El General Peron y su Golpe de Estado

El General Peron y su Golpe de Estado


El golpe de 1943

El 4 de Junio de 143 se produjo un golpe militar contra el gobierno de Ramón Castillo organizado por el G.O.U. y dirigido por el general Arturo Rawson; a él le sucedieron dos presidentes de facto: Pedro Pablo Ramirez y Edelmiro Farrell. Durante estos años se tomaron algunas medidas que demuestran la influencia del nacionalismo católico en el gobierno: se establece la enseñanza religiosa obligatoria en las escuelas, se prohibe el lunfardo.
El entonces coronel Juan Domingo Perón había participado en el golpe militar, como integrante del G.O.U. El 8 de Junio de 1943 fue designado por Rawson como jefe de la secretaria del ministerio de guerra. Poco tiempo después fue nombrado jefe del Departamento de Trabajo y de la Secretaria de Trabajo y Previsión.



Desde ésta, Perón alentó la formación de nuevos sindicatos, la sanción de estatutos que beneficiaban a los obreros y peones y el aumento de salarios. Estas medidas despertaron la simpatía de amplios sectores de la población, especialmente la de los trabajadores. Su creciente popularidad le creó enemigos dentro del ejercito, que presionaron al general Farrell, por entonces presidente de facto, para que lo destituyera de su cargo.
El 13 de Octubre de 1945, el coronel Perón fue detenido y enviado a la isla Martín García, la Confederación General del Trabajo decretó una huelga general, desde la mañana del 17 de Octubre una gran concentración popular se fue reuniendo en la plaza de Mayo.

En la organización de esta concentración participó activamente María Eva Duarte, quien luego seria la esposa de Perón.

Los miembros del gobierno comprendieron que debía llamarse a elecciones. Pocos días después un grupo de sindicalistas se reunió con el coronel Perón para formar el Partido Laborista. El Partido Laborista presentó como candidato a la presidencia y a la vicepresidencia a Juan Domingo Perón y a Jacinto Hortensio Quijano, que provenía de una fracción del radicalismo.
Todos los otros partidos políticos (la Unión Cívica Radical, el Partido Demócrata Progresista, el Partido Socialista y el Comunista, excepto el Partido Conservador) formaron una alianza denominada Unión Democrática, que tuvo el expreso apoyo del embajador de E.E.U.U. Spruille Braden.
Las elecciones del 24 de febrero de 1946 fueron correctas, no hubo fraude y el pueblo votó con total libertad. El resultado fue el Partido Laborista de 52% y la Unión Democrática 48%.


EL PERONISMO EN EL PODER

Antes de entregar el gobierno, Farrell intervino todas las universidades, separando a todos los profesores que eran opositores a Perón. Ya en la presidencia éste continuó con la remoción de los cuadros administrativos y judiciales. Gracias al triunfo electoral contaba con todos los gobiernos provinciales (excepto Corrientes), la casi
unanimidad del Senado y los dos tercios de la Cámara de Diputados.

El modelo económico iniciado en 1946, con el peronismo en el poder, es el denominado Estado de Bienestar. El Estado pasa a ocupar un rol de intervención en la actividad económica, a través de la implementación del Primer Plan Quinquenal. La planificación económica procuraba una redistribución de la riqueza para lograr una mayor justicia social y favorecía el crecimiento industrial. El Estado no sólo planificaba la economía sino que pasó a ser un Estado empresario nacionalizando el Banco Central, controlando el comercio exterior a través del IAPI y nacionalizándose los servicios públicos.

Los cambios económicos fueron acompañados por importantes reformas en el plano social: el Estatuto del peón rural, el control de precio de los alquileres, planes de viviendas, salarios altos, leyes jubilatorias, indemnizaciones por despidos, aguinaldos, vacaciones pagas. Estas medidas, junto con la política económica imperante, permitieron evidenciar una verdadera transformación en la Vida Cotidiana de los argentinos.
En la política social del primer gobierno peronista tuvo un rol protagónico Eva Perón, a través de la Fundación Eva Perón. También fue a instancias de ella que, en 1947, se consagró el voto femenino.

Desde el punto de vista político, el peronismo en el poder significó la llegada de nuevos sectores sociales al escenario político: los sectores obreros, las mujeres. Por primera vez podemos hablar de una sociedad de masas. Pero esto trajo aparejado, junto con el estilo particular del gobierno, una profunda división social que caracterizó a la Argentina durante décadas: Peronistas y Antiperonistas. Por un lado los sectores opositores veían en el peronismo un modelo autoritario, y por otro, el gobierno de Perón los acusaba de conspirar contra los intereses del pueblo y no dudó en actuar contra ellos: persecución a los opositores, el uso obligatorio de distintivos partidarios y la afiliación compulsivas para los empleados públicos. La propaganda oficial expresadas en folletos y libros de textos, así como también en el uso de la radio y el control de casi todos los medios de comunicación, tendía a resaltar la autoridad personal de Perón y la figura sacralizada de Eva.

Con respecto a la política exterior, Perón proclamó la llamada Tercera Posición. Según esta doctrina se proponía no alinearse con ninguna de las dos potencias hegemónicas de la Guerra Fría que estaba comenzando.
Una de las reformas políticas más importantes del período fue la sanción de la Constitución de 1949. Esta permitió que para las elecciones presidenciales de 1951 se presentara Perón., quien ganó las elecciones por amplia mayoría.



En 1951 un grupo militar encabezado por el Gral. Menéndez intentó derrocar al gobierno, aunque fracaso en el intento quedó latente el peligro de un golpe de estado.
El inicio, en 1952, del segundo periodo presidencial marcó cambios con respecto al primero. Un hecho marca -a favor y en contra- la vida de los argentinos: el 26 de Julio de 1952 muere Eva Perón.
Por otro lado, la situación económica del país era distinta de la que existía al inicio de la primera presidencia de Perón. Las reservas en oro se habían reducido. El desarrollo industrial se encontraba trabado por la falta de maquinarias. Las exportaciones no proporcionaban ganancias. En estas circunstancias se produjo un quiebre tanto en las bases económicas como en las políticas que sostenían al gobierno. A la oposición se sumaron los sectores católicos y la respuesta de Perón fue un abierto conflicto con la Iglesia.
En junio de 1955 un nuevo intento de golpe de estado fracasó pero dejo el lamentable saldo de bombardeos y de muertos. La reacción del gobierno y de sus partidarios fue aún más violenta.


Finalmente las tres fuerzas armadas coordinaron acciones que dieron como resultado el golpe de estado triunfante el 16 de septiembre de 1955. Perón debió exiliarse.

2 comentarios - El General Peron y su Golpe de Estado

@siegfr
la gente de antes le sobraban cojones para hacer cosas, hoy hay demasiados cobardes