Sócrates

470 AC-399 AC. Filósofo griego.





El amigo ha de ser como el dinero, que antes de necesitarlo, se sabe el valor que tiene.





Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta.





Habla para que yo te conozca.






El orgullo engendra al tirano. El orgullo, cuando inútilmente ha llegado a acumular imprudencias y excesos, remontándose sobre el más alto pináculo, se precipita en un abismo de males, del que no hay posibilidad de salir.





Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia.






Cada uno de nosotros sólo será justo en la medida en que haga lo que le corresponde.





Decir que algo es natural, significa que se puede aplicar a todas las cosas.






El mayor de todos los misterios es el hombre.






La hermosura es una tiranía de corta duración.






Yo soy un ciudadano, no de Atenas o Grecia, sino del mundo.






La única cosa que sé es saber que nada sé; y esto cabalmente me distingue de los demás filósofos, que creen saberlo todo.






Fuente: http://www.proverbia.net