Cómo se vive en las Malvinas

Cómo se vive en las Malvinas


Malvinas: Vivir puertas adentro


El archipiélago tiene un clima complicado, lo que hace que la mayoría de las actividades se realice puertas adentro. Las viviendas están bien equipadas y la gente, sobre todo la juventud, pasa mucho tiempo viendo películas o jugando a la “play station”.


info


Puerto Argentino. La primera impresión que uno tiene cuando llega es que no hay nadie en las calles. El transcurrir de los días confirma esta percepción.

Las calles se ven prolijísimas, todo está pintado y el pasto bien cortado, pero no hay nadie.

El hecho de que todo el mundo tenga su auto, que generalmente es una 4x4, hace que casi no se vean peatones. Además, todo el mundo tiene dos trabajos, por lo que están muy ocupados.

Con la tecnología, las play stations , las películas, los chicos salen cada vez menos. Salvo los adolescentes, que se suelen juntar en grupos, sobre todo en el jardín de la iglesia anglicana (la más grande de la capital de las islas), a los más chicos solamente se los ve a la entrada o salida de la escuela.

Islas Malvinas

Las calles se ven prolijísimas, todo está pintado y el pasto bien cortado, pero no hay nadie.


Sin embargo, de la puerta de calle para adentro, la vida social es muy activa.

“Eso viene desde la época previa a la guerra. Antes de 1982 no había ni un lugar para tomar un café, comer un sandwich o, mucho menos, cenar o comprar comida. Absolutamente todas las salidas eran a casa de familiares y amigos”, nos cuenta Ann Roberts, nacida en Argentina, pero radicada aquí hace 50 años.

chilenos

Dos malvinenses típicas. Janet Robertson y su mamá, Ana Robertson, en su casa de Ross Road, frente a la bahía de Stanley


Ahora, para comer durante al mediodía, además del restaurante del hotel Malvina House, hay varios cafés y bares muy básicos. Además, en algunos de los siete pubs de la ciudad sirven comidas. El menú siempre tiene algo de carne, pescado frito, salchichas, huevos y papas fritas. Bien inglés. Las verduras brillan por su ausencia. En esos lugares, un plato y gaseosa pueden costar siete libras (49 pesos, aproximadamente). En el Malvina, no baja de 12 (84 pesos) con un solo plato.

Para cenar, la oferta queda restringida a los dos hoteles. El único restaurante propiamente dicho de la capital cerró hace poco. Su propietario, Alex Olmedo, que ahora es administrador de uno de los hoteles, atribuye la decisión al bloqueo argentino, la inflación y la escasez de productos frescos.
Los precios se duplican por la noche. Plato principal y postre cuestan 30 libras (210 pesos) en cualquiera de los dos restaurantes.


bar


Si no sale, la gente se junta en casas de los amigos para cenar, cantar y a veces hasta bailar.
Chicos ocupados. Cuando se tiene la oportunidad de compartir por unos días la vida de una familia, se puede ver que los chicos están muy ocupados.


Los alumnos de primaria van a la escuela de 9 a 12, almuerzan en su casa y vuelven al colegio a las 13.30, para salir a las 15.30. Los secundarios van por la mañana de 8.30 a 12 y de 13.30 a 16. Los chicos más chicos casi no llevan tarea a la casa, según nos cuenta Katherinne Acevedo, pero los más grandes sí.
La escuela secundaria es grande, moderna, muy limpia y gratis. Los alumnos reciben todo el material de estudio en la escuela.


Además, funciona como centro cultural, social y deportivo. Chicos y grandes pueden consultar la biblioteca y sacar libros prestados. Hay dos obras de autores argentinos, Kamchatka , de Marcelo Figueras, y Penélope , de Roberto Herrschein.

vida

A los más chicos solamente se los ve a la entrada o salida de la escuela


También pueden usar la pileta de natación y hacer varios deportes.
Doble empleo. Es notorio el doble o hasta triple empleo, porque no hay suficiente gente para todas las actividades que requieren trabajadores. Así, el cajero del banco puede ser el que por la tarde lleve a la gente a ver los pingüinos.


El costo de vida es alto en las Islas y los sueldos, según nos dicen, no son tan buenos.
Nos fijamos en los avisos clasificados del Penguin News y vemos que solicitan enfermeras full o part time . El sueldo inicial por 40 horas de trabajo semanal es de 1.770 libras por mes (unos 12.300 pesos). También se solicita un empleado administrativo con experiencia para la oficina del Registro General. El sueldo en este caso, por 37,5 horas semanales, es de 1.702 libras (11.914 pesos).
En ambos casos, el sueldo es más que suficiente para vivir en las Islas alquilando un departamento o casita amueblada por 400 libras (unos 2.800 pesos). Hay muy poco en qué gastar, así que el margen de ahorro es grande.


No lo dice el aviso, pero los empleos en el sector público tienen beneficios adicionales, como alquileres más baratos, un bono cada dos años que equivale a la mitad del sueldo anual y cobertura de gastos de relocalización, si es que el trabajador vive en otro lugar y debe mudarse desde otro país.
Sin embargo, para los extranjeros es difícil conseguir trabajo en las Islas, incluso para los ingleses. Siempre el local va a tener prioridad. En ese sentido, no son pocos los isleños que apuntan que las leyes inmigratorias deberían ser revisadas.


hoteles

El hecho de que todo el mundo tenga su auto, que generalmente es una 4x4, hace que casi no se vean peatones.


“El desarrollo al que aspiramos necesita más población, pero será difícil conseguir eso si no se facilita la forma de conseguir trabajo”, dice Zoe Luxton, una joven veterinaria que estudió en Gran Bretaña y volvió a las Islas para trabajar.

Parte de ese progreso se debe a las investigaciones petroleras y las prospecciones que se están realizando y que ya repercutieron en más movimiento y más dinero para las Islas.

La capital, sobre todo, presta servicios portuarios a la plataforma petrolera y alojamiento para ejecutivos, profesionales y operarios. Son 150 personas, una cifra importante para una ciudad de 2.500 habitantes.
En este punto notamos una gran diferencia en la mentalidad de la gente que consultábamos respecto de los que nos respondían en 1999 y aun en 2007. Antes, la perspectiva de que la explotación petrolera cambiara la forma de vida isleña (tranquila, un tanto bucólica) generaba cierta inquietud. Ahora no es así, particularmente para los jóvenes, los que tienen hijos chicos o adolescentes y querrían ver progresar el lugar.


Los nuevos isleños. La prosperidad de la posguerra trajo nueva gente a las Islas. Ellos son principalmente los chilenos y los nativos de Santa Elena, los primeros que vieron la posibilidad de prosperar en este lugar, formar sus familias y, quizá, volver algún día a su país.

punta arenas

Disco night in Deano's Bar en Puerto Argentino.


Los primeros son en su mayoría de Punta Arenas, aunque no faltan los de Santiago y Valparaíso. Chile siempre estuvo cerca de las Malvinas, particularmente Punta Arenas.

Si bien hay entre los chilenos algunos que adoptan la causa “ falklander ” como propia, o incluso más que eso, la mayoría se embandera detrás de su propia causa, la de progresar y poder darles una buena educación a sus hijos. Otros, en cambio, agradecen que el vuelo de Lan por Río Gallegos, subsidiado por el Gobierno argentino, cuesta tres veces menos que el trayecto directo a Punta Arenas, aunque no tiene la periodicidad de este último.
Lo mismo ocurre con los de Santa Elena, esa isla frente a las costas de África donde estuvo preso Napoleón. Es meritorio lo de estos trabajadores. Hasta hace poco, la isla no tenía aeropuerto, y viajar a cualquier parte implicaba varios días en barco. Tienen en común con los chilenos que trabajar en las Islas y ganar en libras esterlinas les da una enorme capacidad de ahorro. No hay mucho en qué gastar, aunque todos tienen su 4x4. Además, la vida en Santa Elena no es tan cara como aquí y el dinero que envían a sus familias rinde mucho.
Aparte de estos dos grupos, hay decenas de residentes originarios en otros países, como ingleses, australianos, neozelandeses, filipinos, europeos. El último censo indica que hay 28 argentinos, pero los que consultamos nos dijeron que no sabían que había tantos. Sucede que muchos nacieron en Argentina pero llevan mucho tiempo viviendo aquí, o son descendientes de británicos y nadie los conoce como argentinos.


Kelpers

Nancy Mansilla es una de las 28 personas Argentinas que viven en las islas, aqui junto a su marido e Hijos, todos nacidos en las islas


Ciudad y campo. Nuevos y viejos isleños eligen la capital para vivir. Se calcula que el 85 por ciento de la población de 3.142 habitantes (según el último censo) vive en Puerto Argentino; el resto lo hace en el campo. No hay otras poblaciones en las Islas; sí hay estancias aisladas que trabajan como hosterías all inclusive para quienes desean pasar un par de días completamente aislados del mundo.

Luego de la guerra de 1982, las Islas comenzaron un período de inédita prosperidad. Esto se debió no sólo a las
licencias pesqueras que comenzaron a vender en 1986, sino a la ayuda material que Gran Bretaña envió a las Islas. Este progreso trajo aparejado el desmantelamiento del monopolio terrateniente de la Falkland Islands Company (FIC), poseedora de casi todas las tierras de las Islas.


Muchos isleños pudieron comprar sus propios terrenos y campos para trabajar la tierra o para emprendimientos turísticos particulares. Paralelamente, la cría de ovejas decayó junto con los precios internacionales de la lana. Mucha gente comenzó a mudarse a la ciudad. Goose Green, a 70 kilómetros de la capital, tenía en los ’70 unos 100 habitantes y hasta un colegio-internado para los hijos de los pastores (que eran empleados de la FIC). Hoy quedan 20 personas en ese punto del mapa que no alcanza la categoría de caserío.
Para llegar a esos lugares hay que tomar los avioncitos monomotor de la Falkland Islands Government Air Service (Figas). Tienen capacidad para seis pasajeros, que son pesados antes de subir a la máquina para una mejor distribución. Cada uno es atado con dos cinturones de seguridad cruzados y un tercero como el de los aviones comunes.


Lo primero que llama la atención cuando uno sube es la gran cantidad de bolsas para el mareo disponibles. El trayecto se decide la noche antes, según las necesidades de los pasajeros. Son muy prácticos esos aviones porque pueden aterrizar en las pistas de pasto o tierra cercanos a las estancias-hosterías.
También se puede ir por tierra, tomando un ferry que cruza el estrecho de San Carlos. Los caminos son de ripio.
La vida aquí puede parecer difícil y sufrida, y puede ser así para los que viven en el campo. Para los que viven en el pueblo, el confort de sus viviendas y de los lugares de trabajo compensa las inclemencias del clima. También disfrutan especialmente la seguridad, el hecho de dejar casas y autos sin llave y de poder olvidarse algo en cualquier lado sin que desaparezca.


Tienen todos los beneficios de la vida en una comunidad pequeña y organizada. También, los problemas derivados de esas mismas condiciones: todo el mundo conoce a todo el mundo y no existen los secretos; el alcohol es un problema para muchos; la soledad y el aislamiento a veces no son la mejor compañía.
No hay pueblo de al lado para huir en un momento de hartazgo. Ni siquiera hay pediatra, sino un médico generalista.


puerto argentino

La soledad y aislamiento, No hay pueblo de al lado para huir en un momento de hartazgo


Pero ninguno de los aspectos negativos de este lugar y esta vida es suficiente para siquiera hacerlos pensar en la posibilidad de vivir en otro lugar. Sólo la hipótesis de que algún día las Islas vuelvan a ser argentinas tiene ese efecto.

Cómo se vive en las Malvinas


Las siguientes son preguntas que nos hicieron llegar lectores del diario


–¿Cualquier persona puede viajar a Malvinas?
–Sí, desde 1999.

–¿Hace falta visa?
–No, pero es necesario el pasaporte.

–¿Cómo se puede ir?
–Desde la ciudad de Santiago de Chile se toma un avión de la empresa Lan que, luego de hacer escala para migraciones en Punta Arenas, llega a las Islas Malvinas.

–¿El avión llega directamente a Puerto Argentino?
–Llega a la base militar de Mount Pleasant, a 50 kilómetros de la capital de las Islas.
Desde allí se puede tomar una combi (95 pesos) o un remise, que aquí es una 4x4 y cuesta unos 175 pesos.

–¿Cuánto es la estadía mínima en las Islas Malvinas?
–Siete días, ya que el vuelo de la aerolínea chilena llega y sale los sábados.

–¿Cuánto cuesta el viaje?
–Agencias de viaje ofrecen el paquete de vuelo, estadías, comidas y alguna excursión a 2.400 dólares.
El costo puede bajar si el viaje se organiza por cuenta propia, ya que hay alojamientos más baratos, y si el vuelo es el que hace escala en Río Gallegos.

–¿Hablan castellano los isleños?
–No muchos isleños de origen británico hablan castellano, pero se las arreglan para entender a los turistas. Hay una población importante de chilenos.

–¿El trato a los turistas argentinos es hostil?
–En general, el trato es correcto y muchas veces, amable.



info

Islas Malvinas

chilenos

bar

Comentarios Destacados

@GhosRecx +7
Bien aburrido Vivir en Una isla vida

7 comentarios - Cómo se vive en las Malvinas

@GhosRecx +7
Bien aburrido Vivir en Una isla vida
@Hizumi
Che alguien tiene una idea de cuanto sale quedarse una semana alla, tengo ganas de vacionar en las islas?.
Ademas debe ser re fuerte ver los campos de batalla.
@nubegris5 +3
que pasaria si un grupo de 3500 argentinos irian a un pais de Europa y compraran un conjunto de casas. y pasado un tiempo dijeran " bueno.. ahora nosotros queremos tener derecho a la autodeterminacion de este pedazo de tierra en donde vivimos, queremos formar nuestro propio sistama de gobierno en este barrio y formar parte del territorio Argentino de ultra tierra en un estado extranjero"
por mas autodeterminacion que tengamos en querer formar un sistema de gobierno independiente, fuera del territorio Argentino estariamos violando la soberania de ese pais Europeo. estariamos invadiendo su territorio.
Ahora bien, que pasaria si ademas hariamos planes para explotar los recursos naturales de esa zona de Europa y colocariamos armanento de ultima tecnologia para intimidar al soberano.
Tomaria ese pais de europa, esas acciones como una provocacion a su soberaia ..?
@denidamiso
Excelente!! te dejo 5, mañana otros 5!!
@lucas_1998
Jajajjajaja como me hacen reir la mayoría de los que dicen que las islas son argentinas. Cuando se le pregunta si iría a vivir allá todos dicen ''Ni empedo''. ¿Entonces para que las querés?

Y yo me pregunto, si Inglaterra diera las islas, ¿vamos a obligar a sus habitantes a que tomen mate, se pongan la bandera argentina? Jajajaja.