Cómo evitar que tus vecinos se infiltren a tu red Wi-Fi
Hace unas semanas, gracias a mi servicio de antivirus, me di cuenta de que se había detectado un ‘intruso’ en la red local inalámbrica de mi casa, así que inmediatamente entré a las opciones del software para averiguar más. ¿Cuál sería mi sorpresa al ver el nombre de uno de mis vecinos seguido por ‘-PC’? Sobra decir que esto me pudo poner fuera de mis casillas, pero mejor hice algo al respecto.

En principio, quise ver si a través del antivirus podría encontrar la forma de bloquear el acceso de la computadora a mi red, pero sólo encontré la forma de marcar ese dispositivo como alguien ‘no deseado’ en la WLAN.

La verdad es que, a pesar de las advertencias para cambiar el tipo de seguridad de la red por parte de la empresa que me provee el servicio, preferí dejar todo como está por la idea de que “mis vecinos no son del tipo que andarían hackeando mi red para colgarse de ella”. Qué equivocado estaba.

En realidad, hoy en día es completamente innecesario tener conocimientos avanzados de computación para hacer algo como lo mencionado previamente. Basta con caminar algunos metros sobre el área que pasa por el centro de la Ciudad de México en la Avenida Lázaro Cárdenas, importante eje vial que de esta urbe, para comenzar a ver decenas de letreros donde se lee “Roba la señal de internet de tus vecinos” o “Internet gratis garantizado”. Con eso, uno se da cuenta que ese tipo de opciones están al alcance de quien se deje enganchar por los vistosos cartones de colores fluorescentes, por mencionar un ejemplo.

Tanto en esos lugares físicos, como en cualquier rincón virtual de internet, uno puede hallar la forma de hacer lo que quiera, cuando quiera; el mejor pretexto que se puede encontrar es el de ahorrarse unos pesos.

Tras haber meditado en todo eso, pensé en dos opciones: Ir directamente a casa de mis vecinos, donde sé que vive la persona cuyo nombre aparece en mi pantalla como ‘Fulano-PC’, y pedir que dejaran de ocupar mi red, o la más efectiva: Cambiar de una vez por todas la seguridad de mi servicio.

En primera, hay que definir a qué nos referimos con el término ‘seguridad en la red’. Esto es, el tipo de encriptación que utilizamos en la red inalámbrica para restringir que los equipos domésticos que se conectan a ella sea con nuestra autorización. Estos son:

WEP-Nivel de seguridad baja: es el tipo de seguridad que por defecto tienen la mayoría de redes inalámbricas.
WPA-Nivel de seguridad media: este tipo de seguridad tiene una contraseña predefinida, pero sigue siendo bastante vulnerable.
WPA2-Nivel de seguridad alta: aquí se mezcla una contraseña predefinida con software que permite crear claves de autenticación para cada usuario de la red (PSK).
La principal ventaja de usar WPA o WPA2 sobre WEP, además de la obvia, es que la clave WEP tiene un cifrado que es enteramente más fácil de doblegar, mientras que WPA autentifica a los usuarios mediante un servidor en donde se almacenan las credenciales y contraseñas de cada uno. Como no en todos los entornos domésticos se puede usar un servidor, con WPA existe la opción de una clave compartida (pre-shared key o PSK), que es más segura y se introduce en todos los equipos conectados a la red, como se hace con WEP.

En mi caso, la seguridad que tengo habilitada es la WEP, es decir, la más vulnerable. Ahora hay que cambiarla por un nivel más seguro, con lo que evitaré que más usuarios a mi alrededor se infiltren a mi WLAN.

Aquí hemos recabado enlaces a la información publicada por los principales proveedores de internet en México con los que podrás acceder a la configuración de tu router inalámbrico y cambiar la encriptación por una más segura:

Telmex

Cablevisión

Axtel

Módem marca Huawei

Tutorial de encriptación de módems marca Motorola y Arris

A partir de la página 20 en la Guía de Usuario, apartado ¿Cómo configurar tu Ruteador Inalámbrico?

Módem marca Thomson

Módem marca 2 Wire

Módem marca Alcatel

Como podrás ver, en las guías se puede hallar información similar. Básicamente se trata de acceder desde una máquina conectada vía cable Ethernet a la configuración del módem y la conexión que éste provee. Se ingresa una dirección en la barra de URL, se busca la opción de configuración inalámbrica y se selecciona la deseada, para después obtener o generar una clave diferente y más segura.

Es importante saber que cuando se cambia el tipo de seguridad, tendrás que volver a configurar la conexión en los equipos que utilicen Wi-Fi dentro de tu red. Este es un proceso un poco tedioso, pero sólo se tiene que hacer una vez y así garantizarás la seguridad de tu red.

Para cambiar la conexión en tu computadora personal basta con eliminar de cada uno el punto de acceso al que nos conectábamos previamente. Al cambiar la seguridad, ese punto de acceso quedará inservible, por lo que se tiene que hacer uno nuevo.

Basta con volver a escanear para encontrar las redes inalámbricas disponibles, seleccionar la propia, introducir el tipo de seguridad que se seleccionó previamente en la configuración del módem (si es que así lo requiere la PC) e introducir la clave generada en ese mismo proceso.

RECUERDA que una red inalámbrica tiene la cualidad de hacer que los dispositivos conectados a ella puedan compartir información entre sí, de manera que el riesgo de tener un intruso no sólo implica que pueda reducir la velocidad de navegación, sino que también podrían ingresar a datos personales almacenados en tus dispositivos, lo que pone en riesgo tu seguridad.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad.