1 de cada 3 Adolecentes Mexicanos exponen fotos provocativas en Internet


1 de cada 3 Adolecentes Mexicanos exponen fotos provocativas



Si usted desconoce qué es lo que su hijo navega en internet ahora, es tiempo de que lo sepa.

Uno de cada tres adolescentes mexicanos, entre 12 y 18 años de edad, que navegan en internet, asegura haber publicado fotos suyas en “poses provocativas”.

Estas cifras fueron confirmadas por Ángel Trinidad Zaldívar, comisionado del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales IFAI.

El problema se intensifica, agrega el comisionado del IFAI, al conocer que uno de cada dos niños y adolescentes mexicanos tiene computadora en su habitación.

Pero que uno de cada tres adolescentes mexicanos, entre 12 y 18 años de edad publiquen fotos suyas en “poses provocativas” en Internet, es una voz de alerta ante depredadores sexuales, afirma Rosalinda Sepúlveda Sepúlveda, con posdoctorado en la Universidad de Harvard.

La psiquiatra recomendó a los padres que abran una página en Facebook, Twitter y Mysace para que accedan a los controles y supervisión en línea de sus hijos.

“Si uno está poniendo una foto o un comentario y que crees que tu familiar la va a ver y no le va gustar, no la pongas. Las redes son propiedad pública y cualquiera puede tener acceso a esa información.

“Hay personas que están buscando (a adolescentes) con fines de hacer daño, personas que están disponibles, hablamos de depredadores sexuales, de pornografía, de pederastas y hay muchas situaciones muy difíciles y muy complicadas y que no saben nuestros muchachos cómo manejarlo”, señaló.

La investigadora egresada de la UANL también sugirió que los muchachos deben usar los botones y los sistemas de seguridad, confidencialidad y privacidad para que no se acceda a sus cuentas.

“Que no todo mundo pueda ver lo que uno pone o aceptar a todo mundo que te pide una amistad, tener a los amigos, que le vas a mostrar tus cosas, considerar que el internet y las redes sociales son propiedad pública, cualquier persona puede tener acceso a esa información”, comentó.

Por su parte, el IFAI reconoce que los retos en materia de protección de datos son grandes, por lo que el Estado debe proveer lo necesario para hacer efectivo ese derecho fundamental.

Al plantear la necesidad de generar una nueva cultura de la protección de datos personales, el comisionado explica que de acuerdo con los registros sobre el uso de internet en México, el universo de internautas ubicados en ese rango de edad es de aproximadamente 10 millones.

Por ello, los menores de edad que dicen exponer sus imágenes en esas condiciones sería de 3.6 millones, un 36 por ciento.

Un 45 por ciento de niños, niñas y adolescentes tiene la computadora en su habitación y el 30 por ciento publica datos personales, como: dirección, teléfono, nombre de la escuela y fotos familiares.

Asimismo, un 43 por ciento no considera peligroso ir a una cita con una persona que conoció en internet.

“Cada día dejamos un largo rastro de información personal, consultamos páginas de internet, enviamos correos electrónicos, hacemos compras con tarjeta de crédito, llamadas desde nuestro celular y gracias al flujo de información, grandes compañías obtienen al mes un promedio de dos mil 500 detalles de cada uno de nosotros”, apuntó el comisionado al citar parte del dictamen que dio origen a esa Ley.

En ese sentido, reconoce que los retos en materia de protección de datos son grandes, por lo que el Estado debe proveer lo necesario para hacer efectivo ese derecho fundamental, y crear leyes e instituciones, como el IFAI, que lo garanticen.

Claves

?Con las cifras del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales y que involucra a jovencitos en el uso de las redes se busca generar una cultura de la protección de datos personales.

?Tuvieron que pasar nueve años para que el país contara con la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares que se busca fortalecer.

?Diariamente se deja una cantidad indescriptible de rastros en la red como de información personal, consulta de portales en la red, de envío de correos electrónicos, compras con tarjeta de crédito, llamadas desde el celular que es procesada por grandes empresas.

?Con las estadísticas en la mano, uno de cada dos niños y adolescentes mexicanos tiene computadora en su habitación, lo que hace susceptible a que los pequeños suban material y datos personales sin problema alguno.

Publicó fotos suyas en “poses provocativas”:

1 de cada 3 adolescentes de 12 a 18 años

Internautas en ese rango de edad en México: 10 millones
Exponen sus imágenes en la red: 3.6 millones / 36 %
Tiene la computadora en su habitación: 45 % de niños, niñas y adolescentes
Dicen que no es peligroso una cita con una persona que conoció en Internet: 43 %
Publica datos personales: 30 %
¿Qué publican?: Dirección, teléfono, nombre de la escuela y fotos familiares
Empresas obtienen de cibernautas al mes: 2, 500 detalles

•••

Se exponen adolescentes al secuestro, afirma investigadora

Los adolescentes que publican datos personales o fotografías provocativas a Internet y las redes sociales se exponen a riesgos potenciales como el secuestro, afirmó la investigadora Marta Sylvia del Río.

La directora de la Especialidad de Mercaelectrónica de la Universidad de Monterrey señaló que algunos de ellos son jovencitos que suben información a la red, a veces sin la intención de hacerlo.

“Absolutamente están expuestos a todo tipo de riesgo, hay gente a la que le están dando para todo (la información) para (cometer) secuestros; en el mejor de los casos, se empiezan a recolectar datos para, en un futuro, hacer una mejor segmentación de mercado para vender más cosas.

“Ese tipo de cuestiones en la red, están creando un historial de sus gustos, de su consumo y cuestiones de seguridad mucho más crítica”, señaló.

Entrevistada vía telefónica, la directora de Posgrado en Ingeniería y Tecnologías de la UDEM afirmó que los niños y adolescentes podrían incluso utilizar las redes y subir material provocativo de forma inocente, sin embargo, están expuestos a todo tipo de peligro, cuyas consecuencias no miden.

“A veces son hasta niños quienes lo están haciendo; a veces no miden las consecuencias y las repercusiones que puedan tener, esto es muy cierto, hay que gente que lo hace de una manera con la intención de alarmar o ser provocativo.

“Hay otros los hacen de la manera más inocente y no miden las consecuencias y qué es lo que pueda pasar”, indicó del Río.

La investigadora udemita explicó que no sabía que fuera tan común en México, lo he visto más en americanos, pero mi recomendación tienen que los padres supervisar más lo que están haciendo los hijos en Internet es exactamente lo mismo que si invitan a alguien a la sala de su casa, a alguien que no conozcan y estoy segura que si una adolescente invita aun desconocido a su casa, la mamá va estar ahí que están haciendo y diciendo, debería ser lo mismo en Internet, no quiere decir porque estén entre cuatro paredes no hay que supervisar.

Bitácora de movimientos

La supervisión por parte de los padres es importante, porque a veces con el teléfono celular, los jovencitos publican a veces la trayectoria de sus actividades personales minuto a minuto, por lo que es delicado.

“Es muy difícil que hay un candado a las computadoras, hay N formas donde ellos buscan la forma de subir la información, yo siempre sugiero mejor hacerlos concientes de las consecuencias de publicar teléfonos, estar diciendo en todo momento en donde están, es muy común decir: `Voy saliendo de este antro, me dirijo a este otro lado`.

“Básicamente están llevando la bitácora de todos sus movimientos y publicándolo para el que lo quiera ver; ese tipo de cuestiones hay que hablarle al adolescente de frente y para mostrarle que no es lo más indicado, lo más adecuado, tiene que ser por convencimiento”, comentó Del Río.