La Verdad Acerca de la Cruz

Lei un articulo en esta pagina (señalada como fuente al final del post) y decidi compartirlo con ustedes dicho articulo esta editado por mi, me interesa enormemente las opiniones de otras personas por eso se acepta los comentarios
¿La cruz es un simbolo pagano?


Ampliamente reconocido como un símbolo del sacrificio de Cristo, la cruz es uno de los símbolos más dominantes en el mundo religioso. La mayoría de las iglesias que se llaman así mismas cristianas, incorporan la cruz como parte de su identidad. Millones de creyentes, utilizan la cruz como una pieza de joyería. De hecho, es muy común que sea la primera compra que hace un recién convertido para demostrar su nueva fe.
Mientras que la mayoría que usa una cruz pudiera clamar que no la venera, muchos de ellos la usan como una parte de la rutina de su devoción religiosa. De hecho, la cruz juega el papel principal en la fe de millones en la actualidad, y muchos de ellos creen que no pueden rezar efectivamente sin ella. Algunas iglesias enseñan que uno debe hacer el signo de la cruz antes de rezar.
Para otros, la cruz es vista como un amuleto de la buena suerte, la cual provee seguridad al que la usa. Cuando encaran tentaciones o peligros, estas personas la sujetan fuertemente, tal vez rezando en voz baja, besan la cruz y miran hacia el cielo que les inspira un sentido de conexión con su salvador.
La cruz parece ser vista por algunos casi como si tuviera algún efecto mágico. Por ejemplo, después de una celebración que involucró la cruz del Papa en la escuela secundaria Saint Patrick en Alberta Canadá, donde ochenta personas con velas, cargaron una gran cruz dentro de un gimnasio oscuro. Un joven de la escuela dijo: “La cruz nos tocó a todos”, y hubo un reporte de la cruz:

Salía de ella una luz brillante a través de la oscuridad. Era como si el mundo se uniera. El Papa no estuvo aquí, pero su cruz sí, la cruz que dio a todos los jóvenes del mundo, la cruz que ha sido tocada por millones de manos, grandes y pequeñas” (Registro Católico de Alberta).

Claramente, la cruz conlleva una conexión emocional muy profunda y un gran significado espiritual para millones de cristianos profesos. Pero, ¿Realmente es esta un símbolo cristiano?, ¿De dónde vino y que parte –si es que la hay- debe jugar en la vida de un verdadero discípulo de Cristo?

El Origen de la Cruz
Tan sorprendente como pueda sonar, la cruz estaba en uso como un símbolo religioso por miles de años antes que Jesucristo anduviera sobre la tierra. De acuerdo con la Enciclopedia Católica:

El signo de la cruz, representada en su forma más simple al cruzar dos líneas en ángulo recto, antecede grandemente, en el este y el oeste a la introducción del cristianismo. Se remonta a un periodo muy lejano de la civilización humana (Artículo, La Cruz).

La Enciclopedia Ilustrada de Símbolos Tradicionales confirma los orígenes antiguos de la cruz.

Un símbolo universal de los más remotos tiempos; es el símbolo cósmico por excelencia. Este es un centro del mundo y por lo tanto, un punto de comunicación entre el cielo y la tierra y un eje cósmico, por consiguiente, comparte el simbolismo del árbol cósmico, montaña, pilar, escalera, etc (Artículo, La Cruz).

El ejemplo más antiguo de la cruz que es utilizada religiosamente, viene de cruces grabadas o pintadas en arcillas planas que son fechadas, según algunos, en 10,000 años de antigüedad. Estas arcillas fueron encontradas en una caverna en los Pirineos Franceses, donde simbolizaban piedras ancestrales que contenían los espíritus de los muertos.
Después, el uso de la cruz se extendió a las religiones babilónicas del misterio. Como Alexander Hislop escribe en su libro “Las Dos Babilonias”

El mismo signo de la cruz que ahora Roma idolatra, fue utilizada en los misterios babilónicos. estaba en uso por el paganismo para los mismos propósitos mágicos, fue honrada con los mismos honores. Esa que ahora es llamada la cruz cristiana, originalmente no era un emblema cristiano en lo absoluto. Es difícil encontrar una tribu pagana donde la cruz no fuera encontrada. La cruz era adorada por los celtas paganos, mucho antes de la encarnación y muerte de Cristo… era adorada en México siglos antes que los misioneros católicos romanos pusieran un pie en el país,… La cruz era ampliamente idolatrada, o referida como un emblema sagrado, era el símbolo inequívoco de Baco,… ya que él estaba representado con una banda en la cabeza cubierta de cruces (p. 199).

Después, la cruz celta llegó a simbolizar los cuatro caminos de las esquinas de la tierra. El punto de reunión de estos caminos en un punto central formaban una cruz, y esto significaba al mismo tiempo el centro del mundo. El centro de la cruz, también se supone que es el punto de origen de la vida, el origen de los cuatro ríos místicos, y la cumbre de las montañas del mundo.
El diccionario bíblico de Unger, confirma el uso de la cruz en tiempos antiguos como un símbolo pagano. El autor escribe:

La cruz, era ampliamente conocida en épocas pre cristiana como un emblema que muy bien sabido, era un signo pagano. Las vestiduras femeninas del sacerdote de Horus, el dios egipcio de la luz están marcadas por una cruz. En Tebas, en las tumbas de los reyes, las vacas reales están representadas arando, y una ternera jugando al frente. Cada animal tiene una cruz marcada en varios lugares de su cuerpo. Rassam encontró edificios en Nínive, marcados con la cruz maltesa. Osiris, así como Júpiter Amón, tienen como marcas personales una cruz. La cruz se encuentra marcada en los monumentos fenicios más antiguos (Artículo, La Cruz).

Los druídas hicieron uso también de este símbolo. El erudito del siglo XIX, Thomas Maurice, en su obra, Las Antigüedades Indias, hizo una extraordinaria observación acerca de la importancia de la cruz en la adoración natural de los druídas. Este respetable erudito escribió:

Los druídas tenían la costumbre de seleccionar el más majestuoso y hermoso árbol como un emblema de la deidad. Cuando se cortaban las ramas de los lados, ellos juntaban dos de las ramas más largas en la parte más alta del tronco, de manera que esas ramas se extendieran a cada lado como los brazos de un hombre. Junto con el cuerpo, ellos presentaban esto como una gigantesca cruz, y en la corteza del mismo árbol, en muchos lugares estaba inscrita la letra T.

La forma de la cruz ahora utilizada por la cristiandad, en realidad tiene sus orígenes en la letra “T”. Este era el símbolo tradicional de Tamuz, el antiguo dios de los caldeos y egipcios. Tamuz era el hermano de Istar, la diosa de la fertilidad, quien es ahora inconscientemente adorada por millones de cristianos profesos que lleva una forma de su nombre –Easter o día de la pascua florida. El símbolo de Tamuz es la que los misterios en las religiones llaman la “T” mística. Este es un emblema de gran antigüedad, y algunas veces es llamado “el signo de la vida”.

La forma de la [cruz de dos vigas], tuvo sus orígenes en la antigua Caldea (Babilonia), y era utilizada como el símbolo del dios Tamuz (estando en la formada de la Tau mística, la inicial de su nombre)… A mediados del siglo III d.C., las iglesias se habían apartado de ciertas doctrinas de la fe cristiana. Para poder incrementar el prestigio del sistema eclesiástico apóstata, los paganos fueron recibidos en las iglesias, independientemente de sus creencias, y fueron permitidos mayormente en retener sus signos y símbolos paganos. Por consiguiente, la T, en su más frecuente forma con la parte que cruzaba más abajo, fue adoptada (Diccionario Expositorio de Vines de las Palabras del Nuevo Testamento).

La “t” minúscula, o cruz, fue originalmente usada como un amuleto sobre el corazón. Algunas veces eran grabadas en las vestiduras de los sacerdotes paganos. Otras religiones paganas antiguas la usaban como parte de la vestimenta de las vírgenes. Estas mujeres utilizaban cruces pendientes de collares, las cuales usaban durante la celebración de sus ritos paganos. Hislop, en Las Dos Babilonias, escribe lo siguiente acerca del símbolo de la “t”:

Este símbolo pagano… la Tau, el signo de la cruz, el indisputable signo de Tamuz, el falso mesías… la Tau mística de los caldeos (babilonios), y egipcios – la forma original de la letra T –la inicial del nombre de Tamuz… (fue) el emblema babilónico de Tamuz.

Dado al casi universal uso de la cruz, no nos debe sorprender que esta, también aparezca como una de las figuras prominentes en el budismo. Los budistas continuamente decoran sus cruces con hojas y flores y se refieren a este símbolo como “el árbol divino”, “el árbol de los dioses” o “el árbol del conocimiento y de la vida”.
Los budistas creen que la cruz representa tanto el árbol de vida, así como el alimento espiritual. Para muchos creyentes, esta también es el símbolo del hombre universal. Para ellos, la línea vertical representa el lado espiritual intelectual de la humanidad, y la línea horizontal representa el lado femenino y la pasividad terrenal. También piensan en ella como la que forma o da origen a los cuatro ríos del paraíso que fluyen de la raíz del árbol de la vida.


La Verdad Acerca de La Cruz

¿Murió Jesús En Una Cruz?
Algunos pudieran razonar que la antigua herencia de la cruz, como un símbolo pagano, realmente no importa porque Jesús murió en una de ellas, por lo tanto, hace a la cruz un símbolo cristiano legítimo. Pero, ¿Fue realmente una cruz donde Jesús fue clavado?
La evidencia lingüística de la Biblia, sugiere que Jesús no fue clavado en una cruz, sino en una estaca o poste. La palabra original que los traductores de la Reina-Valera interpretaron como “cruz”, es la palabra griega “stauros”. Encontramos 28 veces en el Nuevo Testamento la palabra “cruz” y en cada uno de los casos, es la palabra griega “stauros”. En el Diccionario Strong del Idioma Griego, la palabra se define como “un poste derecho o estaca”.
Este hecho lingüístico ha llevado a muchos historiadores bíblicos a creer que Jesús fue realmente clavado, no en una cruz, sino en una sola viga o un poste o estaca. Considere las conclusiones de tres respetadas obras:

La Enciclopedia Estándar Internacional de la Biblia

Originalmente, el griego staurós, designó un madero vertical apuntalado o estacado en un punto firmemente a tierra. Tales estacas o postes eran comúnmente usados de dos maneras. Estas estacas o postes eran puestos uno junto al otro en línea o en fila para formar una barrera o una palizada defensiva alrededor de algún asentamiento, o sencillamente, estos eran plantados como instrumentos de tortura en los cuales los que quebrantaban seriamente la ley eran públicamente suspendidos sobre estos, hasta que morían (o si ya habían sido muertos, mantener sus cadáveres colgando a manera de deshonra). (Vol. 1, p. 825).



El Diccionario Expositorio de Vine de Palabras del Nuevo Testamento



denota o se refiere a una estaca o poste. En ambos, el verbo y el sustantivo stauroo, sujetar, atar o fijar a una estaca o poste, se distinguían de la forma eclesiástica de dos vigas cruzadas. La forma de la última, tuvo sus orígenes en la antigua Caldea (Babilonia), y fue utilizada como el símbolo del dios Tamuz (estando en la forma de la Tau mística, la inicial de su nombre)…

El Compañero Bíblico del Dr. Bullinger

Las cruces eran usadas como símbolos del dios sol babilónico… Debe ser claro que Constantino, fue un adorador del dios sol… La evidencia de esto es absoluta, que el Señor fue muerto sobre una estaca o poste parado, y no sobre dos piezas de madera puestas en ángulo.

De acuerdo con la Enciclopedia Británica, existían dos métodos de crucifixión usados por los romanos. La enciclopedia dice lo siguiente:

Dos métodos se seguían al inflingir el castigo de crucifixión. En ambos casos, el criminal era desnudado, y después colgado en una estaca o poste parado, donde el criminal era cruelmente azotado con látigos que tenían tiras de cuero con piezas de hierro, o algún otro material pesado, al final de las tiras. No solamente era la piel la que se desgarraba y se desprendía de los huesos, sino que también parte de las vísceras se salían y la completa anatomía del cuerpo era expuesta. En este lastimoso estado, el criminal era vuelto a vestir, y si estaba todavía en condiciones, era obligado a cargar el poste o estaca al lugar de la ejecución, donde éste era sujetado al poste o clavado en el y dejado hasta que muriera. (11ª ed., 1910, Vol. 7, p. 506)

El segundo método de crucifixión involucraba un poste o estaca con una barra que atravesaba el poste. Las manos del condenado, eran sujetadas o clavadas en la barra que atravesaba el poste. La Enciclopedia Británica continúa:

Después de que el criminal era azotado, éste tenía que cargar con la barra que atraviesa el poste, al lugar de ejecución y después era sujetado a este con clavos de hierro sobre los brazos extendidos y a través de los tobillos. Algunas veces esto se hacía mientras que la cruz estaba recostada en tierra, y después era levantada a su posición (Ibíd.).

Ya que la Biblia no especifica cuál método los romanos usaron en la crucifixión de Cristo, el uso de la palabra “stauros” utilizada por los escritores del evangelio, es un fuerte indicador que el método utilizado fue el primero –sin la barra que atravesaba el poste-. Los autores de los evangelios, fueron testigos presenciales de la crucifixión y sabían exactamente el método que utilizaron para clavar a Jesús. Si nuestro Salvador hubiera muerto en una cruz, ellos hubieran utilizado una palabra que describiera una cruz. Sin embargo, todos ellos escogieron usar la palabra que indica una estaca o poste –no una cruz.
John Denham Parsons, habla de este asunto en su libro, Una Investigación a los Orígenes e Historia de los Símbolos que Fueron Adoptados por Nuestra Religión. En su obra, él explica que si Cristo hubiera sido ejecutado en un objeto en forma de cruz, los autores de los evangelios, hubieran utilizado la letra griega X, “Chi”, o tal vez términos tales como “Kata chiasmon”. Su investigación lo llevó a concluir que todos los apóstoles escribieron la palabra “stauros” con el propósito específico de no confundir el sacrificio de Cristo con el símbolo antiguo egipcio de la “tau”.
Bullinger, el autor del “Compañero Bíblico”, establece que, ya que la palabra griega usada en Juan 19:17 es “stauros”, lo que cargó Jesús en realidad fue una estaca o poste, y por lo tanto este verso debe ser traducido como: “Y él, cargando su poste o estaca, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota.” Este punto de vista, también es revalidado por la “Biblia Judía Completa”, la cuál traduce Mateo 10:38 como:

Cualquiera que no toma su estaca de ejecución y me sigue, no es digno de mí (Mateo 10:38).

La Serpiente Sobre una Estaca o Asta
Otro punto de evidencia que señala hacia Jesús siendo clavado en una estaca o poste en lugar de en una cruz, se encuentra en la historia de Moisés y la serpiente erecta sobre una estaca o asta. La historia se encuentra en el libro de Números, capítulo 21, donde la gente se había desanimado. Cuando la gente permitió que su desánimo les causara pecar al hablar en contra de Dios y de Moisés, Dios mandó “serpientes ardientes” entre ellos. Muchas de estas gentes fueron mordidas y murieron, y muchas otras estaban por morir. Presenciando todo este horror, la gente clamó a Moisés por ayuda, así que Moisés oró a Dios, y Dios respondió y dijo:

Y el Eterno dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre un asta: y será que cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta, y fue, que cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía (Números 21:8-9).

Moisés hizo una serpiente de bronce y la sujetó a un asta o estaca, la cual fue erigida para que todos la vieran. Y todos los que miraron la serpiente fueron sanados. La serpiente sobre un poste como un símbolo de sanación, fue luego adoptado por la profesión médica, y podemos ver que se sigue utilizando hasta nuestros días. Pero lo más importante, esta, prefiguraba el sacrificio de Cristo. Notemos las palabras de Jesús en el evangelio de Juan:

Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado; Para que todo aquel que en él creyere, no se pierda, sino que tenga vida eterna (Juan 3:14-15).

La serpiente fue puesta sobre un asta o poste, no sobre una cruz. Dios pudo haber instruído a Moisés a que sujetara la serpiente a una cruz. Pero Dios, específicamente lo dirigió a que fuera en un poste o una estaca o un asta. Lo que esto implica, no tiene margen de error –Jesús, también fue levantado sobre una estaca o poste o asta, no en una cruz.
El hecho es que, todas las evidencias bíblicas señalan hacia la conclusión de que Jesús fue clavado en un poste o estaca y no en una cruz, y esto es para muchos como una revelación. Además, si tomamos en cuenta el hecho de que la cruz es definitivamente pagana en sus orígenes. Esto nos lleva a una pregunta más compleja: ¿Cómo es que el símbolo de la cruz, llegó a estar asociado con la cristiandad?


cristianismo


¿Cómo la Cruz Pagana Llegó a ser Cristiana?
La abrumadora mayoría de las evidencias, apuntan a que Cristo fue enclavado en un poste o madero y no en una cruz con dos maderos. Pero, entonces ¿Cómo es que la cruz pagana ha llegado a tener tanta prominencia entre los cristianos profesos? La respuesta se encuentra en la historia del emperador romano Constantino el Grande, cuando subió al poder.
Constantino llegó primero a una posición de poder en el año 306 d. C. después de la muerte de su padre, Constancio, quien fuera el augusto, o el emperador viejo, del imperio occidental bajo el sistema de Dioclésio el tetrarca. Constantino fue aclamado como el sucesor de su padre, pero compartía el gobierno en el oeste en una alianza nada fácil con su cuñado, Maxentius. Mucho se ha escrito acerca de la supuesta conversión de Constantino al cristianismo, pero en este tiempo, él permanecía fiel a sus dioses paganos. Sin embargo, él unilateralmente terminó con la persecución de los cristianos en sus territorios.
Para estas fechas, los cristianos ya habían sufrido persecución de manos del Imperio Romano por cientos de años. A pesar de esta persecución, el movimiento cristiano, ampliamente corrupto en su interior, no solamente sobrevivió, sino que creció en números y en fuerza. Ya sea que la posterior conversión de Constantino al cristianismo haya sido sincera o simplemente un movimiento político, permanece en el debate, pero ciertamente él reconoció que la iglesia era una fuerza política que debía ser considerada.
Inicialmente, una fuerza de más presión por considerar se presentaba así misma a Constantino en la forma de Maxentius, quien tenía la posición de cesar, o el emperador joven, en el oeste. Las hostilidades declaradas entre los dos rivales se iniciaron en el año 312, y al anochecer del 28 de octubre, Constantino enfrentó una batalla crucial en el río Tiber.
Existen varias versiones contradictorias acerca de los eventos que se llevaron a cabo a la famosa Batalla del Puente Milvian. Una versión es que en la noche de la batalla, Constantino tuvo un sueño en el cuál vio una cruz en el cielo, y tal vez las letras griegas chi y rho (las dos primeras letras de Christos) con ella.


Constantino entonces oyó o vio las palabras “por medio de este signo conquistarás” El historiador Eusebio, escribió que esta visión apareció en el cielo a plena luz del día, y que también fue vista por el ejército de Constantino. De acuerdo a Eusebio, Cristo se le apareció a Constantino al siguiente día, al anochecer y le instruyó a que pusiera el símbolo que había visto en los estandartes de batalla de su ejército.
Ya sea que estas historias sean ciertas o no, Constantino ganó una batalla decisiva al día siguiente y atribuyó la victoria al Dios de los cristianos. Como resultado de esto, se pretende que Constantino se había convertido al cristianismo, pero, fue una conversión de nombre solamente, ya que él nunca dejó de adorar a sus dioses paganos.
Constantino era un adorador del sol, y aún después de su supuesta conversión al cristianismo, en el año 312, él continuó honrando al Sol Deus Invictus –“el invencible dios sol”. La evidencia de esto se puede ver en las monedas que Constantino comisionó que fueran acuñadas. Johannes Geffcken, en Los Últimos Días del Paganismo Greco-Romano escribe:

Después del año 314 d.C. las monedas de Constantino muestran una cruz de brazos equidistantes o iguales, como un símbolo para el dios sol. Si la visión de la cruz lo impresionó y fue utilizada como símbolo de alentamiento. No pudo haber sido en honor de Yahushúa, porque Constantino continuó honrando a la deidad del sol y al símbolo de la deidad del sol, la cruz (Los Últimos Días del Paganismo Greco-Romano).

La versión de brazos equidistantes o iguales de la cruz, fue la vieja cruz solar, el símbolo de la deidad del sol, el centro de la religión cósmica, y la religión astrológica de Babilonia.

La cruz solar, es probablemente el símbolo religioso más antiguo del mundo. Esta aparece en el arte religioso de las religiones asiáticas, americanas, europeas e indias a través de la historia. La cruz compuesta de brazos equidistantes dentro de un círculo, que representa el calendario solar –los movimientos del sol, marcados por los solsticios. Algunas veces los equinoccios también están marcados, formando una rueda de ocho brazos. La suástica es también una forma de cruz solar (Website, Artículo Sobre Religión Alternativa, Símbolos).





Después de su victoria, en el año 313, Constantino entró en una alianza con su homólogo o contraparte, Licinio en el este, y conjuntamente lanzaron una proclamación llamada “El Edicto de Milán”. Este edicto, no hizo al paganismo ilegal, ni hizo al cristianismo una religión respaldada por el estado. Dio libertad de religión. Legalizó el cristianismo, regresó las propiedades confiscadas de la iglesia, y estableció el domingo –sun day ; día del sol- como el día de adoración.
El hecho de que los cristianos en general, pareciera que hubieran aceptado el domingo sobre el Sabbath es una señal de que tan corrupta la iglesia había llegado a estar. Concerniente a los objetivos de Constantino, el domingo era el día de Mitras, el dios sol. La Enciclopedia Católica hace eco de que Constantino intentaba promover no el cristianismo, sino la unidad a través de una adoración común hacia el dios sol Mitras

…Sino que fue en la parte occidental del imperio que la veneración de Mitras predominaba. ¿Podría ser imposible reunir todas las diferentes nacionalidades alrededor de sus altares?...¿Podría no llegar a ser el Sol Deus Invictus, a quién Constantino dedicó sus monedas por mucho tiempo, o Sol Mitras Deus Invictus, venerado por Dioclésio y Galerio, llegar a ser el supremo dios del imperio? Constantino podría haber meditado sobre esto. Tampoco él había rechazado tal idea, aún después de un evento milagroso que lo había influenciado fuertemente a favor del dios de los cristianos…Es verdad que los creyentes en Mitras también observaban el domingo, así como la navidad. En consecuencia, Constantino habló no acerca del día del Señor, sino del eterno día del sol (La Enciclopedia Católica).


Cualquiera que hayan sido las intenciones de Constantino, él buscaba una política de tolerancia religiosa, y al mismo tiempo, dar un trato preferencial a la iglesia. Su favor hacia la iglesia, también trajo su influencia, la cual se incrementó con el tiempo. De acuerdo con uno de sus biógrafos:

Constantino utilizó a la iglesia como uno de sus instrumentos de política imperial, impuesta sobre su ideología imperial, y por lo tanto, desalojada de mucha de la independencia que antes tenía (Hans A. Pohlsander, Constantino I).

Cuando Constantino finalmente consolidó su poder, como el único emperador de Roma, estuvo entonces en condiciones de tener aún más control sobre la iglesia. En el año 325, al año siguiente de la derrota de Licinio, para obtener control del oriente y occidente, Constantino convocó a una reunión con los líderes de la iglesia en el Concilio de Nicea.
Al tomar la iniciativa de convocar el Concilio de Nicea, Constantino comenzó con el apoyo no oficial del imperio romano hacia el cristianismo. Cada vez más, las formas de esta cristiandad, empezaron a parecerse a las tradiciones paganas de la adoración al sol.
Una de las razones de esto, es que Constantino nunca abandonó su lealtad a las prácticas paganas del pasado. Durante la dedicación de su ciudad, Constantinopla, él dio por igual la importancia al cristianismo, así como a Mitras. La Enciclopedia Católica dice acerca de esto:

Durante la dedicación de Constantinopla, en el año 330, una mitad pagana, mitad cristiana fue realizada. El carruaje del dios sol fue puesto al centro de la plaza y sobre su cabeza, fue puesta la cruz de Cristo, mientras que cantos paganos de fidelidad eran cantados. Poco antes de su muerte, Constantino confirmó los privilegios a los sacerdotes de los dioses antiguos. Muchas otras de sus actividades, también tuvieron la apariencia de ser “medias gestiones”, como si él mismo vacilara, aunque siempre mantuvo en realidad alguna forma de sincretismo religioso (Artículo, Constantino el Grande).

Otra de las razones, fue la iglesia misma. Estaba fundamentalmente corrupta, así como inundada con la influencia de paganismo en sus congregaciones. Con el emperador como su patrocinador, la iglesia empezó a atraer paganos convertidos, primero a cuenta gotas y luego a chorros. Finalmente, el influjo llegó a ser tan grande, que el clero perdió la esperanza de reeducar a los nuevos conversos a la manera de la iglesia. Con la esperanza de que los paganos, finalmente abandonaran sus creencias, los líderes religiosos les permitieron retener los símbolos de sus antiguos dioses.
Así es como la cruz, la Tau, el símbolo de Tamuz y la adoración al sol, se introdujeron en la iglesia. En lugar de que la iglesia influenciara a los paganos, fueron los paganos los que influenciaron a la iglesia. Por supuesto que esto no sucedió de la noche a la mañana. Fue una influencia gradual que se llevó a cabo a través de los años.

No fue sino hasta que el cristianismo empezó a paganizarse, que la cruz llegó a ser enseñada como un símbolo cristiano. Fue en el año 431 d. C., que las cruces en las iglesias y en las parroquias fueron introducidas, mientras que el uso de las cruces en torres y campanarios fue hasta el año 586 d.C. En el siglo VI, la imagen del crucifijo fue introducida y su adoración aprobada por la iglesia de Roma. No fue sino hasta el segundo concilio en Efeso que fueron requeridas en los hogares el poseer cruces. El uso de la cruz, entonces era obvio que no era una doctrina de la verdadera iglesia primitiva. Esta no era parte de la fe una vez dada a los santos (Ralph Woodrow: Babilonia Misterio Religioso).

El símbolo de la cruz, llegó a ser el emblema, tanto de la iglesia católica, así como del poderoso santo imperio romano. Mientras que Constantino, solamente interpretó su visión como que podría salir victorioso de la batalla -si en realidad él tuvo una visión de una cruz y las palabras “por este signo conquistarás”-, entonces, el significado fue más allá de lo que él jamás hubiera imaginado. Las conquistas militares de Constantino, palidecen en comparación con las conquistas te tuvo después la iglesia católica –la iglesia a la cuál él apoyó.
Cientos de años antes de Constantino, al apóstol Juan se le dio una visión, en la cuál, él vio un profético caballo blanco representando a la falsa religión cabalgando para conquistar al mundo.

Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba, tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo y para vencer (Apocalipsis 6:2).

Algunos se han equivocado al creer que el que cabalga el caballo blanco es Jesús, pero no lo es. Aunque Jesús también está representado cabalgando un caballo blanco, Él no tiene un arco, sino que es su lugar, usa la espada de Su boca cuando Él regresa a gobernar con Sus santos (Apocalipsis 19:11).
El jinete del caballo blanco es el primero de cuatro jinetes, y cada uno de ellos, representa una terrible plaga sobre la humanidad. El primer jinete representa a la falsa religión. El color blanco lleva la apariencia de pureza, pero es solamente una ilusión. Este caballo y su jinete representan una cristiandad falsa unida con el poder militar, simbolizada por el arco, un arma de guerra fabricada por el hombre.
El arribo de la falsa religión fue predicha por Jesús, mientras Él advertía a Sus discípulos de lo que iba a suceder. Jesús les previno que muchos vendrían en Su nombre, diciendo que Él era el Cristo, pero que engañaría a muchos.

Y respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán (Mateo 24:4-5).

Comparando las palabras de Jesús con la visión de Juan en Apocalipsis, es claro que Constantino tuvo un importante papel en el cumplimiento de esta profecía. La iglesia que este emperador ayudó a formar, usó el nombre de Cristo y el signo de la cruz, en conjunción con el poderío militar del imperio romano, y otros gobiernos deshonestos, para conquistar y gobernar a los hombres.
El símbolo de una cruz nunca fue parte del verdadero cristianismo. La marca de un verdadero cristiano era algo totalmente diferente. Aquéllos pocos que estaban comprometidos a seguir en realidad a Cristo y obedecer los mandamientos de Dios, fueron forzados a la clandestinidad, mientras que la iglesia paganizada conquistaba el mundo.

¿Es Realmente Importante?
Algunos podrían preguntarse, pero “¿Es realmente importante?” Estas personas pudieran razonar, que solamente porque la cruz fue originalmente pagana y porque Jesús probablemente no fue clavado a una cruz, no hay razón para quitar el símbolo que por muchos años ha representado al cristianismo para tanta gente “¿No podemos seguir usándola?” “¿Dónde está el daño en esto?” “¿Es realmente importante?”
La respuesta es ¡a Dios le importa! El segundo mandamiento de Dios dado en el monte Sinaí, prohíbe el hacer o el uso de cualquier imagen en nuestra adoración a Dios.

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy el Eterno tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, a los que me aborrecen (Éxodo 20:4-5).

En una extraña coincidencia, en el mismo momento en que Dios estaba dando éste y el resto de los Diez Mandamientos a Moisés, Aarón estaba haciendo una imagen –un becerro de oro- para que los israelitas adoraran. Dios se enojó tanto, que consideró en destruir a toda la nación y empezar de nuevo con solamente un hombre, Moisés.

Entonces el Eterno dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de tierra de Egipto se ha corrompido: Presto se han apartado del camino que yo les mandé, y se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y han sacrificado a él, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. Dijo más el Eterno a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz: Ahora pues, déjame que se encienda mi furor en ellos, y los consuma: y a ti yo te pondré sobre gran gente (Éxodo 32:7-10).

Esta historia se ha preservado como un aviso para nosotros (1 Corintios 10:11). Cuando Aarón hizo el becerro de oro, él no pensó que estaba adorando a un falso Dios. Aarón en realidad creyó que estaba utilizando el becerro pagano para adorar al verdadero Dios (Éxodo 32).
Pero Dios no quería que ellos lo adoraran a Él con ídolos o imágenes, como era la costumbre de las naciones paganas alrededor de Israel. Tampoco Él quiere que en la actualidad lo adoremos a Él con símbolos de adoración pagana. A los israelitas que estaban a punto de entrar a la tierra prometida y a nosotros hoy en día, Dios nos previene:

Guárdate que no tropieces en pos de ellas, después que fueren destruidas delante de ti: no preguntes acerca de sus dioses, diciendo: De la manera que servían aquellas gentes a sus dioses, así haré yo también (Deuteronomio 12:30).

Dios advirtió a Israel que si ellos adoptaban las costumbres paganas de adoración de las naciones alrededor, Él los destruiría. Desafortunadamente, Israel no hizo caso a la advertencia de Dios, pero antes de castigarlos, Él envió al profeta Ezequiel, para prevenirlos nuevamente. Ezequiel mostró al pueblo la absoluta falta de respeto para Dios en Su propia casa, el templo:

Y me llevó a la entrada de la puerta de la casa del Eterno, que está al norte; y he aquí mujeres que estaban allí sentadas llorando por Tamuz (Ezequiel 8:14).

Como un dios de la fertilidad, Tamuz estaba íntimamente conectado con la adoración al sol. Por lo tanto, sus seguidores, observaban el curso del sol, celebrando dos festivales en sus estaciones. Una de ellas era celebrada al principio de la primavera y la otra al final del otoño. La festividad de primavera era un tiempo de entusiasmo que se centraba alrededor del matrimonio de Tamuz con la diosa Inana. La cosecha de otoño, por el otro lado, marcaba su muerte en manos de demonios del infierno.
Con la muerte de Tamuz, el sol empezaba a desminuir, trayendo la decadencia de las cosas vivas. Sus seguidores entonces se lamentaban y oraban. Las mujeres lloraban y con el paso del invierno y la aproximación de la primavera, la gente se regocijaba y celebraban el regreso de Tamuz, trayendo con él el sol y nueva vida con este.
Para decirlo francamente, esta gente adoraba al sol. A Ezequiel se le reveló esto conforme se adentraba en el templo.

Luego me dijo: ¿No ves, hijo de hombre? Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que éstas. Y metióme en el atrio de adentro de la casa del ETERNO: y he aquí junto a la entrada del templo del ETERNO, entre la entrada y el altar, como veinticinco varones, sus espaldas vueltas al templo del ETERNO y sus rostros al oriente, y encorvábanse al nacimiento del sol (Ezequiel 8:16).

La cruz, como el lector puede recordar, era el símbolo de Tamuz y era una parte integral de la adoración del sol. Dios llama a esta idolatría pagana como una “abominación”.
Por supuesto, algunos podrán decir que no adoran a la cruz. Pero ya sea que la adoren o no, eso no cambia el hecho de que la cruz es parte de un sistema religioso de adoración antiguo. Dios nos prohíbe adoptar las costumbres religiosas de los paganos. Él dice, “No preguntarás acerca de sus dioses, diciendo,” “¿Cómo estas naciones servían a sus dioses?"
Los defensores de la cruz pueden decir que no la adoran, pero, ¿Es verdad esto? Cuando ellos se inclinan ante la cruz, y besan y oran a este objeto hecho por el hombre, ¿No están violando el segundo mandamiento, el cuál establece que no debemos hacernos imágenes, que no tenemos que inclinarnos ante ellas y que no tenemos que adorarlas? Si bien es cierto que la cruz no es literalmente una imagen de Dios, muchos la utilizan para acordarse de Él. Ellos la veneran, y se inclinan ante ella, así como los paganos hacen con sus ídolos.
En la iglesia romana, la cruz es grandemente venerada. En la siguiente oración católica, los miembros de la iglesia son enseñados a orar a la cruz, la cual es constantemente referida por la iglesia romana como el “árbol de vida”:

Saludos, oh cruz, árbol triunfal, verdadera salvación del mundo, entre los árboles no hay otro como tú, lleno de hojas, lleno de flores y retoños. Oh cruz, nuestra única esperanza, da más justicia al santo y perdona las ofensas de los culpables.

La siguiente cita está tomada de la Iglesia Siríaca Ortodoxa de Antioquía:

Adoramos Su cruz porque esta es Él y Su santo estandarte de la iglesia, y a través de ella, todos sus sacramentos son hechos santos. Nosotros honramos la madera de la cruz, porque esta tocó el cuerpo de nuestro Señor Jesucristo, y su preciosa y pura sangre fue derramada en ella (El Periódico Patriarcal).

Esta admisión de la iglesia ortodoxa, prueba que la cruz es adorada por ellos. Estos líderes religiosos, han pedido prestado este símbolo, y lo usan así como los paganos lo hicieron para adorar a sus falsos dioses. Jesús nunca enseñó a Sus seguidores a usar una cruz como una ayuda para la adoración. Como sea, contrario a la ley de Dios, muchos simplemente hacen esto. El Libro Católico de Bendiciones, revela la devoción de la iglesia por la cruz:

De todas las imágenes sagradas, la figura de la preciosa cruz de Cristo dadora de vida es preeminente porque es el símbolo de todo el misterio pascual. La cruz es la imagen más querida de los cristianos y la más antigua; esta representa el sufrimiento y victoria de Cristo… En el viernes santo, es presentada a los fieles para su adoración.

Millones de cristianos profesos, reverencian y adoran a la cruz. Este es el meollo del porque Dios mandó a Su pueblo a no hacer ninguna cosa que se encuentre en el cielo o en la tierra el objeto de adoración religiosa. Cuando nos enfocamos o inclinamos ante la cruz, tenemos su imagen –no a Dios- en nuestra mente. La imagen, en realidad nos aparta de Dios. Es a Él a quien tenemos que adorar, no una cruz. Esta es la razón por la cual el todo poderoso, no quería que tuviéramos una imagen física en nuestra mente cuando oramos: porque la imagen llega a ser lo importante, no Él. Cualquier adoración de una imagen, demerita y minimiza al Gran Dios.


Como opinion final muchos datos dicen qe el adorar imagenes es pecado ... dejemosnos de estupidizar por dichos religiosos que no saben ni papa de su religion y no esperemos a que un pelon nos diga lo que dice la biblia sino el buscarlo por nuestra cuenta
ATTE :AeldeuxIYW