Cinco personas por las que te tienes que dejar de estresar

Tu vida no es fácil. Ninguna lo es. Hay mucho estrés de por sí como para que encima te compliques estresándote innecesariamente por gente con la que no deberías. Evita que estas 5 personas te pongan más presión.

Tu ex: Por algo se le dice ‘ex’ y no ‘actual’. Estuvo en tu vida, pero ahora ya no es un protagonista. Fin de la historia. Como aconseja la página web Lifepintr.com, considera a esta ruptura como una oportunidad para crecer como persona y agradece por las emociones que estás sintiendo. Porque eres tan humano que las estás sintiendo.

Tu mejor amigo: Hace tiempo que dejaste el colegio y sigues llamando a alguien así. El problema con la etiqueta es que le pones mucha presión a la interacción con esta persona y esperas mucho de ella. Disfruta tu amistad y lo bueno, deja lo malo y continúa viviendo sin presionar a nadie.

Tu archienemigo: Vamos, todos tenemos uno. Quizá era un amigo que te traicionó, o simplemente lo odiaste desde el comienzo. Lo peor es cuando trabajas con él. Deja de desgastarte emocionalmente por una persona que ni vale la pena. Trata de buscar una manera saludable de lidiar con el enemigo, habla directamente con él y soluciona el problema, o perdónalo (sin tener incluso que decírselo) y así eventualmente dejará de ser importante.

El chico o chica que te gusta: De verdad te gusta. A veces te sientes hasta consumido de pensar tanto en esta persona y estás asustado de no gustarle o de que no le parezcas atractivo. No hay nada que atraiga menos que la desesperación, así que deja de estresarte y permite que las cosas fluyan. Por último, si todo va mal, te vas a ahorrar mucha ansiedad en el proceso.

Tú mismo: Nadie te estresa más que tú mismo. Tus fallas, tus culpas, tus torpezas, tus esperanzas, tus sueños, tus éxitos y tus fracasos son una gran fuente de estrés. Deja de preocuparte por todo y simplemente pregúntate como una guía general: ¿estoy haciendo lo necesario para ser feliz?