Errores que cuestan la vida

Errores que cuestan la vida

Podrías echarle la culpa al destino, mala suerte, etc pero otras decisiones la situación hubiese sido otra

Un acróbata estadounidense cayó al vacío mientras hacía una prueba a más de 60 metros de altura. Perdió el equilibrio y murió al chocar contra el suelo

info

Estados Unidos, 24 de agosto.- El acróbata norteamericano Todd Green perdió el equilibrio cuando intentaba pasar de un avión a un helicóptero a más de 60 metros de altura y murió instantáneamente al chocar contra el suelo.

Todd Green participaba del show aéreo de Harrison Township en Michigan el pasado domingo. Tenía una carrera perfecta como acróbata aéreo de más de dos décadas. Tras la caída alcanzó a ser llevado al hospital, pero los intentos de los médicos fueron inútiles, los golpes que sufrió fueron mortales.


errores

Una trágica intervención:

Una mujer que padecía fibrosis quística ha muerto cinco meses después de que le hicieran un trasplante de pulmón, porque el donante había fumado durante 30 años.


link: http://www.youtube.com/watch?v=eZ0ylKgCOeM&feature=player_embedded

La paciente era británica, se llamaba Lyndsey Scott y tenía 28 años. Llevaba cuatro años esperando un trasplante que no llegaba y cuando llegó, lo hizo mal. La culpa en este caso no es del donante, que al fin y al cabo tenía derecho de llevar la vida que le pareciera oportuna, sino de quien creyó que lo ideal para una enferma de estas características era que le pusieran los pulmones de un fumador, sin mencionar este insignificante detalle a la interesada, eso sí.

Hubo problemas en la operación y en las semanas siguientes a la intervención. Medio año después de que saliera del quirófano, una neumonía le quitaba la vida, aunque tampoco entonces se supo lo de los pulmones. Hubo que esperar a que la familia pidiera los informes médicos para descubrir el error.


vidas

La foto que le costó la vida a José Luis Cabezas:

cuestan

Tras la acusación por corrupción y “mafia” de Domingo Cavallo contra Alfredo Yabrán, la cara del empresario era la más buscada.
En Pinamar, José Luis Cabezas logró capturar su rostro. Lo desenmascaró. Lo develó. La búsqueda de la misteriosa cara le costó la vida.
Hace 15 años, lo mataron de dos tiros. Lo encontraron dentro del auto con el que trabajaba en la cobertura de la Costa. Antes de abandonar el cuerpo, los autores del asesinato incendiaron el vehículo.
Actualmente, ninguno de los nueve procesados está preso. Gladys, la hermana del reportero, aseguró que "mataron a alguien que quería vivir".


Errores que cuestan la vida

Un error del espionaje norteamericano costó la vida a 90 civiles afganos:

Un ataque aéreo de las tropas de EE UU acaba con 90 civiles, entre ellos 60 niños. Ahora, según la Cadena Ser, que cita a un informe de la inteligencia militar española aquella masacre se debió a un fallo del espionaje norteamericano.

La información pudo llegar de una familia rival de los fallecidos
Según esta versión, el 'chivatazo' llegó de una familia rival de una de las víctimas y la inteligencia lo dio por bueno. La mayoría de los fallecidos pertenecía a una misma familia que había acudido al lugar para un entierro.
El hecho fue primero denunciado por el Gobierno afgano y poco después la ONU afirmó que tenía "pruebas evidentes".

Investigación por parte de EE UU

Tras la denuncia afgana, el gobierno norteamericano adujo que en aquella operación murieron 30 supuestos talibanes, aunque un día después se comprometió a investigar lo ocurrido.

Hace unas horas el general David McKiernan ha asegurado que se abrirá una nueva investigación sobre aquel hecho por la aparición de "nuevas pruebas", que quizá confirmen la teoría del error de inteligencia.


info

El error de un "tragafuego" le costó la vida a un agente policial:

errores

El funcionario policial José Marín nunca pudo imaginar que la noche del 26 abril pasaría de hacer patrullaje a ser víctima de un extraño suceso. La luz roja de un semáforo marcó el alto que permitió que en cuestión de segundo el uniformado se convirtiera en una antorcha. 28 días después falleció.

Todo ocurrió en la avenida Tirso Zalavarria, en la capital de Falcón. Varios testigos fueron consultados por los cuerpos policiales para tratar de buscarle razón al hecho de que un "tragafuego" fuera señalado de prender en llamas al uniformado. Para los corianos la escena era normal: el "malabarista" juega con los cambios del semáforo para hacerse de algún dinero. Pero esa noche, varios testigos afirmaron haber observado como el malabarista lanzó el combustible que alcanzó al uniformado y al acercarle las antorchas encendidas se dio inicio a un incendio sobre la humanidad de Marín.

Los testigos intentaron socorrer al efectivo apagando las llamas que envolvían su uniforme. Los bomberos se encargaron de sofocar las llamas que abrasaban a Marín y la motocicleta en la patrullaba la ciudad. El efectivo, con severas quemaduras en 90% de su cuerpo, fue trasladado a la Unidad de Quemados del Hospital Coromoto de Maracaibo. A pesar de la atención médica especializada, el pasado 25 de mayo Marín falleció por complicaciones de su cuadro clínico.

El responsable fue detenido en el sitio; el "tragafuego" tiene 24 años, la misma edad de su víctima. José Marín pertenecía a la Unidad de Patrullaje Motorizado de la Policía de Falcón, a la que ingresó en 2007. Era tercero de cuatro hermanos, soltero y sin hijos.

Para las autoridades que investigan el caso está claro que se trató de un desafortunado accidente, incluso se asegura que desde el primer momento el malabarista se mostró afectado por la situación, señalando que un momento de imprudencia provocó el lamentable hecho que le costó la vida al uniformado y truncó el futuro del artista de la calle. Otras versiones señalan que sufre trastornos sicológicos que lo llevan a realizar acciones poco justificables. Ahora enfrenta una acusación por homicidio intencional.


vidas

En lugar de escapar se esconden en otra planta de un casino:

cuestan

Una sobreviviente del ataque al Casino Royale narró a un canal de televisión que unos 20 sujetos irrumpieron al negocio ubicado en el cruce de Gonzalitos y San Jerónimo, en la ciudad de Monterrey, y armas en mano gritaron a unas 150 personas que jugaban en ese momento en el establecimiento que salieran.

La testigo logró escapar por el estacionamiento y en su huida alcanzó a ver que los atacantes rociaban de un líquido el mobiliario y le prendían fuego. También observó a decenas de personas que en lugar de salir subieron al segundo nivel del casino, lo que ahora se sabe fue un error que les costó la vida.

Según cifras oficiales preliminares, el número de personas fallecidas suman 51 y hay 10 lesionados.

El director de Protección Civil estatal, Jorge Camacho Rincón, indicó que ya habían rescatado varios cuerpos, pero se tenían ubicadas a más víctimas en uno de los sanitarios del centro de apuestas.

Dejó entrever que las víctimas fatales podrían aumentar, pues aún faltaban por revisar otros servicios sanitarios, donde clientes y empleados se habrían refugiado ante el ataque.

Hasta el cierre de la edición, las labores de rescate continuaban en las ruinas del casino.

En un principio se habló de que tres granadas fragmentarias fueron lanzadas por los atacantes y que esto habría generado la conflagración. La versión no ha sido hasta ahora descartada por versión oficial alguna.

El Casino Royale se encuentra ubicado en un sector de clase media alta, ubicado al poniente de Monterrey.


Errores que cuestan la vida

Error militar les costó la vida a dos jóvenes de 15 y 16 años:

El hecho se presentó el pasado sábado a las 6:45 de la tarde en el corregimiento de San Miguel del Tigre, jurisdicción de Yondó.
De acuerdo con el reporte entregado por las autoridades un soldado hizo un disparo al aire, al parecer, en medio de una pelea con otro uniformado.
Justo en ese momento los jóvenes Jeison Piñerez Rueda de 16 años y Alexander Martínez Piñerez de 15, pasaban por el lugar a bordo de una motocicleta.
Del otro lado de la carreta otro grupo de soldados pensaron que los jóvenes de la moto eran quienes habían disparado por lo que respondieron al fuego.
Piñerez Rueda y Martínez Piñerez fueron impactados por las balas y murieron en el sitio. El hecho mantiene conmocionada a la población que unánimemente expresaron su voz de rechazo.
“Ellos los asesinaron vilmente, eran estudiantes de noveno grado en el colegio de San miguel del Tigre y estaban en el centro del pueblo disfrutando de las fiestas, los mataron sin mediar palabras”, aseguró Leonardo Piñerez, tío de los menores muertos.
Los 36 soldados que hacían parte de la compañía que protagonizó el error se encuentran acantonados en el Batallón Nueva Granada de Barrancabermeja, Santander, a la espera de que les defina su situación jurídica.
“Es una situación lamentable, ya estuvimos en el corregimiento y hablamos con los familiares de los menores, les presentamos nuestros más sentimientos de condolencia. En estos momentos ya se abrió una investigación formal disciplinaria y penal para tener claridad de los hechos”, aseguró el brigadier general Jairo Alfonso Aponte Prieto, comandante de la Quinta Brigada del Ejército.
Habla el Ejército
El comandante de la Segunda División del Ejército, lamentó la tragedia y dio una explicación de lo que pudo haber sucedido. “Percibo un error en los procedimientos militares que desencadenó semejante tragedia. Expresamos condolencias a las familias de las víctimas. Por lo pronto le pedimos a la Fiscalía que haga la investigación y en lo penal que las autoridades retomen el caso para saber por qué sucedieron los hechos”.


info

Error estratégico habría provocado emboscada que costó la vida a 10 agentes del DAS y a 7 militares:

Se trataba de un plan coordinado por Ejército y DAS, en desarrollo de una operación contraguerrilla en zona rural de Hacarí, Norte de Santander.

El fracaso de la operación que terminó con la muerte de 17 agentes del Estado se constituye uno de los más duros reveses de la Fuerza Pública en este año.

El miércoles pasado, 30 agentes del DAS avanzaban custodiados por un convoy militar en el área rural de La Playa de Belén, en Norte de Santander, con la misión de capturar a Víctor Navarro, ‘Megateo’, uno de los principales jefes del frente ‘Libardo Mora Toro’, del Epl, el último reducto de esa guerrilla.

Se trataba de un plan coordinado por Ejército y DAS, organismo que envió el miércoles de Bogotá a Ocaña a 23 de sus hombres para unirse a otros siete agentes, que viajaron desde Cúcuta, y a una veintena de soldados del Ejército.

Una fuente del organismo de seguridad explicó que el convoy no habría medido las condiciones del terreno, montañoso y quebrado, y no habrían tomado las precauciones necesarias para ingresar, lo que facilitó que los guerrilleros se escondieran entre cafetales y cocales para realizar el ataque.

En la mañana del jueves, el convoy, encabezado por un furgón donde iban los agentes del DAS y varios militares, salió del Batallón Santander rumbo a la vereda Astilleros, entre La Playa y Hacarí, a 270 kilómetros de Cúcuta.

Llovieron disparos de fusil

Al parecer, entre los agentes iba un informante que les señalaría a los detectives el lugar donde estaría escondiéndose ‘Megateo’, hombre de confianza del comandante de esa columna, Gonzalo Fontecha Chacón, ‘Manuel’.

La zona hace parte de los 10.298 kilómetros cuadrados de las selvas del Catatumbo.

A las 11:00 de la mañana del jueves, el furgón cayó en un campo minado que lanzó el vehículo por los aires. De inmediato llovieron sobre los agentes disparos de fusil y de ametralladoras, que les hacían guerrilleros metidos entre cafetales. La escolta militar reaccionó y se desató un combate que duró hasta el anochecer.

Aunque el error de estrategia es la hipótesis más fuerte, voceros del DAS no descartaron que haya sido una trampa tendida por el informante que los llevó hasta el sitio.


Una cuenta pendiente le costó la vida:

errores

Momentos en que habitantes de la ruta II de Vista al Sol y del barrio Libertador en San Félix, participaban del centenario de la Virgen del Valle, varios disparos interrumpieron la tranquilidad de muchas personas que imploraban a la patrona de los margariteños por la paz y unión de los venezolanos.
La familia Moreno, jamás se imaginó que esas dos detonaciones eran para acabar con la vida de uno de los integrantes de este núcleo familiar.

El cadáver de Rubén Darío Moreno, quedó tendido en la acera de la ruta II de Vista al Sol, a pocos metros de la vereda Díaz Alfaro; cuando la víctima agonizaba se arrastró por el pavimento para llegar hasta su residencia, sin embargo, expiró y quedó en medio de un charco de sangre.

El infortunado hombre de 47 años tenía dos orificios, uno en el intercostal derecho y otro en la cabeza, al parecer, varios sujetos le dispararon sin piedad.

Dos tiros dieron en la humanidad de Moreno, mientras que otros impactaron en la pared de una vivienda.


Era un buen hombre

El hecho ocurrió pasadas las once de la noche del jueves, Ana Moreno, madre del difunto explicó que su hijo, tenía problema; “él consumía droga, pero no se metía con nadie, siempre andaba por la calle haciendo sus trabajitos de albañilería para mantener su vicio”.

La acongojada señora indicó que era el tercero de once hijos y lo vio por última vez a eso de las diez de la noche, “llegó de la calle todo furioso y destrozó algunas cosas en la parte posterior de la casa, después salió y a los pocos minutos, un vecino se acercó para decirnos que estaba muerto”. Pero era un buen hombre, repetía.

Además, Moreno dijo que anteriormente ellos vivían en Quebrada Honda, vía El Pao, su hijo a los doce años comenzó a consumir psicotrópico, “a pesar que consumía droga, jamás llegó a caer preso por algún delito. No le quitaba nada a nadie, no tenía malas costumbres que yo pueda decir, tampoco tenía hijos, mucho menos mujer, en ningún momento le conocí una novia, era una persona solitaria”, acotó.


El error le costó la vida

Rubén pagó una cuenta pendiente con la vida, los homicidas lo persiguieron hasta que lo acorralaron a la altura de la esquina “Cagua”, uno de los desconocidos se bajó del auto y sin piedad le disparó, después emprendió la huida con sus compinches.

Se pudo conocer que el infortunado estaba reunido en una casa que está a varias cuadras de su domicilio, reunidos con algunos sujetos que lo surtían. Supuestamente se generó una trifulca, Moreno destruyó algunos objetos y salió corriendo, el error le costó la vida.

Luego de los hechos, una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, se hizo presente, el cadáver lo trasladaron hasta la sala de anatomía patológica para la necropsia de ley.


vidas

5 comentarios - Errores que cuestan la vida

@Cylber +2
Los dos flacos que saltaron de la grua... lamentable.
@topoche3 -2
Jazmin de Grazia y Whitney Hudston que tomaron pastillas para dormir antes de tomar un baño de inmersión...
@Wneuquen -1
Generalmente siempre a errores en algunas tragedias, pero aca en Argentina la mayoria de las veces se dan a nuestra negligencia colectiva
@Wneuquen
Wneuquen dijo:Generalmente siempre a errores en algunas tragedias, pero aca en Argentina la mayoria de las veces se dan a nuestra negligencia colectiva

lo corrijo
Generalmente siempre hay errores en algunas tragedias, pero aca en Argentina la mayoria de las veces se dan por nuestra negligencia colectiva
@Cylber +2
topoche3 dijo:Jazmin de Grazia y Whitney Hudston que tomaron pastillas para dormir antes de tomar un baño de inmersión...


Pastillas para dormir.....