Mark Zuckerberg, avaro: No dejó propina en su luna de miel

Los dueños de Nonna Betta, ubicado en un barrio histórico en el centro de Roma, se sorprendieron cuando Zuckerberg y su esposa Priscilla abadonaron el local sin dejar propina. Su cuenta fue de tan sólo 32 euros, después de un almuerzo que consistió en alcachofas, calabaza frita y raviolis rellenos. En lugar de vino o cerveza optaron por una botella de agua y una taza de té.



Umberto Pavoncello, propietario del restaurante, que se especializa en la cocina judía romana, aseguró al diario Corriere della Sera que la pareja disfrutó de la comida y que en ningún momento se quejó del servicio ni de los platos.



“Le pregunté ‘¿Cómo estuvo?’ y me dijo ‘Muy bueno’”, indicó el dueño. “Yo fui hacia él y le pregunté ‘¿Eres tú …?’ y me dijo ‘Sí’”, relató el hombre.



No es la primera vez que el multimillonario da señales de avaricia durante su luna de miel en Italia. La noche anterior hizo lo mismo en Pierluigi, una trattoria clásica de la ciudad: tras comer una pizza, se fue sin dejar nada.



La noticia se propagó en Twitter y fue confirmada por el diario The Telegraph, que publicó el recibo del restaurante.



El viaje de la pareja era un secreto celosamente guardado hasta que un turista polaco publicó una foto de ellos en la Capilla Sixtina. Fiel a su estilo casual, el magnate de Internet, durante su estadía en Italia, viste pantalones vaqueros y camisetas.



Tras varios año de noviazgo, Zuckerberg, de 28 años, se casó con Chan el 19 de mayo, un día después de la oferta pública inicial de Facebook en Nasdaq. La pareja realizó una ceremonia sencillla en su casa de Palo Alto, California.