¡Este es el que se tomo todo el Vino!

Mientras La Mona celebra los 26 años de “¿Quién se ha tomado todo el vino?”, Jorge Cueto rememora cómo compuso aquel blues autobiográfico.


link: http://www.youtube.com/watch?v=T8CPn4H5458

Hace 26 años, La Mona Jiménez grababa una canción que le abriría el camino a ser una figura de alcance nacional: ¿Quién se ha tomado todo el vino? Ritmo de cuarteto característico – aunque ya con sintetizadores en diálogo con el acordeón –, y una letra picaresca sobre la abstinencia forzada de un borrachín en plena caravana.

Sin embargo, el himno cuartetero nació como un blues y fue compuesto por dos rockeros cordobeses, integrantes de la banda Año Luz: Jorge Cueto y Mario Altamirano. Y está basada en hechos reales. Corría el año 1980, y el “Gordo” Cueto y “Loby” Altamirano (que luego sería rebautizado como “Tribilín”) tenían la costumbre de juntarse a componer los sábados, en la sala de ensayo del primero, que era bajista y cantante.

El ritual comenzaba cerca de las 10 de la mañana, siempre con la damajuana de vino y la carne lista para caer rendida en el asador. “Un día empezamos a armar temas y a la una del medio día quisimos tomar un vino... pero no había más nada en la damajuana. ¡Y éramos dos nomás! Supuestamente no estábamos borrachos… me imagino el pedalín que debemos haber tenido. Y ahí surgió, cuando nos empezamos a preguntar quién se había tomado el vino si estábamos sólo nosotros”, rememora con precisión Cueto. Justo estaban trabajando en un blues, Jorge bosquejó una letra que pulió luego, y el tema ya había nacido. “Siempre anduvo bien, la versión original es un blues rápido, o más bien un rock lento. Pegó instantáneamente. Yo lo toqué en los festivales Córdoba Rock del Teatro Griego, en La Falda ‘84 con 15 mil personas cantándolo”, prosigue el bajista.

En las manos de la Mona. Altamirano se fue a tocar en la orquesta de La Mona en 1985 y le mostró la canción al cuartetero, quien fue el único que mostró interés. Sin embargo, hasta el momento el tema no tenía dueño, legalmente hablando, ya que no estaba registrado. “A los rockeros en los ‘80 no nos interesaba Sadaic ni registrar temas, queríamos tocar”, se excusa Cueto. Claro, Sadaic estaba “reservado” para los cuarteteros, que ya hablaban en otras cifras. “Cuando me entero que la Mona estaba trabajando en el tema, me acerqué a Sadaic y él ya había reservado el título y tenía todos los trámites hechos. Si yo no firmaba, quedaba afuera. Entonces firmé como coautor, junto a Mario Altamirano y Carlos Jiménez”.

Según Cueto, el registro debió haber sido con letra de su autoría y la música sí a nombre de los tres. “La Mona me dijo que íbamos a cobrar todos igual, pero después de 10 años me entero que él se llevaba el 50 por ciento de los derechos de autor, porque hizo un acuerdo con la editorial que se lleva el 25 por ciento de lo generado, más el 25 de él. El 50 % restante, sí va para Altamirano y yo. Pero los negocios con la Mona son así”.

Igualmente, no hay desagradecimiento por parte de Cueto. “Cobro derechos de autor desde el año ‘86. Tengo otros temas registrados, pero el único que me da unas monedas es ‘el vino’. La Mona tiene ese ángel que tienen algunos músicos, y su pegue instantáneo con la gente. El tipo es un genio del laburo”.

¿Tenés relación con La Mona?
–Sí, tengo metidos dos o tres temas más con él, e inclusive para el próximo disco de Carlos creo que va otro tema mío. Pero más que relación con él tengo con Gabriel Braceras, que es el sonidista de su estudio. Con Gabriel trabajamos mucho en los ‘80 y ‘90 como músicos y estamos en el proyecto de hacer un libro sobre la historia del rock cordobés.

¿Cómo te llevás con el cuarteto?
–No he llegado a ejecutar el cuarteto, pero he trabajado mucho con las orquestas. En los ‘90 tenía un sistema de sonido y trabajaba con ellos. Mi relación con todo el ambiente es buena, inclusive también trabajé en peñas con folcloristas. Pero la mía es el rock, soy de ese palo y compongo eso. Hay cosas que se pueden modificar y llevar a otros géneros.

Cuando la escuchaste por primera vez, ¿qué te pareció la versión cuartetera de “Quién se ha tomado todo el vino”?
–Y… yo hubiera preferido que pegara la versión blues, porque el tema siempre anduvo bien. Pero La Mona lo hizo popular, y los temas son del público, hermano. Yo digo que fue un aborto (risas).

“Se metió en la gente”
Con algunas diferencias, La Mona Jiménez también recordó cómo llegó ese tema a sus manos en su biografía, editada hace algunos años. Este es un extracto de ese segmento.

“Esa canción era un blues. Uno de mis músicos, Mario Altamirano, “Tribilín”, había estado doce años tocándola en los shows del dúo que tenía con el gordo Cueto y de vez en cuando la tocaba en el colectivo, cuando salíamos de gira. (...) Los otros muchachos se embolaban. “Che, dejá de cantar esa cagada”, decían. Hasta que en un ensayo le pedí que la tocara. “Hay que cambiarles algunas cosas”, le dije. (...) Esa canción se metió en la gente que no me escuchaba, que no me quería, que cuando podía me insultaba”.

3 comentarios - ¡Este es el que se tomo todo el Vino!