Siete reglas para ser millonario. Entramillonario

Este artículo lo encontramos en Terra.com, es la versión moderna de lo que publicamos en la entrada anterior Las Siete Reglas de la Creacion de la Riqueza, como pueden ver, estas reglas llevan siglos y no han sido alteradas, el autor David Bach sólo ha modernizado la idea, proponiendo algunas formas de automatizar (y así asegurar) el ahorro:

¿Quieres ser millonario?, Sigue reglas tan sencillas…

Cualquier persona puede hacerse rica y tener ahorros de dinero en cantidades de seis o hasta siete dígitos, si sigue reglas tan sencillas como identificar el llamado “factor café late“, de acuerdo con el libro “El Millonario Automático“.

Para conseguirlo, el autor del “bestseller” David Bach indica que solo es necesario que la persona “tome la decisión de hacer algo que la mayor parte de la gente no hace“.

Casi todo el mundo sabe que un buen plan de finanzas personales contempla reducir gastos innecesarios, evitar deudas de tarjetas de crédito, acelerar pagos de préstamos como la hipoteca, comprar sólo lo que se puede costear con lo que se tiene hoy, e incrementar ahorros e inversiones.

El problema es que decirlo suena mucho más fácil que hacerlo, pues por lo general esas metas se asocian con la necesidad de tener mucha disciplina, y tener que lidiar con presupuestos y planes rígidos que terminan casi siempre abandonándose.

“El Millonario Automático” propone un método que, aunque apunta al objetivo de poner el dinero a crecer en inversiones, elimina el dolor de cabeza de vivir como contadores e incorpora la tecnología para que haga la labor pesada.

La base del método propuesto por Bach incluye aspectos como identificar el “factor café late“, pagarse a uno mismo primero, y automatizar las finanzas para que trabajen por sí mismas.

El “factor café late” alude, pero no se reduce, a esa costumbre de muchos estadounidenses de tomarse un café de lujo diario, que cuesta 3,50 dólares, y que significan 150 dólares al mes o hasta 1.260 dólares al año.

Para los hispanos puede tratarse del mismo café, pero también de las roscas de panadería, las meriendas y almuerzos fuera de casa, es decir, los gastos diarios no imprescindibles que parecen pequeños, pero que no lo son.

No lo son porque esos “factores café late” que se tragan cinco o diez dólares diarios le cuestan a los consumidores más de un millón de dólares potenciales en el largo plazo.

Si hacemos cuentas, vemos que por ejemplo, cinco dólares diarios sacados del “factor café late” y puestos a producir en inversiones con un rendimiento de 10 por ciento -promedio del mercado de acciones durante los últimos 50 años- terminan retornando poco menos de 2.000 dólares en un año, más de 11.000 en cinco, y más de 30.000 en diez años.

Estas cifras pueden crecer sorprendentemente con incrementos de pequeñas cantidades de inversiones y en el tiempo, como se aprecia en el libro.

Pagarse a uno mismo primero es otra clave. “Desafortunadamente, la mayoría de la gente gana un dólar, e inclusive antes de que ese dólar llegue siquiera a su cheque salarial, le pagan al gobierno alrededor de 27 centavos en impuestos federales“, señala Bach, sin contar lo que se extrae de impuestos en Seguro Social y Medicare.

¿Cómo pagarse a uno mismo primero? Entre otros métodos, Bach recomienda invertir en cuentas de ahorro para el retiro, que aunque muchos empleadores ofrecen numerosas personas no aprovechan, y donde el dinero depositado es deducible de impuestos.

El principio que hace el plan del Millonario Automático más sencillo y manejable para las personas es, precisamente como su nombre lo indica, que sea automático, “que no dependa de que te limites a un presupuesto o de que seas disciplinado“, indica Bach.

Automatizarse significa abrir las cuentas necesarias en función de los objetivos y hacer que las cantidades destinadas a la inversión y los pagos se descuenten automáticamente de los cheques de salario, o se transfieran de la cuenta principal, y hagan el trabajo de crecer por sí mismas.