epespad

Cuchillos tipicos de Argentina

Algunas cosas que hay que saber antes de tener un cuchillo


El cuchillo, que es un objeto de uso corriente, es asimismo un instrumento de poder
Da mala suerte regalar cuchillos, porque quiebran la amistad. Para contrarrestar este efecto, hay que cortar una moneda a cambio o pinchar ligeramente a la persona que lo recibe.
Regalarlo significa algo de poder, a menos que el cuchillo se compre por una moneda, que pasa a tener valor de talismán.

Ver o poner dos cuchillos cruzados es de mal augurio. Sin embargo, en pueblos de la provincia de cuenca, cuando hay tormenta, se deben poner dos cuchillos en forma de cruz, para protegerse del rayo.

El cuchillo protege de las brujas y de los malos espíritus, propiedad que debe seguramente a la materia de que estaban hechos antiguamente: el hierro. Así, conviene, clavar un cuchillo en la puerta de casa, dejar dos cuchillos en cruz en el umbral de la puerta o esconder uno bajo el alfeízar de la ventana.

En la mesa, no hay que cruzar sobre el plato el cuchillo y el tenedor porque presagia desgracias ni dejar dos cuchillos cruzados. Es nefasto hacer girar un cuchillo sobre la mesa, porque cuando se detiene, señala con su punata a a primera persona que va a morir de todos los comensales. Tampoco debe dejarse sobre la mesa un cuchillo con el filo hacia arriba.

Se dice que los cuchillos atraen el rayo, por lo que hay que esconderlos cuando hay tormenta.
Jamás se debe pinchar o cortar el pan con un cuchillo sin antes haber hecho el signo de la cruz.

Si un cuchillo se cae al suelo, significa que aparecerá una visita inoportuna que traerá mala suerte o la ruptura de la amistad. Encontrar un cuchillo es un mal presagio.

El cuchillo que hiere a una persona puede herir más gravemente a la misma o a otra, a menos que se tomen preauciones: hay ponerle una venda o volverlo a afilar.

En las evocaciones al demonio, se utiliza un cuchillo con hoja de acero para trazar los círculos mágicos que protegen al hechicero.



Fotos de cuchillos Tandilenses

si es que el post llama la atencion de muchos, ire agregando fotos e informacion.

Cuchillos tipicos de Argentina

Piquillín (raíz)
Hoja: acero al carbono de 10, 12, 14 y 16 cm.




cuchillos

Piquillín (raíz)
Hoja: acero al carbono de 10, 12, 14 y 16 cm.



armas

Maderas combinadas
Hoja: acero al carbono de 10, 12, 14 y 16 cm.




filo

Cola de mulita o peludo
Hoja: acero al carbono de 10, 12, 14 y 16 cm.





Cuchillos tipicos de Argentina

Uña de avestruz y distintas maderas
Hoja: acero al carbono de 10, 12, 14 y 16 cm.




cuchillos

Tientos de cuero crudo tejidos
Hoja: acero al carbono de 10, 12, 14 y 16 cm.




Fuente de las fotoshttp://www.manantialcuchillos.com.ar/cuchillosregionales09.html


CUCHILLOS ARGENTINOS
Clases de cuchillos argentinos



Denominamos en forma genérica "Cuchillos Criollos" a las distintas variantes de armas blancas utilizadas por los gauchos, ya que no fue un único tipo el usado por estos personajes de nuestro pasado histórico.
El gaucho fue un personaje siempre cambiante, hombre libre y sin fronteras, excelente jinete, cazador de ganado cimarrón, sin trabajo fijo ni patrón, fue perseguido, abusado, y utilizado en las gestas militares y por políticos que necesitaron de sus servicios. El gaucho aparece durante el Siglo XVII, y permaneció en constante cambio, adaptación y modificación de sus pilchas y aperos, de acuerdo a las circunstancias y sus posibilidades. Todo era posible de ser cambiado, adaptado, modificado, a sus gustos, necesidades o costumbres personales. Por eso es tan difícil lograr una clasificación de las armas blancas que empleó.
Sin embargo, para su estudio, es necesario lograr una clasificación, y una descripción más o menos metódica que nos permita clasificar una pieza determinada, y poder declarar que se trata de tal o cual variante.
Atentos a lo ya expresado acerca de la cambiante personalidad del gaucho, y la adaptación que ha hecho de sus utensilios, me permito proponer la siguiente clasificación, con la advertencia de que seguramente se encontrarán piezas que no responden completamente a las características enunciadas en cada caso, pero que, siguiendo los lineamientos aquí expresados, podrán ser clasificados con cierta precisión.
Los cuchillos argentinos son una de las piezas que ha sido tradicionalmente asociadas con el gaucho. Esta arma blanca, era útil porque con ella el gaucho mató su carne, comió, se protegió, hizo otras herramientas, y la utilizó como navaja de afeitar.
Los plateros eran los encargados de hacer los cuchillos argentinos entre otras muchas cosas.
El cuchillo argentino era usado por el gaucho como arma e instrumento de trabajo. Imaginar a un gaucho sin su cuchillo facón, es más difícil que imaginarlo sin su caballo.
En la actualidad el cuchillo argentino sigue siendo uno de las más importantes herramientas del hombre de campo.
Muchos de los cuchillos argentinos se destacan por los delicados grabados en oro y plata que crean dedicados cuchilleros artesanos.
Dentro de la historia de Argentina hay que distinguir una gran variedad de cuchillos artesanos. Cada uno de estos cuchillos argentinos se adapta al lugar de residencia y oficios.
Los cuchillos argentinos más conocidos son el cuchillo criollo, el cuchillo verijero, la daga, el cuchillo caronero y el cuchillo facón.
Todos estos cuchillos constituyeron su rica gama de manifestaciones y formas a través de los tiempos.

armas

Cuchillos argentinos de plata y oro elaborado artesanalmente.



El cuchillo argentino, es herencia cultural europea llegada con los primeros conquistadores del Plata.
Es característico de los cuchillos argentinos, su modo de portarlo: en la bota, en la cintura, sobre los riñones, con el mango del cuchillo asomado hacia el flanco derecho.

Facón, Daga, Cuchilla, y Puñal (Una propuesta de clasificación)


filo

(*) El botón puede ser "cuadrado" en el caso de los cuchillos porteños o de la Pcia. De Buenos Aires, o "redondo" en el caso de litoral argentino, Uruguay, o sur de Brasil.
Los largos de hojas son muy variables. Los indicados son meramente indicativos.



El facón y la daga fue
tinadas a la lucha, mientras que La cuchilla y el cuchillo o puñal, fueron armas blancas más prácticas de uso múltiple.
Origen de la palabra Facón: Debemos tener en cuenta que el gaucho se origina en la Banda Oriental, en lo que hoy es territorio de la República Oriental del Uruguay. Por aquellos tiempos, aquellos primeros gauchos, tuvieron encuentros -y no muy amistosos por cierto- de bandas que procedían del sur de Brasil, y que cruzaban las fronteras por cuestiones de contrabando, pillaje, etc.. Estos grupos de habla portuguesa, observaron los enormes cuchillos que portaban los gauchos y se admiraron de su tamaño y de la destreza con que los utilizaban. El término "cuchillo" en portugués es "faca", y su aumentativo es "facao" que se pronuncia aproximadamente "facáun", significando "cuchillo grande", "cuchillazo". A los primeros gauchos que escucharon pronunciar así la palabra, y a los que evidentemente les cayó en gracia, prontamente adaptaron su fonética a la palabra "facón". Los facones están fabricados generalmente, a partir de una hoja rota de un sable o bayoneta, y están usualmente dotados de una defensa de buenas dimensiones, para proteger la mano del que lo empuña y para poder "parar" los golpes del contrario.
Como los metales eran muy escasos en la frontera del siglo XVIII y XIX, y especialmente escaseaba el acero, todo metal era reciclado, y de allí la utilización de armas blancas rotas o en desuso. También se forjaban a partir de limas, y de allí la conocida frase del Martín Fierro que declaraba con orgullo: "yo tenía un facón con "ese" que era de lima de acero…"
Es un arma de pelea o defensa, y en sus Instrucciones a los Hacendados, Hernández desaconsejaba su uso por su característica de arma blanca no adecuada para tareas rurales. Igualmente Rosas prohibía el uso del facón en sus estancias, aunque aprobaba el empleo del cuchillo.
El cuchillo Facón:
El cuchillo facón es un cuchillo de larga y templada hoja, el facón argentino era, antes que nada, una formidable arma de combate que los paisanos ricos los tenían con hoja de plata y empuñadura con iniciales grabadas en la hoja o empuñadura del cuchillo.
Cuchillos tipicos de Argentina

Cuchillo facón fabricado en Argentina.


cuchillos

Cuchillo facón argentino con delicados grabados



En resumen, el facón era una formidable arma de combate, aunque el gaucho también los haya utilizado para otros menesteres: terminar o faenar una res, cazar o cuerear, e incluso para comer.


La Daga, también es un arma de pelea, caracterizada por su hoja de dos filos, obtenida de una Espada, o fabricada especialmente. Se observan ejemplares sin guarda o defensa, y a veces con una guarda muy corta.
Cuando los facones y dagas poseen hojas extremadamente largas, se los denomina "caroneros", porque se llevaban entre las dos caronas de cuero del recado, con el cabo asomando por delante.

La Daga:

La Daga posee también hoja larga y delgada, pero su hoja es de doble filo. La daga era un arma más grande que el cuchillo y menor que el facón. Los gauchos por lo común las construían con bayonetas viejas o restos de espadas.
El cuchillo caronero:
El cuchillo Caronero es una daga pero de hoja muy larga. Se transportaba entre las "caronas" del mercado, de ahí proviene su nombre.
CARONERO: facón fabricado a menudo de hoja de espada, sable, etc. de grandes dimensiones que el paisano llevaba antiguamente bajo las caronas de su recado.

armas

Cuchillo caronero en su funda.


La Cuchilla
Este tipo de cuchillos está ejemplificado en los típicos cuchillos de carnicero o de cocina de buen tamaño. Es interesante observar la terminación femenina del término "cuchilla", cuyo origen se atribuye al ingenio y picardía criolla, que creyó ver una hoja "preñada" en la "panza" de estas hojas.

El cuchillo verijero:
Es un cuchillo de menor tamaño y con la hoja pequeña. Se utiliza en los menesteres en que el "facón" por su forma resulta muy incomodo, su utilidad es muy limitada. Era el cuchillo más usado en las múltiples faenas del campo.
filo

Cuchillo verijero con vaina de cuero

El gaucho llevaba este pequeño cuchillo, que puede tener el tamaño de uno de mesa, calzado en la ingle del lado de su mano hábil (en el animal "verija" región inginal de allí su nombre).

El "Puñal" criollo
Es uno de las variantes más interesantes, y posiblemente la más difundida en la actualidad, por la practicidad de la forma de su hoja. Su conformación general nada tiene que ver con los puñales europeos, y el origen de tal denominación brindada a un cuchillo criollo es un misterio. Simplemente el uso popular puede haber difundido ese nombre.
Las hojas de estos cuchillos, comenzaron a llegar de Alemania, Francia e Inglaterra, derivadas de cuchillos de caza europeos de formas similares. Posteriormente, su fabricación se llevó a cabo en forma exclusiva para el mercado sudamericano. Las hojas poseen una forma lanceolada, con su punta hacia la mitad de la hoja, y el lomo y filo ligeramente curvos hasta encontrarse en la punta. Poseen "botón" que es una protuberancia ("bolster" en inglés) forjada en la hoja. En los cuchillos destinados al sur de Brasil y Uruguay, el botón es redondo (o "bolita" como lo llaman los coleccionistas.
También se observan hojas con botón redondo en Entre Ríos. En los cuchillos para Argentina en general, el botón es "cuadrado" (en realidad es aproximadamente hexagonal) No se conoce el motivo de estas diferencias en la forma del botón, pero aparentemente ha sido una mera decisión de los fabricantes europeos, que luego se arraigó localmente. Los puñales criollos, nunca tienen defensa o guarda.

Cuchillos tipicos de Argentina



Cuchillo argentino conocido como puñal

[/b][/El cuchillo criollo argentino: [/b][/
Estos cuchillos poseen una hoja lanceolada, popularmente se les denomina "puñales".
El arte de la platería criolla, adoptó al cuchillo como un objeto más a ser decorado bella y ricamente con plata y oro. Seguramente estos cuchillos confeccionados con metales preciosos fueron propiedad de dueños de estancias, militares de alto rango, políticos, o conspicuos representantes de las clases altas de las ciudades, antes que cuchillo herramienta utilitaria del hombre de campo común.
Hay que diferenciar totalmente otros "cuchillos criollos" como por ejemplo, la "daga" o el legendario "facón".

cuchillos

Cuchillo criollo con su funda.


Duelos criollos: el uso del cuchillo en la pelea.
Junto con su caballo, el cuchillo (y particularmente el facón o la daga) fue elemento distintivo del gaucho, a punto tal que no se concibe su imagen sin ellos. El gaucho fue famoso por su destreza en el manejo del cuchillo, y su empleo en los tristemente célebres duelos, motivados por cualquier motivo: una contradicción, unas palabras inadecuadas, un asunto de polleras, o los ánimos exacerbados por la bebida, podían iniciarlo.
También el querer probar que un individuo era mejor cuchillero que otro, podía hacer que dos hombres se midieran en un duelo.
La intención no era matar al contrario, sino marcarlo para siempre con una cicatriz que señalara su derrota. A veces, el fragor de la lucha, o el encono, o el exceso de bebida, hacia que uno de los contrincantes encontrara la muerte. Se decía que había ocurrido una "desgracia" y el matador era visto con conmiseración, y hasta ayudado a huir de la escena del duelo y de la persecución policial. Solamente la repetición de las muertes convertía al gaucho en un "matrero" mal visto por la sociedad.
Otras prácticas eran el "despenar" o también llamado "hacer la obra santa", un anticipo de la eutanasia, dirigido a quitar el sufrimiento de un amigo o familiar muy enfermo o gravemente herido. Todos estos actos de barbarie, deben ser vistos a los ojos de la moral y circunstancia histórico, social y cultural del personaje.
Como dijera alguna vez un viajero extranjero sorprendido por el uso del cuchillo por parte de los criollos: "el gaucho se vale de su cuchillo tanto para abrir una res como para terminar una discusión"
Sin embargo, y pese a la impresión de que el gaucho pasaba su vida combatiendo y peleando, en realidad el mismo utilizo su cuchillo para mil y una tareas en su vida diaria.
Desde picar tabaco, cortar leña para el fuego, preparar estacas, cortar fachinal para techar su rancho, ayudarse en la preparación de ladrillos, cortar delicados tientos para sus trenzados, matar ganado, despostarlo, cuerearlo, etc. etc.. Su cuchillo era una extensión de su mano. Tal como lo dice Sarmiento en su Facundo:
"El gaucho anda armado del cuchillo que ha heredado de los españoles… El cuchillo, a más de un arma, es un instrumento que le sirve para todas sus ocupaciones: no puede vivir sin él; es como la trompa del elefante, su brazo, su mano, su dedo, su todo…."

Marcas
Uno de los aspectos más interesantes de nuestros cuchillos criollos, es el de las marcas de sus hojas. Los criollos eran orgullosos de las marcas de sus cuchillos, y los importadores o compañías introductoras, hacían colocar a los fabricantes marcas ostentosas (marca mayor, al decir de los escritos de época que los describen). Estas marcas eran nombres de fantasía, generalmente en idioma castellano, estampados en origen por los fabricantes a pedido de los importadores locales. Generalmente iban acompañados de alguna figura representativa, y con un motivo netamente localista, como la figura de un ñandú a la carrera, marca "Pampa" de la firma Lockwood, inglesa) un sol, un estribo, un cazador, la cara de la Libertad, o el mas famoso de todos, el "arbolito" de la casa alemana Boker. Lamentablemente en muy pocos casos sabemos a ciencia cierta quien fue el fabricante en Europa de las hojas, pues la marca es un nombre de fantasía, y solo sabemos a veces el nombre de su importador. Así por ejemplo, Defensa en una marca del importador León Medici, y fue fabricada en Solingen por la legendaria Kirschbaum. Libertad era importada por Anezin hnos. posiblemente de Alemania.
Algunas marcas famosas: Broqua y Scholberg, Arbolito, Dufour, Libertad, Argentina, Defensa, Joseph Rodgers, etc.
Las hojas solían estar decoradas en el lomo con muescas, a las que se le atribuyen diferentes explicaciones o usos, pero que en mi opinión eran meros elementos decorativos aunque algunos le atribuyen el uso como cuenta ganado, corta alambres, etc..
A partir de mediados del Siglo XIX, comienza a tomar impulso verdadero la actividad de los artesanos plateros, y numerosos cuchillos criollos son armados al gusto local, utilizando hojas importadas, pero encabadas y con sus vainas lujosamente decoradas por estos artesanos. Conviene recordar que el gaucho, si bien siempre gusto decorar los aperos de su caballo y sus pilchas con plata, no fue el verdadero destinatario de estas prendas tan lujosas como costosas, y estos cuchillos cuyas vainas son enteramente de plata con aplicaciones de oro, seguramente fueron propiedad de hacendados, militares de alto rango o políticos encumbrados.


Modo de portar cuchillo
El gaucho portaba su cuchillo en la cintura, cruzado en la espalda en forma diagonal, sostenido por la faja o el "tirador". El filo hacia arriba, y el mango hacia la derecha si el usuario era diestro. La frase de Hernández en su Martín Fierro , acerca de que se debe llevar de modo que al salir, salga cortando, es una metáfora que ha dado lugar a numerosas especulaciones. Pero lo cierto es que el gaucho llevó el cuchillo de esa manera.
Otra forma de portar cuchillo, era en la bota, o también -si el cuchillo era pequeño- en el frente, junto a la "rastra" ligeramente cruzado. Este tipo de cuchillos se denomina "verijero" pues se lleva cerca de las "verijas" (ingle).
Si el arma de era de hoja muy larga, se solía llevar en el recado, entre las caronas de cuero, y por eso recibía el nombre de caronero.


La "Daga" de Juan Moreira
Sin lugar a dudas, la más famosa de las armas blancas criollas, es la legendaria "daga" que fuera propiedad del gaucho Juan Moreira. Conviene señalar sin embargo, que desde el punto de vista técnico, esta impresionante arma es en realidad un "facón", ya que posee una importante defensa o "gavilán" y una hoja de un solo filo, provista de vaceos en sus lados.
Además, teniendo en cuenta sus grandes y poco usuales dimensiones, podríamos clasificarlo como un "facón caronero" una variante del facón que por su tamaño se acostumbraba a llevar entre las dos caronas de cuero del recado. Sin embargo, según afirman testimonios de la época, a pesar del tamaño de su arma favorita, Moreira la portaba en la cintura, a su espalda y cruzada, tal como era la costumbre generalizada con facones más cortos.

El Gaucho Juan Moreira[/
Juan Moreira fue un gaucho que actuó como guardaespaldas de Adolfo Alsina, durante las campañas políticas de los años 1860's. Era uno de los tantos "matones de comité", en aquellos turbulentos años de "crudos y cocidos" en los que Alsina (electo Gobernador de la Provincia de Buenos Aires en 1866 y posteriormente Vice Presidente de la Nación en 1868) se enfrentaba políticamente con Mitre por los cargos electivos.
Por entonces, guardaespaldas y matones eran contratados para "convencer" a los votantes sobre la "conveniencia" de colocar sus votos en sus respectivos partidos, habida cuenta que el sistema empleado en aquellos años, era el de "voto cantado". Una adecuada intervención de los rufianes de turno, podía volcar los resultados de un comicio hacia el lado del que los contrataba.
Aunque Moreira fue famoso por su manejo del facón, de las 16 muertes que se le atribuyen, utilizó arma blanca en 9 de ellas, y armas de fuego como el trabuco, en las restantes. Una serie de tropelías y asesinatos, y el abandono de su padrinazgo político, hicieron que Moreira cayese en desgracia, y fuese perseguido por la justicia, hasta llegar al famoso episodio ocurrido el 30 de Abril de 1874, en el que el matrero fue emboscado en el establecimiento "La Estrella" de Lobos, perdiendo la vida en manos de una partida policial que lo superaba en número y armamento.
En aquella ocasión, encontrándose ya malherido, y en un último y desesperado intento por huir, Moreira trató de escalar un muro de ladrillos, empuñando todavía su famosa "daga", cuando fue rematado por la espalda, con un bayonetazo lanzado por el Sargento Chirino. Cabe mencionar que, al comienzo del enfrentamiento, Moreira había cercenado con su facón, cuatro dedos de la mano izquierda de Chirino.
La vida de Moreira y su legendaria y singular arma blanca, posiblemente hubiesen caído en el olvido, si no fuese por la novela de Eduardo Gutiérrez, que tuviera un inusual éxito en su tiempo, rescatando episodios de su vida, idealizando la figura del protagonista y convirtiéndolo en víctima de las circunstancias socio-políticas de la época. Fue en esa novela -publicada originalmente en forma de folletín por entregas en un periódico- que el propio Gutiérrez dedicó un par de páginas a describir al facón del tristemente célebre gaucho, adjudicándole el calificativo más poético o literario de "daga" con el cual es conocido popularmente hasta nuestros días.
La novela adquiere verdadero vuelo después que fuera adaptada y llevada al teatro criollo por los hermanos Podestá , lo cual contribuyó a la difusión masiva, leyenda y popularidad del personaje y a su transformación en mito.
Varias adaptaciones posteriores, al teatro y la cinematografía, entre las que sobresale la versión de Leonardo Favio/Rodolfo Bebán en los años 70's, han contribuido a hacer perdurar su figura y su vigencia como mito popular.

La Daga de Plata
Habiendo ya aclarado que la "daga" es en realidad un formidable facón, digamos que el arma de Moreira, le fue obsequiada por Adolfo Alsina hacia 1866, junto con un hermoso caballo. La daga poseía la empuñadura de plata sencillamente cincelada (Gutiérrez afirma que poseía incrustaciones de oro, pero en la pieza no se advierte que sea cierto que alguna vez las tuviese). Originalmente, cuando le fue obsequiada, su defensa o guarda tenía la forma de una "S", que Moreira hizo modificar por otra en forma de "U" invertida, convencido de que de esa manera le serviría mejor para poder "abarajar" o parar los "hachazos" de un adversario.
La hoja, que posee una apenas perceptible curvatura, tiene un solo filo y vaceos laterales, y fue obtenida de un sable de marca desconocida, ya que al examinar la pieza no se advierten cuños o marcas del fabricante. La aseveración de Eduardo Gutiérrez sobre que la hoja es "de un completo temple toledano" no tiene basamento técnico alguno, excepto la notable flexibilidad de la misma.
El arma pesa 740 gramos y mide en total 84 cms, de los cuales 63 cms corresponden a su hoja, y el resto a la empatilladura y empuñadura, lo cual nos da una idea de la fortaleza y habilidad de Moreira para emplearla.
También es interesante destacar un detalle de su sencilla vaina de suela: la misma posee la clásica lengüeta de cuero, para trabar en el cinto o tirador. Pero esa lengüeta no se encuentra como es costumbre cosida junto a la boca de la vaina, sino algunos centímetros más abajo, de manera de llevar algo más alta la empuñadura y distribuir en forma mas pareja en la espalda, la inusual longitud del arma.
En la actualidad, la "daga" original se conserva y exhibe en el Museo y Biblioteca Juan D. Perón, de la Ciudad de Lobos, junto a otros objetos del famoso gaucho, incluyendo otro facón, un talero y un trabuco.

Una Réplica extraordinaria
Es interesante señalar, que recientemente un artesano de la ciudad de San Antonio de Areco ha dedicado muchas horas de estudio y trabajo para realizar una réplica exacta del famoso facón. Se trata de una copia exacta y minuciosa, realizada por el joven platero Carlos D. Canali, después de una cuidadosa investigación histórica y técnica de la misma, que incluyó la observación del original, confección de bocetos, toma de dimensiones y fotografías, realización de planos, etc. y un análisis de la técnica utilizada originalmente por el desconocido platero que realizó el arma de Moreira. (Lamentablemente, en la pieza original no se observa ningún cuño que nos ayude a identificar el nombre de aquel platero del Siglo XIX )
La empuñadura de esta réplica, también fue realizada en plata, y delicadamente cincelada copiando exactamente el diseño de la original. La confección de la empuñadura, presentó no pocos problemas técnicos, los cuales debieron ser resueltos hábilmente por Carlos Canali de la misma manera en que lo habrá realizado el ignoto platero del siglo 19: utilizando un mandril de madera, que debía ser destruido quemándolo en el interior del mango, al finalizar su construcción, ya que debido a la forma del cabo -tronco-cónica y octogonal- es imposible retirarlo de otra manera.
Encontrar una hoja adecuada para la réplica, significó un problema adicional. Finalmente, la misma se obtuvo después de una larga búsqueda, de una hoja de un sable de abordaje marca Kirschbaum, de Solingen, Alemania, de finales del Siglo XIX, cuyas dimensiones y ligera curvatura son idénticas a la hoja del original.
Esta réplica de Carlos Canali, fue expuesta en la edición del año 2002 de la Feria "Armas" de Buenos Aires (predio de La Rural), donde recibió una mención especial. También fue expuesta en diversos eventos culturales realizados recientemente, como por ejemplo, durante la última celebración del Día de la Tradición, en San Antonio de Areco, como también mereció su aparición en diversos medios gráficos.
La pieza de Canali, rinde tributo al facón verdadero, en sus más mínimos detalles. Se trata de una pieza única, bellísima y muy importante, testimonio de la habilidad pasada y presente de nuestros plateros, de su ingenio y sentido estético. Es también una recreación de una pieza de gran valor histórico, más allá de las reflexiones que nos merezcan las acciones de su dueño original. Se trata sin lugar a dudas, de la más formidable y famosa de las armas blancas gauchas

Fuente:
http://www.aceros-de-hispania.com/cuchillos-argentinos.htm
http://www.domenech.com.ar/mascuchillos.htm

10 comentarios - Cuchillos tipicos de Argentina

elgus114
Che, lindo post, muy original e instructivo, lo leí todo ta muy bueno y está bien ilustrado, buen aporte + 5
PibitoSilva +1
no esta el de Rambo.....ah....no es argentino ese....
stevenseagal +3
La tradición se remonta a la Edad Media en que los caballeros solían abusar de los villanos y en muchos casos cuando llevaban sus armas y armaduras al herrero para que las reparara, luego omitían pagar el trabajo. Por consiguiente los herreros comenzaron a malograr sus trabajos debilitando una coraza, haciendo más frágil una espada, etc. y asegurándose que la estafa tuviera nefastas consecuencias.
Por eso se estila pagar siempre el trabajo del herrero aunque más no sea con una simbólica moneda.
assembler2501
Te felicito por el post , esta bien echo y claro con buenos ejemplos , un saludo