Ocurrieron en Belgrano, Palermo, Recoleta, Caballito, San Telmo y Barracas, entre otros sectores de la ciudad. También en Plaza de Mayo, el Obelisco y en uno de los accesos a la quinta presidencial, en Olivos. Hubo consignas contra la corrupción y la inseguridad, entre otros reclamos.

Cacerolazos de protesta en distintos barrios porteños

Los cacerolazos volvieron a las esquinas porteñas. Esta noche se registraron protestas en distintos barrios de Capital, con reclamos que hacieron foco -principalmente- contra la corrupción y la inseguridad.

el

Convocadas durante la tarde a través de redes sociales, las movilizaciones se iniciaron pasadas las 20. Los primeros reportes dieron cuenta de protestas en Belgrano, Recoleta y Palermo, que luego se ampliaron a prácticamente todos los puntos geográficos de la Ciudad. Así, también se produjeron movilizaciones en Barracas, San Telmo, Abasto, Caballito y Villa Devoto, entre otros barrios.

modelo

Uno de los puntos que reunió mayor cantidad de vecinos fue el cruce de las avenidas Callao y Santa Fe, donde fue interrumpido el tránsito. Allí, un grupo decidió marchar hacia Plaza de Mayo, donde se concentraron cerca de 2 mil manifestantes. Otros vecinos mostraron su adhesión desde los balcones. La protesta también llegó a la zona del Obelisco. Además, se registraron movilizaciones en Federico Lacroze y Luis María Campos, Peña y Coronel Díaz, Cabildo al 100, así como en Córdoba y Junín, en plena zona de facultades. Otro grupo, en tanto, eligió concentrarse en uno de los accesos a la quinta presidencial, en Olivos.


Afuera

Los manifestantes cuestionaron la política del Gobierno en materia de compra de dólares, la inseguridad, la reforma fiscal bonaerense y los denuncias de corrupción que involucran a funcionarios nacionales.


El reclamo, sin embargo, no sólo tuvo eco en los barrios del norte. Los vecinos también salieron a la calle en Caballito (avenida Juan B. Alberdi al 1200), San Telmo y Barracas, donde vecinos se concentraron en el cruce de Montes de Oca y Martín García. En la mayoría de los casos, se sumaron a la ruidosa protesta manifestantes ubicados en balcones y también automovilistas que transitaban por el lugar.