El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Homenaje a los veteranos de la guerra de Corea

Homenaje a los veteranos de la guerra de Corea



"He combatido en tres guerras, pensé que nada me faltaba por ver en el campo del heroísmo y de la intrepidez humana. Pero me faltaba ver combatir al Batallón Colombia".

Mayor General Blackshear Bryan,
Comandante de la Vigésima Cuarta División



Homenaje a los veteranos de la guerra de Corea




corea




Colombia



link: http://www.youtube.com/watch?v=FI_0s62_ifQ&feature=BFa&list=ULk1vltmntQMA


link: http://www.youtube.com/watch?v=k1vltmntQMA&feature=BFa&list=ULTxy8Ldke108


link: http://www.youtube.com/watch?v=Txy8Ldke108&feature=channel&list=UL


link: http://www.youtube.com/watch?v=Y-l1VKVdXpI&feature=BFa&list=ULFI_0s62_ifQ


link: http://www.youtube.com/watch?v=gSxxJem6LM8&feature=BFa&list=ULsFHEw_KoVa8





GUERRA DE COREA –BATALLON COLOMBIA-


A continuación quiero destacar algo del heroísmo por parte de los hombres que participaron en la Guerra de Corea con el Batallón Colombia (BICOL)

“El Batallón Colombia desplegó tan incomparable coraje y tan extraordinaria destreza en la ejecución de su difícil tarea, que se ha distinguido por haber superado a otras unidades participantes en acciones similares. El extraordinario heroísmo y la notable efectividad demostrados durante el combate, los honra y está a la altura de la más noble tradición militar”: Presidente HARRY TRUMAN.


Emblema del Batallon Colombia


Después de un entrenamiento de unos cuatro meses en Colombia que resultaron ser tres, más otras seis semanas de puro orden abierto en Corea del Sur, los hombres del Batallon Colombia tomaron su fusil M1 de 8 cartuchos y supieron que era ya inevitable evadir los destellos que había visto desde el barco a su arribo, los mismos que esta vez verían pero sobre su cabeza.

El arrojo de los 5.100 soldados colombianos (4.314 de infantería y 786 de la marina) quienes batallaron en la guerra de Corea, misiones que no pudieron cumplir otros ejércitos les fueron encomendadas, logrando conseguir en cada una de las ellas la victoria. Kansong, el cerro 'del 400' y Old Baldy fueron las batallas por las cuales los MacArthur, Matthew Ridgway y la opinión pública internacional, les otorgó el título de los mejores soldados del mundo.

El 21 de mayo de 1951, el Batallón Colombia inició con 1.060 hombres una travesía de 79 días por Hawai, Sasebo, en Japón, y Fusán, en Corea, hasta llegar muy cerca al paralelo 38 que divide la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur e iniciar el 7 de agosto la reconquista de ese territorio.

Los soldados y suboficiales del Batallón de Infantería Colombia y de la Armada Nacional, cumplieron con las misiones encomendadas más allá de su deber, dejando en alto el nombre de Colombia, aunque con un costo demasiado alto.

Al final de la Guerra las estadisticas de la participación colombiana no dejan dudas: 130 hombres muertos en acción 448 hombres heridos en acción 69 hombres desaparecidos en acción 28 hombres caidos prisoneros y canjeados 2 hombres caídos prisoneros y en poder del enemigo

TOMA DE LOS CERROS 23, 24 Y 25

El 13 de octubre el Batallón Colombia participa en la Operación Nómada. Tres pendientes escarpadas eran el objetivo. Los cerros 23, 24, 25.

Saliendo antes del amanecer para aprovechar la oscuridad, el subteniente Raúl Martínez al frente de la Compañía C alcanzó su posición en el cerro 23 antes de aclarar el día. A las 8:00 AM se dio la orden de atacar sin fuego de preparación para garantizar la sorpresa en donde el Batallón tuvo sus primeros heridos. El ataque culminó en las zanjas de arrastre que abandonó el enemigo.

Mientras tanto el pelotón del subteniente Bernardo Lema Henao se aproximaba al centro del cerro 24. Al tiempo de recibir fuego de apoyo por parte de Martínez en cerro 23, también recibe fuego enemigo que mata al apuntador de la ametralladora .30.

El Subteniente Caicedo Montua, en el ala opuesta avanzaba bajo fuego enemigo con respuesta precisa de su escuadra de fusileros. El cerro 25 era un objetivo esquivo para Caicedo. El volumen de fuego enemigo sobre el objetivo impedía su avance. Con un asalto temerario, Caicedo logró consolidar su posición encontrándose con el subteniente Serrano quien llega en su apoyo.

Asalto en el Cerro 25

Lema Henao sigue difícilmente su avance sobre Don Polo. Martínez también avanza sobre el mismo cerro en su apoyo.

Cuando al fin los colombianos estaban en posición para el asalto final el subteniente Caicedo Montua ordena el asalto a bayoneta.

Los hombres avanzando como fieras enardecidas.

A punta de bayoneta calada, los colombianos acabaron con el enemigo. “Eso es tenaz pero uno cuando empieza el combate siente un poco de miedo pero después se vuelve un ente ahí. Una máquina de matar”. Comenta un veterano.

Él asegura que en ese momento no hay tiempo para pensar en Santos. “Hay mucha gente que dice que en todo el combate le hace sino pedir a la Virgen y a todos los Santos de más devoción, pero uno no se acuerda de nada en medio en un mare mágnum de esos. Es impresionante, eso es una locura lo que lo coge a uno. Uno trata de eliminar el mayor número de enemigos”.

El cabo Nolasco Espinal y el soldado Jorge Wilches coronan la cima. Terrible fue la toma de la posición china. La defensa fue furiosa pero el arrojo colombiano fue incontenible. Los defensores huyen siendo abatidos por las armas de los compañeros sudamericanos llenando las trincheras de sangre, cadáveres y armas enemigas. Caen en manos de los soldados colombianos, prendas, equipos y prisioneros llenos de pavor.

Condecorando al Cabo Nolasco Espinal

Los cuatro pelotones permanecen en las posiciones conquistadas toda la noche organizándolas y mejorándolas para reanudar la ofensiva. Durante los siguientes días las tropas patrullan intensamente. Casamatas que no habían visto antes son descubiertas y dan lugar a combates y nueva capturas de prisioneros. 84 muertos del enemigo se encuentran en el frente del BICOL". El día 16 llegan los relevos del ejército surcoreano.

Prisioneros Chinos capturados por el BICOL

Esa noche el Puesto de Mando recibe la Orden de Operaciones No. 41 del Regimiento 21º. Eran las órdenes para finalizar la Operación Nómada con la toma de las alturas dominantes sobre el valle de Kumsong. Es un avance que se hará en territorio enemigo. Lentamente el Batallón empieza el penoso despliegue apoyado por la aviación y la artillería amigas.

El día 20, mientras el Puesto de Mando se desplazaba hacía la primer línea, una ráfaga de ametralladora hirió al Comandante del "BICOL" Teniente Coronel Jaime Polanía Puyo y destroza la cara de José Hilario Patacón, su ayudante.

No habían terminado de consolidar el objetivo tomado en bravísima lucha cuando descendió en un pequeño helicóptero el Mayor General Blackshear Bryan, Comandante de la Vigésima Cuarta División. El jefe vibraba de emoción al decir:

"He combatido en tres guerras, pensé que nada me faltaba por ver en el campo del heroísmo y de la intrepidez humana. Pero me faltaba ver combatir al Batallón Colombia".

Las acciones de los hombres del BICOL durante la Operación Nómada merecieron el reconocimiento, tanto del gobierno coreano como del estadounidense. Las citaciones presidenciales de ambas naciones permanecen adheridas a su bandera.


Los militares colombianos dejaron muy en alto el nombre del país ante sus pares de todas las Fuerzas de las Naciones Unidas. Los siguientes recibieron el reconocimiento del gobierno de los Estados Unidos quien les otorgo las condecoraciones Estrella de Plata y Estrella de Bronce "V" al valor y por servicios meritorios a los siguientes miembros del Batallón Colombia:

ESTRELLA DE PLATA


OFICIALES

Teniente Coronel Jaime Polanía Puyo
Teniente Pedro Caicedo Yacup
Subteniente Rafael Serrano Gómez
Subteniente Mario Bernal A.

SUBOFICIALES

Sargento Segundo Alvaro Pio Trujillo
Cabo Primero Salomón Cardona Giraldo
Cabo Primero Nolasco Espinel Mejía
Cabo Primero Pedro A. Limas Medina
Cabo Segundo Jesús Campos M.

SOLDADOS

Soldado Rodrigo Arango Quintero
Soldado José Eduardo García S
Soldado Jorge Tulio Ruiz
Soldado Antonio Barrera G.
Soldado César Quiñones
Soldado Helí Rey
Soldado Alejandro Fialla Cubillos
Soldado Alejandro Martínez Roa
Soldado Gerardo Antonio Quilindo

ESTRELLA DE BRONCE


OFICIALES

Teniente Coronel Alberto Ruiz Novoa
Mayor Luís Etilio Leyva (dos veces)
Mayor Carlos Pedrosa Toro
Mayor Luís Barrera Mutis
Capitán Alvaro Valencia Tovar
Capitán Jorge Jiménez F.
Capitán Vesto Pablo Taylor R.
Teniente Jorhe Mendez G.
Teniente Manuel G. Vega O.
Subteniente Francisco Caicedo Montua
Subteniente Bernardo Lema Henao

SUBOFICIALES

Sargento Segundo Agustín López
Cabo Primero Luís M. Delgado
Cabo Segundo Enrique Cardona Pérez
Cabo Segundo Baudilio Ospina Muñoz
Cabo Segundo Ulises Farfan
Cabo Segundo Tomás Sánchez G.

SOLDADOS

Soldado Víctor Manuel Hernández
Soldado Gilberto Uribe B.
Soldado Juan Gómez R.
Soldado Teófilo Gutíerrez R.
Soldado Leonardo Hernández B.
Soldado Miguel Angel Piamba
Soldado Pedro Serna
Soldado José Ovidio Agudelo M.
Soldado Luís Antonio Arcila
Soldado Isaías Barbosa Bejarano
Soldado David Calderón Muñoz
Soldado Mario César Cera Suárez
Soldado Moisés Criollo G.
Soldado Gerardo Valbuena Cuéllar


Teniente Coronel Alberto Ruiz Novoa


Actualmente Batallón Colombia No 3 (BICOL 3) se encuentra en la península del Sinaí desde el 8 de octubre de 1982 y en la actualidad esta conformado por 357 hombres divididos en tres compañías: ASPC, A y B

BATALLA DE OLD BALDY -BATALLON COLOMBIA-

“La verdad es que al entrar en el campo de batalla, fue una cosa totalmente diferente. Se necesita vivirlo para poder entender la magnitud de lo que estaba pasando”, dice Hernando Gómez Veterano de guerra

El 23 de marzo de 1954, al menos 180 soldados, la mayoría de ellos colombianos, regaron con su sangre las laderas de Old Baldy, nombre con el que los miembros de la fuerza multinacional bautizaron este cerro en la península coreana, porque desde la distancia parece la cabeza de un viejo calvo. En un principio había tenido una zona boscosa en su cima, pero la aviación, artillería y morteros estadounidenses la habían bombardeado hasta aplanarla totalmente. El sector que le correspondió defender a la unidad colombiana era uno de los más difíciles del frente y tenia unos 3km aproximadamente.Habia sido ocupada una y otra vez por chinos y estadounidenses tras varias batallas siendo este sector de gran importancia estratégica ya que venia una carretera que comunicaba directamente con Seul.

Old Baldy

El terreno había sido ocupado con la compañía A en la posición Dale y la B en el cerro Old Baldy, ocupando el frente en ese orden de oeste a este, y la C un poco más atrás en medio de las dos, teniendo de esta forma a la totalidad del batallón en el frente sin retaguardia. La posición era posición era un verdadero cementerio ya que un centenar de veces ha sido tomada y combatida por el enemigo, así como recuperada otro tanto. No más de ocho días duraba una tropa en este frente ya que era continuamente castigado por el intenso fuego enemigo que causaba innumerables bajas en personal y material, sembrando desconcierto, desmoralización y agotamiento.

La frágil defensa de este sobre extendido frente y las debilitadas casamatas y trincheras debido al largo invierno y constante fuego enemigo, llevó al coronel Ruiz a requerir del regimiento una reserva que diera capacidad defensiva a las compañías colombianas, todos desplegadas sin capacidad de contraatacar, obteniendo le fuera asignada una compañía de fusileros del Batallón de Reserva estadounidense.

A partir del día 20 comenzó un martilleo incesante de artillería sobre las posiciones del Regimiento 31.º. El Colombia en Old Baldy, el Segundo Batallón se encuentra a su izquierda y, el Tercer Batallón está en el cerro Pork Chop, lo que coloca a los colombianos en medio de los dos batallones estadounidenses. Un ataque de artillería de esta naturaleza solo denota que se está ablandando el terreno para facilitar un ataque. Comunicaciones interceptadas y la llegada de desertores chinos confirman el ataque. La noticia es inmediatamente transmitida al escéptico coronel Kern.

RECUPERACION DE CUERPOS

El día 21, cinco cadáveres fueron descubiertos en el cerro 180. 4 colombianos y un estadounidense. Estos fueron expuestos en forma desafiante por los chinos buscando que el BICOL cayera en la trampa de recuperarlos. El comando del Batallón temerariamente decidió hacerlo, lo que causó el asombro en las autoridades superiores, hasta el punto en que el coronel Kern, comandante del Regimiento, acudió a presenciar el rescate, que culminó con el paso de las líneas por un equipo de voluntarios de la Compañía C, integrado por los más aptos, entre quienes figuraban zapadores expertos en remoción de minas y trampas explosivas en consideración a que los cuerpos podrían estar minados.

Antes de las tres de la tarde se había cumplido la misión bajo el intenso fuego enemigo. Esta hazaña mereció la Estrella de Plata, concedida en el lugar del combate, al Cabo Primero. Pedro Limas Medina, comandante de la patrulla, y a los soldados Gerardo Quilindo, César Quiñones, Alejandro Fialla Cubillos y Alejandro Martínez Roa.

RELEVO

El día 22, el ablandamiento de la posición en Old Baldy fue intenso. Más de 2000 granadas y morteros cayeron sobre las posiciones colombianas.

El día 23 de marzo en vista que la Compañía B llevaba 11 días en la posición más difícil y de mayor castigo sin haber sido relevada, decidió el coronel Kern ordenar la rotación de la Compañía C por la B. La Compañía C había conducido el reciente ataque al cerro 180 y apenas había logrado reorganizarse. De inmediato objetó la orden el coronel Ruiz Novoa quien esperaba un ataque y no consideraba prudente ese tipo de maniobra, además de no contar con una unidad de reemplazos, queriendo a todas luces evitar enviar la "C" a otro infierno tan poco tiempo después de Bárbula. Kern se sostuvo en la orden emitida y el coronel Ruiz no tuvo más remedio que obedecer.
Este comenzó hacía las tres de la tarde, pero el fuego enemigo impedía su avance y nuevamente la Compañía C empieza a sufrir bajas dificultando llegar al destino. La Compañía B que llevaba tantos días bajo fuego estaba lógicamente desmoralizada y desmotivada.

A las 8:30 PM el puesto avanzado de la Compañía A al mando del subteniente Álvaro Perdomo, que se encontraba en el puesto Dale, en medio de un batallón estadounidense en el cerro Pork Chop y la Compañía B de El Colombia, que estaba a nuestro lado, sufrió un violento ataque. A pesar de su tenaz resistencia no pudo mantener la posición. Desde Old Baldy, tanto la Compañía B y C apoyaron con fuego de ametralladoras y de tanques que estaban en la posición batiendo las armas automáticas y fusiles sin retroceso con que se apoyaban las tropas chinas.

Cuarenta minutos después del ataque a Dale, se desencadenó intenso fuego de artillería y morteros pesados sobre Old Baldy. La tierra se estremecía como en un terremoto y un continuo relampaguear seguido de ensordecedoras explosiones cubría toda la posición de la Compañía B. Las fugaces siluetas de los hombres, las armas y las debilitadas fortificaciones, parecían espectros entre los estallidos del enemigo. Gritos de angustia y quejas de agonía se mezclaban al tableteo del fuego propio y enemigo. El combate arreciaba a cada instante. A corta distancia se oía disparar los morteros de 60 y 82 mm. del enemigo. Las comunicaciones se fueron perdiendo. No respondían los apuntadores de las piezas ni los comandantes de escuadra.

“. La muerte del cabo primero Ernesto González Varela, comandante de la segunda escuadra, donde había instalado mí puesto de combate fue atroz. Estábamos casi en contacto de codos. Disparaba él su ametralladora sobre una avalancha de chinos que se nos vino encima cuando un proyectil de bazuca lo impactó decapitándolo, quedando la cabeza colgada de la espalda. Creía vivir una pesadilla o película de horror hasta que nuevas explosiones sobre mi casamata me hizo regresar a la realidad. Di aliento a mis hombres y continué en comunicación con las ametralladoras y di instrucciones para que un cabo tomara el lanzallamas, para dispararlo cuando apareciera el enemigo.” Afirma uno de los veteranos de Guerra.

Los chinos se abalanzaron sobre las posiciones dando aullidos estridentes, disparando ráfagas de subametralladora y lanzando granadas. El ataque no prosperó. Fueron detenidos en las alambradas quedando estas llenas de cadáveres enemigos.

Una nueva oleada de chinos atacó de nuevo, rompiendo la defensa y llegando a las trincheras. Ahí comenzó a llegar el relevo. Desconocían los puestos de amunicionamiento, la distribución de las casamatas y sus sectores de defensa.

El Coronel Ruiz tenía razón, el ataque era inminente. El relevo en que insistió el Coronel Kern, comandante del Regimiento había dejado en muy malas condiciones las dos compañías involucradas. Ahora los colombianos estaban pagando en precio. La Compañía C había sido duramente golpeada en Bárbula y sus hombres aún estaban bajo sus efectos y sin poder llegar totalmente a ocupar sus puestos en Baldy.

Toda la noche se combatió fieramente en medio de la confusión causada por la oscuridad y por la presencia de elementos de dos compañías colombianas en Old Baldy pues el relevo al no concluir mitad de la C continuaba en el frente con mitad de la B. La situación de la defensa no podía ser más débil. Un batallón completo atacando y dos compañías adicionales reforzándolo era una fuerza demasiado grande contra las tres compañías de el BICOL.

El coronel Ruiz avisó su intención de utilizar la compañía de reserva estadounidense que le había sido asignada para contraatacar y proteger a las tropas comprometidas en el combate. El oficial de enlace norteamericano palideció ante la solicitud. Con voz trémula declaró que ya la reserva se había empleado para contener la penetración china en el cerro Pork Chop en defensa del tercer batallón estadounidense. Con el se había recuperado el cerro y ayudado a los estadounidenses. No había mediado aviso ni advertencia previa al coronel Ruiz.

La Compañía A, que hubo de replegarse ante la ferocidad del ataque que precedió al de Old Baldy, se hallaba empeñada en recuperar la parte penetrada por los chinos con sus propias fuerzas. La B y la C, a mitad del relevo, en tal confusión que nada podían hacer.

A pesar de la adversidad se estuvo a punto de quebrar la fuerza del asalto, como se comprobó por una angustiada comunicación interceptada por inteligencia de la División, en la que el comandante del batallón de asalto chino afirmaba imposible tomar la altura 266 (Old Baldy). La respuesta del mando chino fue implacable: “tomar la altura o sufrir las consecuencias”. Momentos después se anunció el envió de refuerzos de tres compañías chinas.

Aquello se convirtió en un infierno. Los asaltantes, prevalidos de su enorme superioridad numérica, tuvieron que conquistar la posición trinchera por trinchera, reducto por reducto, en feroz combate cuerpo a cuerpo.

Sobre la medianoche, convencidos los dos bandos que el contrario se había quedado con el cerro empezaron a golpear con la dureza de sus artillerías. Ambos ejércitos a pesar de tener sus tropas en medio, descargaron lluvias de proyectiles sobre los hombres que trenzados en lucha cuerpo a cuerpo trataban de mantener sus posiciones. Las bajas de fuego amigo y enemigo se dieron por igual.

Desde la medianoche solo un pelotón había logrado llegar a West View y ayudó a contener parte del ataque. Allí los colombianos esperaron los refuerzos para retomar la posición perdida. Estos lógicamente nunca llegaron.

Hacia las 8:00 AM llegó un pelotón estadounidense al que los colombianos pidieron apoyo de fuego para retomar el cerro perdido, pero sin atender la solicitud se retiró después de hacer un reconocimiento de la situación. De no haber mediado la resistencia heroica de nuestras tropas en Old Baldy, la fuerza china habría podido romper la Línea Principal de Resistencia de la 7.º División y entrar hacía lo profundo del territorio aliado con gravísimas consecuencias, ya que por la carretera podría llevar tropas y blindados enemigos directamente a Seúl.

En este momento el comando de la División ordena convertir en tierra de nadie el cerro. Y comienza el más temible bombardeo sobre Old Baldy. El BICOL no había podido recuperar sus hombres rezagados, heridos o muertos. Todos quedaron a merced de la aviación norteamericana, inclemente en su accionar.

De nuestros hombres habían quedado 95 muertos, 97 heridos y 30 desaparecidos. Más del 20% del batallón había caído.

El 24 de marzo, al día siguiente del trágico combate, el Batallón Colombia fue relevado para su reorganización. Las bajas acumuladas de Bárbula y Old Baldy, más las sufridas durante la permanencia del batallón en la línea de fuego, obligaron a concentrar los restos de las tres compañías en dos, incluido el nuevo grupo de relevos recién llegado de Colombia y que se encontraba en periodo de entrenamiento intensivo.

Ruiz Novoa le señaló a Kern que el mandó estadounidense había aceptaba que el ataque principal había sido contra el cerro 266 u Old Baldy y no contra el Pork Chop, que Kern se había equivocado al hacer rotar las compañías durante el inicio del ataque y luego al haber dejado solo el batallón a su suerte sin la compañía de reserva y no haberle consultado, ni coordinado, ni siquiera avisado al comandante colombiano.

El Coronel Ruiz Novoa expresó francamente su reparo a la actuación del coronel Kern. Así el general Arthur Trudeau, comandante de la 7.º División reasignó El Colombia al Regimiento 17.º y la unidad continuó con los "Búfalos" hasta el final de la guerra.

Fue una derrota con aire de victoria. Los cuerpos callaron sus voces en un valle copado de chinos y norcoreanos.

Operacion Climber


El cerro 400 había adquirido perfiles abominables para el batallón Colombia. Se le atribuía la culpa del fuego de mortero que golpeaba las líneas propias y la patrullas sobre la tierra de nadie. La proximidad a las posiciones de la unidad y su elevación permitían observación directa sobre las línea y todo el valle. Se le adjudicaba la culpa de la muerte del subteniente Vladimir Valek (Muerto por fuego de mortero en días previos).

El 10 de junio de 1952 llego al puesto de mando del batallón Colombia, por conducto del regimiento 31, la orden de preparar un golpe de mano sobre el cerro. La operación recibió el nombre de Climber (trepador). Le sentaba muy bien, dadas las escarpadas vertientes de la masa topográfica, que presentaba tres segmentos de sur a norte, a medida que se iba ensanchando para fundirse con la formidable silueta del 1060. El primero, propiamente el cerro 400; el segundo, el 419 y el tercero, Skoshi Ridge, así llamado porque configuraba una pequeña elevación (Skoshi en japonés significa chico) que sobresalía del 419.

La misión consistió en un ataque nocturno sorpresivo, con el fin de capturar prisioneros para fines de inteligencia, causar el mayor daño material posible a las instalaciones y pérdidas humanas al defensor. Para cumplirlas, se selecciono la compañía A que allí tendría su prueba de fuego.

El mayor Luis Etilio Leyva, comandan te encargado del batallón desde su reciente regreso del Japón, había remplazado temporalmente al teniente coronel Polanía que viajo al Japón para esperar la llegada del nuevo comandante, teniente coronel Alberto Ruiz Novoa. Por su cuenta corrió la preparación del golpe de mano, tarea que realizo con excelencia. Se busco en la retaguardia un cerro parecido al 400 y allí se realizo la operación una y otra vez hasta alcanzar la perfección, después de lo cual se repitió el ensayo en la noche, bajo el mando del capitán Luis Galindo Vargas. Al subteniente Mario Bernal Abello le correspondió comandar el pelotón de asalto. Lo seguiría el resto de la compañía.

La línea de partida fue a las 0405, pasando a través de las posiciones norteamericanas de primera línea. El subteniente Bernal avanzo sin ser detectado hasta 50 metros de las fortificaciones enemigas. Su dispositivo, bien ensayado en días anteriores, se formo con una escuadra con la cual marcho por el centro, y una por cada ala en formación envolvente. La sorpresa total no era posible, dado el desconocimiento sobre la distribución de las defensas. Sin embargo, cuando el enemigo abrió fuego, ya se había alcanzado la posición de asalto, por lo cual el subteniente Bernal , dando muestras de coraje que se había hecho proverbial en el 8º ejercito, irrumpió al frente de sus hombres en las primeras posiciones y el estentóreo grito ¡¡Viva Colombia¡¡ vibro por encima de las detonaciones.

El combate a bayoneta revistió una tremenda ferocidad. Resistieron los chinos la avalancha Colombiana, causando siete bajas a los asaltantes en los primeros momentos del choque, pero ellos sufrieron muchas mas. Antes de lanzarse al asalto, Bernal había pedido fuego de apoyo, que se inicio casi simultáneamente con el choque, aislando el cerro 400 de forma de impedir refuerzos desde el 419. La captura del objetivo ofreció serias dificultades por la solidez de los atrincheramientos y la resistencia resuelta de los defensores. Sin embargo, las tres escuadras asaltantes fueron reduciendo uno a uno los puntos fuertes de la posición. La escuadra de armas de apoyo, que junto con una de zapadores agregada de la compañía de comando avanzaba en un segundo escalón, entro a apoyar la fase final.

El subteniente Bernal reanudo el ímpetu del asalto, seguido por los cabos segundos Jesús M. Campos, comandante de la primera escuadra y Baudilio Ospina de la que avanzaba por el flanco derecho rodeando el cerro, quienes a pesar de estar heridos en la cara y los brazos continuaron avanzando en forma rápida con intrepidez sorprendente, lo mismo que el resto del pelotón. Aquí es cuando surgen los héroes de al guerra: Los soldados Antonio Barrera Galvis, herido con esquirlas de granada, Heli Rey y Miguel Piamba, quienes con sus fusiles ametralladoras continuaron su avance disparando sin cesar.

El soldado Pedro Alcántara Pira, desde la toma del objetivo saltaba en la cumbre del cerro ondeando una bandera de Colombia que había llevado consigo, cuando una granada le destrozo el vientre; el cabo primero Delgado tomo la bandera y continua agitándola bajo el fuego, mientras Alcántara Pira era retirado por los camilleros.

La doble hazaña de Pira y Delgado fue observada desde el puesto de mando adelantado del batallón. Empezaba a aclarar. El subteniente Bernal termino de consolidar el objetivo, evacuando a los tres prisioneros Chinos que fue posible capturar y a los 15 heridos y un muerto causados por el enemigo. La escuadra de zapadores voló con explosivos el odiado observatorio. Mientras tanto, los fuegos de apoyo tendían un fuego infranqueable hacia la profundidad del cerro 400, lo que hizo posible la evacuación y luego el repliegue de los combatientes. Entonces y solo entonces, el subteniente Bernal Avella abandono con sus últimos soldados la posición conquistada. Dejaba a sus espaldas los escombros de los fortines enemigos y entre ellos los 25 muertos causados por su espléndida acción. El mando norteamericano aprecio entre otros 15 muertos y 45 heridos las bajas no verificadas por el pelotón de asalto, pero si consecuentes con la observación aérea y dado el volumen de fuego dirigidos por la fracción Colombiana.

Los comandantes del 8º ejercito, general James A. Van Flete; del X cuerpo del ejercito, teniente general Giman; de la 7ª división, mayor general Lemnitzer, y del regimiento 31º, coronel Lloyd R Moses, expresaron en sendos mensajes la admiración y reconocimiento por una acción excelentemente planeada y conducida, en la que brillaron una vez mas el valor, el espíritu de combate, el coraje y las virtudes marciales del ejercito Colombiano. El general Lemnitzer declaro, según el corresponsal de guerra de la revista Visión: <Es la acción mejor coordinada que he visto en dos guerras>.

Cuatro días después de la operación, el 25 de julio, el general Lyman L. Lemnitzer presidio una parada en la retaguardia de la 7ª división, en la que tomo parte el batallón Colombia, y entrego citaciones escritas al subteniente Mario Bernal Avella y a los soldados Antonio Barrera, Heli Rey y Miguel A Piamba. Era el preludio de las cuatro estrellas de plata por heroísmo en combate y las seis de bronce con distintivo de V al valor, que la operación Climber ganaría para el batallón Colombia.

Corea. La guerra inacabada.



link: http://www.youtube.com/watch?v=qYECfu2GsHQ


link: http://www.youtube.com/watch?v=PPx53MKHZ0A&feature=channel&list=UL


link: http://www.youtube.com/watch?v=rD0ADNy9LxU&feature=BFa&list=ULPPx53MKHZ0A


link: http://www.youtube.com/watch?v=8yzcRajj95E&feature=BFa&list=ULrD0ADNy9LxU

de la guerra de corea

homenaje a los veteranos

Homenaje a los veteranos de la guerra de Corea

corea

Colombia

de la guerra de corea

homenaje a los veteranos

Homenaje a los veteranos de la guerra de Corea

corea

Colombia

de la guerra de corea

homenaje a los veteranos

Homenaje a los veteranos de la guerra de Corea

corea

Colombia

de la guerra de corea

homenaje a los veteranos

Homenaje a los veteranos de la guerra de Corea

corea

Colombia


Bibliografia

http://www.caballerosandantes.net/index.php?cid=21&page=17

http://www.caballerosandantes.net/index.php?cid=21&page=18

http://www.caballerosandantes.net/index.php?cid=21&page=11

5 comentarios - Homenaje a los veteranos de la guerra de Corea

@Un_Zurdaso -3
norcorea y china le rompieron el orto a los 7 países
@ainsoph -2
Sudacas haciendo el trabajo sucio para el imperialismo en asía volumen I.
(Dentro de unos años espero un post que diga &quot;homenaje a los veteranos de la guerra en sudamerica&quot; y que sean todos africanos y arabes. )
Buen post, buenas imagenes buena información, nefasto suceso.
@chicuzo
Plaza de Mayo, 04 de Julio de 1952.- ; El General Perón le asegura al pueblo que ningún conscripto derramará su sangre en Corea


¿Cómo dice? ¿Que la de Corea también la planeamos nosotros al enterarnos de que los de Corea del Norte habían descubierto el yacimiento de Wonsan, y que la batalla más importante fue por el Reservorio de Chanjin? No, mejor creo que fue el eso del comunismo, es mejor explicación.
de la guerra de corea
homenaje a los veteranos


Homenaje a los veteranos de la guerra de Corea
@Fedezek9 -3
Esa guerra los yankees fueron humillados, otras que vietnam. Para que sepan que con los asiáticos no se jode, solo pudieron contra los japoneses porque se hicieron los vivos en Asia y estaban solos.
@Frezeer55
Pff que poco saben estos pendejos de historia, arriba Colombia y por dudas pregúnteles a los Sur Coreanos por los Colombianos, imbéciles los que no tildan de narcos y no saben aprovechar el tener cerca una nación como Colombia, sigan las ideologías políticas estúpidas como el comunismo que a la final saben que no van para ningún lado, lastima que acá en Sudamérica hallan tantos países tan ciegos, pero en fin se les respeta sus creencias.

Batallón Colombia que Orgullo!!!!!!!!!!!!!!!