Comparaciones odiosas: marca por marca, cuánto invertirán las automotrices en Brasil y qué monto destinarán a la Argentina


Es lógico pensar que si el país vecino tiene un tamaño cinco veces mayor al local, el monto de los desembolsos también sea superior en una proporción similar. Sin embargo, "asuntos internos" hacen que esto no sea así. Los detalles de por qué "llueve" de un lado y "gotea" del otro


_____________________________________________________________________________

Arg: comparaciones odiosas automotrices

_____________________________________________________________________________


La administración kirchnerista hizo del auto uno de los símbolos más poderosos del modelo.
Tras el colapso generado luego del fin de la convertibilidad, la industria automotriz fue uno de los sectores más beneficiados por el propio contexto local e internacional.

Así, influyeron factores como el boom del consumo en el mercado doméstico, que disparó el patentamiento de 0km, la disparada de precios de las commodities, que ayudó a que se consolide la venta de pickups y el surgimiento de millones de personas "clase media" en Brasil, que potenciaron las exportaciones.

Fueron años de bonanza y de "vacas gordas" para una industria que al Gobierno le permitió exhibir las mayores facilidades para acceder a la compra de un vehículo como uno de los grandes logros de la gestión K.

Además, este sector le "devolvió" las gentilezas al Ejecutivo, dado que explicó nada más y nada menos que el 50% del crecimiento de la industria general de los últimos años.

Los números hablan por sí solos: en 2011 se fabricaron 829.000 vehículos, un 255% más que desde la salida de la crisis de 2001. Además, el año pasado se exportaron más de 500.000 unidades, una cifra que triplicó los niveles registrados hace una década.

Son cifras que impactan y que permiten entender por qué la industria automotriz se convirtió en el gran "caballito de batalla" del Made in Argentina.

Sin embargo, más allá de estos años de crecimiento a tasas "chinas", esta rama de actividad se enfrenta a una etapa sumamente compleja.

No es para menos: tal como diversos expertos alertaron a iProfesional.com, detrás de este boom hay una importante gran cuenta pendiente por saldar: las inversiones, que están muy lejos de llegar a apalancar el ritmo de desembolsos que requiere esta industria para sostenerse en la cresta de la ola y poder dar lucha en un negocio cada vez más globalizado y agresivo.

Se estima que, desde 2011 y hasta 2013 las terminales estarán desembolsando una cifra levemente superior a los u$s1.500 millones en su conjunto.

¿Es un número suficiente para sostener la competitividad de la industria? Para los expertos se trata de un nivel preocupantemente bajo, considerando que Brasil, el principal socio comercial y también mayor competidor de la industria nacional, ya tiene trazado un plan a mediano plazo que contempla desembolsos por la friolera de u$s22.000 millones hasta el año 2015, una cifra 15 veces superior a la que estarían encarando las terminales argentinas.

_____________________________________________________________________________

Argentina

_____________________________________________________________________________


Esta cifra, lejos de ser una especulación, es un objetivo concreto que, semanas atrás, planteó públicamente la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (ANFAVEA), la cámara que nuclea a las terminales radicadas en territorio brasileño.

Incluso, este plan de desembolsos fue presentado por el titular de la entidad, Cledorvino Belini, ante el ministro de Economía de Brasil, Guido Mantega, luego de conocerse el flamante programa de incentivos tributarios que lanzó la presidenta Dilma Rousseff como parte de la estrategia para impulsar la venta de 0km y volver a "calentar" el mercado.

"Lluvia" en Brasil, "goteo" en la Argentina
La "catarata" de desembolsos que está experimentando Brasil deja en evidencia que las terminales de ese país ya tienen trazado su plan a mediano plazo.

Como contrapartida, las compañías radicadas en la Argentina, en general, tienen un horizonte mucho más corto, consecuencia esto de múltiples factores que juegan en contra de las inversiones, tales como la imposibilidad de girar utilidades al exterior, sobreponerse a cambios súbitos en las reglas de juego -como la anulación del acuerdo con México- y el nuevo contexto local, marcado a fuego por el alto riesgo de que la economía entre en una fase de estanflación.

A continuación se pueden observar los principales proyectos de inversión, marca por marca, que ya están en marcha o a punto de concretarse, y que ponen en evidencia la gran ventaja que está sacando Brasil:

_____________________________________________________________________________

brasil

_____________________________________________________________________________


En diálogo con iProfesional.com, el CEO de una de las empresas autopartistas líderes de la Argentina alertó que el país está quedando cada vez más retrasado en la carrera por captar inversiones: "Los proyectos en esta industria se dividen en dos: están los nuevos jugadores que llegan a la región y los que están en ambos mercados pero planeando nuevas plataformas. Y la realidad es que estamos perdiendo en los dos frentes porque todos los que arriban al Mercosur se van a Brasil y los que ya tienen presencia también destinan la mayor parte de sus nuevos modelos a ese país".

El ejecutivo, cuya empresa -así como las de todas las del sector- depende de la dinámica de las terminales, aseguró que "si en los próximos 12 meses no se anuncian nuevos proyectos, esto es una hipoteca de cara al futuro, porque este negocio se mueve a largo plazo y la falta de novedades al día de hoy implica que en los próximos tres a cuatro años vamos a tener muy pocas plataformas de fabricación exclusiva".

Cabe destacar que en la actualidad las terminales locales producen unos 24 modelos en el país, en tanto que Brasil ya está arañando los 60.

El problema es que, mientras que el último anuncio importante que recibió la Argentina fue el realizado por la empresa Honda, allá por 2009, las compañías automotrices hacen cola para instalarse en el país vecino, especialmente después de que Dilma Rousseff implementara un "castigo tributario" a los autos importados y, como contrapartida, impulse un plan de incentivos para fomentar la radicación de terminales en suelo verdeamarelo.

Por citar sólo algunas de las compañías que ya están levantando nuevas plantas en Brasil puede sitarse el caso de Hyundai, Nissan, y las chinas Chery, JAC y Lifan, entre otras.

De este modo, según explicó Raúl Ochoa, ex subsecretario de Comercio Internacional "es lógico pensar que esta brecha entre la cantidad de modelos que fabrica uno y otro país se amplíe y se vuelva cada vez más a favor de la industria brasileña".

Además, el experto agregó que el Gobierno argentino "tiene que estar muy atento porque, a medida que aumentó el nivel de los ingresos de las familias en Brasil, su industria comenzó a especializarse en modelos de gama media, que compiten con nuestra producción. Esto significa que, con el tiempo, podrán ir reemplazando una parte de la oferta local con su propia fabricación".

Ronda de millones
Las diferencias entre lo que están invirtiendo las industrias de un lado y otro de la frontera, son notables, tal como queda en evidencia al trazar la radiografía marca por marca:

•Nissan
-Antes de que se anule el acuerdo con México, los representantes de la marca en la Argentina habían desembolsado u$s30 millones en un centro de distribución de repuesos en Tortuguitas. Sin embargo, Nissan recibió un duro golpe a causa del nuevo "arancelazo" que castiga a estos vehículos importados desde ese mercado.

-En cambio, en Brasil la marca de origen japonés está invirtiendo cerca de u$s1.300 millones en su nueva planta de Río de Janeiro, que generará 2.000 empleos directos y donde se fabricará el compacto March y, posiblemente, el Versa.

_____________________________________________________________________________

2012

_____________________________________________________________________________


•Chery
-En la Argentina está representada por el grupo Socma y no dispone de planta fabril. Por eso, para compensar importaciones con ventas al mundo y cumplir con los pedidos del secretario Guillermo Moreno, la firma, a través de la empresa salteña Yuto, trabaja en una plantación de frutas exóticas (granadas).

-En Brasil, en cambio, los planes de la marca son un tanto diferentes: en marzo confirmó una inversión de u$s400 millones para la construcción de una nueva fábrica en San Pablo, que estaría operativa en diciembre de 2013. El objetivo es que produzca 150.000 unidades al año y abastesca a toda América latina. Detrás de esta iniciativa se suman otras dos compañías chinas (JAC y Lifan) que invertirán un total de casi u$s600 millones para fabricar más de 100.000 autos cada una.

•Volkswagen
-En la Argentina viene de desarrollar un plan de inversiones de u$s120 millones destinado a levantar una nueva línea de producción en su planta de Córdoba e incrementar la fabricación de cajas de cambio.

-En Brasil, semanas atrás la filial recibió luz verde de la casa matriz para invertir unos 8.700 millones de reales (u$s4.300 millones) para ampliar su planta de Taubaté (San Pablo), que se convertirá en la más grande de América latina y de donde saldrá la nueva familia de autos Volkswagen, como el esperado Up!, el afamado citycar de la marca, y el sucesor del Bora.

_____________________________________________________________________________

país.

_____________________________________________________________________________


•Fiat
-En la Argentina está avanzando con un desembolso de alrededor de u$s275 millones, de los cuales cerca del 70% se está destinando a la rama automotriz, específicamente a la fabricación del nuevo Fiat Palio en la planta de Ferreyra, mientras que el resto tiene como fin la producción de maquinaria agrícola.

-En el país vecino, la casa italiana está levantando una nueva fábrica en Pernambuco, donde producirá hasta 250.000 unidades por año a partir del 2014, momento en que comenzará a funcionar la primera línea de montaje. ¿La cifra que destinarán a este fin? Entre u$s1.500 y u$s1.700 millones.

_____________________________________________________________________________

Arg: comparaciones odiosas automotrices

_____________________________________________________________________________


•Ford
-Hasta el 2012, la compañía viene desarrollando en la Argentina un plan de inversiones equivalente a los u$s271 millones para la modernización y mejora en la calidad en su planta de Pacheco que incluyó, además, el lanzamiento de la nueva Ranger y el desarrollo de proveedores locales.

-En Brasil, en tanto, está implementando un plan 2011-2015 por unos 4.500 millones de reales (u$s2.230 millones) para elevar la capacidad de 250.000 a 300.000 autos por año y desarrollar nuevos modelos, entre ellos la nueva EcoSport.

_____________________________________________________________________________

Argentina

_____________________________________________________________________________


•General Motors
-A fines del año pasado, directivos de la compañía en la Argentina anunciaron que invertirán una cifra equivalente a u$s280 millones en su planta de Rosario. Con esos fondos estaba pautado el incremento en el nivel de producción del Agile y del Classic.

-Por su parte, la marca planea invertir u$s350 millones en una nueva fábrica de transmisiones en el Estado de Santa Catarina, que estará funcionando para 2013.

•Toyota
-En la Argentina invirtió u$s126 millones para ampliar su capacidad productiva de la planta de Zárate, adquirir un nuevo horno de pintura y el desarrollo de más proveedores locales.

-En Brasil se está preparando para inaugurar su nueva fábrica, previo desembolso de u$s600 millones, que generará unos 1.500 empleos directos y una producción inicial de 70.000 vehículos compactos por año.

•Renault
-La compañía anunció en 2011 que invertiría cerca de u$s100 millones en la ampliación y modernización de su planta cordobesa de Santa Isabel para la producción de un nuevo auto económico, basado en el actual Clio II.
-Paralelamente, en el país vecino la marca del rombo encaró un plan hasta el 2015 que busca elevar la producción hasta cerca de los 400.000 autos por año, así como la construcción de un nuevo centro de ingeniería y un importante desarrollo logístico. El desembolso total asciende a u$s500 millones.

Estos son apenas algunos de los casos que muestran cómo la brecha entre ambos países no para de ampliarse.
En efecto, la producción de Brasil es cinco veces mayor que la de la Argentina. Sin embargo, los montos de las inversiones, que definirán el mapa productivo de aquí a los próximos años, se muliplican por diez a favor del país vecino, lo que muestra una tendencia preocupante.

En este contexto, un informe de SEL Consultores, que dirige Ernesto Kritz, destaca que "un factor explicativo es el extremadamente corto horizonte de previsibilidad para invertir en la Argentina. Esto frena muchas decisiones de inversión que requieren de capital. Probablemente ello explica por qué el tipo de inversión menos frecuente es en plantas o instalaciones nuevas".

Por su parte, Marcos Ferrario, economista de Abeceb, aseguró que recientes conflictos internacionales como el que el Gobierno mantuvo con Repsol, sumado a los controles al dólar y las dificultades para importar o remitir divisas, "están ensuciando mucho las posibilidades de que una terminal local pueda ganar la radicación de una inversión a la hora de negociar con la casa matriz".

Otro factor determinante está siendo el de los costos de la mano de obra. En este sentido, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, constantemente traza referencias sobre los elevados salarios en relación al resto de los países.

Si bien nadie puede negar los beneficios que esto acarrea, el problema es que cuando esto no está acompañado por una mejora comparable en la productividad, provoca una importarte pérdida de competitividad.

En este sentido, tal como consignara días atrás este medio, los salarios de los trabajadores de la industria automotriz brasileña actualmente son un 15% más bajos en dólares que los de sus pares argentinos.

Desde IDESA alertaron que la ventaja que gozaba el sector productivo nacional se esfumó: "Esto no es consecuencia de factores exógenos sino del ritmo vertiginoso al que aumentan los costos de producción en Argentina. Tampoco son los incrementos de salarios el origen del problema, ya que apenas compensan el aumento de los precios, sino la muy alta inflación".