930. Esta edificación tiene 120 metros de frente, 70 de fondo y 6 plantas, habiendo llegado a albergar en aquella época a 1200 personas. En el piso de abajo ya estaban previstas las primeras instalaciones para el uso de la talasoterapia, con duchas y bañeras para baños fríos y calientes de agua de mar, sección de gimnasia eléctrico - sueca, salones de peluquería, manicuría y otros. Para el alhajamiento, Piria trajo la lencería de hilo de Italia, la vajilla de Alemania, la cristalería de Checoslovaquia y el mobiliario de Austria.




Escribió varios libros:

- Impresiones de un viajero en el país de los llorones, 1879 (con el pseudónimo de H. Patrick)

- La familia del coronel, Montevideo, 1881, por orden de "La industrial".

- Mr. Henry Patrick en busca del pueblo oriental, Montevideo, Rius y Becchi, 1882 (H. Patrick).

- Dos palabras al pueblo trabajador, honrado, económico y progresista sobre el que descansa el porvenir de la Patria, Montevideo, Imprenta y encuadernación de Rius y Becchi, 1884.

- Un pueblo que ríe, Montevideo, "La industrial", 1886 (H. Patrick).

- El Socialismo Triunfante, Montevideo, Dornaleche y Reyes 1898.

- Misterio, Montevideo, Barreiro y Ramos, 1902.

- Una manera única de hacer fortuna, Montevideo, Dornaleche y Reyes, 1906.

Esto es un breve resumen explicativo de su vida, a continuación expondré toda el resto la información que pude encontrar en la web, ya que me encuentro imposibilitado de conseguir información personalmente así como fotografías y otras cosas que quería mostrar, pero aun así, creo que la información que he conseguida, abarca muchos misterios y leyendas sobre "Francisco Piria" o como yo le llamare "El Gran Maestre" que paso desapercibido para la historia y el mundo.

Los caminos metafísicos de Piria supieron pasar por lugares tan divergentes como la Iglesia y la Masonería.
Con respecto a la primera de las dos instituciones, sabemos que Piria quedó huérfano de padre siendo un niño, por lo cual su madre le envió a Italia, siendo criado por un tío suyo que era monje jesuita. Según parece, fue este tío quien le brindó tempranos conocimientos sobre la alquimia en general, la Orden de los Templarios en particular y puntualmente, sobre la existencia de un cristianismo esotérico que va más allá de los rituales externos y multitudinarios de esa fe.

Es significativo que Piria criticase abiertamente al cristianismo exotérico, el de las misas y las jerarquías, en más de una oportunidad. Por ejemplo, en su libro "Un pueblo que ríe" (publicado en 1885) se despacha irónicamente contra los sacerdotes que pintaban la figura de Jesús según su conveniencia, usaban su investidura para alcanzar fines personales o estaban muy lejos de practicar lo que predicaban.
¿Cómo concuerda esto con la iglesia que Piria mandó construir y alhajar de su bolsillo? Quizás el nexo se encuentre en el hecho de que no fue cualquier tipo de iglesia la que pretendió donar.
Por el contrario, hizo expresas indicaciones para su construcción, la cual debía respetar en un todo las formalidades y características marcadas por el Reglamento de Indias, antiguas normas de la época de la conquista que aún prestaban atención a ciertos aspectos tradicionales y esotéricos de la construcción de los templos.

Lo cierto es que el edificio nunca fue consagrado, puesto que la Iglesia se negó a hacerlo (otro hecho que llama poderosamente la atención). La construcción aún subsiste, si bien augura derrumbarse en cualquier momento, en las cercanías de Piriápolis
.



Alquimia


Yendo en camino desde Piriápolis hacia el castillo de Piria, puede apreciarse a la izquierda de la ruta que va a Pan de Azúcar, una iglesia en ruinas. Esta iglesia fue diseñada y financiada por el propio Francisco Piria, quien ofreció donarla a la Iglesia Católica. Pero la Curia no quiso aceptarla.

Se trata de una actitud bastante extraña, sobre todo teniendo en cuenta que no iban a faltarle acólitos a esta iglesia. En efecto, este edificio iba a ser el punto focal del Pueblo Obrero, quedando en medio de una plaza proyectada, de la cual surgirían dos diagonales como calles principales. Esos eran los planes.

La mayoría de los autores que han escrito sobre la vida de Piria, o bien omiten o bien restan importancia a esta construcción. Algunos especulan con el hecho de que la Curia rechazó la donación por la filiación masónica de Piria, pero esto es erróneo por entero, ya que la pertenencia de Piria a esa Institución fue brevísima.
Otros prefieren señalar que la utilidad del edificio era poca, ya que el desarrollo de la zona se estaba dando sobre la costa y no allí. Pero Piria, que no era ningún tonto, sabía que ello sería así y, de todas maneras, construyó el castillo y la iglesia. ¿Entonces cuál fue el motivo?



Esoterismo

A la hora de buscar pistas, señalemos algunas particularidades de la iglesia de Piria. Para empezar, está construida según las antiguas Leyes de Indias, que marcan que su fachada debe estar orientada hacia el Este, de cara a la salida del sol. Cualquiera puede notar que sólo las iglesias más antiguas de América del Sur respetan esta orientación. Que, dicho sea de paso, es la misma que se establece para logias masónicas y templos de cultos mucho más antiguos que la fe cristiana. Además, de estar a un comentario realizado por el Sr. Jorge Floriano en el transcurso de sus investigaciones, el diseño buscaba intencionalmente un efecto: que en el equinoccio de primavera, el rayo de sol que atravesase el centro del rosetón a cierta hora del día, iluminase un punto del altar donde Piria dejaría un poco de polvo de proyección (la sustancia que permite la transmutación). Sin ánimo de polemizar, creo que se equivoca. A lo largo de la historia, los alquimistas no han dejado intencionalmente esa sustancia en manos de terceros. A veces han realizado, eso sí, transmutaciones frente a terceros (generalmente escépticos a los que deseaban convencer, por motivos que sólo ellos saben). Pero concuerdo con el Sr. Floriano en lo esencial de su idea: es probable que en ese día del año, ese rayo concreto de sol marcara, en la iglesia ya terminada y alhajada, un punto en especial del altar (quizá un pie del mismo) que pudiera esconder algún documento o una medalla fabricada con oro alquímico. Es decir, una prueba del suceso de la transmutación.

pittamiglio

Lamentablemente, no podemos saberlo. El edificio, cada vez más ruinoso, siempre ha estado en manos privadas. Fue carpintería en tiempos lejanos y, de acuerdo a los datos obtenidos por Grompone para su obra "Asesinato en el Hotel de Baños", conoció un breve interludio en el cual pareció que sería usado para sus propósitos originales.

piria

En efecto, este autor nos informa que un cartel en los años '90 advertía lo siguiente:



"Iglesia de la Dormición de María Madre de Dios.
Reconstrucción de esta obra de Don Francisco Piria.
Propiedad privada. No pasar."



Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

En la actualidad, sin embargo, parecer servir exclusivamente como depósito de leña y amenaza con derrumbarse en cualquier momento. De ser así, será una más de las tantas obras de Piria que engrosará la desmemoria uruguaya, desapareciendo sin que a nadie le importe.

Con respecto a la Masonería, Piria supo ser iniciado en Montevideo, ciudad que llegó a tener once logias en actividad al tiempo que sólo existían seis templos católicos.


Una vez más, Piria vuelve a señalar explícitamente que buscaba un camino metafísico, esta vez en esa institución. Y una vez más, su desencanto quedó por escrito en uno de sus libros.
No ahorra críticas para quienes buscan en la Masonería el beneficio propio, favores personales y demás prebendas. Ironiza crudamente contra tales personas, para terminar aclarando que renunció prestamente a continuar en sus filas.

¿Por dónde siguieron entonces los caminos de Francisco Piria? Agotadas las vías occidentales visibles, sólo quedaban por entonces los senderos más personales. Hay que recordar que se encontraba en una época donde aún no había hecho eclosión en Occidente la metafísica oriental.

A juzgar por los símbolos y señales que dejó en su recorrido existencial, el sendero que eligió no fue ajeno a la alquimia, la fraternidad Rosacruz y la orden Templaria. Probablemente, Piria cerró un círculo que había comenzado a trazar en largas charlas con su tío, el monje jesuita.




castillos

Piriápolis

Alquimia

La idea inicial de Francisco Piria al planificar la ciudad balnearia que conocemos como Piriápolis fue bautizarla como HELIOPOLIS. Fueron los periodistas de la época quienes comenzaron a nombrarla como Piriápolis (ciudad de Piria), por considerar que era un emprendimiento enteramente personal. Y así quedó. Pero el nombre elegido originalmente no era casual: HELIOPOLIS fue una ciudad del Egipto milenario y es también el nombre de la fraternidad a la que perteneció el más famoso alquimista del siglo XX, Fulcanelli. Y tampoco es casual que Piriápolis rebose de símbolos alquímicos: leones alados, lebreles que atrapan una liebre, Venus, etc. El ojo atento encontrará incluso símbolos templarios, desde la cruz de la Orden hasta una jarra de donde asoma el Baphomet. ¿De dónde sale entonces el topónimo "Heliópolis"? ¿Cuál es su significado y cuál era la intención de Piria al elegirlo? Hemos investigado un poco al respecto. Por de pronto, el primer dato que surgió es que existió efectivamente una ciudad llamada Heliópolis en el antiguo Egipto. Aquí vemos dónde se ubicaba concretamente:


Esoterismo

Su nombre egipcio era Iunu, que significa "pilar". Los coptos la conocieron como On. Y fueron los griegos quienes le llamaron Heliópolis ("ciudad del Sol&quot puesto que era sede principal del culto al dios solar Ra.
Aparece nombrada en crónicas del año 3.000 a.c. (o sea, hace unos bonitos cinco mil años) y fue, junto con Tebas y Menfis, una de las tres principales ciudades del antiguo Egipto.

¿Se sabía esto en época de Piria? Sí, se conocía este dato y, además, la egiptología estaba en pleno auge: expediciones de muchas nacionalidades "trillaban" el país del Nilo en busca de tesoros arqueológicos. Y no pocos aventureros buscaban tesoros de los otros, contantes y sonantes.

Pero volvamos al tema: ¿qué queda de Heliópolis hoy en día? No una ciudad que podamos visitar, ciertamente. En la actualidad, es apenas una barriada del moderno El Cairo, según lo muestra este mapa:


pittamiglio


Por supuesto, esto no significa que no queden restos arqueológicos. Es que fueron muchas generaciones las que vivieron allí. La ciudad alcanzó su máxima extensión y poderío hacia el 1300 a.c., pero luego vendría el declive.

Arrasada por sucesivas invasiones persas, fue destruida al menos en dos ocasiones, hacia el 525 a.c. y el 343 a.c., a partir de lo cual fue despoblándose lenta y paulatinamente. La fundación de Alejandría supondría el golpe final. Para el siglo I a.c. ya estaba deshabitada. Las excavaciones realizadas no permitieron encontrar grandes monumentos en demasía, debido a que muchos de los que existían fueron trasladados a Alejandría y a Roma. Y muchos de los que quedaron fueron usados como "cantera" de materiales para edificaciones en El Cairo realizadas en la Edad Media.



piria

Aún así, se encontraron murallas o pinturas en tumbas : A principios del siglo XX, la zona fue comprada por una compañía privada y luego, durante el protectorado británico, sería repoblada con coptos y extranjeros. Finalmente, la expansión lógica de El Cairo terminó por incorporarla como un barrio más de la ciudad, en la segunda mitad del siglo.
Es probable que los griegos le dieran un nombre vinculado al Sol por simple traducción directa tomada de la literatura teológica egipcia, que nombraba a la ciudad como Per-Ra (ciudad de Ra, ciudad del Sol). Aún antes de ello, la ciudad ya estaba vinculada a cultos solares del dios Tem, deidad del sol poniente.

La Biblia menciona esta ciudad con tres nombres diferentes: On, Aven y Bet-Shemesh
.


Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

Se sabe que gran parte de la literatura teológica del antiguo Egipto proviene de los sacerdotes de Heliópolis. La máxima influencia de los mismos se produjo durante el reinado del faraón Ramsés II, cuando se calcula que alrededor de 13.000 personas cumplían funciones en el templo de la ciudad.

castillos

Respecto a dicho templo, éste nunca fue ubicado, destruído probablemente durante las invasiones persas. Lo que se sabe es que también oficiaba como observatorio astronómico y depósito de documentos reales. Algún obelisco (que quizá integrase el complejo del templo) fue llevado por los romanos cuando éstos ocuparon Egipto y pudo conservarse hasta hoy.

Pero no solamente Ra (el dios Sol) era adorado en Heliópolis. La señora de la ciudad era la deidad Hathor, que era representada normalmente bajo su aspecto bóvido. Interesante coincidencia de imágenes que hacen pensar en la Fuente del Toro local.





Alquimia

También es de resaltar que Piria siempre dijo que el agua de la Fuente del Toro tenía propiedades medicinales, lo cual es interesante: la diosa Hathor tenía para los egipcios poderes de curación, a partir del momento en que sanó un ojo de Horus que Seth le había herido.

¿Y la vinculación de Heliópolis con la Alquimia? Partamos de la base, aunque sea innecesario decirlo por lo obvio, que el Sol y el oro están estrechamente vinculados en la terminología de la disciplina.

Pero además de ello, el nombre de la ciudad aparece mencionado en sendas dedicatorias que realiza Fulcanelli, el alquimista más nombrado del siglo XX, al dar a conocer sus obras fundamentales: "El misterio de las catedrales" (1925) y "Las moradas filosofales" (1929).

Efectivamente, se lee idéntica dedicatoria en ambos libros:

"A los hermanos de Heliópolis"


¿Dedicaba entonces Fulcanelli (cuya verdadera identidad nunca pudo establecerse) sus obras máximas a cofrades de una ciudad egipcia que ya no lo era? ¿O a integrantes de una fraternidad que tomó ese nombre prestado?

Me atrevo a sugerir una tercera opción: Piria tuvo fluidos contactos con Europa, que se tradujeron en múltiples viajes y vínculos que fue estableciendo en el Viejo Continente. Y quizá, recíprocamente, no sólo visitaron estas tierras arquitectos y artesanos europeos vinculados a los proyectos edilicios de Don Francisco. Tal vez también se sumaron algunos alquimistas, entre ellos Fulcanelli. Y en ese caso, los "Hermanos de Heliópolis" constituirían una cofradía de alquimistas que operó por estas tierras.



La suprema corte de justicia

Esoterismo

No muchos montevideanos saben que, allí donde hoy se encuentra el edificio sede de la Suprema Corte de Justicia, tenía su residencia capitalina Francisco Piria.

Piria adquirió el terreno en 1915, diseñó el proyecto y encargó la construcción y supervisión al arquitecto francés Camilo Gardelle, egresado de la Escuela de Bellas Artes de París.

Es un edificio de tres plantas, que está cargado de símbolos y es digno de ser visto (aprovechando algún Día del Patrimonio), pues no ha cambiado casi nada en lo esencial. Como lo expresa un documento del servicio de prensa de la Suprema Corte en 1997:
Hacia 1917, Piria ya estaba casado en segundas nupcias y vivían con él tres hijos de su primer matrimonio. Hay quienes afirman que la distribución de los ambientes diseñada por Piria, contempla la situación de cada uno de sus hijos y, más aún, el distanciamiento existente entre éstos y la esposa.



pittamiglio


La entrada al Palacio Piria ya muestra un inequívoco símbolo alquímico: los dos vasos que flanquean la puerta no son otros que los "vasos alquímicos", que representan el uno al cuerpo físico y el otro al cuerpo sutil.



piria

Ya en el primer piso, se encuentra una enorme planta de recepción: era el lugar del Palacio destinado a tomar contacto con los visitantes que llegaban. Ha sido conservado casi intacto, salvo por las modificaciones necesarias para adaptar lo que fue un comedor y convertirlo en Sala de Juramentos.


Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

castillos

En este piso existía un Gran Salón Imperio, hoy conservado en su espacio original de 20 metros de largo. Abarca desde la calle Gutiérrez Ruiz hasta la pared lindera con el padrón vecino. Se conserva la decoración original, que incluye águilas, esfinges, grifos, laureles, espejos y paneles de seda. El despacho de Piria contaba con dos antesalas anexas, una hacia al norte y otra hacia el sur. Sus balcones se abren hacia Gutiérrez Ruiz.





Alquimia

La última planta contenía las recámaras de Piria y su esposa, organizadas como suites independientes. La de Piria daba hacia el norte y contaba con su dormitorio, una sala anexa con balcón, una recámara y, por "moderno" que esto parezca, un gimnasio.

Entre ambas suites se diseñó un amplio salón, que sirvió de sala de lectura y esparcimiento. Completaban la casa seis cuartos de baño.


Esoterismo

La figura geométrica dominante en la construcción es, extrañamente, el óvalo. Efectivamente, el hall de la planta baja tiene esta forma, que se repite en el subsuelo, en los espacios de distribución de los pisos superiores, así como en las placas de mármol verde que decoran los muros del primer piso y la última planta.

El omnipresente óvalo, armonizado con los sectores laterales rectos que dan hacia el norte y hacia el sur, estaría representando la cuadratura del círculo en forma estilizada: el triunfo sobre lo imposible.





pittamiglio

En cuanto a las escalinatas del edificio, que son su modo de comunicación y, a la vez, el detalle arquitectónico más destacado, también encierran su secreto. Otros lo han expresado con meridiana claridad:

"Asciende desde la zona penumbrosa de la planta baja, se bifurca en forma de signo de Aries al llegar al primer piso, donde el espacio aparece más iluminado, y desemboca finalmente otra vez en figura de Aries en el último nivel, bajo la majestuosa iluminación del vitral ovalado que corona la casa."

También se ha asociado la distribución de las plantas a una alegoría totalmente intencional sobre la "Divina Comedia", en cuyo caso se entendería la escalera como un elemento de ascensión a los cielos, representados en el vitraux principal del artesano Marchetti (quien realizó todos los del edificio).



piria


Fuera de lo ya mencionado, existían otras dependencias de servicio, garage para dos autos (irreconocible hoy, remodelado como oficina), cuartos de costura y planchado, así como otras habitaciones y una gran estancia ovalada en el subsuelo. En estas últimas dependencias es donde se dice que Francisco Piria efectuaba sus meditaciones y experimentos

Dejé ex profeso un pequeño (pero no menor) dato para el final. El observador atento notará, como ya expresamos, muchos símbolos en este edificio, aún más de los que se indicaron aquí. Entonces, no se le ha de escapar un elemento en especial: las rosas, presentes en la decoración y, especialmente, en la ventana del sótano así como en la verja exterior. Ya hemos visto este símbolo en carácter omnipresente, cada vez que se menciona a Piria y las construcciones que ha dejado (o al menos, aquellas que han subsistido). Pues bien, también están aquí.





Capilla de San Antonio:

Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

Sobre el cerro San Antonio (ex cerro del Inglés) se encuentra la capilla de dicho santo. Se puede llegar en auto, en aerosillas o a pie.

Este santuario se inauguró el 16 de marzo de 1919 y fue obra del arquitecto Pedro Guichot, en tanto la figura del santo era creación del escultor francés Adolfo Beautiers. Cuenta con un pedestal de granito violeta lustrado y revestimiento interior de mármol.

De inmediato se convirtió en un éxito de público. Pasó a ser conocido como "el templo del santo de los novios" y fueron innumerables las parejas que lo visitaron en busca de protección. Por supuesto, como en el imaginario popular se trata del santo al que deben pedir novio las muchachas, es de suponer que muchas solteras de todas las edades le visitaron "por las dudas".



castillos

Alquimia

Años después, este templete sufriría un atentado vandálico. Hacia 1930, Piria se quejaba amargamente de este hecho, en el cual destrozaron la puerta de acceso y dañaron severamente la estatua del santo, que debió ser sometida a una prolija restauración.





Stella Maris:

Esoterismo

Otro de los íconos de Piriápolis es la Virgen de los Pescadores o Stella Maris, que se encuentra en el camino de ascenso al Cerro de San Antonio. Bajo esta escultura es que se encuentra la piedra fundamental del balneario.
Al parecer, la figura original fue construida de terracota y sufrió un vandálico atentado: fue destruída a balazos. De resultas de ello, Francisco Piria entendió necesario sustituirla por una de hierro fundido. Su procedencia sería italiana (de la ciudad de Milán para ser más exactos)
.


Por supuesto, originalmente no existía la ruta asfaltada que permite ascender al Cerro y, de pasada, visitar esta imagen. Por tanto, esa ascensión era todo un paseo que se llevaba a cabo en caravanas, aunque algunos peregrinos preferían hacerlo en solitario.

Actualmente, también llega hasta la figura una escalinata. Y si se asciende por ella, poco antes de alcanzar la Virgen, se ve una gruta coronada por la figura de un águila:


pittamiglio

A esta gruta se le conoce como Gruta de los Patos o Gruta de los Enamorados. También se encuentra en la zona una fuente natural de agua mineral, que forma trilogía con las de Venus y el Toro.

Aseguran algunos que el lugar elegido por Piria para colocar la piedra fundacional del balneario, fue seleccionado expresamente por marcar el sitio de mayor energía natural. En cuanto a la Gruta de los Patos, señala Yaraví Roig en "Solsticio de verano" que allí meditaba el alquimista.

Fuese o no acertado el dato, de todas maneras es clarísimo el contenido simbólico de las grutas o cavernas, entendidas como lugar de iniciación. Estamos, entonces, ante otro mensaje cifrado de Don Francisco (y van...).



piria

El Pabellón de las Rosas:

Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

De acuerdo al imaginario popular, el Pabellón de las Rosas, edificio anexo al Argentino Hotel, tendría su origen nada más y nada menos que en los Talleres Eiffel de París.

Sin embargo, parece ser que, al menos en lo esencial, su origen es estrictamente montevideano.

En efecto, allá por el año 1926, Francisco Piria procedió a rematar lo que fue la Cabaña Anaya, finca de más de cuarenta hectáreas situada entre el Paso Molino y la Barra de Santa Lucía.

De acuerdo a su estrategia de negocios, Piria había adquirido la finca, la había fraccionado y ahora procedía a rematar solares. Si bien el remate fue un éxito, no hubo interesados en principio por los grandes edificios ni por el stud. Este último, precisamente, no sería otro que el futuro Pabellón de la Rosas, desarmado y trasladado.

Esta es la versión más aceptada de su origen. Fue inaugurado el 15 de febrero de 1933. Hacia 1942 pasaría a manos del Estado, como tantos otros inmuebles de Francisco Piria.

A través de las décadas, supo de deterioros y restauraciones. Al menos una generación entera lo recuerda como sede de festivales musicales y diversos concursos y eventos ("La Reina de la Juventud", por ejemplo).

No puedo asegurar que el apelativo "de las Rosas" se le haya dado al pabellón en vida de Piria. Pero de ser así, resultaría una vez más que este símbolo aparece vinculado a Don Francisco. Por algo será.


El Cerro del Toro y La Fuente de Venus:

castillos

El toro ha sido usado como símbolo desde tiempos inmemoriales, pasando desde las pinturas rupestres a la cultura minoica, del arte hindú a la antigua Persia y el Egipto faraónico.

En Piriápolis, amigo viajero, una pequeña ruta serpenteante y ascendente te llevará casi al pie de su escultura. Y digo casi, porque para llegar a él deberás aún ascender por 33 peldaños (número que no es azar, pues se repite en ambas escalinatas):


Alquimia

El eje principal del simbolismo del toro siempre fue claro, pues las virtudes más notables de este animal son su fuerza y su bravura. Por eso es que representa una buena imagen de la energía en estado salvaje, primitivo y casi indómito. Y son los seres evolucionados los que han conquistado esa energía y la controlan.

Esoterismo

Para los alquimistas, esta imagen debe ser sin duda un recordatorio de una de las operaciones de la Gran Obra: el dominio de ciertas energías que le permitirán, al decir de los autores antiguos, "extraer el agua de la piedra".

¿Qué significa esto? Concuerdo plenamente con la explicación que da el Sr. Jorge Floriano en un interesante artículo: el agua que surge de esta escultura, viene a representar el cuerpo astral que se desprende del cuerpo físico. Pero no por casualidad, sino por voluntad del alquimista, que ha aprendido a dominar las energías necesarias
.


pittamiglio

Puede parecer un argumento rebuscado, pero al menos se trata de un intento de explicación coherente para un símbolo que Piria deseó que estuviera allí y que perdurara. No en vano se molestó en encargar a París esta pieza (atestigua su origen la firma de la fundición al pie de la misma).

piria

No corrió igual suerte un enorme león de terracota que se encontraba en el camino ascendente por encima del toro: hoy no quedan ni vestigios de él, aunque resta algo de su base.

Descendiendo la ruta que nos permitió llegar, encontraremos otra pista simbólica: una Venus en medio de una fuente:

La simbología de Venus es también muy rica. Este planeta, conocido de los antiguos, es el objeto celeste más brillante apreciable desde la Tierra (después del Sol y la Luna).

Pero sólo es visible generalmente unas horas antes del amanecer o después del ocaso. Si a ello le agregamos que Venus es símbolo asimismo de la Primavera, vamos reuniendo las pistas necesarias para comprender.



Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

castillos

El conjunto en sí se esfuerza por señalar el momento propicio para "extraer el agua de la piedra", conectando la simbología de ambas fuentes. Es posible que el león hoy desaparecido se integrase al conjunto, sea por su color (que se corresponde con uno de los colores de la Obra Alquímica) o por su propio simbolismo solar. Pena que ya no esté allí.



Alquimia

Hotel Piriápolis:

Inaugurado el 15 de diciembre de 1905, puede verse perfectamente en el actual balneario: es la colonia escolar de vacaciones que está al costado del Argentino Hotel. En cuanto a las instalaciones de baños de mar (que luego se convertirían en baños termales), que supo tener y propagandear el Hotel Piriápolis, también son en parte visibles: es la edificación que hoy se conoce como Paseo de la Pasiva, que suele ser sede de una feria artesanal.


Esoterismo

El Gran Hotel Piriápolis fue obra del arquitecto Jones Brown y tenía capacidad para 250 pasajeros. Resulta particularmente interesante la fachada que da al estacionamiento del Argentino Hotel: pese a las reformas y el deterioro, pueden verse los escalones originales, de granito gris proveniente de las canteras de Piria.

También es original la guarda de cerámicas que recorre todo el edificio. Y si Ud. es observador atento e interesado, notará a ambos lados de la escalera que mencionamos, vestigios de la vereda original. Se encontrarán diversos diseños en ella, siendo especialmente notable la cruz templaria que se destaca, así como alguna rosa (una vez más, un diseño omnipresente en la iconografía de Piria).

Los colores negro, blanco y rojo son (¿otra casualidad?) los que va atravesando la materia en el proceso de la Gran Obra de los alquimistas, a estar por los autores antiguos de esa temática:


pittamiglio

piria

De acuerdo a lo que nos dice Juan Grompone en el epílogo de la segunda edición de "Asesinato en el Hotel de Baños", el recinto que fuera salón comedor del Hotel aún conservaba allá por 1992 muchos elementos originales. No puedo asegurar que actualmente sea así.

Por supuesto, como no podía ser de otra manera, no está prevista ni resulta posible ningún tipo de visita o recorrida turística de este edificio. Eso sí: en los bajos de la fachada que da sobre la Rambla, funciona....una Oficina de Turismo (suprema y exquisita ironía)
.


El Argentino Hotel:

Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

"No es segundo entre todos los grandes hoteles balnearios del mundo.
Es el primero: el más colosal, el más completo y de mayor confort (...)
En esta obra colosal hay invertidos un montón de millones y pasarán muchas decenas de años antes de que en toda Sud América se haya hecho otro igual."



En estos términos era como presentaba al Hotel Argentino de Piriápolis un folleto propagandístico de la época. Y no era para menos.

La piedra fundamental de este hotel fue colocada en 1920, con la presencia del presidente Baltasar Brum y en medio de una fiesta popular de enormes proporciones, donde Piria habilitó trenes gratis desde Montevideo, Pan de Azúcar, San Carlos, Maldonado, Rocha y otros puntos.

Los visitantes eran recibidos con un banquete enteramente gratuito, servido en el Parque Gomensoro, que se encontraba por entonces detrás del hotel. Les esperaba allí un buen asado y postres de todo tipo.
Charlando animadamente con el Dr. Brum se veía a un hombre mayor, de traje y chaleco oscuros, con un notorio reloj con cadena en uno de sus bolsillos: no era otro que Francisco Piria.


castillos

El 24 de diciembre de 1930 se inauguraría esa maravilla. Asumía una capacidad para 1.200 pasajeros y contaba con muchos refinamientos: vajilla alemana, muebles austríacos, cristales de Checoslovaquia, lencería italiana y hasta un chef traído de Monte Carlo.

Francisco Piria era, sin duda, un hombre con habilidad comercial a la vez que gran inversor (de esos por los cuales suspiran los ministros de Economía de estos tiempos). Pero hay una interrogante que surge cada vez que se analiza cualquiera de sus emprendimientos: ¿había otra faceta oculta?, ¿quiso dejar mensajes herméticos a quienes fueran capaces de descifrarlos?

En el caso del Hotel Argentino, los símbolos son apreciables ya desde el momento en que se observa su planta: una "H" que es símbolo del planeta Urano (por su descubridor, Herschel), regente de Acuario:



Alquimia

Lo siguiente que llama la atención son los grifos o leones alados que se encuentran custodiando la entrada al hotel.

El origen de los grifos parece estar en Oriente, donde fueron representados frecuentemente en el arte persa, lo que llevó a identificarlos como animales emblemáticos de esa zona y de la sabiduría de sus magos. Asimismo, los persas solían ubicarlos a la entrada de sus palacios, en actitud de vigilancia.
Dicha cualidad les asignaron los griegos, pues les consideraban custodios del oro de los hiperbóreos.

La parte esencial de su simbolismo debe entenderse por el hecho de que los grifos participan de una doble naturaleza: águila y león, lo cual les hace pertenecer al cielo y la tierra por igual


Esoterismo



Ya dentro del hotel, se puede apreciar un vitraux que se separa en tres partes (una correspondiente a cada planta). Dos de ellas, correspondientes a los pisos altos, exhiben un simbolismo muy concreto: semejan una columna a través de la cualascienden energías que hacen eclosión al llegar a su punto más alto:

pittamiglio

Pero lo más interesante se encuentra en la escalera que asciende de la planta baja al primer piso: es un vitraux que nos muestra una fuente donde se hallan presentes delfines y una verdadera cascada de rosas.

Los delfines son animales de simbología muy rica. Las culturas cretense, micénica y grecolatina lo consideraron relacionado con la divinidad y símbolo del conocimiento. Además, tiene una doble naturaleza: vive en el agua, pero debe salir a respirar aire.

En cuanto a la rosa, es símbolo de la piedra filosofal. Algunos testimonios de antiguos alquimistas recalcan el hecho de que, al alcanzar la culminación de la Gran Obra, se percibe con claridad su inconfundible fragancia en el ambiente (al igual que el cristianismo asoció esa fragancia a las apariciones de la Virgen).
Se hallan rosas en el hotel tanto en el vitraux aludido como en otros detalles:


piria

Más adelante, veremos que las rosas aparecen también en otras construcciones debidas a la dirección de Piria, lo cual indicaría, lisa y llanamente, que quiso dejar simbólico testimonio de haber alcanzado la Piedra Filosofal. Que no es poca cosa.

Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

castillos

El Castillo Piria:[/color]

Alquimia

El Castillo Piria, hoy propiedad de la Intendencia de Maldonado, fue construido entre 1894 y 1897. Fue obra del ingeniero Aquiles Monzani, bajo idea de Francisco Piria. Quedó inaugurado el 17 de agosto de 1897.

Sobre las características de esta construcción, hay diferentes versiones. Hay quien dice que está directamente inspirado en un castillo similar de la Riviera italiana, lo cual no sería extraño, dado que es lógico suponer que Monzani tuviera ciertas influencias europeas.

Lo que es seguro, es que tanto la mansión en sí como los elementos exteriores de sus jardines y parques, sea por su simbolismo o por su disposición, refieren al mundo del hermetismo en general y, particularmente, al de la Alquimia.


Esoterismo

En efecto, existen muchos elementos y características que abonan esta tesis y que pueden ser apreciados aún hoy en día. Y debe tenerse en cuenta que son muchos más los que se perdieron en medio del abandono, el vandalismo y los robos que se sucedieron a lo largo de los años, una vez muerto el alma mater de esta construcción. Para colmo de males, el Uruguay es una nación sin memoria, donde tirios y troyanos tienen pánico de traer a cuento cualquier cosa que vaya más atrás de 1950, salvo una decena de íconos que generalmente refieren a las dos religiones más extendidas en el país: la política y el fútbol.

pittamiglio

Para no sufrir también nosotros de esta amnesia histórica, mencionemos primero algunos de los elementos que ya no están:

En su parque, una reproducción en bronce del "Mercurio en descanso", réplica exacta realizada por Giovanni Di Bologna del encontrado en las excavaciones de Herculano por Elrico Salvatore. ¿Cuál fue su destino final? Fue vendido como chatarra.
El Mercurio de los romanos se correspondía al Hermes de los griegos y era, por supuesto, "patrón" de los alquimistas.


piria

Sigamos con otro elemento desaparecido:
En la vía de acceso al castillo que desemboca en la rotonda (vean la foto satelital), se encontraban estatuas que representaban los siete astros del mundo antiguo: la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus, Saturno y el Sol. Se desconoce en absoluto su paradero final.
Los astros simbolizan a los diferentes metales en el argot de los alquimistas, además de hacer referencia a diversos procesos.


Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

Continuemos con el inventario de la destrucción:

Situada entre el castillo y las caballerizas, se encontraba una estatua de Neptuno que formaba parte de una gran fuente. Hoy en día no queda ni rastro de ella y sólo se puede adivinar su majestuosidad por medio de algunas postales añejas.
Neptuno suele ser símbolo de la "vía húmeda", uno de los dos caminos que pueden tomar los alquimistas para la prosecución de la Gran Obra.


Un último punto destacable sobre lo que ya no puede apreciarse, refiere al propio parque del castillo, mucho más frondoso que hoy en día y poblado de diversos especímenes exóticos. Sabido es que algunos alquimistas solían valerse de esencias vegetales para realizar trabajos especiales (Paracelso fue el más destacado de ellos).

Aún es posible apreciar alguna yuca africana, cuyo arraigo en nuestro suelo no resulta nada sencillo, pero que aquí logró hacerse de alguna forma.

Las columnas exteriores principales del castillo muestran un diseño bastante peculiar en su capitel, que podrán comparar con el dibujo que agregué a título ilustrativo, tomado de un añejo libro de Alquimia, mostrando lo que parece ser la conjunción de dos fuerzas (representadas por las serpientes) que deben ser dominadas y aunadas, como parte del proceso alquímico.


castillos

Alquimia

Esoterismo

A cada lado de la puerta principal del castillo se puede ver un perro, un lebrel que ha cazado una liebre (según se ve entre sus patas) y tiene un morral debajo de sí.
El perro simboliza en Alquimia la materia prima, el azufre o bien el oro material.


pittamiglio

Independientemente de ello, un lebrel que ha cazado una liebre indica que se ha logrado fijar la materia prima como parte del proceso general.
He recogido versiones que indican que es importante la dirección en la que están mirando los lebreles, la cual no habría sido elegida al azar por Piria. Sin embargo, el que esté interesado en explorar esta hipótesis debe tener presente lo siguiente: los perros no se encuentran actualmente en su ubicación original, que era según parece a la entrada de las caballerizas. En efecto, vean la primera imagen y podrán corroborarlo: los perros no estaban en la puerta principal (postales de la época lo avalan también).


piria

Encontraremos también en el espacio verde de la rotonda frente al castillo, una jarra o copón que presenta una figura bastante extraña como motivo decorativo. No es otra que una representación del Baphomet, entidad íntimamente ligada a los Caballeros Templarios.
Cuando el rey de Francia y el Papa de turno orquestaron la detención y el proceso de los templarios, sus tropas revisaron exhaustivamente las propiedades de los caballeros. Uno de los elementos encontrados fueron estas figuras, que tergiversadas como si se tratase de representaciones del Diablo, fueron utilizadas como elemento probatorio en contra de la Orden.


Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

También podrán ver a un costado del castillo (aunque un tanto ocultas en algún caso) lo que queda de estatuas de terracota firmadas por Tomaso Airaghi. En algunos casos, apenas queda el pie de la estatua y en otros (los menos) puede apreciarse gran parte de la figura.

Dentro del castillo se encuentra una figura restaurada, de la que puede apreciarse cabeza y busto, clasificada vagamente como "campesina". Sólo es posible especular qué representaban realmente.


castillos

Alquimia

Esoterismo

Lo que sigue a continuación es una muestra del interior del castillo. Podrán ver mobiliario en general, del cual no me consta que sea de la época de Piria ni original del castillo (pues sospecho que han armado lo mejor que han podido, pero en forma un tanto ecléctica, reuniendo elementos de aquí y allá).

De todas maneras, es interesante apreciar los ambientes, la chimenea (que es original) y hay cuadros interesantes (aunque, repito, no hayan sido de Piria).


pittamiglio

piria

Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

castillos

Alquimia

Esoterismo

Desde 1980 el castillo funciona como museo. Aún en la actualidad no es posible acceder al recinto más alto ni está permitido (según tengo entendido, por precaución) salir al exterior de la planta alta. Hay versiones encontradas sobre la existencia o no de un sótano tapiado. En todo caso, es bastante probable (casi un must) que una construcción de esta índole poseyera uno.

Es un paseo recomendable si les interesa la figura de Francisco Piria y los enigmas que le rodean A propósito: tal parece que Piria hizo construir este lugar, lo habitó durante un año (en cuyo lapso realizó la obra alquímica) y luego no volvió más al castillo. Cuando menos, es una circunstancia curiosa.

No parece que se esté haciendo nada por conservar o mejorar este elemento de nuestro patrimonio cultural. Existen, eso sí, visitas guiadas por gente muy amable y se pueden tomar fotos a piacere sin que nadie les importune al respecto.

Elementos q no están más en castillo de Piria:

En su parque, una reproducción en bronce del "Mercurio en descanso", réplica exacta realizada por Giovanni Di Bologna del encontrado en las excavaciones de Herculano por Elrico Salvatore.

En la vía de acceso al castillo que desemboca en la rotonda (vean la foto satelital), se encontraban estatuas que representaban los siete astros del mundo antiguo: la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus, Saturno y el Sol. Se desconoce en absoluto su paradero final.

Situada entre el castillo y las caballerizas, se encontraba una estatua de Neptuno que formaba parte de una gran fuente. Hoy en día no queda ni rastro de ella y sólo se puede adivinar su majestuosidad por medio de algunas postales añejas. Lamentablemente todo eso fue robado o destruido hubiera sido digno de ver… queda en la imaginación.

Leyendas y mitos sobre Piria:

"El Castillo Pittamiglio de Las Flores integra una ruta mística que hacen cientos de peregrinos que vienen desde todos los lados del mundo", explicó Rodríguez. Esa ruta va desde la Sierra de las Ánimas hasta la ciudad de Piriápolis, "que está hecha con geometría si se la mira desde arriba, con el árbol de la vida"

Si, hay una teoría que dice que en Uruguay hay un triángulo cuyas puntas son:
1 Castillo Pittamiglio en Montevideo o plaza matriz, hay variaciones, pero según la investigación de su nieto, el otro vértice se encuentra en la plaza matriz enfrente a al fuente que se encuentra allí que según dicen mucho de relación masónica.
2 Castillo Piria en Piriápolis
3 Un obelisco serca de la frontera con brazil, que lo único que tiene grabado es "Piria" en terreno que partencia a Piria.
Supuestamente cuando acontezca un gran cataclismo, esa zona se verá intocada.

Referencia a este cataclismo se supone que había dejado Piria en la rambla de dicha ciudad, exis

1 comentario - Humberto Pittamiglio y Francisco Piria

Groffi
la otra vez fui al castillo Pittamiglio, ta re zarpado