Durante la época Prehispánica, los mayas habitaron un extenso territorio con diferentes climas y variada vegetación; Montañas y planicies, selvas con alta precipitación pluvial y sitios secos, tierras con ríos, lagos y cascadas, y una buena extensión de costas. La zona maya comprendía lo que en la actualidad son los estadios de Quintana Roo, Campeche, Yucatán, Tabasco y el oriente de Chiapas en México; Guatemala, Belice y la parte poniente de Honduras y el Salvador en Centroamérica.
Dentro de esta zona existen tres grandes áreas naturales: la primera, o área Sur, está ubicada en la Costa del pacifico, las tierras altas de Guatemala, parte de Chiapas y de El Salvador. En la meseta alta hay varios lagos como el amatitlán, el Atitlán y el Izabal, que tuvieron su origen en actividades volcánicas, y también el lago Guaja localizado entre Guatemala y El salvador, en tanto que hacia el oriente se encuentra el lago Ayarza.
Toda esta área tiene árboles frutales y maderables una gran variedad de especies animales, destacando entre las aves el quetzal, que los mayas consideraban sagrados por creer que era representante de los dioses. La segunda, o área Central, es la más extensa y comprende la cuenca interior del Departamento de El Petèn en Guatemala, engloba parte de Honduras y Chiapas, Tabasco y el sur de la península de Yucatán.
Se trata de una selva tropical con clima caluroso y húmedo; tiene varios ríos destacado el Grijalva que desemboca en el golfo de México y otros, como el Holmul, el Hondo, el Sarstùn y el Mop en que llegan al mar Caribe. Esta zona de selva y pastizales es muy rica en árboles de maderas preciosas como el cedro, y contiene también la fauna más variada de la zona maya


los mayas se ubicaron en medio de la selva, parte de america del norte y central, actualmente lo que es hoy mexico, guatemala, honduras y el salvador.
se dividieron en tres regiones:

region norte: esta region corresponde a la peninsula de yucatan, donde destacaron las cuidades de kabah, uxmal, labna, sayil, mayapan, mani, chichen itza y tambien jaina y tulum.
region central: en este sector destacan las cuidades de yachilan, peidras negras, uaxactun, tikal, palenque y bonampak.

region sur: esta region corresponde a las tierras altas del sur de mexico y de guatemala donde se localizo la cuidad de kaminalijuyu, y las tierras bajas, donde se ubicaron las cuidades de quirigua y copan.



La naturaleza maya

los distintos tipos de vegetación están determinados por las variaciones climáticas y la topografía del terreno. En las tierras altas se localizan bosques de coníferas con pinos , abetos y pastizales en los pequeños valles elevados. Las tierras bajas del área maya, se caracterizan por presentar bosques tropicales y subtropicales húmedos con la vegetación propia de las selvas lluviosas, representada por grandes ejemplares de caoba cedro rojo, chicozapote cuya resina se aprovecha en forma de chicle, ceiba el árbol sagrado de los mayas aún hoy día, así como gran variedad de maderas semipreciosas, endémicas de las selvas tropicales.
Cabe mencionar la presencia de sabanas en los extensos claros de la selva tropical, a causa de la destrucción natural o intencional de la cubierta vegetal original. La falta de suelo, propicia el desarrollo de gran cantidad de plantas parásitas y epífitas que obtienen sus nutrientes de la humedad del aire, como las bromelias y las orquídeas, algunas de gran belleza.
Al disminuir la precipitación pluvial en el extremo norte de la península de Yucatán, la selva tropical de la zona central se convierte, gradualmente, en un matorral espinoso seco. Las zonas bajas y cercanas a las costas se inundan la mayor parte del año, lo que ocasiona grandes pantanos y manglares. En las zonas de transición entre las tierras altas y bajas, sobre las laderas de los macizos montañosos que reciben los vientos de las selvas tropicales o de los litorales, se forman bosques de niebla con gran variedad de helechos, orquídeas y bromelias debido al exceso de humedad en el ambiente. Algunas especies de este tipo de bosque, como los robles y encinos pierden las hojas durante la estación seca pero conviven con una selva baja “siempre verde”


Fauna

Las especies de mamíferos, reptiles y aves que se han adaptado a los distintos nichos ecológicos del área maya, al igual que las comunidades vegetales, son muy variadas. Mamíferos como el puma o león americano y el tejón, pizote o coatí pueden encontrarse en las tierras altas y en las selvas tropicales. Sin embargo, el jaguar, el ocelote y el tigrillo son exclusivos de la selva tropical lluviosa. También la guacamayas rojas y verdes son endémicas de las selvas, pero una gran variedad de loros y pericos migran desde la selva hasta los bosques templados a más de 1500 msnm.


Las actividades económicas

La base de su economía era la agricultura, aunque su nivel de avance era mínimo. El sistema de cultivo, basado en rozas (quemas), provocó el fin del viejo imperio, tras la migración de la población por el agotamiento de los suelos fértiles.
Este sistema consistía en que, para cultivar, despojaban el terreno de todo tipo de árboles y plantas, que luego quemaban. Las semillas eran puestas en agujeros cavados en el suelo mediante palos puntiagudos. Agotada la tierra, debían mantenerla sin cultivar (en barbecho) durante unos años. Al mismo tiempo, debían limpiar nuevas zonas de la selva para el cultivo.
La agricultura estaba ligada a sus conocimientos de las matemáticas y la astronomía, lo que les permitía conocer el ciclo estacional para lograr mejores cosechas. Cultivaban maíz, judías o porotos verdes, calabazas, algodón, tabaco y algunos tubérculos (papas, camotes y yuca o mandioca).
También cosechaban cacao, tomates, ají, pimientos y vainilla, entre otros, y recolectaban frutas silvestres, como el aguacate (palta), papayas, guayabas, plátanos, etc. También practicaban la caza, pesca y domesticaban animales para alimentarse. No conocieron la rueda, el arado o la tracción animal.
Cuando las cosechas eran buenas, comerciaban los excedentes. Cada ciudad tenía recursos propios, por lo que se vieron obligadas a establecer un contacto comercial a través del cual lograron integrarse constituyendo una sola civilización, aunque desde el punto de vista político eran totalmente autónomas.
El intercambio se realizaba a través de rutas fluviales. Las embarcaciones transportaban, de un lugar a otro, pedernal, obsidiana, ámbar, lava volcánica, incienso, pieles, plumas y sal. Este comercio estaba en manos de la clase dirigente, que organizaba caravanas de esclavos, único medio de carga que conocían, para hacer llegar sus mercaderías a otras ciudades.
Como medios de intercambio empleaban plumas, semillas de cacao, cal, incienso, algodón, plaquitas de jade o esclavos.
La clase dirigente repartía estos bienes entre los campesinos, quienes a cambio le entregaban su trabajo y servicios.
Trabajaron la piedra, que utilizaron para construir armas, adornos e instrumentos de trabajo. Además, trabajaron la cestería y la alfarería.


La agricultura Maya fue la base de su civilización. Maíz , frijoles , calabazas , Camote, chiles , tomates, yuca, algodón, Cacao , y varias clases de árboles frutales fueron cultivados. Los Mayas almacenaban sus cosechas en andamios de madera, pero también en bodegas subterráneas o Chultunes, muy comunes desde el Pre Clásico. No se puede asegurar desde cuando consumían tortillas, pero otras formas de preparar el maíz son bien conocidas, como atol, el cual mezclaban con chile para el desayuno, pozol, una mezcla con agua y masa, que se llevaba al campo como refrigerio y los conocidos tamales de maíz mezclado con Chaya (Chay), una hierba rica en proteínas, nativa de Guatemala y llamada también la espinaca Maya y carne. La cocina de la gente común (se sabe poco de la de la clase alta) estaba mayormente circunscrita a alimentos simples como cocido, (carne y vegetales), al que se le añadían sal, achiote, chile y pepitoria (semillas de calabaza tostadas y molidas) como condimento, como lo demuestran los hallazgos en los basureros situados detrás de las casas. La miel, de la abeja nativa sin aguijón llamada Xunan-cab, era muy apreciada por lo que también practicaron la apicultura la que hacían usando troncos, vasijas de barro y otros contenedores y celebraban un festival anual con licor de miel en honor del dios de la miel Aj Mucan Cab.
El Maíz, se preparaba, hirviéndolo o remojándolo en agua con cal, luego era drenado, mientras se encontraba húmedo, se molía en un metate con una piedra de moler o mano. la masa resultante (Nixtamal), se mezclaba luego con agua y chile para hacer atol o el mas espeso o pozol que llevaban en cuencos al campo, o se palmeaba para hacer tortillas y comerlas con frijoles y chile. En ocasiones especiales se mezclaba con chocolate, chile y carne para hacer tamales, los que se envolvían en hojas de Maxán, para cocinarlos. Las diferentes variedades de frijoles (Negros y Rojos) y calabazas, eran cultivados junto al maíz, y yuca en filas alternas. A diferencia de las actuales etnias, que su dieta esta compuesta en un 75% de maíz, durante el preclásico y el clásico, este no constituía mas del 30% de la dieta y esta era variable dependiendo de cada sitio.
Los arqueólogos habían asumido hasta hace poco que la Agricultura Maya era mayormente del tipo de tala y quema, resulta que la mayoría de ciudades tanto del Preclásico como del Clásico, usaban la agricultura intensiva, valiéndose de terrazas, rellenas de los lodos de los bajos, que eran muy fértiles, así como usaron el drenaje de los bajos, canales de irrigación, cultivo de árboles, uso de árboles como el huixil, y otras substancias como abono para nitrogenar la tierra y en menor escala, la tala y quema.

Su arquitectura

Las ciudades clásicas mayas estaban formadas por un núcleo, llamado centro ceremonial. Estos estaban distribuidos en torno a una plaza central, delimitada por plataformas a cuyos costados se erigían otras estructuras generalmente orientadas hacia los puntos cardinales (norte, sur, este y oeste).
Los edificios de piedra eran recubiertos con un estuco de tierra y arena.
Las principales obras mayas son los templos piramidales. Conformados por varios cuerpos escalonados, culminaban en una cima en la que se ubicaba el templo, al que se llegaba mediante una escalinata central de peldaños muy angostos. En su interior se realizaban los sacrificios. Algunas pirámides, como el Templo IV de Tikal, superaban los sesenta metros de alto.
Frente a los templos colocaban altares de piedra y estelas, que eran monumentos esculpidos con figuras, en bajo o sobrerrelieve, representando dioses o personajes significativos en la historia o estructura social maya. En los costados escribían el hecho conmemorado y la fecha en que ocurrió.
Los altares, colocados junto a las estelas, tenían formas redondas, y en algunos casos imitaban a animales. En ellos se depositaban ofrendas, que podían ser animales, piedras preciosas, plumas y alimentos. En ocasiones muy importantes ofrendaban sangre humana, pinchándose con agujas de hueso los labios, lengua o lóbulos de las orejas. También quemaban mucho incienso de copal.
Los palacios tenían varios cuartos con anchas puertas. Los techos planos eran sostenidos por vigas y columnas. Sobre el techo, y paralelo a la fachada principal, construían otro muro, que decoraban con bajorrelieves. Estos tenían por objetivo elevar las construcciones respecto a los árboles que las rodeaban. Se les conoce como cresterías.
La parte superior de los muros y sus costados eran decorados con mosaicos o mascarones de deidades.
Durante el período clásico se han identificado tres estilos arquitectónicos, correspondientes a las ciudades ubicadas en la zona norte de la península de Yucatán.

Los aztecas

México-Tenochtitlan estaba ubicado sobre un islote al occidente del Lago de Texcoco, en la zona lacustre de la Cuenca de México. El dominio mexica ocupó la mayor parte del centro y sur de la actual República Mexicana, se extendía, desde el poniente del valle de Toluca, abarcando casi todos los estados de Veracruz, Puebla, en el centro, Hidalgo, México y Morelos, en el sur; gran parte de los estados de Guerrero y Oaxaca, así como la Costa de Chiapas hasta la frontera con Guatemala. Sin embargo, quedaban fuera de su dominio los señoríos de Meztitlán (en Hidalgo), Teotitlán y Tututepec (en Oaxaca), purépechas (en Michoacán), Yopitzingo (en Guerrero) y Tlaxcala.La Cuenca de México es una entidad geográfica de más de 7800 kilómetros cuadrados de superficie que se localiza en la parte meridional del Altiplano Central en la República Mexicana. Se trata de una cuenca limitada por cadenas de altas montañas en forma de anfiteatro, que tenía en medio un sistema lacustre integrado por los lagos Zumpango, Xaltocan, Texcoco, Xochimilco y Chalco. Donde el nivel era bajo y las aguas dulces, como en los lagos de Xochimilco y Chalco, era posible el cultivo chinampero. Entre los 2270 y los 2750 metros sobre el nivel del mar está comprendida la zona de somonte, cuyas tierras fértiles son propicias para el desarrollo de bosques así como para la práctica agrícola extensiva. A partir de los 2750 metros sobre el nivel del mar las laderas están dominadas por bosques de coníferas y pobladas por fauna mayor. Pese a estar situada al sur del Trópico de Cáncer, la cuenca de México contaba en la época prehispánica con un clima templado con precipitaciones medias de 700 milímetros anuales.





AZTECAS

Los Aztecas vivían en el valle de México fueron los fundadores de la ciudad de
Tenochititlán el año 1325. Luego, años más tarde se expandieron por el territorio de
Guatemala y Tenochititlán.

Relieve

En la altiplanicie y en las sierras Madre Occidental y Oriental viven diversas especies de depredadores como lobos, jaguares, coyotes, osos y zorros. Los mamíferos acuáticos como la nutria, viven en los ríos y lagos del interior; mientras que en las costas abundan los patos, los pelícanos y otras aves acuáticas.
La mayor o menor regularidad de las lluvias determinan los varios tipos de
vegetación que se presentan en México.
La primavera suele ser cálida y seca, con vientos dominantes del sudeste en la
altiplanicie del Anáhuac que hace elevar las temperaturas hasta su máximo anual.
En el norte y centro del país, las diferencias estacionales de temperaturas son
notables, mientras en el sur tropical se hacen muy pequeñas .
Tres grandes conjuntos de estructuras determinan la circulación de las aguas
superficiales: la cuenca del Atlántico, la del Pacífico y los bolsones endorreicos de la
Altiplanicie.

Economía.

La civilización azteca se basó, desde el punto de vista económico, en la agricultura y el comercio. Las condiciones climáticas y topográficas del valle de México, núcleo del imperio, permitían el cultivo de productos de zona templada, mediante una adecuada organización de los trabajos agrícolas de forma que pudieran paliarse los efectos de las ocasionales sequías y heladas tempranas.
Uno delos sistemas de colonización agrícola mas interesante fue la construcción de huertos flotantes, de chinampas, hechas de cañas, ramas, barro y limo. La consolidación de las chinampas sobre el fondo de los lagos favoreció el desecamiento de éstos e incrementó en cerca de 12.000 ha el terreno cultivable. Además, los aztecas conocían las técnicas del barbecho y la irrigación mediante diques y acequias, y utilizaban abonos vegetales y animales para fertilizar sus tierras.
Aparte del maíz, que constituía el alimento básico de la población, en el valle de México se cultivaba una gran variedad de productos agrícolas, entre los que destacaban el tomate, los frijoles o judías, la calabaza, la chía u el chile o ají. La ganadería, en cambio, era pobre, como en el resto de la América precolombina; el pavo (guajolote) y diversas razas de perros, una de ellas criada para en consumo de su carne, eran los principales animales domesticados.
Otros recursos del valle de México eran las aves acuáticas y el pescado de sus lagunas, la sal del lago de Texcoco, la obsidiana, abundante en las montañas del nordeste y utilizada para la fabricación de armas, y otros útiles, y el basalto, con el que se construían muelas de mano (manos).
Los productos mas demandados por los aztecas, eran sobre todo de origen tropical: chile, cacao (con el que hacían el chocolate), vainilla, algodón, frutas, caucho, miel, plumas, pieles, metales y piedras de jade y turquesa. Los pochtecas, poderosa clase de mercaderes, organizaban las caravanas comerciales y controlaban los mercados de las ciudades, donde se empleaban granos de cacao como moneda.
La cuidad de Tecnochtitlan, que llego a tener una extensión de 13 Km., incluidos los barrios periféricos y las chinampas, era el centro político, administrativo, económico y artesanal del imperio.
La mayor parte de su población, que ascendía a cerca de 100.000 personas en 1519, estaba compuesta por administradores, guerreros, comerciantes y artesanos.
El trueque permitía que cualquiera que poseyera una habilidad o que tuviese una mercancía pudiera cambiarla por otro bien o servicio que necesitase en ese momento.
En el antiguo México existió no un sistema económico sino varios sistemas de intercambio económico creando una macro-estructura muy compleja, cada método vale la pena estudiarlo detenidamente y por separado, ya que nos muestran muchos métodos que la economía moderna ha pasado por alto. Existió un sistema muy interesante de varias monedas que permitían un equilibrio, pues incluso estas monedas competían entre sí.
El cacao fue la primer moneda comestible, el oro en polvo depositado en cañutillos, las mantas que también merecen un especial análisis y las hachas de cobre en forma de T, tales métodos se continuaron utilizando aún durante la colonia, por presentar una alternativa viable y sana a la economía regida por una moneda solamente.
En esta ocasión, y para comenzar, debemos primero de hablar de la existencia de un método que comprendía el intercambio de una mercancía por otra, denominado trueque. Este método permitía que cualquiera que poseyera una habilidad, o que tuviese en su posesión una mercancía pudiera cambiarla por otro bien o servicio que necesitase en ese momento.
De esta forma, las personas podían entrar en el ámbito económico sin tener dinero. Los grandes mercados eran el sitio permitido para la actividad económica, allí se reglamentaba rigurosamente que las transacciones comerciales fueses justas; en el dado caso de una controversia, existía un juez del mercado, que escuchaba a ambas partes y determinaba el veredicto.
El mercado mas grande, posiblemente del mundo entero en aquella época, era el mercado de Tlatelolco. Dentro del mercado se vendían todas las mercancías existentes, desde alimento, pasando por aves exóticas traídas de lejanas tierras, mantas finas, hasta material para la construcción.
Todo tenía un lugar determinado, la higiene y el orden se aplicaban celosamente. El espíritu que guía y cuida de los comerciantes es Yacatecuhutli, acompaña a los viajeros entre tierras hostiles y si así lo dispone, los hace regresar con bien y muchas mercancías.
Los pochtecas, con su propio orden social y legal se encargaban de enviar mercancía del reino a lejanos parajes y allí buscaban artículos que hiciesen falta en Tenochtitlan, sus caravanas se podían ver constantemente yendo y viniendo en infinidad de aventuras. Ellos eran los expertos en determinar que valor tenía un artículo al intercambiarse por otro y de equilibrar constantemente estos productos de acuerdo a la oferta y la demanda.
Los aztecas y su técnica de cultivo
La economía de la civilización azteca se baso principalmente en al agricultura. El calpulli o comunidad no era propietario verdadero de su parcela, esta no se podía ni vender ni negociar. Por su parte, los nobles eran los que contaban con ese derecho, al igual que los guerreros respecto de las tierras ganadas en las luchas. Como no había muchos terrenos fértiles, los aztecas construyeron chinampas. Su principal cultivo era el maíz.




Chinampas

El cacao, por su parte, era un cultivo que consumía la nobleza, que lo bebía batido y lo aromatizaban usando vainilla y miel. El cronista español Bernal Dias del Castillo contaba como fue convidado en un banquete que realizo Moctezuma en honor a Cortes lo ofrecieron en copas de oro.Alrededor del año 1265 la civilización azteca tuvo escasez de alimentos. Entonces el tlatoani Acatonalli brindo al consejo de los ancianos una técnica para poder enfrentar la situación, esta consistía en ganar terrenos al lago con rellenos de limo y varas. De esta formase originaron las chinampas en la región lacustre del Valle, para producir maíz y porotos, entre otras diversidades de cultivos.Las trajineras eran canoas que se usaban al costado de cada chinampa, estas tenían la finalidad de transportar los productos que en ellas se cultivaban.La fertilidad de estos islotes artificiales se encontraba asegurada ya que podían absorber el agua a través del piso poroso que tenían.
Las chinampas en un principio se encontraban delimitadas con cañas y estacas de sauces que se encontraban clavadas en el fondo. Después se alternaban capas horizontales realizadas con fango y de varillas cruzadas. Por ultimo, les plantaban árboles que acababan de fijar el terreno.Para conocer más acerca de la civilización Azteca podes consultar con la Enciclopedia de la Historia Universal.
Imagen de las chinampas.
arquitectura
Los aztecas querían demostrar su poder por ello construyeron edificios monumentales.
Tenochtitlán, capital del imperio fue construida sobre pequeñas islas y tierra pantanosa. Llegó a labergar 200.000 personas.El tipo de construcción más original de la arquitectura azteca fueron los templos gemelos, con doble escalinata de acceso. Los centros Tlatelolco y Tenochtitlan son los principales referentes de la arquitectura azteca. La arquitectura azteca estaba fuertemente influenciada por los toltecas de
Colhuacan, los tepanecas de Atzcapotzalco, y los acolhuas de Tetzcoco.
Se trata de una representación dual de las divinidades que existía en Mesoamérica desde épocas remotas. La colocación de parejas de dioses, como la de Huitzilopochtli–Tláloc del Templo Mayor de Tenochtitlan, sobre una sola plataforma piramidal, hace que su estructura sea alargada y presente una doble escalinata de acceso. La adaptabilidad y el ingenio arquitectónico de los aztecas pueden observarse en Malinalco donde se esculpió un templo en la roca, el cual quedó integrado a la montaña.
La arquitectura azteca, que era similar a la de otras culturas mesoamericanas, poseía un innato sentido del orden y la simetría. Los diseños geométricos y las líneas amplias eran representaciones del dogma religioso y del poder del Estado. Además, los aztecas utilizaron bajorrelieves, muros, plazas, y plataformas, como medios para representar a sus dioses e ideales.
Otro modelo arquitectónico relativamente frecuente es la pirámide de planta circular que tradicionalmente se ha atribuido a santuarios del dios Ehécatl, deidad del viento, que en su aspecto de remolino. Las más conocidas son la de Calixtlahuaca y la de la estación de metro de Pino Suárez. Otra construcción muy característica de los aztecas es un tipo de plataforma decorada con calaveras, que constituían la base del tzompantli, estructura donde se acumulaban los cráneos de los sacrificados. Sólo se conserva un pequeño altar que se encuentra en el Museo Nacional de Antropología de México.
Pirámides
Entre los tipos arquitectónicos más comunes no podemos dejar de mencionar los templos piramidales de planta cuadrada o rectangular con una sola escalinata de acceso en la parte frontal, delimitada por dos alfardas lisas. Muchas de las pirámides de Tenochtitlan seguían este modelo.
Dos de las más extraordinarias creaciones arquitectónicas de los aztecas fueron Tepoztlán y Malinalco, ambas excavadas en la roca y terminadas con construcciones de mampostería. El templo de Tepoztlán es de planta rectangular y tiene dos salas: a la primera se accede por una puerta dividida por dos pilastras, mientras que en la del fondo hay un banco corrido decorado con relieves que muy bien pudieran ser insignias funerarias. El templo descansa sobre una plataforma piramidal con escalinatas limitadas por alfardas. Malinalco, por su parte, es un conjunto irregular de construcciones templarias excavadas en la roca madre, compuesto por seis unidades de las que cuatro al menos presentan una forma circular. En ambos caso nos encontramos ante un tipo de construcción religiosa que tiene la función de expresar el poder militar y religioso de los aztecas.

Los Incas

El Tahuantinsuyo se extendía por diversas regiones geográficas, donde encontramos una importancia variedad de climas y vegetación. A grandes rasgos se pueden distinguir tres zonas: la costa, la sierra y al selva. La costa comprende una franja desértica de unos cincuenta kilómetros de ancho, surcada por numeros ríos que bajan de los Andes y forman valles aptos para el sentimiento humano.
La riqueza marina y la agricultura de frijoles, camotes o pepinos en los valles permitieron el florecimiento de distintas culturas desde tiempos muy antiguos, como por ejemplo los Mochica y Nazca.
La sierra está constituida por una serie de cadenas montañosas que en su conjunto forman la Cordillera de los Andes. Entre estas cadenas hay masetas altiplánica, protegidas de los vientos, bien irrigadas y de clima templado, que fueron aprovechadas para el establecimiento por parte de diferentes culturas como Tiahuanaco y Huari.
La flora y fauna de la sierra determinada por la altura; mientras en las tierras bajas (hasta 2.500 metros) se cultivan verduras y frutas como las paltas, papayas, chirimoyas, lúcumas o tunas, hacia los 3.500 metros predomina absolutamente el cultivo del maíz, además de porotos y la cría de cuyes.
En las alturas empinadas sobre los 3.500 metros, por último, se practica la ganadería de llamas y alpacas y se siembra una enorme variedad de papas.
La selva o ceja se extiende por todo el flanco oriental de los Andes entre los 400 y los 1.000 metros sobre el nivel del mar. Presenta altas temperaturas producto de su clima subtropical, donde se desarrollan especialmente las plantaciones de coca, mandioca, papaya, plátanos y ají. Entre la fauna hay monos, pavas, perdices, tortugas, hormigas con abdómenes cargados de grasa y proteínas comestibles y una infinidad de aves.
Es preciso señalar que la población de esta inmensa área se las ingenió para adaptarse a los distintos hábitat y sacar el mejor provecho a sus recursos. Desde la pesca en la orilla del mar hasta la ganadería auquénida en las alturas andinas, los hombres y mujeres se vincularon a través de fluidos intercambios.
En ese contexto, los incas tuvieron el gran mérito de poner a dispocisión de pueblos muy disímiles entre si una mayor variedad de productos alimenticios y de uso cotidiano, aprovechando al máximo los recursos obtenidos en los diversos pisos ecológicos.


Economía inca

La base de la economia de los Inca era la agricultura. La tierra se dividía en tres categorías, cuyos productos correspondían respectivamente al inca, a los sacerdotes y al pueblo, pero su propiedad correspondía íntegramente al estado, es decir, al inca.
Los campesinos realizaban el trabajo en comunidad, pilar fundamental de la economia Inca, tanto en el momento de la siembre como en el de la recolección, en las tierras que cada año les eran asignadas por un funcionario local, de acuerdo con las necesidades y el número de componentes de cada comunidad.
Asimismo cultivaban una parte de la tierra del Inca y de los sacerdotes sin recibir nada a cambio. Las técnicas agrícolas se limitaban a la azada y a la taclla (azada larga provista de vástagos donde se apoyaba el pie para hundir más el instrumento en la tierra), el empleo de fertilizantes (estiércol animal en la tierras altas y pescado descompuesto, o guano, en las zonas costeras); también construyeron canales, acueductos y balsas y practicaron el cultivo en terrazas para aprovechar las tierras de las altas laderas andinas.
El cultivo más importante dentro de la economia Inca en Perú era la patata, cuya variedad de especies permitía su cultivo desde la costa hasta las laderas tierras del altiplano, a más de 3.500 metros de altura. Otros cultivos importantes los constituyan el maíz, la oca, la quinoa, el cacao, la chirimoya, la papaya, el tomate, las alubias, el col, la calabaza, el chile, etc. Cultivaban también el algodón.
La ganadería incaica era un elemento básico en la economia de los Incas, y, al igual que la tierra, los rebaños eran propiedad del estado y estaban divididos en tres categorías. Cada comunidad poseía un cierto número de animales, pertenecientes a cada categoría, que debía cuidar y atender y cuyos productos debía entregar al estado en su totalidad. Los únicos animales domésticos eran un grupo de camélidos: la lama, el guanaco, la alpaca y la vicuña. La llama se aprovechaba por su lana y como animal de carga; y las vicuñas y alpacas proporcionaban las finísimas lanas que se destinaban a las bellas telas del inca y su séquito.


Relieve

Es completo y variado. Presenta pocas manifestaciones en la costa, en las llanuras de la montaña o en las cumbres andinas, en los fondos de los valles de la selva alta y en la amplia llanura amazónica. Así mismo, presenta fuertes contrastes, con un relieve topográfico muy accidentado, en las pendientes andinas; en las zonas de alta montaña que sobrepasan el Altiplano (cubiertas o no por las nieves perpetuas de los nevados); y en la abrupta geografía de la ceja de selva.
Límites del imperio incaico: por el norte llegaba hasta Pasto (Colombia) y por el sur hasta Talca (Chile), en el río Maule.
Fue la región andina, debido a la presencia de la cordillera de los Andes, se caracteriza por la diversidad de su ecología: costas desérticas, parajes tropicales, altiplanos secos y fríos que a simple vista parecen uno de los ambientes menos propicios para la vida del hombre. Sin embargo, los hombres que la habitaron han demostrado a lo largo de muchos siglos, ser capaces no sólo de sobrevivir en tales circunstancias, sino también de dominar el medio geográfico y de crear una serie de civilizaciones florecientes. La más famosa de ellas fue el imperio incaico, que ocupó un vasto territorio de América del Sur, que comprende los actuales o partes de los territorios de las Repúblicas de Perú, Ecuador, occidente de Bolivia, norte de Argentina, norte de Chile y el sur de Colombia. También dominaron el mar; posiblemente llegando hasta la Polinesia.

Expansión del Imperio inca.

Los cuatro suyos en su conjunto se extendían a lo largo de más de 2 millones de km² y llegaron a abarcar, en su período de apogeo (hacia 1532), parte de las actuales repúblicas de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina. Poseían aproximadamente 9 mil km de costa en el Océano Pacífico. La expansión se inició con el conquistador Inca Pachacútec y llegó a su apogeo con el Inca Huayna Cápac. Se atribuye la máxima expansión al Inca Túpac Yupanqui.
Hacia el norte, el imperio incaico se extendía hasta el río Ancasmayo, al norte de la actual ciudad de Pasto (Colombia). En Ecuador, llegaron a abarcar una zona que incluiría las actuales ciudades de Quito, Guayaquil, Cuenca y Manta.
Hacia el noreste, se extendía hasta la selva amazónica de las actuales repúblicas de Perú y Bolivia. Son muy poco nítidos sus límites con ésta debido a las esporádicas expediciones de exploración de la selva por parte de los habitantes del imperio debido a la gran cantidad de enfermedades y el miedo que los nativos poseían a esas zonas, pero se sabe que dominaban las actuales ciudades de Potosí, Oruro, La Paz y Cochabamba en Bolivia y prácticamente toda la sierra peruana.
Hacia el sureste, el imperio incaico llegó a cruzar la cordillera de los Andes (lo que en geopolítica moderna se conoce como encabalgarse), llegando un tanto más allá de lo que ahora se conoce como las ciudades de Salta y Tucumán en Argentina. El territorio inca de la actual Argentina, conformó una zona especial que se denominó Tucma o Tucumán, que abarcaba las actuales provincias de La Rioja, Catamarca, Tucumán, Salta y Jujuy.
Hacia el sur, existen pruebas de que el imperio incaico llegó a abarcar hasta el Desierto de Atacama (región III) en dominio efectivo pero con avanzadas hasta el río Maule (actual región VII de Chile), donde debido a la resistencia de los Purumaucas (subgrupo del pueblo Picunche, pertenecientes a la etnia Mapuche) no pudo seguir avanzando.
Hacia el oeste, si bien el imperio incaico limitaba con el Océano Pacífico,
Su capital se encontraba en la ciudad del Cuzco que, según la Constitución peruana, es la "capital histórica" de Perú, en donde los cuatro suyus se encontraban.
Los cronistas afirmaron que el imperio incaico estuvo dividido en cuatro distritos conocidos como suyos (del quechua suyu): Chinchaysuyo, Antisuyo, Collasuyo y Contisuyo. El centro de esta división era el propio Cuzco. Se ha atribuido al inca Pachacútec la creación de este sistema de organización del territorio; sin embargo sabemos que se trataba de una práctica que antecedió al gobierno de este gran reformador. Antes de consolidarse el dominio del inca en el Cuzco, el espacio en torno de esta ciudad estuvo también dividido en cuatro partes. Las divisiones entonces correspondían a los territorios de los señoríos del área. Cuando Manco Cápac y sus clanes se establecieron en la zona, crearon los cuatro suyus incas a partir de esta división.
Organización territorial
Cada provincia (wamani) estaba dividido en sayas o partes en las cuales habitaba un número variable de ayllus. El número de sayas de cada provincia solía basarse en la dualidad, si bien es cierto que algunas provincias llegaron a tener tres sayas, como la de los Huancas.
Organización política
El gobierno imperial era de tipo monárquico teocrático y la máxima autoridad era el emperador, aconsejado por el consejo imperial. El gobierno de cada suyo (distrito) estaba a cargo de un tucuyrucuy, que actuaba como virrey.
La arquitectura
Los Incas desarrollaron un estilo altamente funcional de arquitectura pública que se distinguió principalmente por sus técnicas avanzadas de ingeniería y de trabajo fino de la piedra. El plano de sus ciudades estaba basado en un sistema de avenidas principales atravesadas por calles más pequeñas que convergían en una plaza abierta rodeada de edificios municipales y templos. Las estructuras eran de un solo piso, con un perfecto ensamblado de piedras talladas; también se usaban ladrillos de adobe y paja en las regiones costeras. Para la construcción de grandes monumentos tales como la gran fortaleza de Sacsayhuamán cerca de Cuzco, unos bloques masivos poligonales fueron ensamblados entre sí con una extraordinaria precisión. En las regiones montañosas, como la espectacular ciudadela andina ubicada en el Machu Picchu, la arquitectura inca refleja a menudo algunas adaptaciones ingeniosas del relieve natural.








Arquitectura


Los Incas desarrollaron un estilo altamente funcional de arquitectura pública que se distinguió principalmente por sus técnicas avanzadas de ingeniería y de trabajo fino de la piedra. El plano de sus ciudades estaba basado en un sistema de avenidas principales atravesadas por calles más pequeñas que convergían en una plaza abierta rodeada de edificios municipales y templos. Las estructuras eran de un solo piso, con un perfecto ensamblado de piedras talladas; también se usaban ladrillos de adobe y paja en las regiones costeras. Para la construcción de grandes monumentos tales como la gran fortaleza de Sacsayhuamán cerca de Cuzco, unos bloques masivos poligonales fueron ensamblados entre sí con una extraordinaria precisión. En las regiones montañosas, como la espectacular ciudadela andina ubicada en el Machu Picchu, la arquitectura inca refleja a menudo algunas adaptaciones ingeniosas del relieve natural.