PROBLEMAS DE CONOCIMIENTO


Desde la alegoría de la caverna hasta el cerebro en una cubeta


EL CONOCIMIENTO DEL MUNDO NO ES MÁS QUE UNA SOMBRA:

La caverna de Platón


Los problemas del conocimiento

En el texto Platón comunica a su discípulo su teoría sobre el mundo sensible y el mundo de las ideas. Y esto se explica con lo que se llama alegoría o mito la caverna, en la que Platón dice que hay una serie de personajes que están encadenados y lo único que pueden ver son las sombras de figurillas con forma de jarrones, árboles, pájaros, etc.

"Imagina una especie de cavernosa vivienda subterránea provista de una larga entrada, abierta a la luz y unos hombres que están en ella desde niños, atados por las piernas y el cuello, de modo que tengan que estarse quietos y mirar únicamente hacia adelante, pues las ligaduras les impiden volver la cabeza; detrás de ellos, la luz de un fuego que arde algo lejos. Unos hombres transportan toda clase de objetos, estatuas de animales y otros objetos hechas de piedra y de madera.
¿Crees que los que están así han visto otra cosa de sí mismos o de sus compañeros sino las sombras proyectadas por el fuego sobre la parte de la caverna que está frente a ellos?
Tales prisioneros no tendrán por real ninguna otra cosa más que las sombras de los objetos fabricados.

Ahora supón que los prisioneros son liberados, recorren la cueva libremente y, aunque el fuego los deslumbra, van entendiendo el origen de las sombras que habían tomado por reales. Finalmente saldrán al exterior y verán toda la realidad iluminada por el cuerpo más brillante: el sol."


La caverna representa el mundo de las apariencias, nuestro mundo cambiante, imperfecto y sólo visible desde nuestra posición empírica. Los prisioneros son la gente corriente, sumergidos en un mundo de sombras, de las cuales sólo salen conjeturas. Por último, el exterior que es el “mundo de las ideas”, perfecto, inmutable y contenedor de la verdad de los objetos del conocimiento.

Para Platón, lo que conocemos debe ser verdadero y perfecto, no obstante nada del mundo empírico (representado como el interior de la caverna) encaja con este deber, ya que nada del mundo de la experiencia es un objeto de conocimiento. Es por esto que propone la existencia de otro mundo al cual llamó “inteligible”, el cual contiene la epísteme, es decir, el conocimiento exacto.

Sólo gracias a nuestra capacidad de reproducir y copiar la idea de justicia, podemos impartir justicia en la tierra. Un ladrillo o un edificio puede ser perfecto en una idea o pensamiento, pero no existirá jamás un ladrillo o edificio perfecto, ya que siempre habrá un mínimo e insignificante error. Entre las ideas hay un orden de jerarquía y el último nivel está representado por el sol, que brinda el sentido último de todas las cosas (Platón lo denominó “La idea de Dios”).

Esto da origen a la posición realista y sostiene que existen entidades por fuera de este mundo, independientemente de nuestro conocimiento o experiencia.
El mensaje final de la alegoría de la caverna es la burla y el rechazo hacia quienes intentan ilustrar a la gente corriente y encaminarla hacia el conocimiento y la sabiduría, ya que son considerados locos por decir que no hay que creer sólo en lo que se ve, puesto que lo visto no puede ser tomado como la totalidad de la realidad. En síntesis: no es más que una sombra.

ideas



LO QUE HAY DETRÁS DEL VELO DE LA PERCEPCIÓN:

El armario de Locke


Filosofía

¿Cómo vemos el mundo? Todos pasamos por alto que los objetos que nos rodean son más o menos como los percibimos. ¿Realmente observamos el mundo exterior directamente?

"El conocimiento humano es una especie de armario y dentro todo es oscuridad. Por unos pocos orificios entran las apariencias visibles externas o ideas de cosas del exterior."

Nuestras ideas forman una pantalla entre nosotros y el mundo exterior. Sólo destruyendo la pared del armario podremos tener un vínculo directo entre el observador y el objeto para finalmente derrotar el escepticismo. El escéptico no cree en verdades objetivas y si no hay evidencia, jamás aceptará una verdad, de hecho una de sus posturas es “nunca llegarás a conocer la verdad”. Su permanente duda no le permite afirmar nada, sino abstenerse de emitir juicio.

Los escépticos se aferran a la falta de la fiabilidad de nuestra percepción para atacar nuestras pretensiones de conocimiento. Según ellos, las cosas que vemos están sujetas a los cambios del entorno.

Locke piensa que separando las ideas interiores de los objetos exteriores, se desarma al escéptico. De esta manera encuentra propiedades que si dependen de nuestra percepción, por ej: el color de un objeto, al cual llama “propiedades secundarias”. Sin embargo posee propiedades primarias que van más allá de nuestros sentidos y tiene cualidades verdaderas, como su forma o tamaño, que no dependen de las condiciones de las que se observa, ni siquiera exigen la presencia de un observador. Por ej: Plutón puede verse de cierto color para las personas, pero tiene propiedades que posee verdaderamente y las tiene sin que nadie lo esté mirando, como su tamaño o su peso.

Los científicos se preocupan por estas cualidades primarias, que constituyen una prueba contra las dudas escépticas. En tanto los escépticos dicen que detrás del velo de la percepción no hay nada, sino que la realidad consiste en las ideas propias que nos formulamos. De esta manera niegan que haya algo mas allá a lo cual no podemos acceder y postulan que todo aquello que no podamos mirar simplemente no existe.

Mito



LO QUE LOS ESCÉPTICOS NO PUEDEN NEGAR:

El “Pienso luego existo” de Descartes


problema

Los problemas del conocimiento cada vez nos alejan más de poder afirmar algo.
Descartes trata de manera desesperada encontrar algún punto del cual aferrarse. Entonces avista una pequeña porción de tierra sobre la cual puede apoyarse en este inmenso océano de las dudas. E irónicamente llegó a ella desde la misma duda.

"Noté, que cuando yo estaba tratando de pensar que todo era falso, también era inevitable que yo, pensándolo, fuera algo. Al ver esta verdad: “pienso, luego existo”, era tan sólido y seguro, que nadie jamás sería capaz de amenazar este pensamiento, ni el más extravagante de los escépticos."

Éste filósofo ideó una figura simbólica, un genio maligno que estaba dispuesto a destruir sus afirmaciones y hacerlo dudar de todo lo existente. Pero por más engañado que pueda estar, por más que el genio se empeñe en confundirlo todo el tiempo, debe existir algo o alguien a quién poder confundir. El genio “nunca podría hacer que yo pensara que soy nada desde el momento en que pienso que soy algo. Yo soy, yo existo porque me lo planteo y puedo concebir esta idea en mi mente”.

Así argumenta que podemos acceder al conocimiento de manera racional, y de esta forma todas las cosas que concebimos con claridad y distinción son verdaderas. ¿Cómo esta seguro de esto? Por las ideas, que son puras, y nuestra idea más grande, y diferente a todas las demás, es la idea de algo perfecto (al cual se lo atribuye a la idea de Dios). Esto no puede confundirnos, ni engañarnos, nuestra capacidad de observación debe ser acompañada por la razón para conducirnos hacia la verdad y así poder iniciarse una reconstrucción del conocimiento en una base sólida científica.

La meta de Descartes era disipar estas dudas escépticas que sin evidencia no afirman nada, para darles un final, no obstante los filósofos de los tiempos venideros quedaron atrapados en la duda y el problema del escepticismo.

descartes



¿LO QUE NADIE PUEDE NEGAR?:

El cerebro en la cubeta de Putnam


conocimiento

En 1981 llegó una versión modernizada del “genio maligno” ideado por Descartes. Fue Hilary Putnam quien formuló este experimento mental, pero fue más lejos, y resulto más siniestro que el genio mismo. Con esto pretendía analizar nuestra idea de conocimiento, mente y realidad.

"Imaginen que un científico diabólico los ha sometido a un experimento y les ha sacado el cerebro de su cuerpo. Lo ha depositado en un recipiente con nutrientes para mantenerlo con vida, y lo ha conectado a una súper computadora.

Usted no sabe que no es un cerebro suspendido en una cubeta llena de líquido en un laboratorio, puesto que, si usted fuera un cerebro así, nada dentro de las experiencias que sintiera podría revelar que usted lo es. Como usted sólo tiene sus propias experiencias para saberlo, y esas experiencias son las mismas en cualquier situación, nada podría mostrarle cuál de las dos situaciones es la real.

Parecería haber gente, objetos, el cielo, su casa, sus amigos, pero en realidad todo lo que experimenta serían los impulsos que van desde la computadora hasta su cerebro."

¿Es sólo una pesadilla que ocurriría en una película de ciencia ficción? Posiblemente, aunque eso pensaríamos si fuéramos un cerebro metido en una cubeta. Quizás no crean ser cerebros flotando en un recipiente, ningún otro filósofo lo creería, ni ningún científico o persona común. Pero no se trata de lo si lo pensamos, sino en el hecho de admitir que no es posible tener certeza de que no lo somos.

El problema de Descartes y Putnam es intentar establecer una batalla contra el escepticismo al adoptar una postura desde su punto de vista en el cual dudamos. ¿Podemos estar seguros que todo lo que vemos y vivimos no es más que una ilusión o un sueño? El escéptico cuestiona nuestro derecho a pretender conocimiento, y sin embargo Descartes fue uno de los mejores en vencer sus abstenciones de certezas por medio de la duda metódica que impulsa a buscar un racionalismo.

caverna

Ya desde la antigüedad, pasando por todas las etapas de la historia, queda claro que el conocimiento no puede basarse únicamente en la experiencia, pero la realidad es que en la naturaleza hay todavía una ciencia oculta que de a poco se va descubriendo.

En conclusión, desde las épocas antiguas, los cavernícolas creaban mitologías y múltiples dioses para poder explicar los fenómenos circundantes. Mas tarde aparecería el culto a dichos dioses y la religión. En la antigua Grecia nace la filosofía que pretende cortar con estas historias fantásticas, y hacia el mundo contemporáneo surge ya la ciencia, que aún todavía no llegó a desentrañar muchos misterios, así como muchos postulados que no son más meras teorías: teoría del big bang, teoría de la relatividad, teoría de cuerdas, etc.

La realidad, a pesar de todos los problemas de conocimiento, es que, con sus grandes diferencias, todos pretendieron llegar a la ciencia que oculta la naturaleza y la realidad, lo han hecho de diferentes formas, desde distintos puntos de vista. Hoy en día sabemos que cosas no son válidas, pero la sabiduría requiere un camino que es la sumatoria de todos estos eventos y complejos procesos, en donde no podemos descartar nada. Negar la existencia de algo que está por fuera de nuestro entendimiento o de algo que va mas allá de nuestra comprensión y ciencia, es quedarse en un escepticismo estancado. Quedarnos con lo que vemos es una parte incompleta de la realidad. Siempre quedará espacio para la duda justa, no obstante sabemos que estamos dentro de un armario, dentro de una caverna y muchas cosas que parecen increíbles o fantasiosas no han sido confirmadas, aunque tampoco han sido negadas.
¿Será el hombre capaz de usar esto para construir el conocimiento? ¿O lo desperdiciará todo en una vida de ignorancia e indiferencia tapándolo con cuestiones irrisorias?

La respuesta queda en cada uno.

Tarde o temprano, de una manera u otra, habrá que darle paso a la evolución.

"La computadora es tan inteligente que a la víctima podría parecerle que se encuentra sentada leyendo estas palabras."

Hilary Putnam – 1981

Locke





PENSAR ES GRATIS, NO HACERLO CUESTA MUCHO