Ciclo del Lavado de Dinero

COMO COMPRENDER EL CICLO DEL LAVADO DE DINERO

El lavado de dinero se ha venido practicando desde que se cometió el primer delito por lucro, pero en Estados Unidos sólo ha sido ilegal a partir de 1986, según informan Paul Bauer y Rhoda Ullman, del Banco de la Reserva Federal de Cleveland.

En este artículo se detalla el proceso del lavado de dinero, se presenta un resumen de las leyes en evolución y se expone la función que desempeña el Sistema de la Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos, para contribuir a su aplicación.



"Sigue el rastro del dinero."

Esto era lo que aconsejaba "Deep Throat", informante principal del periodista del Washington Post Bob Woodward, en su investigación del escándalo de Watergate.

Aunque la expresión "lavado de dinero" no apareció en la prensa hasta el escándalo del Watergate, los investigadores penales han seguido durante mucho tiempo el sabio consejo de Deep Throat. Si bien no se declaró ilegal hasta 1986, el lavado de dinero, o la falta de aptitud para hacerlo sin dejar huellas, ha figurado en muchos casos célebres. Dos de los delincuentes más tristemente famosos de Estados Unidos del siglo XX fueron víctimas de su torpeza para ocultar su dinero. Lo que finalmente llevó a Al Capone a la cárcel fue la evasión de impuestos, no su pandillerismo. Richard Hauptmann, que secuestró al hijo del famoso aviador Charles Lindbergh en 1932, cayó en manos de la justicia por no haber sabido lavar el dinero del rescate. Y, como vimos en 1999, cuando cundió la inquietud ante la posibilidad de que hubieran ingresado en el sistema bancario estadounidense fondos obtenidos ilícitamente en Rusia, la cuestión del "dinero sucio" no ha desaparecido.

El gran interés que tienen los delincuentes en ocultar sus actividades no permite conocer con exactitud la cantidad de dinero lavado, pero, según cálculos del Fondo Monetario Internacional, el total anual oscila entre el 3 y el 5 por ciento de la producción mundial. El Grupo de þcción Financiera del Grupo de los Siete (G-7) da una cifra de 300.000 a 500.000 millones dólares en todo el mundo. Según la revista Business Week, sólo en la economía estadounidense circulan más de dos billones de dólares diariamente, de manera que la tarea de asegurar el cumplimiento de la ley se asemeja a la proverbial búsqueda de una aguja en el pajar.

LOS ELEMENTOS FUNDAMENTALES DEL CICLO DEL LAVADO
El lavado de dinero entraña tres pasos, que a veces se traslapan: colocación, estratificación e integración. Durante la etapa de colocación, los fondos deben cambiar de forma para ocultar su origen ilícito. Por ejemplo, los ingresos del comercio ilícito de drogas se obtienen en forma de billetes pequeños, que abultan y pesan más que las drogas mismas. La conversión de esos billetes en otros de más valor, cheques de cajero u otros instrumentos monetarios negociables se suele hacer a través de negocios que manejan mucho dinero en efectivo (como restaurantes, hoteles, compañías de máquinas expendedoras, casinos y lavacoches), que sirven de fachada.

En la etapa de estratificación, se trata de ocultar más el rastro que une los fondos a la actividad ilícita mediante la acumulación de una serie de complicadas transacciones financieras. Por ejemplo, los delincuentes refinados que tienen grandes sumas de dinero que lavar establecen compañías ficticias en países conocidos por sus estrictas leyes de protección del secreto bancario o su falta de celo en perseguir el lavado de dinero. Los fondos contaminados se transfieren entonces entre esas compañías ficticias hasta que aparecen limpios.

Estas transacciones se deben disfrazar para fundirse con los billones de dólares de transacciones legítimas que se realizan a diario. Para ello, se recurre con frecuencia a distintas variantes de "autopréstamos" y "doble facturación". En el primer caso, el delincuente coloca los fondos en una entidad extraterritorial que controla en secreto y luego se los "presta" a sí mismo. Esta técnica funciona por las dificultades que plantea averiguar quién controla realmente las cuentas en bancos extraterritoriales de algunos países. En la doble facturación, estafa para mover fondos de un país a otro, una entidad extraterritorial mantiene la proverbial doble contabilidad. Para ingresar fondos "limpios" a Estados Unidos, una entidad estadounidense sobrecarga el costo de varios bienes o servicios. Para sacar fondos (por ejemplo, para eludir impuestos), se sobrecarga a la entidad estadounidense.

Otras técnicas de estratificación entrañan la compra de artículos de elevado costo: valores, automóviles, aviones, pasajes, que a veces se registran a nombre de un amigo para no vincular al delincuente con los fondos. En algunas ocasiones también se utilizan los casinos por la facilidad con que aceptan dinero en efectivo. Una vez convertidos en fichas, los fondos parecen ganancias del juego y se pueden cambiar por cheques contra el banco del casino. La etapa de integración es la de gran rentabilidad para el delincuente; en ella, incorpora los fondos en actividades económicas legítimas, por lo general, inversiones comerciales, bienes raíces o adquisición de artículos de lujo.

LAS LEYES ESTADOUNIDENSES FUNDAMENTALES
Loas organismos encargados de la ejecución de la ley conceden gran valor a la legislación sobre lavado de dinero porque puede ser más eficaz que un ataque directo a la actividad delictiva.

Por ejemplo, en el tráfico de drogas ilícitas, los beneficios pueden llegar a ser del 1.000 por ciento, lo que le hace suficientemente tentador para asegurar que nunca falten delincuentes dispuestos a reemplazar a los que van a la cárcel.

Sin embargo, así como con medidas legislativas y coercitivas se pueden reducir sus beneficios, también se puede reducir su atractivo.

La base de la legislación estadounidense sobre lavado de dinero es la Ley del Secreto Bancario de 1970 (BSA), por la que no se declara delito el lavado, sino que se exige a las instituciones financieras establecer y mantener un registro de diversos tipos de transacciones que permita seguir su rastro. La ley ha sido impugnada en varias ocasiones. Unos la critican por los costos que impone, mientras que otros alegan que infringe la protección de la Cuarta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos contra el registro y decomiso irrazonable y las garantías de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación. Aunque se la ha confirmado una y otra vez, la ley sigue siendo objeto de polémica en algunos sectores. En un caso qué llegó hasta el Tribunal Supremo, el juez Douglas, en una enérgica opinión disidente afirmaba: "Todavía no estoy dispuesto a aceptar que Estados Unidos esté tan obsesionado con el mal que tengamos que eliminar todas las barreras constitucionales para dar a nuestras autoridades civiles los instrumentos para aprehender delincuentes".

Con el incremento del tráfico de drogas, la alarma por el lavado de dinero cundió en el Congreso de Estados Unidos, que decidió proscribirlo en 1984 al declarar las infracciones de la ley del secreto bancario "predicate acts" (actividades que constituyen la norma del crimen organizado), con arreglo a la Ley de Organizaciones Corruptas y Bajo la Influencia del Crimen Organizado (RICO). Finalmente, según la Ley de Lavado de Dinero de 1986, se tipificaba esta actividad como delito federal. Se añadían tres nuevos delitos al código penal: ayudar a sabiendas a lavar dinero procedente de actividades delictivas, participar a sabiendas en una transacción de más de 10.000 dólares que entrañe bienes procedentes de actividades delictivas y organizar transacciones destinadas a eludir los requisitos de declaración previstos en la BSA. Este último elemento iba dirigido a los llamados "pitufos", individuos contratados por los interesados en lavar dinero para efectuar ingresos múltiples o compras de cheques de viajero en cantidades inmediatamente inferiores al límite de los 10.000 dólares.

Esta legislación ha sufrido diversas modificaciones. Por la Ley contra la Adicción a Drogas de 1988, se endurecieron considerablemente las penas y se exigió la estricta identificación y el registro de las compras en efectivo de determinados instrumentos monetarios, aunque, posteriormente, se ha revocado la mayoría de los requisitos relativos al mantenimiento de registros de compras en metálico de instrumentos monetarios. Además, mediante la legislación, se autorizaba al Departamento de Hacienda de Estados Unidos a obligar a las instituciones financieras a presentar informes de transacciones en divisas por zonas geográficas determinadas. El secretario de Hacienda puede dictar una orden por la que obligue a las instituciones financieras de una zona geográfica determinada a presentar informes de transacciones en divisas por valor inferior al límite de los 10.000 dólares. La ley también encomendaba al Departamento de Hacienda la negociación de acuerdos internacionales bilaterales para el registro de transacciones importantes en moneda estadounidense y el intercambio de esta información.

Por la Ley Annunzio-Wylie contra el Lavado de Dinero de 1992, se amplió la definición de "transacciones financieras" de la Ley del Secreto Bancario, se añadió una cláusula sobre conspiración y se prohibieron "los negocios de transmisión ilícita de dinero". La Ley Annunzio-Wylie es más conocida por establecer lo que se ha llamado la "pena de muerte", que dispone que si un banco es declarado culpable de lavado de dinero, el banco federal supervisor correspondiente tiene que incoar procedimientos para revocar su carta o su seguro, según lo determine el supervisor primario del banco. Por la Ley Annunzio-Wylie también se estableció el Grupo þsesor de la BSA (del que es miembro fundador la Reserva Federal) para proponer medios de mejorar la eficacia y eficiencia de los programas del Departamento de Hacienda sobre lavado de dinero.

La Ley de Supresión del Lavado de Dinero de 1994, se ocupa de las disposiciones sobre conspiración y organización contenidas en la ley, mientras que la Ley de Prevención del Terrorismo de 1996, añadía los delitos de terrorismo como "predicate acts" (actividades que constituyen la norma del crimen organizado) a los delitos de lavado de dinero y la Ley de Rendición de Cuentas y Portabilidad del Seguro de Salud de 1996, también declaraba "predicate acts" los "delitos contra la salud pública federal".
Las sanciones penales incluyen penas de prisión de hasta 20 años y multas por un máximo de 500.000 dólares o el doble del valor de los instrumentos monetarios en cuestión, si éste es superior a los 500.000 dólares. Además de las sanciones penales, los infractores pueden ser objeto de sanciones civiles por una cantidad equivalente al valor de los bienes, fondos o intereses monetarios relacionados con una transacción. El propósito del Congreso de Estados Unidos era imponer fuertes sanciones. Antes de la aprobación de la Ley sobre Lavado de Dinero, a los acusados se les aplicaban otras leyes relativas a las actividades ilícitas fundamentales que habían provocado el lavado de dinero, como la evasión fiscal, la conspiración, la violación de la BSA, el soborno y el fraude. En general, las penas contempladas en estas leyes eran mucho más leves.
Pero desde la perspectiva monetaria, la situación de los encausados se pone realmente seria cuando entran en juego las leyes sobre decomiso. Con el decomiso se pretende impedir a los delincuentes quedarse con el fruto de sus delitos o los instrumentos utilizados en su comisión. Con arreglo a la Ley de Reforma del Decomiso Civil de Bienes de 2000, el gobierno de Estados Unidos tiene ahora que salvar un obstáculo algo mayor para incautar y decomisar bienes. Para incautar bienes tiene que probar la existencia de causa probable de que los bienes proceden de actividades ilícitas. Para ganar un decomiso civil, tiene que demostrar su caso por preponderancia de las pruebas y para ganar el decomiso penal, demostrar su caso más allá de toda duda razonable. Los bienes decomisados se pueden compartir con todos los organismos de ejecución de la ley interesados en conseguir una sentencia condenatoria, lo que ha sido especialmente eficaz para conseguir la cooperación de algunos organismos extranjeros de ejecución de la ley.

Jurídicamente, se define el lavado de dinero como todo intento de participar en una transacción monetaria que entrañe bienes derivados de actividades delictivas. Para obtener una sentencia condenatoria, el fiscal debe demostrar que el acusado ha participado en transacciones financieras o de transporte internacional que entrañen fondos derivados de una "actividad ilícita determinada". La lista de estas actividades es extremadamente larga e incluye soborno, falsificación, tráfico de estupefacientes, espionaje, extorsión, fraude, homicidio, secuestro, crimen organizado y determinadas prácticas bancarias.

EL RASTRO DOCUMENTAL
Los fiscales consideran el rastro documental ordenado por la BSA y sus enmiendas un instrumento decisivo en la investigación y el enjuiciamiento de los delitos de lavado de dinero. Utilizan cinco tipos de informes para seguir la pista de las transacciones financieras:

Informe de transacciones en efectivo: se presenta cuando una institución financiera recibe o entrega más de 10.000 dólares en efectivo. El informe incluye el nombre y la dirección de la persona que presenta la transacción, y la identificación, el número de la cuenta y el número del Seguro Social de cualquier persona en cuyo nombre se efectúe una transacción. (No es necesario presentar estos informes por cada transacción de grandes cantidades en efectivo. Los bancos pueden eximir a determinados clientes de esta obligación, con lo que se reduce el número de informes de transacciones en efectivo).
Informe de actividades sospechosas: se presenta cuando un empleado de un banco tiene motivos para sospechar que una persona está lavando dinero, independientemente del volumen de la transacción.

Formulario 8300 del Servicio de Rentas Internas (IRS): se presenta por cualquier participante en un negocio que reciba pagos en efectivo a cambio de bienes o servicios, que excedan de 10.000 dólares en una sola transacción o una serie de transacciones conexas.

Informe de divisas e instrumentos monetarios: se presenta por cualquiera que entre o salga de Estados Unidos con divisas o instrumentos monetarios por valor de más de 10.000 dólares. Es perfectamente legal llevar más de esta cantidad, pero el no declararla puede ocasionar multas, penas de prisión que no excedan cinco años o el decomiso.

Formulario de cuenta de banco en el extranjero: se presenta por cualquiera que controle más de 10.000 dólares en una cuenta de banco extranjero durante el año.

Todos estos informes ayudan a los investigadores a "seguir la pista del dinero". La Red de Aplicación de las Leyes contra los Delitos Financieros (FinCEN), establecida por orden del Departamento del Hacienda en 1990 para prestar apoyo analítico a los organismos de ejecución de la ley, se encarga ahora también de mantener estos registros. En algunas ocasiones, se han ajustado los requisitos de declaración para recoger información valiosa sin generar un aluvión de informes innecesarios.

Con la presentación de estos informes, las instituciones financieras ayudan a las autoridades encargadas de la ejecución de la ley en su lucha contra el lavado de dinero. Por otra parte, estos formularios son onerosos para estas instituciones y sus clientes legítimos. La FinCEN estima que los costos de presentación de informes y mantenimiento de registros relativos al cumplimiento de la BSA en 1999 ascendieron a 109 millones de dólares, sin incluir los costos de formación y supervisión de personal, modificación de programas informáticos para poder cumplir las normas y las molestias ocasionadas a los clientes legítimos. Preocupa también el hecho de que una parte desproporcionada de estos costos pueda recaer sobre las instituciones más pequeñas.

Además, también se ha cuestionado la eficacia de los formularios. El ex gobernador de la Reserva Federal, Larry Lindsey, ha señalado que entre 1987 y 1996 los bancos presentaron 77 millones de informes de transacciones en moneda; estos informes sólo dieron lugar a 3.000 causas por lavado de dinero, en las que 7.300 personas fueron acusadas, pero sólo 580 convictas. En honor de la verdad, además de los 580 veredictos de culpabilidad, el Departamento de Justicia consiguió que 2.295 acusados se declararan culpables, lo que supone un 40 por ciento de los casos. Los reguladores de la banca y los representantes de los organismos de ejecución de la ley defienden la aplicación de la BSA y alegan que su finalidad no fue nunca la de conseguir enjuiciamientos, y que la Junta de la Reserva Federal continúa apoyándola.

EL CICLO MUNDIAL DE LA ROTACION RAPIDA
En el sistema financiero mundial en evolución se pueden mover fondos instantáneamente de un país a otro, lo que hace aún más urgente la cooperación internacional para combatir el lavado de dinero. En 1989, los países del G-7 establecieron un Grupo de þcción Financiera para formular estrategias contra el lavado de dinero. Un año después, el Grupo de Acción redactó sus "Cuarenta Recomendaciones", por las que se exige a los países miembros prestarse asistencia mutua en investigaciones de lavado de dinero, evitar promulgar leyes de secreto que entorpezcan esas investigaciones, declarar delito el lavado de dinero y dar cuenta de las transacciones sospechosas.

Aunque el Grupo de Acción reúne a los principales centros financieros de América del Norte, Europa y Asia, muchos países todavía no participan en él. En junio de 2000 el grupo publicó una lista de 15 países con "graves problemas sistémicos". En julio, los ministros de Hacienda de los países del G-7 establecieron un plan para persuadir a esos países a cooperar, al tiempo que los amenazaban con impedirles el acceso al sistema bancario internacional, así como a los préstamos del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, a menos que combatieran más enérgicamente el lavado de dinero. Además, se advertirá a las instituciones financieras privadas de los países del G-7 que las transacciones con determinados países serán objeto de intenso escrutinio.

EL PAPEL DE LA RESERVA FEDERAL
Pese a que la Reserva Federal no es un organismo de ejecución de la ley, se ocupa activamente de impedir el uso de las instituciones financieras con fines de lavado dinero. Como parte de sus actividades realiza inspecciones de los bancos para verificar su observancia de BSA, elabora directrices contra el lavado de dinero, y comparte su experiencia con funcionarios de ejecución de la ley de Estados Unidos así como diversos bancos centrales y organismos gubernamentales extranjeros. Las organizaciones financieras y sus empleados están considerados como la mejor defensa contra el lavado de dinero y la Reserva Federal pone de relieve la importancia de los bancos en el establecimiento de controles para protegerse a sí mismos y a sus clientes de las actividades ilícitas. En cada examen que supervisa la Reserva Federal verifica el cumplimiento por el banco de la BSA. Cualquier indicio de deficiencia, como capacitación o controles internos inadecuados, da como resultado una segunda inspección, que es aún más rigurosa.
La Reserva Federal ha venido promoviendo el concepto de "diligencia debida ampliada". Con arreglo a esta norma, a los bancos que hayan tenido problemas se les exigirá firmar acuerdos para asegurar el cumplimiento futuro. Estos acuerdos están diseñados para asegurar razonablemente la identificación e información oportuna, precisa y completa a las autoridades supervisoras y encargadas de la ejecución de la ley, de cualquier actividad sospechosa contra el banco o que tenga que ver con él.

CONSIDERACIONES FUTURAS
Dos acontecimientos merecen especial atención. En primer lugar, la ampliación de los sistemas de pago por Internet para facilitar las transacciones electrónicas. Con algunos de esos sistemas se trata de permitir a los usuarios mantener el mismo anonimato que ofrece la moneda.

La rapidez de las transferencias electrónicas, junto con el anonimato que ofrece el dinero efectivo, constituiría un poderoso atractivo para quienes desean lavar dinero. Si bien éste podría ser un motivo de inquietud para los encargados de la ejecución de la ley, el dinero electrónico actual no alcanza el gran volumen de transacciones legítimas esenciales necesario para ofrecer una cobertura a las transacciones delictivas.

Además, quienes desean lavar dinero no se sienten atraídos por los últimos métodos electrónicos, en los que los límites de saldo son bajos y las transacciones pueden ser objeto de auditoría.

En segundo lugar, la legislación propuesta concedería al Departamento de Hacienda amplios poderes para combatir el lavado de dinero, en particular la facultad de prohibir las transacciones financieras entre centros financieros extraterritoriales y bancos o casas de cambio de Estados Unidos. Actualmente, el departamento carece de autoridad para impedirles a entidades financieras de Estados Unidos realizar transacciones comerciales en países que supuestamente toleran el lavado de dinero; sólo puede pedirle al Congreso que imponga sanciones de urgencia a los países considerados amenazas de seguridad. El Departamento de Hacienda emite avisos de advertencia a los bancos en relación con el dinero de instituciones extranjeras que infringen repetidamente las normas aceptadas, pero esas advertencias no tienen fuerza de ley.

En resumen, a lo largo de los últimos 30 años los legisladores estadounidenses han aprobado una gran variedad de leyes nacionales con el propósito de forjar los instrumentos de ejecución de la ley que necesitan para combatir las ingeniosas y siempre nuevas técnicas de lavado de dinero diseñadas para burlar la ley más reciente. Como organismo regulador de la banca, la Reserva Federal tiene una importante función de apoyo en la lucha contra el lavado de dinero. Dado el carácter mundial de las operaciones de lavado de dinero, el reciente aumento de la cooperación internacional es un acontecimiento prometedor. Por supuesto, en nuestro celo por aprehender a los delincuentes no debemos olvidar ponderar los beneficios de la legislación y la reglamentación contra los costos que imponen a las instituciones financieras y a sus clientes.



FUENTE

Ciclo del Lavado de Dinero


Mis otros posts: TONYJAGGER63

SUS COMENTARIOS SON BIENVENIDOS.

12 comentarios - Ciclo del Lavado de Dinero

@JugadorCompulsivo
perdona que no comente pero entre a mirar y me salgo enseguida...



bueno ya comenté



saludos Doc
@RICHARD1952
Bueno, ahora que explicaste como se hace nos podemos poner a hacer alguna actividad de nos deje algunos millones de dólares para ir lavando, si se te ocurre alguna, compartí. Buen post, gracias
@guillotinasms
leí la primera parte y me desburré mucho, no sabia que era por la plata chica que tenian que lavar. Gracias, mañana lo termino.
@Sid88
jejeje buen material!!! lo voy a tener encuenta para el futuro
@tongaxp
Soy bancario, tuve que hacer varios cursitos de lavado de dinero, intervenir formularios declarando que el cliente no lava dinero, y pedir balances, DDJJ y facturas para justificar origen de fondos.

Sino me ven por un par de dias, es porque fui preso
@hesiodo
Los mas grosos tienen sus propios bancos, o sobornan a algunso banqueros para que depositen y giren la plata durante x cantidad de tiempo, y despues la dejan tranquila en la cuenta.
@CASIO
girando la plata a algún paraíso fiscal con alguna financiera amiga o a través de testaferros. O si no, hagan como los narcos de misiones que para lavar la guita construyeron un colegio