Adiós a los cables HDMI


En un mundo inalámbrico aún quedan pequeños peajes que hay que pagar a los cables. Mientras termina de solucionarse esa nadería de la alimentación eléctrica por inducción algunas conexiones, como el HDMI, con su elevado flujo de datos, siguen provocando que las instalaciones profesionales y/o domésticas dependan de algún cable que siempre convierte en un engorro lo que podría ser sencillo y decorativamente limpio. Optoma se ha decidido a solventarnos este problema con su dispositivo WHD-100, un emisor-receptor inalámbrico que envía la señal procedente del conector HDMI sin pérdidas hasta unos 7 metros de distancia. Se acabó tener por en medio del salón un interminable cable desde el BluRay hasta el proyector.

Con soporte HDMI 1.4a, el Optoma WHD-100 es capaz incluso de manejar calidad de imagen Full3D.

Un pequeño transmisor de tamaño semejante a un pendrive se conecta en la salida HDMI del BluRay y un receptor algo más grande (del tamaño de un par de paquetes de tabaco) recibe la señal trasladándola al televisor o proyector que podrás situar hasta a 7 metros de distancia de la fuente.

Nos puede parecer poco esos 7 metros pero recordemos que hablamos de la separación entre emisor y receptor en línea recta. Esa misma distancia, si los conectamos mediante un tendido de cable, suele ser bastante más debido a los ángulos de las paredes, por no hablar del a veces sinuoso recorrido que puede tener un salón doméstico o una sala de juntas profesional. Tendidos tan largos de cable, además, suelen provocar pérdidas en la señal.

En el caso del Optoma WHD-100 simplemente existe una latencia inferior a 1ms con lo que en la mayoría de los casos será imperceptible para el espectador. Alcanza cotas máximas de 1080p60 en 2D y de 1080p24 en 3D. Tiene un precio de 219€ y estará disponible en Europa en este mismo mes.