Liberacion Echando Fuera Demonios
RECUERDEN QUE ES UNA LUCHA CON EL MISMO DEMONIO SATANAS.

miren este post http://www.taringa.net/posts/noticias/1511685/Liberacion-de-Demonios.html


LANZANDO FUERA DEMONIOS
Por Ralph Mahoney, con porciones extensas de los escritos del Misionero Charles Haupt (Sudamérica) y el Evangelista T.L. Osborn (Tulsa, OK, USA).

Capítulo 1

Los Demonios: Aprendiendo A Reconocerlos

Introducción

Esta sección no tiene el propósito de duplicar los bosquejos de las enseñanzas conspicuas encontradas en las Secciones C2 y C5 en la Concordancia de Temas del libro "El Cayado Del Pastor". Estúdielas para más percepción y entendimiento de Demonología.

Un creyente en Cristo puede llegar a ser un amo de los demonios al momento en que recibe un entendimiento claro del modelo con el que operan, pues fueron derrotados completamente en el Calvario. Puede revisar la Sección B1 titulada: "Viviendo Una Vida Cristiana Victoriosa", cerca del comienzo de La Guía Para El entrenamiento De Líderes, para un conocimiento completo al respecto. Una vez que usted entienda que los demonios están totalmente exentos de poder contra los creyentes, jamás volverá a sentir temor de ellos, ni del diablo. Cada creyente puede tener autoridad sobre el diablo y los demonios. Aprenda respecto a la autoridad que tiene el creyente y a cómo ejecutarla con fe en la Palabra de Dios.

Lectura Bíblica
"Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir.

En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante; y sanad a los enfermos que en ella haya…" (Lc 10:1, 8, 9).

"Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.

Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones [dos símbolos bíblicos de demonios], y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.

Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos" (Lc 10:17-20).

El último versículo (vs 20) habla muy claro de que el hecho de ser salvos es una causa mayor para el regocijo, que lanzar fuera demonios en el Nombre de Jesús. El objetivo principal de nuestro ministerio no es lanzar fuera demonios, sino predicar el evangelio a los perdidos.
Ahora, a fin de predicar el evangelio de una manera que las personas respondan y sean salvas, tenemos que trabajar en el poder y demostración del Espíritu (1 Co 2:4). Es vital que tengamos autoridad sobre los demonios de Satanás y que pongamos tal autoridad en práctica.

Dos grandes poderes están envueltos en una lucha de vida o muerte por los seres humanos. Pedro y Juan describieron esto de la siguiente manera:

Pedro dijo: "...velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar" (1 P 5:8).

Juan dijo: "Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo" (1 Jn 3:8). Jesús nos llama a unirnos en Su obra de destrucción contra el diablo.

Antes de describir a los demonios, sería conveniente si pudiéramos comprender algo acerca de Satanás.

A. ¿QUIÉN ES SATANÁS?
Satanás es el dios de este mundo (2 Co 4:4). Él era príncipe de naciones (Mt 4:8, 9). Él es autor de todas las miserias y problemas, de todas nuestras enfermedades y dolores, y de la misma muerte. Es rey y comandante de todos los espíritus demoniacos. Él reina sobre todos los ejércitos de las tinieblas y del Infierno. Su principal deseo y maquinación es destruir las vidas humanas; por consiguiente, se complace en causar dolor al corazón de Dios, nuestro Padre celestial.


B. ¿QUÉ SON LOS DEMONIOS?
Algunos dicen que los demonios no existen, que el título es meramente una figura poética del lenguaje, pero esto no es cierto. La Biblia es tan clara y definida en sus enseñanzas concernientes a los demonios, como lo es en relación con los ángeles. Ambos, son reales hoy. Ambos deberán ser estudiados y entendidos.

Los demonios son seres espirituales caídos, malvados, aborrecibles y destructivos. Son personalidades de la misma manera en que los espíritus humanos son personalidades. Los demonios son espíritus sin cuerpos físicos donde puedan morar. Nosotros somos espíritus con cuerpos. Nuestros espíritus vinieron de Dios. Los espíritus de los demonios sirven a Satanás y son enviados de su parte.

1. Pertenecen Al Diablo
Los demonios pertenecen a Satanás, quien es el gobernador de los demonios, Jesús habla de ellos como sigue: "…el diablo y sus ángeles" (Mt 25:41). La terminología griega "Diabolos" (diablo), significa "acusador" o "calumniador". Es siempre usado en singular en el Nuevo Testamento.

Las palabras "daimon y daimonion" son usadas tanto en singular como en plural, y no son intercambiables con la terminología de "diabolos", ya que, sólo existe un "diabolos": el diablo, pero existen muchos "daimonion o daimon": demonios.

2. Son Ángeles Caídos
Los demonios son ángeles caídos, "que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada" (Jud 6). Cuando fueron creados, al principio eran criaturas perfectas, pero recibieron la libertad para escoger entre el bien y el mal. Los demonios son ángeles que escogieron desobedecer a Dios y hacer la voluntad de Satanás.

a. Algunos Están En Prisión. Primero, están los que pecaron y están en "prisiones de oscuridad" (2 P 2:4), esperando por el juicio de los ángeles (1 Co 6:3).

b. Algunos Están Libres. Segundo, están los que cayeron, y a quienes Dios les ha permitido continuar sirviendo a Satanás y a su reino. La razón para esto es uno de los secretos de Dios (Dt 29:29). Satanás no es omnipresente (no puede estar en todas partes al mismo tiempo, como Dios); no obstante, tiene una multitud de demonios o espíritus sin cuerpo que hacen su voluntad con tanta precisión que al parecer está presente en todas partes.

C. ¿QUÉ SON ESPÍRITUS DE DEMONIOS?
1. Diferencia Entre El Cuerpo Y El Espíritu
Yo tengo un cuerpo, pero soy un espíritu. Mi espíritu habita en mi cuerpo. Yo me expreso a mí mismo (mi espíritu) con las facultades de mi cuerpo. Usted puede ver mi cuerpo, pero no puede ver mi espíritu, pues el yo real es un espíritu que vive dentro de mi cuerpo.

Mi cuerpo es simplemente la casa en la cual mi espíritu vive. Llegará el día cuando mi cuerpo muera y regrese al polvo, pero mi espíritu nunca morirá. Cuando esto suceda, mi espíritu regresará a Dios, quien lo creó: "… el espíritu vuelva a Dios que lo dio" (Ec 12:7).

Yo (mi espíritu) soy una persona. Me expreso a mí mismo con mi cuerpo. Si mi cuerpo muere, no podré (mi espíritu) expresarme.

Si me cortan la lengua, mi espíritu no podrá hablar. Destruya mis oídos y no podré escuchar. Si me saca los ojos, quedaré ciego. Aun cuando mis ojos no puedan ver, mis oídos no puedan escuchar y mi lengua no pueda hablar, mi espíritu seguirá habitando el cuerpo, pero no podrá ver, oír, ni hablar.

Si mis piernas y manos fueran amputadas, si mi sentido del olfato y cuerdas vocales fueran destruidas, con todo, mi espíritu seguirá viviendo. Sin embargo, no podría expresarse como antes. Mi espíritu sigue teniendo un cuerpo, pero sus facultades de expresión no podrán manifestarse.

Ahora puede entender lo que quiero decir cuando hablo de la diferencia entre mi espíritu y mi cuerpo o la diferencia entre yo y mi cuerpo.

2. Espíritus Sin Cuerpos
Los demonios son espíritus del mal sin cuerpos con los que puedan expresarse a sí mismos en este mundo. Siendo que no poseen cuerpos propios, tienen que vagar por toda la tierra procurando encontrar cuerpos en los que puedan entrar y, así, expresar su misión del mal (Mt 12:43).

Puesto que los demonios son personalidades reales, manifiestan las mismas a través de las personas a las cuales entran.

Existen varias clases o tipos de espíritus demoniacos, de la misma manera en que existen diferentes tipos de personas, las cuales, discutiremos más tarde.

D. ¿QUIÉN ES SATANÁS?
Satanás es su adversario. Los demonios son sus enemigos. Ellos se oponen a los derechos legales que usted tiene sobre ellos y están celosos de su herencia.

"Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas" (2 Co 10:4).

Este versículo nos dice que estamos en guerra, y nuestras armas espirituales son habilitadas por el Espíritu para destruir las ciudadelas o fuertes que los demonios y el diablo dominan al cegar las mentes de los hombres (2 Co 4:4).

"Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes" (Ef 6:12).

1. Él Es Malo
Todo lo que es malo, destructivo, desanimador, malicioso y opresor, viene de Satanás. Las obras del diablo son, y siempre han sido: "hurtar y matar y destruir" (Jn 10:10) los espíritus, mentes y cuerpos de la Creación de Dios, ya sea totalmente o en parte.

2. Él Se Opone A Dios Y A Su Familia
Él se opone a nosotros. Nos aborrece. No obstante, somos amonestados a estar alertas. Satanás, como nuestro adversario, siempre está presente para retar nuestra fe, integridad y derechos del pacto. Él siempre está listo para dirigir rebeliones públicas contra Dios y Su familia.

Pero Jesucristo "apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo" (1 Jn 3:8).

E. ¿QUÉ SON LOS DEMONIOS?
1. Los Demonios Hablan
Son agentes del mal bajo la dirección del diablo. Ellos hablan a través de las facultades mentales y del habla de la persona que poseen, de la misma manera en que su espíritu (su yo real) habla mediante su lengua y cuerdas vocales.

"Y los espíritus inmundos, al verle, se postraban delante de él, y daban voces, diciendo: Tú eres el Hijo de Dios" (Mr 3:10, 11). "También salían demonios de muchos, dando voces y diciendo: Tú eres el Hijo de Dios" (Lc 4:40, 41).

"Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad… Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces, diciendo: ¡Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él!" (Mr 1:22-25).

Estas escrituras nos muestran cómo los demonios hablaban a los que los echaban fuera en el nombre de Jesús.

2. Los Demonios Conocen Su Futuro
Jesús se encontró con dos hombres poseídos de demonios que salían de entre los sepulcros. Cuando estaba próximo a lanzarlos fuera, ellos dieron voces diciendo: "¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?" (Mt 8:29).

¿Qué querían decir los demonios al declarar: "¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?". ¿De qué tiempo estaban ellos hablando?

Los demonios saben que el Infierno fue preparado para el diablo y sus ángeles. Ellos saben que vendrá el día en el cual el diablo será "lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos" (Ap 20:10) "…con los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos…" (Ap 21:8), y con todos los que no estén "escritos en el libro de la vida" (Ap 20:15).

Los demonios saben que viene el día en el cual serán atormentados día y noche para siempre. Saben que para entonces, jamás podrán atormentar a la humanidad, pues estarán en prisiones de donde nunca podrán salir.

Por consiguiente, tiemblan ante la presencia de Jesús y claman: "¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?".

3. Los Demonios Resisten Para No Rendirse
El capítulo ocho de Mateo, el capítulo cinco de Marcos y el capítulo ocho de Lucas, exponen el relato de Jesús lanzando fuera la legión de demonios del maniático.

El contexto de esas escrituras revela lo siguiente:

Primero: Los demonios profesaron adorar a Cristo, tratando de evitar que el Señor fuera muy firme con ellos (Mr 5:6).

Segundo: Jesús les ordenó que salieran fuera del hombre (Lc 8:29; Mr 5:8).

Tercero: Los demonios le rogaron a Jesús que no los atormentara; cuando Él les habló, los demonios se atemorizaron (Lc 8:28).

Cuarto: Cristo les preguntó: "¿Cómo te llamas?" (Lc 8:30).

Quinto: Los demonios respondieron: "Legión me llamo, porque somos muchos" (Mr 5:9).

Sexto: Cuando Jesús insistió en que salieran, los demonios, sorprendidos de ser expulsados de su habitación, el cuerpo del demente, "le rogaban mucho que no los enviase fuera de aquella región" (Mr 5:10).

Luego, la legión de demonios que había poseído al demente, trató de negociar más con Jesús. Si tenían que salir fuera de su posesión humana, el siguiente y mejor lugar para entrar sería a un hato de cerdos que estaban ubicados en las inmediaciones.

"Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos" (Mr 5:12).

Séptimo: "Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron" (Mr 5:13).

Este relato extraordinario muestra cómo los demonios hacen resistencia para no dejar el lugar donde habitan, pero que tienen que salir ante la orden de los siervos de Dios. Cristo nos ha dicho a nosotros: "…os doy poder y autoridad sobre todos los demonios… y en mi nombre echarán fuera demonios" (Mr 16:17; Lc 9:1; Lc 10:19).

4. Los Demonios Pueden Pedir Refuerzos
Jesús enseñó una lección muy reveladora, concerniente a los demonios, en el capítulo doce de Mateo:

"Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada.

Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero" (Mt 12:43-45).

Es posible que los demonios que una vez fueron lanzados fuera, llamen a otros demonios como refuerzo para volver a entrar a la persona de la cual fueron echados. Esto sucede cuando la persona liberada es negligente en consagrar su vida completamente a Cristo.

Por lo tanto, el demonio llama a otros espíritus más malos que él mismo para entrar y habitar allí: "...y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero".

Jesús dijo al hombre paralítico que había sido sanado: "Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor" (Jn 5:14).

5. Los Demonios Reconocen Y Obedecen A Los Que Tienen Poder Sobre Ellos
Cuando Jesús era afrontado por los que tenían demonios, muchas veces los demonios clamaban: "Sabemos quien eres; eres el Hijo de Dios".

Los demonios no han cambiado.

Ejemplos tales como esos, acontecieron en el ministerio de Pablo:

"Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo.

Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois? Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos" (Hch 19:13-16).

Los demonios saben quién tiene poder sobre ellos. Ellos sabían quiénes eran Jesús y Pablo. Ellos se burlaron y dominaron completamente a los siete hijos de Esceva, quienes trataron de echarlos fuera por el dinero que recibirían como recompensa.

"Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret" (Hch 10:38). Fue el Espíritu Santo quien dijo: "Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado" (Hch 13:2).

Las dos personas que los demonios reconocieron habían sido ungidas con el Espíritu Santo, el poder de Dios. Los demonios lo sabían y les obedecían.

Sin embargo, este caso era una advertencia clara para que los creyentes no jueguen con los demonios. Cada creyente ha recibido poder y autoridad sobre todos los demonios, y nunca deberán sentir temor, ni dudar en ejecutar tal autoridad.

Jesús dijo: "Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios" (Mr 16:17).

María Magdalena estaba poseída por siete demonios; no obstante, cuando el ungido de Dios la encontró, lanzó fuera a todos esos espíritus del mal.

Por el contrario, hubo siete hombres, ninguno de ellos siervo ungido de Dios, y los siete hombres no pudieron echar fuera un sólo demonio; un demonio dominó a esos siete hombres de tal manera que salieron huyendo desnudos y heridos.
Esto comprueba que toda nuestra fortaleza y sabiduría natural son inútiles delante del diablo; sin embargo, todos los demonios del infierno huyen aterrados ante un creyente ungido de Dios.

F. ¿CUÁLES SON LOS ATRIBUTOS DE DIOS?
1. Él Es Bueno
Todo lo que es bueno, hermoso, agradable y puro, tiene su origen en Dios. "Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre…" (Stg 1:17).

2. Él Otorga Vida
La Biblia dice: "Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder" (2 P 1:3).

"Porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas" (Lc 9:56).

Hemos concluido que Satanás es el dios del mal y Dios el del bien. Todo lo bueno viene de Dios y las cosas malas vienen de Satanás.

G. ¿QUÉ RESPECTO A NOSOTROS?
1. Nosotros Tenemos La Armadura De Dios
Hemos recibido toda la armadura con la cual podamos resistir a Satanás. Jesús, antes de ascender al Padre, otorgó a cada creyente el derecho de usar Su Nombre contra el diablo.

La espada del Espíritu, la cual es la Palabra de Dios, está a nuestra disposición para que la usemos contra Satanás.

Nuestros pies están calzados con el evangelio.

El yelmo de salud (salvación) está puesto sobre nuestras cabezas, y el escudo de la fe es nuestra defensa, con el cual, podemos apagar todos los dardos fieros del maligno (Ef 6:13-18).

2. Tenemos Poder Sobre El enemigo
Jesús, nuestro Capitán, dice: "He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo" (Lc 10:19).

"…les dio poder y autoridad sobre todos los demonios…" (Lc 9:1).

"…En mi nombre echarán fuera demonios…" (Mr 16:17).

Capítulo 2

Los Demonios: Su Poder
A. ¿CUÁLES SON LOS SINTOMAS DE OPRESIÓN DEMONIACA?
1. Opresión Física
a. Una Mirada Vacía. Una persona que está bajo la opresión del poder del maligno muestra muchas veces una mirada vidriosa y vacía.

b. Estado De Síncope Prolongado. Algunas veces las personas caen en un síncope prolongado (éxtasis). Sus ojos están cerrados y cuando los abren, usted nota que los globos de sus ojos se corren hacia atrás, mostrando la parte blanca del globo.

c. Tiene Una Fuerza Extrema. Así como el hombre Gadareno poseído del demonio (Mr 5:3, 4), aun la más tímida e inofensiva ama de casa puede convertirse en un ser tan fuerte como un toro, y actuar violentamente si los poderes demoniacos están en su vida.

d. Disturbios Intestinales. Algunas personas padecen de disturbios orgánicos, especialmente en la región estomacal. Por ejemplo, "algo" se moverá fuertemente hacia arriba y hacia abajo en el estómago de la persona.

e. Reacciones Extrañas. Los niños reaccionan raramente bajo la influencia de una fuerza demoniaca. He visto niños bajo el poder del ‘dios mono', estiran sus rostros para asemejarse a la de un mono, y brincan para arriba y para abajo sobre las mesas y las sillas.

f. Alta Tensión Sexual. Muchas personas bajo opresión demoniaca experimentan alta tensión sexual.

g. Sensación De Sofocación. Cuando un espíritu inmundo está activo, la víctima puede sentir la sensación de estrangulación o sofocación o tensión alrededor del área pectoral.

h. Sonidos Vocales. Los espíritus malignos pueden toser, estornudar, hablar, reír, amenazar, llorar, suplicar, mentir, etc. (Lea Marcos 5:5, 7, 9, 10.)

i. Resistencia Activa/Pasiva. El espíritu del mal en la persona, puede hacer que caiga al suelo y actúe como si estuviera muerta. También puede maldecir, gritar o reírse del creyente.

Nota: Éste es un intento de Satanás para desanimarle y hacerle dudar de su autoridad en Cristo por sobre su poder (lea Lucas 4:35; Lucas 9:39 y Marcos 9:18, 20, 26). ¡Ignore esto y use su autoridad en Cristo!

j. Acciones Violentas. Puede que traten de morder, arañar, patear o golpear. Recuerdo acerca del creyente en Cristo que aprendió de la manera difícil a no tratar de lanzar fuera demonios con sus ojos cerrados. El endemoniado le asestó un fuerte golpe en pleno rostro.

k. Malos Olores. A veces el endemoniado suelta unos olores sulfúreos.

2. Emocional
a. Depresión. Una persona que está bajo el poder de un espíritu del mal a menudo se siente deprimido y abrumado con pensamientos de suicidio. [El rey Saúl, "…le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová… Entonces tomó Saúl su propia espada y se echó sobre ella" (1 S 16:14; 31:4).]

b. Culpa. Tales personas a menudo son atacadas por pensamientos de culpabilidad, implacabilidad y amargura. Note a Simón, quien tenía un espíritu de adivinación: "Porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás" (Hch 8:23).

c. Temperamento Violento. Algunas personas poseen un temperamento violento y se enojan fácilmente. "Y el espíritu malo de parte de Jehová vino sobre Saúl… Y Saúl procuró enclavar a David con la lanza a la pared… y David huyó, y escapó aquella noche" (1 S 19:10).


3. Confusión Y Conflicto Intelectual
Las personas que padecen de opresión demoniaca a menudo sufren de conflictos mentales y confusión. "En los cuales el dios de este siglo cegó [del griego = poroo, rendir como estúpido o necio] el entendimiento de los incrédulos…" (2 Co 4:4).

4. Espiritual
a. Resistencia A La Palabra De Dios. Usualmente hay una resistencia presente, en tal persona, hacia la Palabra de Dios y la oración.

b. El Acto De Ver A Los Demonios. Algunas personas en África dicen que ven "al hombrecito pequeño", al llamado "tikoloshe".

B. AYUDA PRÁCTICA / ESPIRITUAL
Los Apóstoles Pablo y Juan nos dan algunas ideas prácticas sobre cómo reconocer las influencias demoniacas o espíritus del mal.

1. Preste Atención Al Tipo De Lenguaje Y Tono De Voz
"Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo" (1 Co 12:3). Muchas veces el lenguaje usado y el tono de voz puede ser suficiente para conocer que usted está tratando con otra personalidad (demonio).

2. Pruebe Su Confesión
Cuando la persona está bajo el control o influencia del espíritu, esta prueba resultará: "Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios...

En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;

y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios…" (1 Jn 4:1-3).

3. Estudie Los Dones Del Espíritu
Estudie la sección D1.3 sobre: Los Dones Del Espíritu Santo, en La Guía o Manual para el Entrenamiento de Líderes, especialmente el Don de Discernimiento de Espíritus. Esto es de gran valor cuando se procura identificar el espíritu con el cual está tratando.

C. ¿QUÉ PUEDEN HACER LOS DEMONIOS?
(Lea Marcos 5:1-20.)

1. Los Demonios Pueden Conferir Gran Fortaleza Física A Los Hombres
"…cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo, que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aun con cadenas. Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar" (Mr 5:2-4).

Este hombre poseído del demonio (v 2) tenía la fuerza física de muchos hombres. Cuando Jesús le preguntó al demonio cómo se llamaba, él respondió: "Legión me llamo; porque somos muchos" (v 9).

Una legión romana consistía de tres a seis mil tropas, y este hombre tenía la fortaleza de una legión de demonios.

2. Los Demonios Pueden Obrar Milagros
Juan escribió: "Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales…" (Ap 16:13, 14). Satanás y sus demonios pueden engañar a los que "buscan señales" (2 Ts 2:9). No sea seguidor de señales, mas deje que las señales le sigan a usted (Mr 16:17).

a. Esas Son Maravillas De Mentira. Tenemos que ser como Moisés y Aarón. Cuando los poderes de las tinieblas están en exhibición, debemos demostrar que el poder de Dios es mayor.

"Entonces llamó también… hechiceros… Pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos" (Ex 7:11, 12).

"…porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo" ( Jn 1:1, 14).

3. Los Demonios Pueden Inspirar Y Controlar A Los Hombres
No se deje intimidar por los grupos del ocultismo, las falsas religiones y ni aun de los que profesan ser cristianos. Todos ellos tienen una misma cosa en común: negar la deidad de Jesucristo.

a. Una Prueba Genuina. Juan dijo: "Todo espíritu que confiesa que Jesucristo [el Mesías] ha venido en carne [que Jesús es Dios-Hombre] es de Dios". Todas las demás religiones son inspiradas por Satanás y controladas por los demonios.

Usted puede identificar a los falsos maestros; todo lo que necesita hacer es preguntarles si creen que Jesús es Dios (Jn 1:1, 4). Si contestan con un "NO", son falsos profetas.

Puede que sean líderes de congregaciones grandes y aun ser considerados como líderes cristianos sobresalientes; sin embargo, si niegan la deidad de Jesús, no son de Dios.

4. Los Demonios Pueden Otorgar Poderes Sobrenaturales A Los Hombres
No procure, ni acepte los servicios de los brujos, adivinos o espiritistas.

Nuestro Señor llama a todos los creyentes a "salid de en medio de ellos, y apartaos… no toquéis lo inmundo" (2 Co 6:14-18). Dios nos amonesta a no contaminarnos con lo siguiente:

a. Los Adivinos: aquéllos que profesan tener conocimiento secreto del futuro (los que adivinan o leen las cartas). Esa práctica está controlada por los demonios (Ez 13:6-8).

b. La Brujería: las brujerías aumentarán para los días del fin. Durante el reinado de Saúl, una persona hasta tenía la habilidad y el permiso de traer los espíritus de los muertos (1 S 28:7-20).

c. Los Mediums: aquéllos que reclaman tener espíritus familiares (demonios). "Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas" (Dt 18:12).

Dios amonestó a Israel, cuando iban a entrar a la Tierra Prometida, a tener cuidado de los mediums espiritistas: "…no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones" (Dt 18:9-14).

d. La Idolatría: No deberán adorar ídolos (Moloc), a quienes tenían que ofrecer sacrificios humanos de niños; el Señor llamó a tal religión demoniaca una "abominación". Aun Salomón pecó al erigir un altar a Moloc (1 R 11:7).

5. Pueden Seducir Y Contaminar A Los Cristianos Desobedientes (Ez 16:20-23).
Sin embargo, la Biblia dice: "Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra" (Is 1:19).

Los que salieron de Egipto "bajo el pacto de la sangre del Cordero" tienen la siguiente promesa:

"Porque contra Jacob no hay agüero [brujo que pueda trabajar], ni adivinación [sortilegio que pueda obrar] contra Israel…" (Nm 23:23).

No sienta temor a los demonios. Recuerde: "Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo" (1 Jn 4:4).

D. ¿QUÉ LES HACEN LOS DEMONIOS A LAS PERSONAS?
La terminología griega daimonizomai, es traducida en la Biblia Inglesa como: "Ser ejercido por un demonio; tener un demonio; ser atormentado o poseído de demonio(s)".

Algunos creen que la voz poseído es demasiado fuerte para comunicar con exactitud el significado del vocablo griego daimonizomai. Una traducción más exacta podría ser endemoniado.

1. Ellos Atormentan Y Fastidian
El estar endemoniado es ser fastidiado o molestado (atormentado emocional, mental o moralmente).

a. Tormento Emocional. "…mi hija es gravemente atormentada [raíz griega = daimonizomai] por un demonio" (Mt 15:22).

b. Vejación Mental. "Señor, ten misericordia de mi hijo, que es lunático, y padece [de la raíz griega = pascho: sensación dolorosa] muchísimo; porque muchas veces cae en el fuego, y muchas en el agua… Y reprendió Jesús al demonio, el cual salió del muchacho…" (Mt 17:15, 18).

c. Fastidio Emocional. "Y los que habían sido atormentados [de la raíz griega = ochleo: fastidiar] de espíritus inmundos eran sanados" (Lc 6:18).

d. Vejación Moral. "Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus [de la raíz griega = akathartos: impuros, contaminados, sucios] inmundos; y todos eran sanados" (Hch 5:16).

2. Ellos Causan Enfermedades Y Aflicciones
Este hecho ya demostrado claramente en las Escrituras, cuando sea entendido a plenitud, servirá como un gran recurso de fortaleza para su fe y confianza en Dios para la sanidad divina.

Cada enfermedad tiene vida: un germen o virus hace que crezca. Esa vida maligna o "espíritu de enfermedad" es lo que da vida o crecimiento a la enfermedad, así como su espíritu da vida al cuerpo.

Cuando el espíritu deja su cuerpo, éste muere (Stg 2:26). Así que, cuando un "espíritu de enfermedad" es lanzado fuera, la enfermedad muere y desaparece.

Muchas enfermedades y dolencias humanas tienen su comienzo en un germen o microbio microscópico, una semilla de vida satánica, enviada para vivir dentro del cuerpo humano, poseerlo y destruirlo. Mientras esa vida, el "espíritu de enfermedad", exista en el cuerpo, la enfermedad vivirá y continuará su obra destructora.

Por ejemplo, un cáncer es causado por células renegadas que se producen más rápido que las células amigables que pueden matarlas. Todos los doctores están de acuerdo en que si pudieran eliminar la vida del cáncer, los efectos del mismo desaparecerían del cuerpo.

No obstante, existen dos "fuentes de vida" batallando la una contra la otra: la vida maligna del cáncer y la vida divina proveniente de Dios que reside en su cuerpo.

Cualquier método médico usado para destruir la vida del cáncer, matará muchas de las células saludables en el cuerpo en el cual el cáncer vive.

Jesús dijo: "En mi nombre echarán fuera demonios". En el Nombre de Jesucristo, nosotros los creyentes tenemos la autoridad para lanzar fuera el espíritu o vida del cáncer.

Cuando la vida del cáncer, que viene de Satanás, se ha retirado, éste muere y sus efectos desaparecen.

Cuando escuché esta explicación por primera vez, el evangelista lo demostró orando por personas cancerosas. Muchas fueron sanadas instantáneamente.

E. ¿CUÁLES SON LOS RESULTADOS CUANDO LOS DEMONIOS SON LANZADOS FUERA?
1. Los Enfermos Son Sanados
Ahora puede entender la siguiente Escritura: "Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos" (Mt 8:16).

Este versículo implica que algunas de las enfermedades que Jesús sanó eran causadas por los demonios. Él lanzó fuera los demonios y sanó a los enfermos.

Pedro dijo esto mismo cuando escribió: "Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo…" (Hch 10:38).

a. La Mujer Encorvada. En Lucas 13, Jesús "enseñaba en una sinagoga… y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar" (Lc 13:11).

¿Acaso era esa una bendición de Dios?

Jesús dijo: "Satanás la había atado" (Lc 13:16).

Si dicha mujer hubiera sido examinada por un médico, él no habría podido decir: "Un espíritu de Satanás la tiene atada". Los doctores la habrían diagnosticado como que padecía de artritis de la espina dorsal o tal vez tenía una vértebra fuera de lugar o algún otro término médico. Ellos habrían estado en lo cierto en lo que a la ciencia médica se refiere.

Pero el recurso verdadero del problema era "un espíritu de enfermedad que la había atado". Una vez que tal espíritu fue lanzado fuera y Satanás fue reprendido, la enfermedad desapareció. Eso mismo fue lo que hizo Jesús.

Algunas aflicciones de la espina dorsal siguen siendo espíritus de enfermedad ocasionados por Satanás.

b. El Hombre Ciego Y Mudo. "Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba" (Mt 12:22). Cuando el demonio fue lanzado fuera, él pudo ver y hablar.

Un espíritu de ceguera hizo que aquel hombre perdiera su visión. La ceguera puede continuar siendo causada por Satanás.

c. El Niño Sordomudo. "…reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él" (Mr 9:25).

Entonces, así como en el presente, aquéllos quienes son sordos y mudos puede que estén bajo las ataduras de un demonio sordomudo.

d. El Hombre Con Espíritu Inmundo. "Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces…

Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él!" (Mr 1:23, 25; Lc 4:35).

Allí había un hombre con espíritu inmundo en la sinagoga, y su condición era causada por un espíritu inmundo (sucio, impuro). La causa de un carácter impuro y profano todavía puede ser el resultado de un demonio.

2. La Ciencia Médica Contra Lo Espiritual
Los doctores pueden llamarlo artritis, pero un espíritu de enfermedad puede que sea la causa real.

El término científico puede ser cuerdas vocales no desarrolladas y nervios muertos en los oídos, pero el problema real, en algunos casos, es el resultado de un espíritu sordomudo que deberá ser lanzado fuera en el Nombre de Jesús.
Los especialistas podrían decir que la causa es glaucoma o catarata, pero la verdad es que la ceguera puede ser el resultado de un espíritu demoniaco.

Las dolencias tienen su origen en Satanás, y pueden tener su causa en los "espíritus de enfermedades". Cuando esos espíritus son lanzados fuera en el Nombre de Jesús, los enfermos se recuperan.


Capítulo 3


Preparándonos Para Echar Fuera Demonios
¿Cómo podría usted ayudar a liberar a los poseídos del poder y opresión del diablo?

A. SELECCIONANDO EL EQUIPO DE LIBERACIÓN
Jesús anduvo por todas las ciudades de Israel sanando y echando fuera demonios. Por vía de la unción, Él autorizó a Sus discípulos que escogió para que le ayudaran en este ministerio.

Un ejemplo en el Antiguo Testamento sobre cómo ministrar a una persona endemoniada es Saúl y David. Después que David fue ungido por Samuel el profeta (1 S 16:13), su música ahuyentaba a los malos espíritus del Rey Saúl (1 S 16:14, 23).

En el Nuevo Testamento podemos ver muchos casos de personas lanzando fuera demonios. En los cuatro Evangelios tenemos los ejemplos de Jesús, los doce apóstoles, los setenta discípulos y muchos más (Lc 9:1; 10:17; 9:49).

En Hechos vemos a los apóstoles Pedro y Pablo, y al evangelista Felipe envueltos en batallas con los demonios, resultando en su expulsión de los cuerpos poseídos (Hch 5:16; 8:7; 16:18; 19:12).

Pedro era un pescador de profesión, Pablo era un teólogo, y Felipe comenzó sirviendo las mesas. Esto nos dirige a la conclusión de que siendo que en la Iglesia primitiva la mayoría de los líderes eran hombres laicos al principio, el ministerio de echar fuera demonios es para todos los que creen (Mr 16:17).

Es usualmente sabio seguir el ejemplo de Jesús en Marcos 6:7: "Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos".

Hay poder en el acuerdo espiritual (lea Mateo 18:19). Los equipos de liberación (de dos a seis personas) pueden tener más éxito que una persona sola. Cuando el Señor está con usted, "uno podría perseguir a mil, Y dos hacer huir a diez mil" (Dt 32:30). Esto indica que dos son diez veces más poderosos que uno. Así que, recomendamos que entrene equipos para la liberación.

1. Seleccione Un Líder De Equipo
Repase la Sección A1 sobre el tema: Cómo Entrenar Líderes En La Iglesia, para su ayuda sobre el entrenamiento de un equipo. Los principios bosquejados en esa sección son muy apropiados en la selección de un líder de equipo. Este líder es uno de los aspectos más importantes de un ministerio de liberación exitoso en una congregación local de creyentes o para dirigir un equipo evangelístico de sanidad divina que viaja.

Si es posible, escoja un hombre y una mujer para el entrenamiento. En muchos casos, lo mejor es utilizar un equipo de mujeres para tratar con los problemas femeninos y un equipo de hombres para tratar con los problemas masculinos.

Los equipos de liberación frecuentemente tienen que trabajar en la expulsión de espíritus inmundos que impulsan a la persona a la práctica de una conducta sexual deforme. Puede que haya excepciones ocasionales, pero usualmente es más apropiado, en tales casos, utilizar personas del mismo sexo para ayudar a los endemoniados.

2. Seleccionando Los Miembros Del Equipo
La tarea más importante del líder de un equipo es encontrar hombres y mujeres que rindan los requisitos similares a los suyas. Los siguientes requisitos están basados en 1 Timoteo 3:1-12.

3. Requisitos Para Líderes Y Miembros
a. Tienen Que Ser Personas Sin Reproche. El líder del equipo y su grupo tienen que ser cristianos sin reproche (personas de buen testimonio y santas).

No puede ser un polígamo. Debe ser templado, que tenga control propio, respetable, hospitalario, no dado a las bebidas alcohólicas, sino bondadoso, no heridor, ni amante del dinero.
Deberá gobernar su familia bien y ver que sus hijos le obedezcan con el debido respeto. No deberá ser un neófito: recién convertido, a fin de evitar que sea engañado y caiga en el mismo juicio del demonio que esté tratando de lanzar fuera.

Deberá tener buena reputación de los de afuera, sin ser codicioso de torpes ganancias a fin de evitar que caiga en desgracia y en la trampa del diablo.

EJEMPLO: El siguiente relato ilustrará la importancia de esos requisitos.

Estaba ayudando a un equipo a echar fuera un espíritu inmundo de un hombre que estaba envuelto en los pecados de homosexualidad y fornicación.

Un joven que estaba observando al equipo, se unió a él presuntuosamente (sin ser invitado) para echar fuera el demonio. Comenzó a ordenar en voz alta: "Demando que salgas de él, espíritu inmundo".

El espíritu inmundo habló inmediatamente por labios del hombre endemoniado: "¿Por qué estás tratando de echarme fuera cuando tú haces las mismas cosas que yo hago que este hombre haga?"

El rostro del joven se tornó blanco como las cenizas, lleno de estupefacción y vergüenza; saltó sobre sus pies y salió corriendo de la habitación.

"Cetro de equidad es el cetro de tu reino" (He 1:8). Los demonios sólo obedecerán al cetro de equidad o justicia. (Repase la historia de Hechos 19:13-17 con sus candidatos.) La autoridad espiritual deberá ser únicamente ejercida en el Reino de Cristo, por aquéllos que viven vidas moralmente limpias y justas. Escoja los miembros de su equipo cuidadosamente.

b. Tiene Que Tener Fe. Escoja miembros del equipo que hayan demostrado actos de fe.

Una de las primeras evidencias de fe es cuando la persona busca consistente y persistentemente al Señor en oración. "Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan" (He 11:6).

Si hay falta de fe, ya sea en la persona que ora por la liberación o por el que desea ser librado (aun cuando sean creyentes), el endemoniado no recibirá liberación (lea Marcos 9:18b, 19, 23, 24; Mateo 17:19, 20).

NOTE ESTA EXCEPCIÓN: Si la persona que necesita liberación es un niño o un enfermo mental o incapacitado, entonces, los padres o personas responsables del cuidado del enfermo o incapacitado, pueden ejercer fe en beneficio de ella.

El Nombre de Jesús y la fe en Él están estrechamente relacionadas. "Y por la fe en su nombre, a éste, que vosotros veis y conocéis, le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a éste esta completa sanidad en presencia de todos vosotros" (Hch 3:16).

B. ENTRENANDO AL EQUIPO DE LIBERACIÓN
Una vez que usted seleccione los candidatos para su equipo, deberá comenzar a entrenarlos. Refiérase a la Sección A1 bajo el tema: Cómo Entrenar A Los Líderes De La Iglesia, en La Guía o Manual De Entrenamiento De Líderes. Los siguientes son unos cuantos puntos prácticos:

1. Vistiendo Toda La Armadura De Dios
Sin tal armadura, estaremos exentos de poder (lea Efesios 6:13-18).

Pídale al que está bajo entrenamiento que abra su Biblia en Efesios 6 y lea los versículos 13-18. A medida que lee acerca de cada pieza de la armadura, deberá decir: "Señor, ahora visto esta pieza de la armadura". Luego, debe visualizarse haciendo tal cosa.

a. Verdad. Lea el primer versículo en alta voz: "Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad…" (Ef 6:14). Esto significa que usted somete sus deseos sexuales al gobierno del Espíritu Santo y ejerce el fruto del Espíritu: dominio propio.

El alumno bajo entrenamiento dice después: "Señor, ciño mis lomos con la verdad de Tu Palabra que dice: "No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias" (Ro 6:12).

Esta declaración verbal es una armadura contra los demonios que procuren usar su influencia para causar una sensualidad de alta tensión cuando comience a lanzarlos fuera. Su armadura le protege para que no se rinda a esa tentación e influencia demoniaca.

b. Justicia. "La coraza de justicia". La sección pectoral, el corazón, es el asiento de las emociones. Las emociones del amor, afecto, enojo, etc., todas deberán tener expresiones justas debido a las razones explicadas en la sección de selección de los miembros del equipo.

c. El Evangelio De Paz. "Y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz".

Si el miembro del equipo no está listo para compartir el evangelio, entonces, no estará preparado para envolverse en el exorcismo.

d. Fe. "Sobre todo, tomad el escudo de la fe...". El propósito de este escudo es para "poder apagar todos los dardos de fuego del maligno". Esto es particularmente esencial en el exorcismo.

e. Salvación. "Y tomad el yelmo de la salvación". Salvación viene de la raíz griega llamada soteria, la cual, puede ser traducida como liberación.

Esto es particularmente apropiado cuando nos enfrentemos con una persona endemoniada. El yelmo de liberación protege nuestras mentes de los ataques satánicos y de las mentiras de los demonios.

f. La Palabra De Dios. "Y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios". Esta es la única arma ofensiva que se nos da. La espada del Espíritu, la palabra de Dios, significa la palabra de poder o de autoridad. Continúe leyendo la sección que sigue para un significado más extenso sobre esta arma vital, con la cual, podrá lanzar fuera demonios.


2. Usando La Palabra De Mando O Autoridad
"Y se admiraban… porque su palabra era con autoridad" (Lc 4:32). "Y estaban todos maravillados… diciendo: ¿Qué palabra es esta, que con autoridad y poder manda a los espíritus inmundos, y salen?" (Lc 4:36). "…reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él" (Mr 9:25).

Use la Palabra de Mando con fe. La fe es su escudo y protección contra los asaltos del maligno. "…y con la palabra [Jesús] echó fuera a los demonios…" (Mt 8:16). "¿Qué palabra es esta, que con autoridad y poder manda a los espíritus inmundos, y salen?" (Lc 4:36).

3. Tenga La Unción Del Espíritu Santo
Para que la Palabra de poder pueda traer como resultado liberación a una persona endemoniada, usted tiene que poseer la unción del Espíritu Santo.

(Asegúrese de que sus alumnos bajo entrenamiento hayan estudiado la sección sobre El Bautismo Con El Espíritu Santo en La Guía o Manual para el Entrenamiento de Líderes.)

Es la unción la que quebranta o destruye el yugo de Satanás sobre la vida de una persona (Is 10:27).

Jesús dice en Lucas 4:18: "El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para… pregonar libertad a los cautivos y… poner en libertad a los oprimidos" (Lc 4:18).

También dice en Mateo 12:28: "…si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los …". La unción del Espíritu Santo obra íntimamente con nosotros a medida que usamos nuestra autoridad en el nombre de Jesucristo.

"Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él" (Hch 10:38).

4. Sea Flexible En Los Métodos
Note que aunque hay muchas lecciones a ser aprendidas del ministerio de Jesús con relación a la liberación, ningún método específico fue registrado.

La razón para esto es resumida en 1 Corintios 12:11: "Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno [los dones] en particular como él quiere".

Cuando estamos envueltos en el exorcismo necesitamos ser gobernados y dirigidos por las acciones e impulsos del Espíritu sobre nosotros.

5. Tengamos Cuidado Con El Orgullo
Lucas 10:20 es una advertencia que guardará, a los que están bajo entrenamiento, de tropezar con la piedra de la arrogancia (orgullo) como un resultado del éxito en el exorcismo. "Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos".

6. Conozca Cuándo Utilizar El Ayuno Y La Oración
Las personas bajo entrenamiento deben recordar que algunos demonios pueden ser lanzados fuera únicamente por medio del ayuno y la oración, lea Mateo 17:21 y Marcos 9:29.

No concluya con esto que todo caso lunático, sordera, mudez o epilepsia, tenga que ser ministrado con oración y ayuno. Estos factores son aplicables únicamente a casos difíciles y especiales o donde no se haya desarrollado la fe. A fin de resolver el problema de "poca fe", lea la Sección D3 en La Guía para el Entrenamiento de Líderes bajo el título: Cómo Hacer Que Su Fe Aumente (Crezca).

7. Busque La Dirección Del Señor
El equipo debe orar y buscar la dirección del Señor antes de orar por la persona que tiene necesidad de ayuda. El Espíritu Santo le otorgará entendimiento (percepción para discernir los espíritus y el Don de Sabiduría o Ciencia) para ayudarle a echar fuera el demonio(s) (lea Juan 8:47a y 1 Corintios 12:1-11).

Esté seguro de que la persona bajo entrenamiento entiende que los casos lunáticos, mudez, sordera y otros como la epilepsia, pueden ser causados por heridas, defectos físicos hereditarios, traumas o detrimento cerebral, tumores del cerebro, ancianidad o alguna enfermedad y también por opresiones demoniacas.

Cuando era un joven creyente fui parte de un equipo, no entrenado, que trataba lanzar fuera el demonio de un epiléptico. No tuvimos éxito, y murió unos cuatro meses después.

La autopsia descubrió que un gran tumor en el cerebro le estaba causando aquellos ataques epilépticos. Nuestras oraciones no fueron contestadas porque emergían del celo juvenil más bien que de la dirección y revelación del Espíritu Santo.

Dependiendo de la parte del mundo en que usted viva, la causa de estos problemas puede variar. En algunos países donde el evangelio está bien establecido, únicamente un pequeño por ciento puede ser atribuido a opresiones demoníacas.

En otras naciones donde sólo hay pocos cristianos, un extenso porcentaje de esos síntomas pueden tener su fuente de origen en las opresiones del demonio.

Esa es la razón por la cual necesitamos que los miembros del equipo de liberación posean los Dones de Discernimiento de Espíritus o el don de Ciencia o Palabra de Conocimiento.

Si la causa del problema es física y usted está tratando de echar fuera un demonio, lo más posible es que no tenga éxito. Este error a menudo genera el temor indebido en la persona enferma. Tal temor, puede causar aun mayores complicaciones en el enfermo. (Repase la sección D9.2 A. ¿Cuáles Son Los Síntomas De La Opresión Demoniaca?)

Si los que están tomando el entrenamiento entienden el proceso anterior, seguramente estarán listos para brindar más ayuda a los creyentes más experimentados a ejecutar liberaciones en quienes están bajo las opresiones causadas por demonios.

C. PREPARE A AQUÉLLOS QUE NECESITAN LIBERACIÓN
Los que asisten a las cruzadas evangelísticas de liberación, a los servicios en las calles y en otros cultos públicos, deben ser invitados a concurrir a las sesiones de enseñanza. Éstas, los prepararán para recibir su liberación.

Existen relatos bíblicos relativos a los exorcismos "espontáneos". En tales casos, las Escrituras indican que el Espíritu Santo descendió de manera poderosa sobre los apóstoles o evangelistas antes de lanzar fuera el espíritu.

En el caso de Pablo, note lo siguiente: "…mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación… Ésta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación.

Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora" (Hch 16:16-18).

Note que fue después de muchos días que Pablo echó fuera el espíritu. Con esto no queremos sugerir que usted tenga que esperar muchos días, sino que el exorcismo público es usualmente obrado cuando el Espíritu Santo viene sobre usted con gran poder y espontaneidad con la palabra de autoridad para echar fuera el espíritu del mal.

Usualmente, es mejor preparar a la persona endemoniada para la liberación respectiva, siguiendo las siguientes sugerencias:

1. Concurriendo A Sesiones De Enseñanza Bíblica
Si una persona endemoniada está dispuesta a concurrir a sesiones de enseñanza, eso es una indicación de que su deseo de liberación es lo suficientemente intenso en ella como para ser ayudada.

El tratar de lanzar espíritus fuera de personas quienes no desean ser libradas de ellos, puede abrir la puerta para mayores ligaduras en su vida. Vuelva a repasar el pasaje de Mateo 12:13-45 con aquellos adultos que pidan ayuda. Asegúrese de que sientan un deseo sincero de ser liberados. Vea la Sección 6 o 7 que siguen posteriormente.

En el caso de padres que lleven hijos, examinen su determinación de seguir la voluntad de Dios, respecto a si aceptan la enseñanza que les expondrá con el fin de prepararlos para la liberación.

La fe viene por el oír la exposición de la Palabra de Dios. "Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos.

Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando" (Mr 6:5, 6). La incredulidad impidió el ministerio de Jesús; así que, optó por enseñar. La enseñanza es lo que quebranta las ligaduras de la incredulidad. Ésta, prepara a las personas para recibir fe en Dios.


2. Rompiendo Todo Contacto Con Los Mediums
Si una persona ha estado envuelta con mediums, es esencial que rompa tal contacto inmediatamente:

"No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo JEHOVÁ vuestro Dios" (Lv 19:31). Zacarías 10:2 nos dice: "los adivinos han visto mentira, han hablado sueños vanos, y vano es su consuelo; por lo cual el pueblo vaga como ovejas, y sufre porque no tiene pastor".

3. Destruyendo Los Hechizos [Talismanes]
Si una persona ha estado envuelta en la magia de amor / odio, mire a ver si usan algún anillo, collar o amuleto (encanto o talismán).

Quíteselos y destrúyalos en el Nombre de Jesús, ya que éstos, pueden obstruir la liberación y evitar que Dios esté con ella.

4. Destruya Los Artículos De Brujería
Destruya todo artículo de brujería: los ídolos (como las imágenes de Buda), brazaletes orientales y anillos en los dedos de los pies (especialmente usados entre los africanos y hechos de goma o caucho fino), ceniza, cuerdas alrededor de las muñecas, brazos, tobillos, piernas y diafragma.

5. Pídale Perdón A Dios
Dígale a la persona que le pida perdón a Dios por el hecho de haber estado envuelta en tales cosas. Procure que reconozca y renuncie a cualquier juramento y sacrificio que haya hecho, incluyendo las maldiciones que haya articulado. "Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho" (Stg 5:16).

"Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero), para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles…" (Ga 3:13, 14a).

6. Renunciando A Todo Lo Que Sea Pecado Y De Satanás
Pídale a la persona que articule una oración en la cual abandone y renuncie a todo lo que sea pecado y de Satanás. "Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios…" (2 Co 4:2).

7. Recibiendo Salvación
Es necesario que la persona sea conducida a Cristo o traída de vuelta a Él si estaba descarriado. Dígale que confiese su pecado (1 Jn 1:9). Asesórele para que permanezca libre en el futuro por medio del reconocimiento y confesión de cualquier pecado.

Si una persona no desea aceptar a Cristo, lo mejor es no orar por su liberación, ya que, ello podría hacer que su condición sea peor: "Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. Y cuando llega, la halla barrida y adornada.

Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero" (Lc 11:24-26).

Usted desperdicia su tiempo y energías si trata de liberar a un adulto que no está realmente interesado en ser libre.

a. Hay Poder En La Sangre De Cristo. La liberación de la persona es posible debido a la sangre de Jesucristo, la cual, fue derramada sobre la cruz. Es Su sangre la que confiere poder al Nombre de Jesús.

Siempre le recuerdo a Satanás del poder de la preciosa sangre de Jesús. Los demonios siempre demuestran terror cuando mencionamos la sangre de Jesús.

La sangre disuelve todos los derechos legales de Satanás para poseer a la persona endemoniada.
"En quien tenemos redención por su sangre…" (Col 1:14). Redención significa "comprar de vuelta". Ahora pertenecemos a un nuevo dueño, y el precio que fue pagado por nosotros fue la sangre que Jesús derramó.

"…la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre" (Hch 20:28; lea también 1 Corintios 6:19, 20; 1 Timoteo 2:6).

Esa es la razón por la cual los demonios tienen que salir cuando un siervo ungido de Dios les ordena que salgan. Ellos saben que no tienen derecho legal de permanecer en una persona que ha sido comprada por la sangre de Cristo.

"Y ellos le han vencido [a Satanás] por medio de la sangre del Cordero…" (Ap 12:11).

Para un estudio adicional sobre este importante punto, refiérase al Manual de Entrenamiento para los Creyentes Nuevos y a la Sección E1 de la Concordancia de Temas.

8. Memorizando Textos De La Escritura
Se le deberán dar los siguientes pasajes bíblicos a la persona endemoniada para que los memorice antes de que reciba la oración de liberación: Números 23:21-24; Hebreos 2:14, 15; Lucas 10:17-19; Marcos 16:17; Santiago 2:19.

Capítulo 4

Conduciendo La Sesión De Liberación
A. ¿DÓNDE?
1. Recámara O Localización
a. Lejos De La Multitud. No eche fuera demonios donde una multitud esté presente (especialmente si no son cristianos). Jesús reprendió rápidamente al espíritu del mal echándole fuera cuando vio que una multitud inquisidora se acercaba.

"Y cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él" (Mr 9:25).

b. Físicamente Salvo. Se ha sabido de casos donde un espíritu inmundo ha salido de una persona y entrado en otra, no creyente, que ha estado inquiriendo en las cercanías. Algunos líderes de la Iglesia preparan una recámara con alfombras o colchas sobre el piso y almohadas alrededor de la pared. Este tipo de relleno previene que las personas endemoniadas se hieran físicamente. Muchas veces el endemoniado se retuerce y azota cuando los demonios salen.

B. ¿CÓMO?
1. Comience Con Adoración Y Alabanzas
Cuando se vaya a envolver en liberaciones, es bueno comenzar con adoración y continúe con alabanzas a Dios en el Espíritu (Jn 4:23, 24).

Las alabanzas a Dios edifican su fe. "Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios" (Ro 4:20).

Declare la victoria que tiene sobre Satanás. "Y ellos le han vencido [al diablo] por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos [confesión, declaración]…" (Ap 12:11).


La adoración hace que la presencia del Espíritu Santo se manifieste en la situación. Cante coros breves de adoración y cantos que preparen el ambiente para la manifestación del poder de Dios.

Músicos ungidos tocando sus instrumentos y cantores que adoren a Jesús con devoción, pueden crear una atmósfera donde la voluntad del Espíritu Santo pueda ser implementada más prontamente.

"Mas ahora traedme un tañedor. Y mientras el tañedor tocaba, la mano de Jehová vino sobre Eliseo" (2 R 3:15).

2. Declaración De Fe De Parte De La Persona Endemoniada
Pídale a la persona endemoniada que se arrodille y reconozca (que diga con su boca): "Mi liberación viene solamente a través de Jesucristo y Su victoria sobre el diablo y sus ángeles del mal. Creo que Jesús es el Señor. Me arrodillo y confieso esto con mi boca declarando: "Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, [los ángeles y los santos] y en la tierra, [los creyentes en Jesús] y debajo de la tierra [los demonios]" (Fil 2:10).

"…Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres… Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres" (Jn 8:32, 36).

3. Usando El Nombre De Jesucristo
Use el Nombre de Jesucristo para compeler o demandar la victoria que Él ganó sobre Satanás y sus fuerzas: "Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre…" (Fil 2:9). Marcos 16:17 dice: "Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera