La truculenta historia de la primera discográfica española en crear los "megamix"

Recopilatorios de los 90: el caso Max Music


En los 90 Internet todavía era un feto que muy pocos sabían de su existencia. Hacerse uno sus propios recopilatorios consistía en escuchar la radio y darle el Rec cuando sonaba la canción que queríamos. O seleccionar canciones de un cassette para pasarlos a otro. O siempre nos quedaba la opción de las compilaciones ya hechas: Ibiza Mix, Bolero Mix, Max Mix, Megatron, Disco Estrella, Blanco y Negro Mix, Maquina Total, Boom o, que recuerde, un cassette promocional de la empresa de comida a domicilio que sse llamaba Telepizza Mix. Estos recopilatorios fueron la banda sonora de muchos guateques adolescentes que encontraban en estos dobles y cuádruples cds una buena selección de lo mejor del momento.

musica

Max Music fue uno de esos sellos independientes que tantos recopilatorios dieron en los 90. Y la historia de esta empresa podría ser el argumento de un capítulo de CSI o Se ha escrito un crimen.

1990

En 1984 Miguel Degá y Ricardo Campoy fundaron Max Music, una firma que apostó por Mike Platinas, Javier Ussía y otros djs españoles. El propósito del sello era crear el primero megamix en España y es cuando, un año más tarde, sale al mercado Max Mix. Arrasó en las tiendas y grandes superficies y en los 80 ya era todo un referente en cuando a electrónica. Pero todo lo que sube tiende a bajar y, en este caso, Max Music tocó fondo.

España


A mediados de los 90, Campoy decide crear Vale Music y llevarse con él algunos de los grandes artistas de Max Music: Tony Peret, Quique Tejada o Josep Maria Castells. La nueva compañía se especializó en dance y desbancó todas las otras discográficas del sector. Todo esto hizo que aumentase, vertiginosamente, el enfado de Miguel Degá.

mefamux


La noticia saltó a todos los diarios, el 3 de septiembre de 1998 apareció en un pantano de Cataluña el dj Josep Maria Castells amordazado y apaleado. Poco a poco la policía acabó por descubrir todo el pastel. Degá, enfrascado en su monumental cabreo, contrató a unos sicarios mexicanos para que propinasen una buena paliza a Campoy. Pero las personas contratadas por Degá sufrieron un error, debido al gran parecido de Campoy y Castells y al tener los dos el mismo coche, los sicarios confundieron al empresario con el dj.

Recopilatorios de los 90: el caso Max Music

Después de un largo y mediático juicio, el fundador de Max Music cumplió pena en prisión, a Castells los indemnizaron y Campoy siguió con sus éxitos musicales hasta hace poco que Universal acabó comprando Vale Music. Pero en 2006, Degá, disfrutando de uno de sus permisos de libertad cogió un avión internacional y desapareció del mercado y del mapa.

musica

Hoy en día lo único que nos queda de Max Mix son sus carátulas y este episodio truculento del mundo empresarial. Muchas discográficas sufrieron caídas en sus ventas y algunas desaparecieron. Hoy en día, de aquellos cassettes y cds, nos quedan Ibiza Mix y Blanco y Negro Mix, sin olvidar, Pioneer The Album, actualmente el número uno en la venta de recopilatorios.