¿Por qué ya casi no transmiten anime en América Latina?

Para nadie es novedad la situación actual del anime en América Latina. Cito un artículo de Tom Maneiro:

Comercialización del anime en América Latina: ¿Entretenimiento o sobras para el perro?


Bueno, lo cierto es que me he puesto a investigar sobre este asunto, recogiendo opiniones, experiencias, ratings, páginas web Estadounidenses, informándome con contactos en canales, etc. Pues bien, la respuesta es más obvia de lo que muchos creen y al mismo tiempo no lo es: Dinero fácil.

A las cadenas de televisión actuales ya no les interesa transmitir programas de calidad (véase gringomax), sino que su objetivo es generar la mayor cantidad de rating posible gastando (paradójicamente) la menor cantidad de dinero posible. Cito el caso de mi país: Chile. Sintonizo la televisión un día jueves a las 18:30, ¿y con qué me encuentro?

Canal 7, TVN: Calle 7, programa de concursos donde los participantes deben repetir una y otra vez las mismas pruebas para ganar un "suculento" premio. A veces tienen discusiones entre ellos (todo simulado, por supuesto) con el fin de generar mas rating.

Canal 9, MEGA: Telenovelas Mexicanas repetidas hasta el cansancio que narran la típica historia de la mujer pobre que se casa con el hombre rico o del hombre que quedó ciego o fue asesinado a balazos por su celosa esposa luego de descubrir que le era infiel.

Canal 13: Alfombra roja. Programa de farándula que intenta generar rating a base de informar sobre los últimos chismes de la vida privada de gente famosa (actores, conductores de TV, etc.)

Canal 11, Chilevisión (canal famoso por transmitir mucho anime en el pasado): Yingo. Programa "para adolescentes" que parece un reality show porno más que otra cosa, aquí vemos a chicos y chicas bailando sin parar usando la menor cantidad de ropa posible. Es otra versión de Calle 7, puesto que también tienen discusiones entre ellos de vez en cuando.

Con esto me queda claro que la tendencia de los canales del siglo 21 es generar dinero y rating gastando lo menos posible y enfocándose a lo más fácil: transmitir programas basura donde hablen de la vida privada de la gente, reality shows con peleas sin sentido o mostrando la mitad del culo y tetas al mismo tiempo que se hacen bailes provocativos.

Pero seamos justos. La mitad de la culpa la tienen las televisoras y la otra mitad los mismos Japoneses. Los queridos empresarios de las grandes compañías (TOEI Animation, TMS Entertainment) se niegan muchas veces a vender las licencias de sus series, y cuando lo hacen, las venden a precios exhorbitantes como si se tratara de oro puro. No digo que no hay series buenísimas, pero estos Japos definivamente se pasan con el trato que le dan al anime, ¡al nivel de lo más valiosísimo y caro que puede adquirir un canal!.

Incluso, en muchas ocasiones se niegan a que su serie sea transmitida de Lunes a Viernes. (¿Sabían que cuando se estrenó Dragon Ball Z en Latinoamérica los Japoneses habían ordenado a las televisoras que la transmitieran una vez por semana, al igual como se hizo en Japón, para exprimir el éxito de la serie al máximo y que esta durara años y años?). Demás está decir que las televisoras literalmente le dieron una patada en el culo a dichas órdenes, y transmitieron los episodios de Lunes a Viernes en horario estelar con sus correspondientes repeticiones.

Otro lamentable caso de fanatismo Japonés por cobrar todo lo posible por su valioso anime es el reciente caso de la revista LAZER. Lamentablemente debido a que no soy de Argentina no había tenido la oportunidad de leerla, cosa que hice hace muy poco gracias a un usuario que me facilitó los links de descarga, y debo decir que quedé realmente impresionado: He leído casi todos los volúmenes y en ellos hay información valiosísima. Titulares como, ¡Detective Conan ya se encuentra doblada! o ¡Se confirma el doblaje de la segunda tanda de episodios de Dragon Ball Z por la compañía Intertrack y serán estrenados por Magic Kids!.

Es increíble la precisión de las noticias y los datos valiosos que aportan, en una época en donde el internet era todo un lujo y había casi nula información sobre el doblaje de anime en Latinoamérica. Hablaban sobre las series más populares en su momento y también sobre las que estaban por venir, y no solo eso, también entrevistaban a los actores de doblaje de aquella época, y que siguen doblando actualmente, entre ellos Mario Castañeda (Gokú), Patricia Acevedo (Sailor Moon), Rossy Aguirre (Sailor Mercury) y un largo etc. Sin duda una revista valiosísima para los amantes del anime, tanto en el pasado como en la actualidad.

¿Los culpables de su cierre? Nuestros queridos empresarios Japos de Shueshia y Shogakukan. Ellos exigieron a LAZER una cantidad enorme de dinero POR CADA IMAGEN DE ANIME que ellos utilizaran en su revista, acusándolos de piratas por no pagar dicha cantidad y al mismo tiempo amenazándolos con quitarles las licencias de los mangas que habían adquirido para su comercialización si no pagaban los derechos o cesaban la publicación de la revista. Por tal motivo, y ante la imposibilidad de LAZER de pagar tal enorme cantidad de dinero, tuvieron que cancelar la publicación, ante la impotencia de su dueño.

Sin mencionar a los sectores convervadores de Latinoamérica, que se espantan porque un hombre se convierta en mujer (Ranma) o no pueden aceptar el hecho de que la gente sangre al ser lastimada (Dragon Ball, Saint Seiya). En mi país por ejemplo, Chilevisión fue multado por el CNTV (Consejo nacional de televisión) por transmitir caricaturas "no aptas para niños" y esa fue una de las razones por las cuales dejaron de transmitir anime.

Con esto queda demostrado que tratar con estas empresuchas Japonesas es un problema sin fin. Que las licencias, que la plata, que la emisión, que el doblaje que no les gusta a los fans. Es una de las razones por las que casi ya no se emite anime en Latinoamérica. Todos los canales se van a lo más fácil y barato.

Además, las empresas Estadounidenses son más accesibles, tanto por el idioma como por la idiosincracia occidental que compartimos con ellos. Es por esto que los canales actualmente tienen acuerdos con muchas compañías gringas como Twenty Century Fox, Warner, etc. para transmitir sus programas, más no acuerdos con compañías Japonesas, puesto que son muy complicadas y conservadoras a la hora de negociar.

A pesar de todo, sigo optimista con el 2011. Las compañías Japonesas están repitiendo las pautas de los canales Latinoamericanos (ahorrar todo lo posible). Claros ejemplos son la producción de Dragon Ball Kai (haciendo una remasterización en vez de un remake) y su posterior doblaje (que no cuenta con las voces originales). Sin embargo, yo deseo que sí tenga éxito, puesto que abriría la pauta para que las compañías Latinoamericanas traigan más anime. Sailor Moon por ejemplo es un reestreno muy esperado, al igual que One Piece (sin censura, por supuesto), Bleach, Naruto, Detective Conan y un largo etc.

¿Y el resto de Latinoamérica? Aprovecho de pedir a los lectores que prendan la tele y sintonicen sus canales abiertos: ¿qué ven? ¿Transmiten la misma clase de programas que en mi país o hay algún cambio?

En fin, con esto termina el resultado de mi investigación y crítica. Como he dicho muchas veces, no tengo problema en discutir mis temas con usuarios que expongan sus opiniones con argumentos de buena forma, y no imponiendo o siendo sarcástico, cosa que odio muchísimo.

Para todo el resto, bienvenido sean, feliz 2011 =)

Un regalo para los más nostálgicos (me incluyo): Invasión anime en FOX KIDS:


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=mVGyMZmjr0o


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=jzbsqDvxGLM