¿De donde sale el término Bisiesto?

Desde hace 2.000 años, cuando Julio César creó el calendario que llamamos juliano, un año de cada cuatro es bisiesto, es decir febrero tiene 29 días en lugar de 28.

Pero ¿por qué el término “bisiesto”?

En los tiempos de Julio César, el primer día de cada mes se llamaba calendas, el séptimo eran las nonas y el décimoquinto día eran los idus. En lugar de decir 28 de febrero, los romanos decían primum dies ante calendas martias (primer día antes de las calendas de marzo). El 27 de febrero era el secundum dies ante calendas martias (segundo día antes de las calendas de marzo), el 26 de febrero, tercer día y así sucesivamente.

Para introducir su novedad, el año bisiesto, Julio César intercaló un día entre el sexto y el quinto día antes de las calendas, o sea entre los días que hoy son el 23 y el 24 de febrero. Este día adicional fue llamado bis sextus dies ante calendas martias, o sea, “segundo día sexto antes de las calendas de marzo” y el año que contenía ese día se llamó por eso bissextus.

A pesar de este ajuste, el calendario juliano todavía no era lo suficientemente preciso y en 1582 sufrió algunas modificaciones, impuestas por el papa Gregorio X, mediante la bula Inter gravíssimas, por la que se creó el calendario gregoriano, que rige aún hoy y, según el cual, los años de final de siglo, como 1700, 1800 o 1900 no son bisiestos, excepto cuando el número del siglo es divisible por cuatro, como ocurrió en 1200, 1600 y 2000.


Otra teoría



Todo el mundo sabe lo que es un año bisiesto pero, ¿cuál es el origen de esta palabra? Sin duda está relacionada con las calendas del antiguo cómputo del tiempo por los romanos.

El control del tiempo en la antigüedad fue prerrogativa del clero que debía fijar las fechas de diversas festividades. Entre los romanos eran importantes las calendas o primer día del mes, los idus que correspondían al día 15 de marzo, mayo, julio y octubre, y al 13 de los demás meses y las nonas, el día 7 de marzo, mayo, julio y octubre, y el 5 de los demás meses. Los romanos designaban los días del mes por el embarazoso sistema de contar hacia atrás a partir de las calendas, los idus y nonas.

El papa Gregorio XIII fue quien estableció el calendario moderno con objeto de poder celebrar cada año la Pascua en primavera y corregir el desfase de casi 11 días que arrastraba el calendario juliano. Para ello modifica la secuencia de los años bisiestos establecida en aquel. El 24 de febrero de 1582 publica la bula "Inter gravisimas", en la que ordena a todos los príncipes cristianos la adopción del nuevo calendario perpetuo:

"Con el fin de restaurar el equinoccio de primavera en su lugar primitivo, que los padres del Concilio de Nicea hicieron que coincidiera con el 21 de marzo (XII kalendas aprilis), prescribimos y mandamos para el mes de octubre de 1582 que queden suprimidos los 10 días comprendidos entre el 5 de octubre (III nonas) y el 14 de octubre (víspera del idus), ambas fechas inclusive."

Como vemos el XII calendas aprilis, correspondiente al 21 de marzo, incluía tanto el 21 como el propio día 1 de abril; y el III nonas, correspondiente al 5 de octubre, incluía tanto el 5 como el propio día 7.



Consultemos ahora lo que dicen diccionarios y enciclopedias sobre la palabra bisiesto:



Diccionario de la Real Academia Española o DRAE:

Bisiesto, del latín bisextus; de bis, dos veces, y sextus, sexto, porque los latinos llamaban bis sexto kalendas Martias al día 25 de febrero cuando este mes tenía 29.

Diccionario de Uso de la lengua española, de María Moliner:

Bisiesto del latín bisextus, designación aplicada al día que se añadía detrás del 24 de febrero, que, en el cómputo latino, era el sexto de las calendas de marzo.

Diccionario Crítico Etimológico Castellano, de J. Corominas y J.A.Pascual:

Bisiesto, del latín "bisextus", día que en los años bisiestos se agregaba entre el 24 y 25 de febrero, compuesto de bis, "dos veces", y sextus "sexto", por ir detrás del 24 de febrero, que según el cómputo latino era el día sexto de las calendas de marzo.

Enciclopedia Larousse:

Bisiesto. En el calendario Juliano el día a intercalar en el mes de febrero cuando el año era bisiesto venía a repetir el sexto día antes de las calendas de marzo, o sea, el 22 de febrero: llevaba entonces el nombre de bis sextus dies ante calendas Martii. A este año se le llamaba annus bissextilis, de donde procede año bisiesto.

Tras esta exploración queda más o menos clara la procedencia de la palabra bisiesto aunque observamos en la Larousse cierta discrepancia con respecto a la fecha en que se intercalaba el día extra.


fuente

0 comentarios - ¿De donde sale el término Bisiesto?