Esta Información la fui recopilando, redactando y enriqueciendo de diversas fuentes, con el fin de poder comprender un poco más el por que de la perdida territorial de México, incluso he visto centro de discusión de forobardo y otras peleas entre Taringueros, pues bien empecemos:



Por que México perdió la mitad de su territorio


Generalidades


En los años que precedieron a la guerra entre Estados Unidos y México, dichos países eran dos naciones que progresaban en direcciones opuestas.

Estados Unidos, impulsado por los grandes avances tecnológicos e inspirado por el concepto de "destino manifiesto", expandía con confianza sus territorios hacia el oeste. El joven país era visto como una nación pujante que miraba hacia un futuro que parecía ofrecer infinidad de oportunidades para sí mismo y para su gente. Mientras tanto, México luchaba penosamente para mantener el control sobre la vasta extensión territorial que había heredado de España tras su larga guerra por su independencia. Sin tener los recursos para colonizar buena parte de su territorio y con profundas divisiones políticas internas, México buscaba en el pasado su significado, en aquella época en la que una vez la "Nueva España" había prometido ser la potencia continental del Nuevo Mundo.




Destino manifiesto

No ha existido una nación que no tenga o haya tenido cierto sentido de destino o propósito nacional. En la década de 1840, los líderes y políticos usaron la frase "Destino Manifiesto" para explicar la expansión continental de Estados Unidos; para muchos estadounidenses ésta revitalizó un sentido de "misión" o destino nacional. Mientras que Estados Unidos ponía en acción la búsqueda de su Destino Manifiesto, México enfrentaba circunstancias muy diferentes como país recientemente independizado. México obtuvo su independencia de España en 1821 pero sufrió terriblemente esta lucha. La recuperación fue difícil.



territorio perdido mexicano







Rutas Comerciales

La historia del comercio de los primeros tiempos de México como nación y Estados Unidos permanece en casi absoluto silencio debido a la falta de buenos datos consecutivos. Las cifras de exportación e importación de México no son ni coherentes ni exhaustivas; del lado estadounidense, las exportaciones terrestres de Estados Unidos a México no se registraron hasta 1893. Las estadísticas de comercio marítimo, recabadas por el Tesoro de Estados Unidos desde 1824 en adelante, revelan que México intercambiaba plata —principalmente en monedas y algo en lingotes— por telas confeccionadas, por harina de trigo proveniente de New Orleans y por algodón crudo para la industria textil mexicana, cuyas tarifas aprobadas por México en 1829, 1837 y 1842-1843 se intentaban proteger. Aún antes de 1838, el algodón refinado representaba entre el 30 y el 40 por ciento de las exportaciones internas de Estados Unidos a México. Más aún, antes de 1841, las reexportaciones constituían al menos la mitad de todas las exportaciones de Estados Unidos a México por valor cada año. Dicha evidencia cuantitativa sugiere lo que otra información cualitativa confirma: antes de la Revolución de Texas (1835-1836), la composición de las exportaciones estadounidenses y las reexportaciones a México reflejaba principalmente factores económicos y restricciones comerciales. Después de eso, los cálculos políticos y diplomáticos entraron en juego porque Estados Unidos y Gran Bretaña competían más directamente por la influencia en México.



Se suele decir que tras la bandera va la mercancía y que la diplomacia abre el camino para relaciones comerciales más intensas. Antes de la guerra con Estados Unidos, los mexicanos en general creían que el principio era a la inversa, y que a los comerciantes yanquis generalmente los seguían los ejércitos estadounidenses. No fue sino hasta fines del siglo XIX que se pudo sostener el patrón más usual, ya que sólo entonces el estado mexicano realmente fortalecido estuvo en posición de controlar el acceso a su territorio y, por lo tanto, a sus mercados.




James K. Polk


James K. Polk La reputación y el legado del presidente James K. Polk suscita opiniones encontradas. Para algunos fue uno de los comandantes en jefe más fuertes del país que transformó a Estados Unidos en una potencia continental y propició que crecieran su reputación y prestigio en ultramar. Para otros, Polk fue un expansionista agresivo y de estrechez de miras que intimidó a un país vecino y provocó una guerra. El estudio de su gestión de cuatro años proporciona una visión singular de la forma en que un gobierno funciona durante tiempos de crisis y conflictos.






Oposiciones y Divisiones Políticas en México

Desde su guerra por la independencia en 1821 hasta la guerra contra Estados Unidos en 1846, México luchó por desarrollar un sistema de gobierno que permitiera que el poder a nivel nacional se transfiriera de una manera estable y pacífica. En las décadas que precedieron a la guerra con Estados Unidos, las disputas facciosas dieron lugar a debilidades reales o percibidas que alentaron a que gobiernos europeos trataran de aprovecharse de México. Estas influencias externas y la pugna entre facciones políticas internas tuvieron un significativo impacto en la habilidad de México para proteger sus territorios.



Geografía

Geografía y clima

A comienzos de la guerra entre Estados Unidos y México, México cubría más de la tercera parte del continente norteamericano porque se extendía, en el noroeste, hasta el actual límite entre California y Oregon a los 42° de latitud norte y, al noreste, hasta el río Missouri. La independencia de Texas (1836) y su categoría de estado (1845) habían reducido sustancialmente el territorio de México al mover el límite oriental de México al río Nueces, que México reivindicaba como límite, mientras que Texas y Estados Unidos reivindicaban al río Bravo del Norte (o río Grande) como límite. Para los expansionistas estadounidenses, el norte de México bloqueaba el curso natural de la extensión de Estados Unidos hacia el oeste porque se atravesaba en el camino de una posible ruta ferroviaria hacia el Océano Pacífico. Por lo tanto, en vísperas de la guerra, la frontera norte de México se estaba desintegrando bajo la presión de la intrusión angloamericana y las dificultades para manejar una frontera tan distante de la Ciudad de México.


Una de las principales consecuencias geográficas de la guerra entre Estados Unidos y México fue que Estados Unidos consiguió un sudoeste bien definido que llega al Océano Pacífico como consecuencia de los sentimientos por el destino manifiesto que se habían expresado antes de la guerra. A México, por su parte, le quedó una frontera norte árida ( "el Norte" ) que en la década de 1990 siguió siendo una zona en desarrollo. Hay otras dos consecuencias geográficas que deben remarcarse. La primera se relaciona con el Ferrocarril Transcontinental del Sur, que se construyó unos treinta años más tarde (1879-1881) cuando la "Sunset Route" -ruta del crepúsculo- del Ferrocarril del Pacífico Sur fue construida desde California hasta New Orleans por el camino de Yuma, Tucson, El Paso y San Antonio. Más al norte, el precursor del Ferrocarril de Santa Fe se construyó a través de New México y Arizona en 1881 y 1882. La segunda consecuencia geográfica se relaciona con la minería. A pesar de las numerosas misiones de reconocimiento, México había hecho poco por explotar o desarrollar los recursos minerales de su lejana frontera norte que fue tomada por Estados Unidos en la guerra. El descubrimiento de depósitos de oro en California por parte de James Marshall (un mormón que acompañaba al Batallón Mormón) y las siguientes operaciones en los depósitos de minerales y la minería de roca dura por parte de angloamericanos reveló que el área que México había perdido a manos de Estados Unidos era como El Dorado de minas de oro, cobre y plata.




Por que México perdió la mitad de su territorio



territorio perdido mexicano


Entre 1846 y 1848, dos vecinos, Estados Unidos y México, entraron en guerra. Fue un acontecimiento que definió a ambas naciones, transformó el continente y forjó una nueva identidad para su gente. Al finalizar la guerra, México perdió casi la mitad de su territorio, correspondiente al actual sudoeste estadounidense desde Texas hasta California, y Estados Unidos se convirtió en una potencia continental





Las zonas fronterizas

El territorio que México cedió a Estados Unidos al final de la guerra es una región singular con su propia y diversa historia y cultura. Los territorios de las fronteras se refieren al área a ambos lados de la línea divisoria de los dos países, incluidos los estados actuales de Texas, Nuevo México, Arizona y California. Fue una región en donde las culturas mexicana, indioamericana y angloamericana chocaron y se mezclaron. Mucho tiempo después de terminada la guerra entre Estados Unidos y México continuaron las luchas por la tierra, los derechos legales y el poder político entre varios grupos. Esta área se ha convertido en una de las regiones económicas y políticas más importantes y dinámicas de los Estados Unidos.


Generalidades sobre las batallas de la guerra




Las hostilidades entre Estados Unidos y México comenzaron el 25 de abril de 1846 y continuaron hasta el 14 de septiembre de 1847. Durante el transcurso de la guerra, Estados Unidos y México se involucraron en decenas de conflictos en los que perdieron más de 38,000 soldados. (Sólo unas 1,700 muertes de estadounidenses estuvieron directamente vinculadas a las batallas. El resto se produjo como consecuencia de enfermedades que asolaban los campamentos estadounidenses).

En 1848, la guerra entre Estados Unidos y México tuvo un desenlace dramático en la Ciudad de México con la entrada de las tropas estadounidenses.

La Batalla de Palo Alto
La Toma de Monterrey
La Batalla de Buena Vista
La Toma de Veracruz
La Batalla de Cerro Gordo
La batalla de Contreras
La Batalla de Churubusco
La Batalla del Molino del Rey (Ataque al Molino)
La Batalla del Molino del Rey (Ataque a la Casa Mata)
El Asalto de Chapultepec (el ataque del general Pillow)
El Asalto de Chapultepec (el ataque del general Quitman)
Entrada en la Ciudad de México
Ocupación de México







Final de la guerraPor que México perdió la mitad de su territorio

Tratado de Guadalupe Hidalgo stack


El Tratado de Guadalupe Hidalgo puso fin a la guerra entre Estados Unidos y México. Fue firmado el 2 de febrero de 1848 y constituye el tratado más antiguo que todavía está en vigencia entre Estados Unidos y México. Como resultado del tratado, Estados Unidos adquirió más de un millón doscientos mil kilómetros cuadrados de valioso territorio y surgió como potencia mundial a fines del siglo xix.



Desde 1848, los indios estadounidenses y los estadounidenses de origen mexicano han luchado por lograr la igualdad política y social en Estados Unidos y a menudo han citado el Tratado de Guadalupe Hidalgo como documento que prometía derechos civiles y de propiedad. Aunque el tratado prometía la ciudadanía estadounidense a los ex ciudadanos mexicanos, los indios estadounidenses de los territorios cedidos, que en realidad eran ciudadanos mexicanos, no recibieron la plena ciudadanía estadounidense hasta la década de 1930. Los ex ciudadanos mexicanos casi siempre fueron considerados extranjeros por los colonos estadounidenses que se habían mudado a los nuevos territorios. En la primera mitad del siglo después de la ratificación del Tratado de Guadalupe Hidalgo, cientos de entes legales estatales, territoriales y federales produjeron un complejo tapiz de opiniones en conflicto y decisiones que tenían que ver con el significado del tratado. Los derechos de propiedad aparentemente garantizados en los Artículos VIII y IX del tratado (y en el Protocolo de Querétaro) no eran lo que parecían. En los tribunales estadounidenses, los derechos de propiedad de los ex ciudadanos mexicanos de California, Nuevo México y Texas demostraron ser precarios. En una generación, los estadounidenses de origen mexicano se convirtieron en una minoría privada de derechos y golpeada por la pobreza.



Las Consecuencias

**** El legado de cualquier suceso importante debe considerarse desde varios puntos de vista. La discusión del legado es un proceso continuo porque, después de todo, la historia nunca es definitiva, ya que generaciones futuras confrontan las fuerzas e ideas que le dan forma a nuestras vidas.

Hoy día seguimos intentando resolver los problemas y debates que surgieron durante la guerra entre Estados Unidos y México: la contradicción entre los ideales declarados y la práctica real; la distinción entre una guerra "justa" y una "injusta"; las formas en que definimos la ciudadanía e identidad en una sociedad multicultural; y, los desafíos que implica desarrollar naciones progresistas y democráticas.


Vivimos las consecuencias de esa conquista. Todos vivimos con el impacto y los efectos de la adquisición de esas tierras, del desplazamiento de la gente de esa tierra, la apropiación de su trabajo a salarios insuficientes para tener una vida llevadera. De hecho, de alguna manera, continuamos peleando la guerra una y otra y otra vez.........



territorio perdido mexicano


Antonio Lopez de Santa Anna


Texto extraído de la entrevista a Will Fowler por parte de Eduardo Flores Clair de su libro Santa Anna of Mexico


E.F.- Para la historia de México, Santa Anna es un personaje polémico, odiado, pero sobre todo traidor.

W.F.- Esto es cuestión de mirar los documentos, entonces hay diversos momentos en su carrera política donde pareciera ser que sí, que traicionó al país, pero una vez que se miran los documentos de cerca resulta que no. Por ejemplo, en el episodio de Texas, cuando fue apresado y firmó el Tratado de Velasco. En ese acto no reconoce la Independencia de Texas. En la guerra contra los Estados Unidos, de 1846 a 1848, aunque entra en negociaciones con Polk, de hecho lo que hace es engañar a Polk, para que le permita entrar y volver a México. En ese momento, en lugar de negociar la paz y de alguna manera permitir que los Estados Unidos se lleven todo el territorio, sin tener que luchar, hace todo lo contrario. A partir de ahí organiza la defensa de México. Entonces la acusación de que él vende a la patria o que la traiciona, tampoco es cierta. Donde, tenemos un caso de venta del territorio mexicano, es el Tratado de la Mesilla. Pero no es un hecho de traición, es una venta muy polémica. Hay que tener en cuenta el contexto al que se enfrentó Santa Anna, nuevamente, las opciones eran muy escasas.



E.F.- ¿Podríamos hablar de un concepto de corrupción política equivalente al de la actual?

W.F.- Es muy difícil, es importante hacer distinciones en el vocabulario político, tanto para ahora como para entonces. De hecho el problema de manejar ciertos términos conduce a anacronismos que de alguna manera nos reduce nuestra comprensión de esa época. Eso lo he visto yo, de manera que se han manejado términos como derechas o izquierdas, o conservadores y liberales. Cuando en ciertos contextos no existen esas variaciones. En el caso de corrupción, hay que distinguir la malversación de fondos y robo institucional; estos hechos sí se dieron. Yo sospecho que durante el siglo XIX, ellos no necesariamente usaban la palabra corrupción, sin embargo, hablaban de que Santa Anna era un ladrón o que se robaba los fondos públicos y generaba un escándalo por el mal manejo de los recursos, cuando se impusieron una serie de impuestos, de manera muy dramática, en los gobiernos que van de 1841 a 1844. Santa Anna era propietario de casi todas las tierras que iban desde el puerto de Veracruz hasta Jalapa. La mayoría de los miembros del gabinete santanista, habían comprado haciendas por doquier, mientras que la recaudación de impuestos no había tenido ningún impacto significativo en la sociedad. Dicha situación provocará una rebelión contra Santa Anna, conocida como la “revolución de las tres horas”. Se da un rechazo muy dramático, en el sentido de que se están robando el dinero de la Hacienda Pública. Fanny Calderón de la Barca lo describiría como "un ladrón enérgico" y el dramaturgo español José Zorrilla, cuando vino a México en 1855, dijo: que en México no hay ladrones cuando gobierna Santa Anna, porque es al único que se le permite robar. Bueno entonces si que hay corrupción, obviamente quizá no de la manera en que la tenemos ahora. No de una manera tan sutil, pero sí que existía.






A ciencia cierta no se sabe cuanta gente murió, las causas que orillaron a vender esta parte territorial, lo que si es cierto es que Estados Unidos lo ayudo a crecer territorialmente, a fortalecer sus recursos naturales y a forjar lo que es hoy dia una potencia mundial, a costa de el territorio Mexicano.





Te invito a unirte a esta comunidad: