En una estación de servicio de una ciudad norteamericana una mujer policía le aplicó 32 golpes a un hombre que era reducido por un compañero suyo. El video fue grabado por un vecino que subió el material a Internet.


Según la información el hombre estaba borracho y se había ubicado junto a la entrada de la cafetería de la estación de servicio a pedir limosna. Los encargados del lugar lo denunciaron porque insultaba a aquellos clientes que no lo ayudaban.

La pareja policial acudió al lugar y el hombre tuvo que forcejear con él para llevarlo a la seccional y como se resistía su compañera lo golpeó para doblegar la actitud del borracho.

El defensor del pueblo de la ciudad recibió las imágenes, comprobó los golpes que la mujer le propinó aún cuando ya estaba reducido el detenido e inició una causa penal conta ella. Sin embargo, todavía no fue suspendida de la fuerza.